Solapas principales

Ser Madre sobre el parquet

  • Ser madre no debería ser un inconveniente para ninguna mujer, aunque sea deportista de élite
  • Marta Fernández, Marta Xargay... jugadoras que han decidido retirarse para disfrutar de la maternidad
  • Peque Cerqueira, la apasionada del balón naranja que volvió tras ser madre
  • Silvia Dominguez, madre y campeona
  • Leslie Knight, el último caso del baloncesto español de una jugadora que será madre en mitad de la competición

Según la RAE, la palabra “madre” tiene las siguientes definiciones:
1. f. Mujer que ha concebido o ha parido uno o más hijos.
2. f. Mujer en relación con sus hijos.
3. f. Mujer con cualidades atribuidas a una madre, especialmente su carácter protector y afectivo. 
4. f. Mujer que ejerce de madre.
5. f. Autora, creadora o fundadora de algo

Según la RAE, la palabra “deportista” denomina a quien:
[persona] Que practica algún deporte, profesionalmente o por afición.
[persona] Que es aficionado a los deportes o entendido en ellos.

Pues bien, parece que en el deporte en general, y en el baloncesto en particular, ser madre no está contemplado.

Las mujeres que quieren ejercer su derecho a ser madres, y a la vez continuar con su trabajo, en el caso que nos ocupa, ser deportistas, lo han tenido, y lo tienen en la actualidad, muy difícil. En el mundo del baloncesto, un deporte físico, de contacto, de equipo, es además un handicap ya que, si al proceso físico de transformación que sufre una mujer durante los meses de gestación de un hijo, sumamos el tiempo mínimo necesario para recuperarse de un parto, nos da como resultado un tiempo muy valioso que, en un deporte de equipo, en un equipo profesional, está penalizado, en muchos casos, por la suspensión de contrato.

Esta situación en nuestro país comenzó a regularizarse el pasado mes de Enero de 2021. En España se publicó, en el Reglamento sobre el estatuto de Transferencia de Jugadores, aplicable en un principio al fútbol, pero extensible por precedente al resto de disciplinas deportivas, los siguientes puntos para garantizar la seguridad de las deportistas embarazadas y garantizar su situación laboral:

En el nuevo artículo 18 del citado Reglamento, en su apartado 7, el nuevo art. 18, apdo. 7 estipula que, en una baja por maternidad, las jugadoras percibirán dos terceras partes del salario que estipule el contrato, durante el periodo de vigencia de este, a menos que la legislación nacional o un convenio colectivo establezcan condiciones más favorables. Además el artículo 6 recoge la posibilidad excepcional de inscribir provisionalmente a una jugadora fuera del periodo de inscripción para reemplazar temporalmente a una jugadora que esté de baja por maternidad, o reincorporar a una jugadora tras finalizar su baja por maternidad.

Primer escollo, el legal, parece encauzado pero, ¿en la práctica cómo se vive esta situación? Tenemos el ejemplo más cercano en la figura de Leslie Knight, jugadora de Movistar Estudiantes de Liga Femenina Endesa.

El pasado mes de Enero, Leslie, de 35 años, tomó una decisión nada fácil de tomar, dejar el baloncesto temporalmente para ser madre.
Actualmente está fuera del equipo con una baja laboral porque, a pesar del convenio mencionado anteriormente, ése no se ha aplicado aún al baloncesto. Amparándose en él, esta jugadora estadounidense, que milita en la Liga Femenina en España desde 2009, va a ser pionera en la liga femenina Endesa y espera que su ejemplo sirva para, de forma definitiva, el Gobierno de España regule la situación de las deportistas que deseen ser madres y haya que estar a expensas de convenios colectivos para cada deporte.
En su caso, una compañía aseguradora se hace cargo de sus sueldo hasta que nazca el bebé en agosto. Después verá si sigue jugando o se retira definitivamente del deporte profesional, pero eso será ya una decisión personal de Leslie, deberá elegir si compaginar su pasión deportiva con el enorme privilegio de ser madre.

Quien sí quiso compaginar ambos deportes de élite, el baloncesto y la maternidad, fue Silvia Domínguez. Una de las capitanas de la Selección Femenina de Baloncesto y capitana del Perfumerías Avenida habló por primera vez, el pasado 8 de Marzo de 2021, del “reto” de compaginar su faceta de madre con la de deportista profesional: “Ser madre es otra lucha y hay que saber que habrá momentos muy duros y otros magníficos”.
Silvia Domínguez tuvo a su hijo en 2015, solo tres meses antes de disputar el EuroBasket de Budapest. Desde que ha sido madre Silvia Domínguez no se ha bajado del podio con la Selección: Bronce en el Europeo de 2015, Plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016, Oro en el Europeo de 2017, Bronce en el Mundial de 2018 y Oro en el EuroBasket de 2019. Con el Perfumerías Avenida ha sido campeona de la Liga Femenina Endesa en cuatro ocasiones más.

Otra luchadora, que lleva años compaginando deporte y maternidad, es la alero viguesa María Concepción “Peque" Cerqueira. Ha estado en diferentes equipos y competiciones desde la temporada 92-93, vistiendo las camisetas del BEX Argentaria en 1º División Femenina, del Mejillón de Galicia, Pool Getafe, y Cajasur Linares en Liga Femenina.
Tras un parón de 10 años, en los que fue madre de dos hijos junto a su pareja, volvió a las pistas en 2017 de la mano de CD Tear RACA Granada, donde ha militado cuatro temporadas en LF 2. Hoy día, a sus 48 años, sigue disfrutando del baloncesto en el DOMCA RACA, filial del conjunto granadino en la cuarta categoría nacional, además del de jugadora, ejercerá un papel de mentora de sus compañeras de vestuario, mayoritariamente cadetes, juniors o sub-23. Un auténtico lujo del que empaparse con el que las filiales rojillas pueden aprender a diario.
Además la jugadora estuvo a punto de vivir en 2020 una situación única, enfrentarse a su hija Cristina en la pista, pero la joven jugadora, que contaba con 15 años, estaba concentrada con la selección femenina el día que los clubes donde ambas jugaban se enfrentaban en LF2.

Pero no todo son “historias felices”.

Breanna Stewart y Marta Xargay anunciaron el pasado verano que habían sido madres. Lo hicieron tras retirarse definitivamente del deporte profesional donde no han tenido un camino de rosas, aunque esas espinas hayan forjado una campeona de oro. Igual ejemplo fue el de otra jugadora mítica de nuestro baloncesto, Marta Fernández, que tras despedirse de la práctica del deporte trabaja como periodista deportiva y que dio la bienvenida, el pasado verano, a su primera hija.

La WNBA es una competición que deja muchas lecciones de vida a raíz de sus historias o luchas contra las injusticias sociales, pero no hace demasiados años, la maternidad parecía no ser un valor en alza en el deporte profesional norteamericano.

Actualmente en 2022 se da mucha facilidad a las madres en el baloncesto, pero Skylar Diggins-Smith relevó que jugó toda la temporada 2018 mientras estaba embarazada, manteniéndolo en secreto, para cobrar su salario. Ese año la base de 1.75 fue All-Star y promedió 17.9 puntos y 6.2 asistencias.
Diggins-Smith ha sido una de las luchadoras que ha puesto la situación encima de la mensa del deporte profesional y ha conseguido algo muy importante, tener un convenio colectivo que apoye sus necesidades tanto dentro como fuera de las canchas.
"El nuevo CBA nos representa y nos apoya como atletas, madres y emprendedoras. Gracias al fuerte liderazgo de nuestro comité de la Asociación de Jugadoras, todas nuestras voces y opiniones diversas fueron escuchadas y respetadas. Estoy emocionada por el futuro de la WNBA" comentaba Skylar cuando se hizo público dicho convenio el pasado año.

El deporte profesional español podría mirar al espejo de la WNBA y dar un paso más para que el baloncesto, siga siendo un deporte maravilloso, donde una mujer no tenga que decidir si esperar a retirarse para ser madre.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
14 años 7 meses
#contenidos: 
829
#Comentarios: 
6,518
Total lecturas: 
5,432,126