Solapas principales

¿Han vuelto los Warriors?

Los Warriors han sido, con el premiso de LeBron en su nómada trayectoria, el equipo de la década. Unos jugadores y un estilo de juego que han cambiado el baloncesto, más orientado hacia el tiro exterior, quintetos alerizados intercambiables en defensa y unos jugadores dotados para el pase y el movimiento sin balón que llevan a cabo una multiamenaza imposible de defender. Pero los dos últimos años (y las circunstancias de los mismos) han bajado a los Warriors del pedestal, tanto que ni han sido capaces de meterse en playoffs. La salida de Durant, las lesiones de Curry (hace dos temporadas) y de Thompson (lleva dos años sin jugar) y la falta de banquillo han sacado a los californianos del grupo de contenders. Tras un verano sin excesivos cambios y favorecidos por un cómo calendario, han comenzado la temporada embalados y tras 9 partidos, presentan un 8-1 y lideran la liga.

ataque, ya no viven solo de curry

Si hace dos años la plantilla no daba para más y el curso pasado dependieron demasiado de Curry (32 puntos por partido, máxima de carrera), en este año la multiamenaza ha vuelto, lo que hace su ataque más imprevisible, que le ha vuelto a colocar en posiciones de privilegio en la NBA (8.º en ratio ofensivo). Y no es porque Stephen Curry no haya empezado bien, porque sus estadísticas, tras pocos partidos, son muy buenas (25,8 puntos, 7 rebotes, 6,8 asistencias), pero no dan para aspirar al MVP que el curso pasado no ganó debido a resultado colectivos. El favorable calendario (siento insistir) ha permitido un mayor descanso a Curry y un aumento de responsabilidades en otros jugadores, lo que ha beneficiado a todos y permitirá a la estrella tomar galones en partidos que serán más apretados.

Los Warriors vuelven a lo que siempre quisieron ser, un equipo que basa su ataque en el pase y el juego sin balón. Lideran la NBA en asistencias (30,1 por partido) y son terceros en pases por partido (320). Son el equipo que más anota en cortes a canasta (13% de sus ataques) y en catch&shoot (40 puntos por partido con un 40% en triples). Por otro lado, son el tercer equipo que menos utiliza la isolation (4% de los ataques) y el que menos el pick&roll (2,2% de los ataques con finalizador del hombre grande), las formas tácticamente más sencillas de resolver los ataques.

Los ataques de los Warriors requieren de un mayor trabajo táctico y un grado de automatismo que demanda más tiempo de adaptación, pero con los jugadores adecuados (no son fáciles de encontrar) se convierte en una ofensiva imparable en cuanto a resultados y bellísima en lo referente a su ejecución.

defensa, de nuevo a la cabeza de la liga

La llegada de Kerr a los Warriors no solo cambió a los Warriors en ataque, sino que desarrolló mecanismos defensivos que ha sabido mantenerse a lo largo de los años. El pasado año, quedando 8.º del Oeste, fueron capaces de ser la 5.º mejor defensa de la NBA. Y este año la están perfeccionando hasta llegar a registros históricos (96 por partido), aunque debo recordar (una vez más) que sus rivales (OKC dos veces, Lakers o Pelicans) están lejos de los mejores ataques de la liga.

Los Warriors están llevando a cabo una estructura de aleros que pueden intercambiar en defensa, cubren mucho campo, son muy móviles, cambian en los bloqueos y cierran el rebote. Lideran la NBA en rebotes defensivos (40,5 por partido), son los segundos en porcentaje de tiro del rival (41,3%) y los cuartos en tiros libres permitidos intentados (17,5%). No arriesgan tanto como en años anteriores en las líneas de pase, aunque están en los primeros puestos en robos y deflections. Además, vuelven a ser de los mejores cerrando el aro, ya que son los segundos que menos tiros permiten en la zona restringida (21,8 por partido), con un 62% en esos tiros, un porcentaje aceptable. Y todo ello sin un protector del aro natural, porque Looney no lo es y Wiseman aún no ha debutado esta temporada.

Su histórico ratio defensivo no se mantendrá en esas cifras, pero si los Warriors mantienen este nivel defensivo, son claros candidatos al anillo.

¿Margen de mejora?

En una liga que ha empezado con las estrellas fallando más de lo normal y ausencias de jugadores de postín, los Warriors tienen de baja a uno de ellos, Klay Thompson. Tras dos lesiones gravísimas, se eleva una gran incógnita respecto a su nivel a su vuelta, que se prevé sea por Navidad. Si Klay se parece al que vimos antes de las lesiones, los Warriors, si mantienen este nivel, son definitivamente un claro candidato al anillo. Además, James Wiseman, que defraudó un poco en su año rookie, puede dar un salto esta campaña y convertirse en un ancla defensiva en la zona y un finalizador de élite. Los famosos automatismos que describía antes le afectaron en su adaptación a los Warriors, veremos este año.

Pero lo que puede poner a los Warriors en la pole position de los favoritos (affaire Irving aparte) puede ser un movimiento en el mercado que los lleve a fichar otra estrella o jugadores de rol que completen una rotación más amplia. La gerencia puede poner sobre la mesa a Wiggins (termina contrato en 2023) para cuadrar salarios, además de a 3 prometedoras figuras (Wiseman, Kuminga y Moody), más varias rondas del draft. Puede ser un paquete más que interesante para un equipo que tenga a alguna estrella descontenta y sus resultados no hayan sido los esperados. Bradley Beal, Karl-Anthony Towns, Malcolm Brogdon, CJ McCollum, Jerami Grant, Christian Wood o, por qué no, Ben Simmons pueden ponerse en el mercado, ante lo cual los Warriors son uno de los equipos que más activos tiene para intercambiar y que el traspaso sea satisfactorio para ambas partes.

La versión que estamos viendo de estos Warriors es buenísima, pero aún podría ser mejor si Klay vuelve a un nivel aceptable y logran incorporar a uno de estos jugadores.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 8 meses
#contenidos: 
272
#Comentarios: 
698
Total lecturas: 
882,928

Comentarios

Los Warriors son el equipo mejor entrenado, quien mejor integra nuevas piezas en el sistema. No me cabe duda de que lograran la manera de que los rookies les aporten con el tiempo. Jugadores muy limitados de rol crecen en el ecosistema. Estamos viendo a Bjelica y recuerda a David Lee en su día, su habilidad entre líneas. Vemos mejorar a Wiggins en defensa. Vemos a Otro Porter reaparecer del ostracismo en un rol concreto. Luego evidentemente están Curry y Green que con su visión y ascendencia hacen la vida más fácil. Es un equipo entrenado y eso en NBA es mucho decir.

Está claro que si, han vuelto. Tiemblan Denver, Utah y Phoenix... estos son los que tendrán que mover el árbol, y no Warriors. Plantilla perfecta ahora (a la espera más bien de un Marc Gasol u algo así)