Solapas principales

Un timorato Valencia Basket sucumbe ante Maccabi FOX Tel Aviv (76- 63)

  • Valencia Basket no compitió tras el descanso.

A las 20:05 hora española daba inicio la 4ª jornada de la máxima competición continental para Valencia Basket. Dos equipos con urgencias frente a frente. Por un lado, Maccabi FOX Tel Aviv llegaba con una victoria y dos derrotas, por lo que una derrota le metería en problemas y más teniendo que visitar a Olympiacos la próxima semana. Por otro lado, un Valencia Basket en una delicada situación: 0-3 en Euroliga, 2-3 en Liga Endesa y, por primera vez en mucho tiempo, siendo silbado por su propia afición el pasado domingo.

Con esta tesitura comenzaba el partido. Ponsarnau ponía de inicio 2 bases y a Ndour, en busca de tener un ataque organizado y físico en la pintura. Pero ni una cosa ni la otra. Un acelerado y desacertado Colom no era capaz de generar acciones positivas para su equipo y el rebote defensivo de Valencia Basket se convertía en problema.  Pese a ello, Maccabi no era capaz de de coger ventajas en gran parte por inocentes perdidas y fallos en los tiros. Tan solo Wolters (6 puntos y 4 asistencias en el cuarto) generaba acciones positivas y San Emeterio respondía (7-5, min.5). Avdija por los macabeos y Labeyrie y Ndour por los taronjas se ponían con 2 faltas. En cuanto San Emeterio se sentaba en el banquillo, su equipo se quedaba seco y se obcecaba en el tiro de tres sin éxito alguno. Casspi entraba en escena y los amarillos se iban con cierto colchón tras los primeros 10 minutos (18-11, min.10).

Iniciaba el 2º cuarto con 4 puntos seguidos de Othello Hunter. Valencia Basket seguía acumulando fallos desde el perímetro hasta que a la octava Doornekamp conseguía romper el maldito campo magnético. Lo mejor para los valencianos era que Zoosman cometía su 2ª falta y Bryant realizaba 3 faltas en 4 minutos, metiendo a su equipo en bonus cuando aun restaba más de la mitad del cuarto. San Emeterio tiraba de experiencia percutiendo la defensa macabea y sacando tiros libres. Maccabi Tel Aviv seguía sin encontrar el acierto y el juego en transición de Valencia Basket no funcionaba, por lo que tiro libre a tiro libre (15 lanzados al descanso) el marcador se estrechaba ligeramente (33-28, min.20). Con todo, la mejor noticia para la esquadra naranja era que, a pesar de todo, se encontraba metido de lleno en el partido.

Tras el paso por vestuarios parecía que nada hubiese cambiado. San Emeterio seguía sacando faltas y mandaba a Avdija a la banca con su 3ª falta personal. Valencia Basket seguía sin ver aro pero el rebote ofensivo le concedía segundas y terceras oportunidades.  San Emeterio tan solo contaba con la ayuda de Dubljevic y cuando te juegas las habichuelas en Euroliga, lo lógico es que 2 jugadores no sean suficientes. Maccabi metía una marcha más y anotaba con más fluidez tanto de dentro como de fuera (4 triples en el cuarto), amagando con romper el partido (51-35, min.28). Sin embargo, 4 tiros libres de Loyd (demasiado acelerado en la primera parte) y un triple sobre la bocina de Doornekamp daba una pequeña oportunidad de obrar la machada a los pupilos de Ponsarnau (56-44, min.30).

El reloj de posesión hacía de las suyas y obligaba a un pequeño parón que podía venir mejor al equipo español para aclarar ideas. Nada más lejos de la realidad, parcial de 5-0 de salida que volvía a dejar el partido cuesta arriba. Por si fuese poco, Sfairopoulos pedía tiempo muerto y reprendía a los suyos. La bronca surtió efecto y otro pequeño parcial de los locales dejaba el partido visto para sentencia (68-53, min.36). A partir de aquí, tratar de maquillar el resultado por parte visitante y de mantener el average por parte local hasta el bocinazo final (76-63, min.40).

1-  Los porcentajes de tiro. Con 28,57% de acierto en tiros de campo (10/30 T2 y 6/26 T3) es prácticamente imposible ganar un partido. Si le sumas que juegas de visitante y en Euroliga, misión imposible. De hecho, con esos números lo normal es que no estés dentro del partido.

2- Un equipo sin confianza. Tan solo San Emeterio y Dubljevic asumieron la responsabilidad cuando el partido estaba en un puño. Demasiada poca aportación para un equipo como Valencia Basket que tiene jugadores para hacer bastante más. Los demás jugadores o desaparecidos o demasiado ansiosos, como Colom o Van Rossom.

3-  Nate Wolters. Recital en la dirección del base estadounidense. Moviendo a su equipo a la perfección, generando buenos tiros, tomando buenas decisiones y anotando cuando tenía la oportunidad. Un lujo.

    

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 6 meses
#Contenidos: 
35
#Comentarios: 
187
Total lecturas: 
70,432

Comentarios

El síndrome del nuevo en EL es lo que parece vivir Valencia. Le pasó a Granca el año pasado y al mismo Vakencia con Txus hace dos. Dubi y Saneme muy solos y el resto no saben a que jugar. Si Valencia pierde en Burgos (0-4 en EL y 2-4 en ACB) igual hay cambios. Es lo habitual.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar