Solapas principales

Larkin desquicia al Barça (86-79)

  • 23 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias para la estrella del Anadolu Efes
  • Los apagones blaugranas condenaron al equipo de Saras

El día h

Qué caprichoso es el destino. En medio del revuelo causado por la inminente desvinculación de Thomas Heurtel, al Barça le toca disputar su jornada navideña europea en Estambul, contra el Anadolu Efes. Fue justamente el Efes el último rival europeo del Barça de Heurtel, del equipo que comandaba el galo bajo las órdenes de Pesic y en el que el francés fue una pieza fundamental para sacar del pozo a su equipo. Mucho hizo disfrutar a los suyos en su momento, pero su momento parece quedar ya en el pasado. Su juego no cuadraba en este Barça y él no aceptó un rol más secundario. Heurtel viajó con el equipo, aunque más para resolver su futuro que para jugar. Se vuelve a encontrar con el Sinan Erdem, donde él fue protagonista de aquel partido con el que el Barça le robaba la localía al Efes en los playoffs de 2019. Ahora la realidad es otra y este Barça aspirante a todo necesita aire fresco. Ojalá el desenlace no manche su etapa. Antes era el equipo de Heurtel, ahora es el de Saras.

la piedra más grande

No hay peor obstáculo que uno mismo. Ninguno. Y ese es el peor porque suele ser el que no se ve a primera vista, el que cuesta identificar. La piedra más grande del camino del Barça es el propio Barça, y a veces ni se da cuenta. Un equipo armado para todo por segundo año consecutivo pero que no se acaba de creer capaz de conseguirlo, que le falta ese punto de ‘mala leche’ para ponerse duro cuando las cosas no le salen. A pesar de un Calathes bien plantado y de contar con la finura de Mirotic y Abrines, los culés volvieron a sopesar los altibajos del equipo. El Barça, asentado en una pista de sobras conocida, incursionó en una burbuja del pasado en la que al rememorar aquel partido de de playoffs en 2019 también volvió a aquel Barça. Al equipo aguerrido con alma de underground que aún anhelaba resurgir después de años en los más hondo. El entorno no ayudaba, claro. Con la salida de Heurtel a punto y compitiendo con Oriola y Pustovyi como únicos pívots la victoria se pagaba aún más cara, pero eso no influye en la actitud. Defender es querer, y a veces este Barça no quiere.

desde el otro lado del charco

El baloncesto europeo no tiene la narrativa que tiene la NBA. Jamás la tendrá. Pero los que sí suelen tenerla son los jugadores que supieron caminar por aquellos lares y que ahora disfrutan de su presente de este lado del charco. Jugadores que incursionaron por la mejor liga del mundo pero que no acabaron de asentarse y que tienen un nombre tan yankee como Shane Larkin pero defienden la camiseta de Turquía. Sus rodillas, ambas, le dijeron basta este verano y él decidió operarse a costa de perderse el inicio de temporada. Regresó hace no mucho con la misma calidad de siempre pero desgastado en la parcela física, algo letal para un jugador tan dependiente de su físico. Él también, al enfrentarse al Barça, volvió en el tiempo a su versión de aquellos años. La de un tipo capaz de meter 37 puntos a los azulgranas  y colar a su equipo en la Final Four. Larkin es el espectáculo, Micic la clase y Simon la finura; y el Efes no necesita mucho más que eso.

bIENVENIDO, sHANE

apagón blaugrana y resurgir turco

La exhibición de Larkin continuó durante el resto del encuentro, pero a él se sumó un arreón ofensivo del Efes acompañado de un acierto voluminoso desde la línea de tres puntos. Las que no le habían entrado en el inicio a Simon, lo hicieron después. Micic comenzó a encontrar las ventajas que antes no veía en los pick and roll y con ello destapó a un Dunston dominante sobre el aro. La enésima vez en que un pívot pone en evidencia el fallo de confección de la plantilla blaugrana en el puesto de pívot. Los blaugranas tuvieron apagones imperdonables en ataque, con parcial de 12-0 incluído, que sumados a los mejores minutos de Efes esta temporada lo condenaron a una nueva derrota. Efes, que había generado muchas dudas esta temporada, revivió gracias a la mejor dupla exterior de Europa. El binomio Larkin-Micic volvió a compenetrarse con el primero como killer absoluto y el segundo combinando su rol de generador y finalizador a la perfección. Finalmente el deja vu fue compartido; Efes también se sintió como en 2019.

Larkin: un jugador de otra liga

Solo sus rodillas nos privaban de ver al mejor Larkin esta temporada; pero parece que ya no. Tras haber descansado el fin de semana, habitual en Efes que suele rotar en la liga doméstica, Larkin volvió a ser el jugador que había deslumbrado en la maltrecha temporada interrumpida por el COVID. Por prototipo, es un jugador de otra liga. Va un paso más rápido que el resto, incluso a veces parece ir un paso más rápido que él mismo, pero siempre llega a tiempo. Para hacer el rectificado necesario que esquive cual malabarista las manos de los defensores; para explotar desde su primer paso, imparable en Europa, y delatar la lentitud del resto ante su velocidad; para levantarse desde un metro más atrás de la línea de triple y aún así hacer que la pelota entre limpia; o para aguantar suspendido en el aire un segundo más que el resto y poner la pelota donde se generó el desajuste. Larkin, además de ser de los mejores, sigue trabajando para pulir su juego colectivo (al individual poco más se le puede añadir). Su visión de juego aumentó y ahora también utiliza su gravedad para beneficiarse de ella. El mejor Larkin todavía está por llegar y ojalá esta vez no nos quedemos a medio camino de verlo competir por todos los títulos.

ESTADÍSTICAS

estadisticas_efes_vs_barca.jpg

Estadísticas Anadolu Efes. Via: Euroleague

estadisticas_barca_vs_efes.jpg

Estadísticas Barça. Via: Euroleague

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 11 meses
#contenidos: 
207
#Comentarios: 
452
Total lecturas: 
420,882

Comentarios

Sobre el tema Heurtel, coincido que dejar al todavía jugador tirado en Turquía dice muy poco del Barça.
Tampoco me parece muy ético el engaño del jugador de pedir la carta de libertad y decir que se va a Fenerbace cuando en realidad se quiere ir al Real Madrid, máximo rival del Barça. Si el Madrid lo quiere, que pase por caja.
Esto acabará con Heurtel entrenando con el filiar de LEB, como ya pasó a otro base díscolo ...

Se puede ganar y se puede perder y el Barsa perdió merecidamente. Puede haber comportamientos poco éticos negociando a 3 bandas como Heurtel aunque compro-cambios de estos son ahora habituales pero dejar tirado a un jugador, una persona, en un aeropuerto es rebajarse mucho con la situación actual. Penoso espectáculo.