Solapas principales

Jaume Ponsarnau da instrucciones a sus jugadores durante un tiempo muerto (Foto: Assignia Manresa)

Jaume Ponsarnau: "La genética de Manresa existe"

  • El éxito es arduo, pero algunas formas de obrar parecen minuciosamente diseñadas para construirlo. El Assignia Manresa sabe bien de ello. Su técnico, también.

39844_0.jpg

Jaume Ponsarnau da instrucciones a sus jugadores durante un tiempo muerto (Foto: Assignia Manresa)
Humilde, sereno, constante, analítico. Los focos apuntan a Jaume Ponsarnau (Tárrega, 28/04/1971), por mucho que pretenda evitarlos. Hay motivos para generar tal atención. Su Assignia Manresa vuelve a elaborar un plato exquisito con ingredientes sencillos. El triunfo del modesto se repite cada año y deja de ser casual. Y es que la causa cada vez parece más clara. El técnico cumple su cuarta temporada al mando del conjunto catalán. Este curso, el Assignia Manresa, un equipo con recursos económicos limitados pero una marcada forma de obrar, vuelve a fascinar a la Liga Endesa. A punto de llegar a la Copa del Rey, coquetea con la nobleza y hace del Nou Congost un fortín (9-2). Manresa disfruta al ritmo que marca Jaume Ponsarnau. 

- Empezó dirigiendo chicas, con éxito, antes de dar el salto al baloncesto masculino en 2003. ¿Tenía planeado el cambio? ¿Cómo resultó? ¿qué aspectos marcan la diferencia a la hora de dirigir?

No tenía planeado ni ser profesional. Toda mi formación había sido muy autodidacta. Estaba en mi población, Tárrega, con mi club, el CN Tárrega. Y lo que quería era ayudar lo máximo posible, que hubiese equipos que acogiesen al máximo número de niños y niñas de la ciudad para jugar al baloncesto.

Hubo un momento en el que ví que pude ser profesional. Podía ser un cambio y entendí que para llevarlo a cabo tenía que salir de Tárrega. Tuve diferentes opciones, una de ellas era seguir entrenando chicas a nivel profesional. Otra, fue la oportunidad de ir a Manresa, a través de Xavi García, y trabajar a las órdenes de Ricard Casas, en ACB. En ese momento valoré que lo más importante para mi crecimiento como entrenador era eso. Aprendí de gente que sabía muchísimo y creo que fue una buena decisión. Lo que tenía claro era que quería seguir haciendo baloncesto.

- ¿Cómo sucedió tan meteórico salto? ¿qué papel jugó Ricard Casas, entonces técnico del equipo?

La última temporada en Tárrega, me llamó Xavi García, segundo de Casas, por si quería realizar scoutings intersemanales, lo necesitaban. Podría ser bueno para mi futuro y lo fue. A Ricard le gustaron y eso me abrió la puerta. La persona clave fue Xavi García, que me dio la oportunidad de acceder a Ricard Casas, para que pudiera probarme en ese contexto.

- Tras la marcha de Casas y con el breve paso de Xavi García, llega Oscar Quintana. El primero fue un año difícil, con el descenso a LEB. ¿Es es en ese tipo de situaciones, las más duras, cuando más aprendió Jaume Ponsarnau? ¿qué extrajo de una experiencia así?

39845_0.jpg

Jaume Ponsarnau da instrucciones a Haukur Palsson (Foto: Assignia Manresa)
Empezó la temporada Xavi García, la clave de mi llegada a Manresa. Su destitución fue muy dura a nivel profesional, algo para lo que seguramente no estábamos preparados. Respondimos como pudimos. Óscar Quintana entró con una gran humanidad, haciéndonos partícipes de tomar decisiones que pudiesen ayudar al equipo. No pudimos salvarnos.

Óscar la siguiente temporada continuó haciéndonos partícipes. Sin embargo, el equipo no jugaba al nivel que le correspondía. Eso derivó en una gran oportunidad para mí y el resto del equipo técnico. Era un momento difícil para todos, club, equipo y nuestro propio futuro profesional. La cosa salió bien pero desde luego no olvidamos experiencias desagradables como fueron las salidas de los anteriores técnicos.

- ¿Esperabas tomar el mando del equipo cuando Quintana no continuó? ¿pensaste que era tu gran oportunidad de devolver el crédito al equipo que apostó por tí?

En ese momento pensaba que la mejor decisión que podía tomar el club era dar continuidad al staff técnico. Se podía aprovechar el trabajo anterior para afinar y sacar más rendimiento al equipo. No fue en un sentido de ambición, sí de responsabilidad.

