Un chispazo de Sergio Llull y un 3+1 de Carroll pueden valer el billete a la F4 (81-74)

  • Llull no estuvo fino en su regreso, pero anotó 8 puntos, con dos triples marca de la casa, en el momento más oportuno
  • Jaycee Carroll fue el más constante de los suyos, con 17 puntos y el 3+1 que rompió un final de infarto

1. ¡Qué bueno que volviste, Sergio! Nadie sino él podría escribir un guión cómo el de esta noche. Llull superó cualquier expectativa (más aún después de un mal inicio) en un último cuarto en el que pareció como si nunca hubiese pasado nada. Logró su primera canasta con una penetración por la derecha y tuvo su momento culmen con dos triplazos impresionantes con la victoria en juego. Unos minutos que estremecieron al Wizink Center y avisaron a cualquier rival que, si bien todavía no veremos al mejor Sergio Llull, su magia y carácter siguen completamente intactos. 

2. La segunda parte de Nick Calathes. Sencillamente, brutal. Más aún teniendo en cuenta que en los primeros 4 minutos del tercer periodo perdió dos balones, falló un par de tiros y recibió una falta técnica. Todo indicaba que se borraría del partido y el Madrid arrasaría (+12 por aquel entonces), pero, entonces, apareció la mejor versión del heleno (y la mejor esperada). Acribilló al Real Madrid de la manera menos habitual: desde el tiro. Comenzó con penetraciones y acabó con un gran 4/9 en triples, su récord esta temporada. Incluso su porcentaje en tiros libres fue bastante aceptable en una segunda mitad en la que se fue hasta los 19 puntos en una versión killer nunca vista hasta ahora. 

3. Jaycee, Jaycee Carroll... El dolor de cabeza constante de Panathinaikos. Carroll asestó en cada instante que estuvo en pista (17 puntos en 16 minutos) y fue decisivo con un triple y adicional que acabó con el encuentro. El escolta dejó lo mejor para el final, con dos triples en el último cuarto y una bomba casi imposible para entrar al minuto final. Está yendo de menos a muchísimo más esta temporada y llega a la recta final en su mejor estado de forma. 

Sorprendió Xavi Pascual, cambiando a Antetokounmpo en el cinco inicial, haciendo un trío de “pequeños” junto a Nick Calathes y Mike James. Frente a ello, el Madrid se sintió más cómodo que en los arranques de Atenas. Con Doncic en modo “multiusos” (2+2+2) y acribillando en las “puertas atrás”, los blancos conseguían sus primeras ventajas (11-7, min.4). Poco a poco, a base de acciones individuales, Panathinaikos acechaba y conseguía dar la vuelta al marcador (13-15) coincidiendo con la vuelta de Sergio Llull a las pistas ocho meses después. Al balear le costó entrar en el partido, quiso jugarse la última jugada del cuarto y casi la pierde, pero el balón acabó en manos de un Rudy que transformó el primer triple de su equipo sobre la bocina (17-17).

La salida del mallorquín y Carroll desde el banquillo dio un plus al Madrid. Entre ambos, anotaron 10 puntos consecutivos para que su equipo se volviera a distanciar. También la de Edy Tavares, implacable atrás y anotando un mate que ponía el 26-20 (min. 14). Un colapso en el ecuador del segundo cuarto provocó tres ataques horribles y los verdes sumando en unos contra cero. Sin darnos cuenta, Panathinaikos convertía el partido en una sucesión de contactos y protestas (con técnica a Pascual incluída) en la que el Madrid supo venirse arriba conforme avanzaba el reloj. Después de la canasta de Calathes que empató el partido, y bajo la batuta de Llull, el Real Madrid fue más inteligente en los últimos minutos, vitales para abrir brecha antes del descanso. Con este tremendo poster de Doncic sobre Gabriel, los blancos cerraban una primera mitad en la que, sin ser brillantes, consiguieron dejar a Panathinaikos varios escalones por debajo que en los primeros partidos (40-34 en el marcador; 56-22 en valoración total).