- Salió bien. El equipo retornó a ACB. Y ahí sigue usted, parece que fue ayer pero son ocho años ya en la entidad. Esta es su cuarta temporada como técnico, con un rendimiento impecable. ¿Cómo se siente al mirar atrás? ¿algo de vértigo?

Un poco. Por la eventualidad del cargo de entrenador y además por tratarse de un equipo que no compite en la misma liga de recursos económicos, aunque sí humanos. Esta diferencia, lo humano, es lo que ha permitido durar tanto tiempo.

Se han reafirmado las confianzas, se ha dado legitimidad a una fuerza de trabajar que ha dado resultados y además nos ha acompañado la suerte. Estamos muy orgullosos del trabajo realizado y, personalmente, de todo lo que he crecido como entrenador en esta casa y aprendido de los jugadores, que al final son los artistas y protagonistas de todo esto.

 

"SABÍAMOS QUE JUSTIN DOELLMAN TENÍA UN POTENCIAL IMPRESIONANTE"

- Yendo más al presente. Sea sincero, cuéntame el secreto, la receta del éxito en Manresa. Porque con recursos humildes se logra, año tras año, un rendimiento sensacional.

Es un cúmulo de varias cosas a nivel de gestión. A nivel de planificación, las decisiones a largo plazo se han tomado desde el sentido común, un concepto clave. También es importante creer al máximo en lo que haces, valorar todas tus virtudes y defectos a disposición. Y por supuesto trabajar, de forma seria, dar importancia al trabajo físico para que respeten las lesiones. También es vital rodearte de un staff que te haga controlar el máximo de cosas para sacar el máximo rendimiento de los jugadores.

- Cómo se planifica una temporada en el club. No hay abundancia de recursos, hay objetivos inaccesibles. ¿Qué tipo de jugadores busca el club en verano, cómo podría definir la 'marca Manresa'?

Otras temporadas, buscábamos una marca propia. Tratábamos de acceder a un perfil determinado, que encajara de forma humana, deportiva y por supuesto económico. Ajustando el mercado, eramos muy directos y nuestras primeras opciones casi siempre eran factibles.

Este verano pasado ha sido diferente. Tras una temporada difícil, con poco rendimiento anotador, pensamos que nos debemos a nuestra masa social, que demandaba algo más de riesgo. Decidimos tomarlo. El mercado estaba algo más loco, nosotros podíamos ser algo más ambiciosos, buscando un perfil de jugador de más talento, a riesgo de que no encajase tanto en el perfil habitual. Fue un verano atípico pero nos gusta el grupo humano que tenemos, también a nivel de talento y mentalidad.

- Lo digo porque, desde fuera, da la sensación de que Manresa es un equipo de gladiadores, en el que cualquiera que llegue se enfunda el traje y automáticamente parece un guerrero. ¿Es una traslación de su propio carácter? ¿Les complica ese factor ese factor a la hora de buscar americanos, el requerir una involucración importante para rendir?

La genética de Manresa existe. Este equipo es pluricultural, pero sin duda el factor local ayuda. Cómo el Congost apoya, el comportamiento de los aficionados, la mentalidad de exigencia en el trabajo. El hecho de siempre tener jugadores que perduran, para ayudar a que esta esencia de lucha y competitividad permanezca.

Sí nos complica a la hora de buscar americanos pero el contexto actual de crisis nos ayuda en ese sentido. La necesidad es nuestro aliado, porque es más fácil que los jugadores deban implicarse, tener la ambición para que este sea un paso en su carrera. Para trabajar siempre en el objetivo común, ser competitivos.

- Hablando del estilo de juego, ¿Es usted más de amoldar a los jugadores a una forma de juego o de que sean los jugadores aquellos que impongan el estilo a seguir?

Creo en el equilibrio. Debes saber muy pronto qué virtudes y defectos gestionas. Y para aprovechar eso tienes que adaptar tu filosofía a eso. Tienes que trabar los nexos comunes que te hagan competitivo y ahí entra más el estilo propio, del entrenador, para moldear el equipo. Pero lo esencial es qué tipo de jugadores dispones.

- Pensaba en Javi Rodríguez. Jugador que pone otra marcha al juego. Involucra y hace jugar al resto. No parece el mismo que estuviese en Bilbao. ¿Qué jugador se ha encontrado tras su experiencia fuera, qué le aporta al equipo y el equipo a él, para que vuelva a brillar en Manresa?

Javi aporta talento como jugador, gran conocimiento del juego y una enorme calidad personal. Mucha competitividad. Manresa creo que le da sobre todo confianza, para creer en todas sus posibilidades, tanto con sus puntos fuertes como débiles. Creo que Manresa y Javi Rodríguez son una muy buena simbiosis.

- En Manresa hay gente muy joven, con gran proyección, pero son los veteranos, el propio Javi Rodríguez y Josh Asselin, que han regresado este curso, junto con Román Montañez, veterano, los que asumen la presión. ¿Depende por tanto de los jóvenes, lo que sean capaces de dar, el posible salto cualitativo del equipo?

35420_0.jpg

Justin Doellman brilló a gran altura (ACB Photo/J. Alberch)
Sin duda. Javi y Josh no han podido estar a su nivel los últimos años y estoy seguro de que irán creciendo cada partido. También Román, que tuvo problemas físicos. Pero el plus lo dan los jóvenes, sus ganas e ilusión, vienen aquí para aprovechar Manresa y crecer como jugadores.

Sin embargo, también hay un factor clave en todo esto que es Justin Doellman. Su calidad contrastada la aprovechamos para ser más competitivos. Le vimos el año pasado, en la Liga, y teníamos la convicción de que tenía un potencial impresionante. Contar con un jugador como él aquí nos parecía imposible y cuando se hizo posible nos dio una enorme alegría. Te da tranquilidad, porque sus virtudes son muy colectivas y que encajan en el bloque.

- La recuperación de Micah Downs, tras dos meses de baja, provocó la salida de Marcus Landry y originó el reto de integrar a la dinámica de equipo a un jugador teóricamente importante. ¿En qué medida podía afectar a un grupo que estaba funcionando tan bien?

Puede afectar mucho y es algo que ha de tenerse en cuenta. Había que gestionarlo bien, porque su entrada nos podía ayudar a aumentar nuestro potencial, que es la principal perspectiva. Pero también se debía tener en cuenta que ya ibamos bien, por lo que había que darle tranquilidad para que él fuese entrando en el juego de forma progresiva, sin ansiedad. Sería más fácil en alguien veterano, pero todo su trabajo para recuperarse y mejorar su físico nos estimuló para ayudarle al máximo y que aporte al equipo.

- ¿Ve posible a día de hoy algo como lo que hizo Manresa en 1998? ¿O ahora las distancias se han agrandado demasiado?

Me produce un enorme respeto ese acontecimiento. Los americanos harían películas con algo así. Fue impresionante, debería magnificarse porque fue un gran triunfo del deporte. En ese momento era imposible y se consiguió. Pero actualmente creo que es más imposible aún. Las distancias presupuestarias aumentan, el juego ha cambiado físicamente. Se necesita mucho más dinero para fichar ese potencial físico.

 

"HA DE AYUDARSE A EVOLUCIONAR EL NIVEL OFENSIVO EN EL BALONCESTO"

- Cambiando de tema, Se habla mucho ahora del espectáculo, o la falta de él mas bien, que genera la Liga Endesa, con el debate de las bajas audiencias. ¿Cree que tanteadores bajos influyen tanto en ello? ¿los sistemas limitan demasiado a los jugadores? ¿cómo ve usted esa circunstancia? ¿Cómo podría solucionarse y aumentar el interés del aficionado del baloncesto?

El baloncesto ha crecido mucho, el nivel defensivo es altísimo. La mejora atlética ha derivado en un progreso mayor de la defensa y eso condiciona mucho más el juego que antes. También hay mayores rotaciones, para mantener intensidades altas. El premio casi siempre es defensivo. Hay más contactos, más juego físico y se sanciona menos. Los criterios arbitrales se han ajustado en pro a la defensa (faltas de ataque) y también influye el tamaño de los jugadores, ahora son más altos, rápidos y fuertes. Eso produce que el campo ahora mismo sea pequeño.

No soy nadie para dar soluciones pero está claro que deben aportarse. No obstante, no creo que deban pasar por bajar el nivel defensivo, que es evolución. Sí ha de ayudarse a evolucionar el nivel ofensivo, hay que meter componentes a nivel de reglamento, incluso estructural.

El campo debe ser más ancho. Se necesita un metro más para aumentar los espacios y generar ventajas. Las faltas en transición deben tener una penalización fuerte, porque cortan el ritmo y ese aspecto de velocidad es positivo. La rigurosidad con los pasos debe reajustarse, porque también limita. Que son ciertos, ojo, los árbitros aciertan en un 95% de ocasiones que los sancionan, pero creo que el que se ha equivocado todos estos años ha sido el baloncesto.