El Madrid salió mucho más enchufado del descanso. Rápidamente, alcanzó su máxima ventaja hasta el momento (46-34) con Ayón masacrando el aro por partida doble para el desquicie de los griegos. Panathinaikos estaba completamente fuera del encuentro, con Calathes a la cabeza, que perdió dos balones y recibió una técnica en unos segundos. Tras cuatro minutos sin anotar, Singleton acertó desde fuera, pero, de nuevo Ayón, machacaba sin oposición y provocaba el tiempo muerto de Pascual (50-37, min. 25). Reaccionaron los griegos con un parcial de 0-5, aunque ahí estuvo esta vez Thompkins para anotar su primer tiro de la noche y mantener la ventaja local. Pero Panathinaikos no estaba para bromas y, recuperada la puntería exterior (4/5 en el tercer cuarto), consiguió volver a meterse en el partido gracias a un sublime final de Calathes (10 puntos). Un 2-9 de parcial final ponía el 57-53 con 10 minutos por jugarse.

Las espadas, por todo lo alto. Al triple de Carroll le respondió Calathes, que había pasado del suspenso al sobresaliente en unos instantes. Ambos jugadores se retaron, en unos minutos desastrosos de los dos equipos: bomba del de Wyoming, canasta y adicional del griego (62-59, min. 33). El esperado estreno de Sergio Llull llegó con una penetración en medio de varios intentos de Panathianikos de volver a ponerse por delante (62-61; 64-63). Era su primer partido en casi un año y llevaba un 0/5 en triples, pero nadie sino Llull sería capaz de encadenar entonces dos triplazos marca de la casa para poner un 70-63 con el que nadie contaba en aquellos instantes (min. 37).

Poco duró la euforia y es que un parcial de 0-7 culminado con un triplazo de Mike James empataba el encuentro apenas un minuto después. Tres faltas en una misma defensa llevaron a Felipe Reyes a la línea para romper la igualdad, que Carroll aumentó con una entrando en el último minuto (73-70). Turno de James en la personal, sin fallo, pero apareció de nuevo un estratosférico Jaycee Carroll para anotar un 3+1 que desequilibró cualquier final previsto hasta ahora (77-72 a 50 segundos). Esta vez ni James ni Calathes acertaron y Reyes se encargó de certificar una victoria que pone al Real Madrid a un solo paso de alcanzar una nueva Final Four (81-74).

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 4 meses
#Contenidos: 
235
#Comentarios: 
1,655
Total lecturas: 
669,748

Comentarios

Bueno, pues se le ha dado la vuelta a la tortilla con trabajo, carácter y casta, más que con brillantez y buen baloncesto. El viernes hay que salir con el cuchillo entre los dientes para resolver la eliminatoria. Porque un quinto partido en el Infierno Verde sería jugar a la ruleta rusa. Gran noticia el regreso de Llull, mejor de lo que esperaba, anotando dos mandarinazos cuando más quemaba la pelota... vamos, siendo él, el Increíble Llull. Por lo demás, aún está lejos de su mejor nivel físico.
En lo colectivo, como digo más arriba, mucho trabajo y carácter competitivo, menos brillo. Los griegos es que tampoco tienen un 5 que pueda hacernos daño al poste bajo creándose sus propias canastas, un aspecto donde tradicionalmente sufrimos mucho. Tienen mucho músculo y algo de tiro exterior, pero poco talento ofensivo cerca del aro. Por fuera, dependen mucho de los puntos de James y sobre todo del liderazgo y los puntos de Calathes. Más teniendo en cuenta que Rivers ha llegado renqueante al top 8. Estaba claro que la eliminatoria iba a ser muy dura y de batallas en el barro, porque así son los equipos griegos y esa es la filosofía de juego de Pascual.
Quiero comentar algunas cosas del resto de eliminatorias, en el especial de la de Baskonia, del que no veo por la web la crónica del tercer partido (igual se me ha pasado). Me gustaría que Baskonia al menos forzara el quinto. Creo que se lo merecen. Ojalá pasen a la Final Four, si el Madrid no pasara, iría con ellos. Dijo Martínez de Fenerbahçe que es un equipo muy duro, con mucho talento individual y que siempre vuelve y nunca se rinde. Estoy de acuerdo, para mí es el favorito a ganar la Euroliga. Ojalá se rompa el pronóstico.
Del resto de eliminatorias, tremendo Zalgiris, a las puertas de la final four con todo merecimiento. Enorme trabajo de Saras, frente a proyectos con mejores plantillas y mayores presupuestos. Y también muy justa la victoria del Khimki en el tercero. En los dos primeros tuvo opciones hasta el final e incluso fue mandando en el marcador muchos minutos. Conclusión: estamos viendo unos cuartos tremendamente igualados y emocionantes, quizás más de lo que se esperaba. Buena noticia.