También con otras cosas, como ampliar el semicículo de debajo de la canasta, para que la defensa tan interior tenga menos éxito. Ahora tiene demasiado valor. Hay cosas y matices que se podrían estudiar. Asimismo, se podría procurar que los mejores jugadores estén el máximo tiempo posible en cancha. Fomentar que la calidad ofensiva tenga más éxito. Hay muchos cosas que podrían ayudar.

Ha comentado que repetir lo que hizo Manresa en 1998 es algo casi utópico. Pero, hablando de sueños, ¿con qué sueña Jaume Ponsarnau a medio y largo plazo?

35557_0.jpg

Javi Rodríguez, el más valorado de Manresa (foto: LCGIL)
Tengo claro que mi profesión hace muy difícil tener objetivos a largo plazo. A nivel general, quiero ser mejor entrenador y a nivel realista tengo claro que continuar en Manresa cada vez está más cerca de llegar a su final, no se si para hacer un paso atrás, al lado o adelante. Pero es algo para lo que yo me tengo que preparar porque en esta profesión es muy difícil estar en un sitio toda la vida. Si llega ese momento, me gustaría que fuese un paso de ambición.

EN UN CONCEPTO.

- El mejor jugador que ha dirigido.

[Muchas dudas] Juan Alberto Espil.

- El que más le ha sorprendido.

Rafa Martínez.

- A quién le gustaría dirigir en el futuro.

Juan Carlos Navarro.

- Técnicos que le sirvan de referencia. Destaque un valor.

  • Ricard Casas: profesionalidad.
  • Aíto García Reneses: capacidad de innovar.
  • Pedro Martínez: el detalle.
  • Salva Maldonado: inteligencia.
  • Messina y Scariolo: detalles de construcciones de juego, defensivas y ofensivas.

Sobre el autor

Antiguedad: 
12 años 5 meses
#contenidos: 
82
#Comentarios: 
1,977
Total lecturas: 
752,257

Comentarios

Una vez más, increible mérito de Manresa, que trasciende las personas...Creo que hay algo en ese club, que hace que se den las condiciones para que independientemente de jugadores, entrenador, se obtengan resultados por encima de sus posiblilidades. Y me llama la atención que el gran Ponsarnau tenga entre sus referencias a 3 entrenadores tan "machacados" en los posts de esta página (Aito, Messina, Scariolo). Estará el equivocado?

Ojalá se quede mucho tiempo en Manresa, pero Ponsarnau merece entrenar a un grande. Es increible como es capaz de sacar el máximo rendimiento de sus jugadores. La permanencia está muy bien encaminada, así que ahora a soñar.Lástima quer la próxima temporada Doellmann y Downs, y quizá Hamga, no jueguen en Manresa Som-hi Resa !!!

Manresa, la prueba más fehaciente de que los milagros existen. La liga del 98 así lo demuestra, y el resurgimiento de jugadores casi muertos deportivamente también (Asselin, Rodriguez...) Bravo por los del Congost!!!

En Manresa siempre han demostrado que tienen las 3C ... Caràcter, cabeza y Cojones !! ... ganaron una copa del rey contrapronostico, una liga imposible, bajaron al infierno leb y ahora vuelven a sonreir ... todo ello con presupuesto mínimo, vendiendo a sus estrellas/promesas: Rafa Martinez, Guille Rubio, Sergi Llull ... perdiendo a muchos jugadores por falta de dinero ... Oliver, Laviña, Alston, Sallier, Paco Vazquez ... pero siempre trabajando ,... como un dia dijo el gran Roger Esteller después de ganar la copa del Rey ... nosaltres hem guanyat per collons, vosaltres sou collonuts ... Som-hi !!!!

Hola, tengo la gran suerte de conocer un poco a Jaume y si es grande cómo entrenador, es enorme cómo persona : accesible, humilde, muy cercano a todos : staff, jugadores, etc... Manresa exprime hasta el límite, con suma inteligencia y coherencia, los recursos de los qué dispone y no hablo sólo de jugadores : scouting, preparación física, calidad humana-hospitalidad, etc... Es un pequeño gran club de la Liga Endesa, con el presupuesto más bajo de esta liga, pero sin estirar NUNCA más el brazo que la manga y una población de 77 mil habitantes. ¡¡¡ Olé !!!

Enorme ponsarnau, quitandose merito diciendo una gran verdad, y es aquello que impregna al club a creer en algo, en luchar, en no bajar nunca los brazos y ser el orgullo de una ciudad...por cierto, me ha hecho gracia lo de que los americanos hubieran hecho una peli de la liga ganada, yo opino igual