Un saludo.

Partido a vida o muerte, ha salido vida para el Real Madrid, hay que jugar el próximo exactamente igual.
Varios detalles a destacar, uno, la utilización inteligente del juego interior, no es que domine Ayón, es que está dando lecciones de juego interior a quien le estaba enterrando, generando espacios, pases, casi, casi, como en sus mejores tiempos, y lo está haciendo con un físico inferior a todos los interiores helenos.
Otro detalle, Carroll, y no solo el 3+1 y los triples anotados, sino el hecho de que se está viendo un catálogo de juego mucho más variado de lo que hasta ahora habíamos visto.
Tercero, menos Doncic, más equipo, y es la realidad, cuando Luka juega para el equipo, cuando no es base puro a tiempo complento, como ayer, independientemente de la valoración final, el equipo lo nota, es más compacto, es más versátil en ataque.
Y por último, para no aburrir, hay que acordarse de todos esos secundarios que durante mucho tiempo hemos dado palos y palos, y que llevan una eliminatoria brutal en lo colectivo y en lo individual, ¿cuantos palos le han caido a Taylor? y está haciendo partidos impecables, en defensa sin hacer locuras, en ataque, haciendo algo que se le pedía, no será KC Rivers en la anotación, pero hace otras cosas que en esta eliminatoria nos están viniendo muy bien. Lo mismo con Thompkins, en defensa, su punto débil, y aportando sus cosillas en ataque.
Llull a parte, es el primer día esta temporada en que he visto a todos los jugadores centrados en su papel y en hacer lo mejor para el equipo, necesitamos otra, para que esto termine en Madrid.

Los puristas dirán que sólo es un tío con el yo-yo agotando la posesión sin crear ninguna ventaja y tirándose una mandarina, y que es goaltending de Lebron, pobres puristas, que no saben disfrutar de la belleza y épica de este deporte.

Gran partido,jugado por los dos equipos como casi decisivo y que puede serlo. El factor LLull pudo ser negativo durante minutos pero al final decisivo. Un genio en Europa. Ha perdido peso y es mas rapido ,pero su juego se basaba en la fuerza de sus piernas y ha perdido. Creo que le vendra mejor estar con menos peso para el futuro . Ongietorri Sergio. 3-1.Curiosa la valoracion,que ha ganado RM 97-62.

Enhorabuena para todos los madridistas de esta web. Un pasito más y un pasito menos para lograr el objetivo, aunque para ser sincero, preferiría que llegaseis al quinto y que lo ganéis por supuesto. Pero como pienso que Baskonia también va a llegar al quinto y ese partido sería el próximo martes 1 de mayo, nos vendría bien que también jugaseis vosotros el martes en Atenas, de cara al próximo partido entre nosotros del jueves días 3. A vosotros ese partido no os soluciona nada, pero nosotros nos jugamos el segundo puesto y de ganarlo creo que lo tendríamos en la mano. Un saludo para todos y nos vemos en Belgrado hostias.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar