Solapas principales

Washington Wizards, crisis y traspasos

  • Posible fin del proyecto.
  • Ningún jugador es intocable: Wall y Beal podrían salir traspasados

Tras el culebrón de Jimmy Butler y el corte de Carmelo Anthony por los Houston Rockets, parecía que las aguas se habían calmado en la NBA. Pero no ha sido así. Adrían Wojnarowski nos daba el bombazo de que los Washington Wizards escucharían ofertas de cualquier jugador del equipo, incluidos sus dos pilares, John Wall y Bradley Beal debido a los malos resultados.

Justo antes de iniciar la temporada, todo este batiburrillo que se había formado parecía impensable. Los capitalinos se habían formado bien este verano, consiguiendo jugadores que reforzarán sus principales puntos débiles: la falta de profundidad en el banquillo y un interior que pueda rendir en ambos lados de la pista. Las llegadas de Austin Rivers, Jeff Green y Dwight Howard cumplían dichos requisitos, pero el problema no está en los nuevos (o mejor dicho, no es el problema principal). Sino en un cúmulo de antecedentes que se llevan acumulando en los últimos años y que no han sabido solucionarlo. Y la patata caliente ha decidido explotar en pleno noviembre.

 

Resumen de los últimos acontecimientos

Se la prometían felices los de D.C., al fin y al cabo habían trabajado bien este verano en reforzar sus puntos débiles en jugadores creíbles en cancha pero de dudoso renombre fuera de ella. Esas firmas juntaban a uno de los backcourts más explosivos (para bien y para mal) de toda la liga. Con todos los mimbres la mayoría de los aficionados ponían a los Wizards en un escalón similar a los Celtics, Raptors, Sixers y Bucks, por encima de los Pacers. Nombre por nombre tenía sentido colocarlos ahí. Pero un terrible inicio de 1-7 empezaba a saltar las alarmas. La excusa era clara, los nuevos tenían que aclimatarse y no estaba el “fichaje estrella” del equipo, Dwight Howard. Aún con la vuelta de este último el equipo seguía perdiendo y se empezaba a ver tensiones en la plantilla. Austin Rivers comentaba tras la derrota ante los Clippers la poca química que tenía el equipo y la falta de orgullo de los jugadores. Y es lo que se veía en cancha, defensa nula y ataque individualista, donde si Wall o Beal tenían la pelota, podías olvidarte de tocar el esférico. La crispación iba en aumento con el paso de las derrotas hasta que con el anuncio de que la gerencia iba a escuchar ofertas de todos los jugadores, el equipo explotó. Informaba Shams Charania que en el entrenamiento de ese día hubo gritos entre compañeros, declaraciones como las de Bradley Beal que comentaba que llevaba aguantando esta situación durante siete años, John Wall estuvo insultando a su coach en dicho entreno, etcétera. Tras ello curiosamente Washington obtuvo tres victorias consecutivas pero el mal estaba hecho y con una difícil papeleta de encauzar el proyecto.

 

Scott Brook ni es el problema, ni es la solución

brooks-coach.jpg

Scott Brooks

La llegada de ex de los Thunder a Wizards fue por un movimiento clave en agencia libre, atraer a Kevin Durant. El actual alero de los Warriors salía al mercado y los capitalinos tenían chances de conseguirlo. Un buen proyecto que con su llegada podía dar el salto al anillo, su ciudad natal de la que más de una vez ha comentado que le gustaría jugar allí, y la llegada de su mentor en la NBA del que tienen una buena amistad (las malas lenguas dicen que una de las razones de la marcha de KD de OKC fue el despido de Brooks). Pero la estrella no estaba interesada en volver a su casa, incluso no se reunió con ellos. A pesar de la situación Brooks podía ser una solución para los de Washington. El paso de su antiguo entrenador Randy Wittman dejó un vestuario roto y una guerra de egos entre John Wall y Bradley Beal como cabezas de serie, Brooks en reconocido por ser un gran manejador de egos en los vestuarios. Concretamente en Oklahoma no tuvo ningún problema con Durant, Westbrook, Harden, e Ibaka. Los cuatro entendían su rol y lo ejecutaban a la perfección.

En Washington no hemos visto que se hayan disipado los problemas, al contrario han aumentado. Aunque la temporada pasado hubo un corto lapso de tiempo donde los Wizards funcionaban como equipo. Fue durante la lesión de Wall, con Bradley Beal como líder que los de Brooks daban muestras de unión y todos rendían por y para su franquicia.

Parece que el base es el problema, ya que se ha filtrado declaraciones de un jugador del plantel, en la que afirma que ellos están encantados con Brooks pero que John Wall no le dejaba entrenar y tenían que jugar a lo que quisiese el base. Un grave problema de que la estrella se ha adueñado del equipo.

 

Firmas dudosas

Hemos alabado anteriormente el trabajo de la gerencia este verano en buscar jugadores que cubran los puestos débiles del equipo. El problema de esos jugadores son la fama que llevan en cuanto a actitudes extradeportivas, contratos o simplemente mala suerte. Con un vestuario roto añadir más problemas puede ser peor. Es como apagar un incendio con gasolina, una locura. Austin Rivers el menos problemático siempre se le ha tratado como el enchufado del jefe en los Clippers. Hijo de su entrenador y GM, Doc Rivers. Llegó a renovar por un contrato bastante cuantioso si lo comparamos a su producción en cancha. Cobra 12'6 millones pero es su último año de contrato por lo que no es gran problema a medio y largo plazo.

Con Jeff Green es otra historia. Jugador que cumple su función pero que su carrera será recordada por la mala suerte que ha tenido tanto el como en los equipos que ha pasado en un corto espacio de tiempo. Tras su salida de Oklahoma se le detectó problemas en el corazón y tuvo que estar parado toda una temporada, tras ello no volvió a ser el alero importante que su potencial atesoraba y su paso por cada equipo acaba en decepción. En Celtics coincidió con el fin del Big Four (Pierce, Garnett, Allen y Rondo). Salió a Memphis y empezó la decadencia del Grit&Grind (con posteriores marchas de Tony Allen y Zach Randolph). Después a su llegada a Clippers empezaron las lesiones de su big three con la posterior marcha de Chris Paul a Houston. Orlando lo firmó junto a otros veteranos para buscar ser competitivos, pero salió mal. Y en Cleveland coincidió con el fin de la era de Lebron James en los Cavs. Ahora en Washington están las cosas muy caldeadas, el alero no ha tenido nada que ver pero su mala suerte lo acompaña.

Dwight Howard parecía que era ese refuerzo estrella para levantar al equipo. O al menos eso se nos vendía desde la capital, ya que la incertidumbre se instauraba en los aficionados con su bajo rendimiento y polémicas desde que dejó Orlando. El bueno de Dwight no nos ha vuelto a fallar en cuanto a lesiones, noticias extra deportivas y declaraciones turbias. El pívot ha disputado 9 de los 20 partidos que han jugado Wizards de momento debido a una lesión en el glúteo. Tras ello ha salido el caso de la ex novia transgénero de Dwight Howard en la que ha acusado al cuatro veces mejor defensor de la NBA de acoso sexual y amenazas de muerte. Por último el propio Dwight declaró en su presentación que el no destruía equipos, pero sus pasos por Lakers, Rockets, Hawks y Hornets, no han salido para nada bien.

Por último no olvidamos al francés Ian Mahimi, que ya lleva un par de años en la franquicia con un salario de 15'9 millones por temporada y todavía le quedan dos años para expirarse. Un contrato bastante tóxico si comparamos productividad en cancha con el dinero que gana.

 

pOSIBLES Movimientos de su BIG THREE

Como hemos comentado al principio del artículo los Washington Wizards están dispuestos a escuchar ofertas de todos sus jugadores, incluidas sus estrellas. Por lo que en este punto analizaremos tantos las posibilidades de ser traspasados, por rendimiento y contrato, como tres posibles destinos tanto por rumorología como por encaje.

Empezamos con John Wall. La cara principal de los Wizards en estos últimos años está siendo muy cuestionado por su físico y actitud, siendo para muchos el principal culpable del estado actual de los capitalinos. El talento está fuera de toda duda pero aparte de su carácter, su salario frena muchas ofertas. El pasado verano amplió su contrato, y cobrará 38 millones en 2020, 41 en 2021, 44 en 2022 y una opción de jugador de 47 millones en 2023. Wall va a llevarse un pastizal y no sabemos que equipos le gustaría darlo. Pero aquí os dejamos tres opciones.

John Wall a los Phoenix Suns: Los de Arizona se prometían como una de las sorpresas positivas de la temporada, con talentos como Booker, Jackson o el número uno del draft Deandre Ayton daba la sensación de que este era su año para volver a playoffs. Pero un mal inicio y la falta de bases en el equipo hace pensar en que busquen un traspaso. La llegada de Wall aportaría experiencia, defensa y calidad en ese puesto. La combinación con Booker en perímetro y Ayton en pick and roll sería fantástica.

Los que saldrían a Washington serían Trevor Ariza y Josh Jackson. El primero daría experiencia y liberaría 15 millones en verano, mientras que Jackson sería un jugador potencial a desarrollar, y tendría el balón para crear que le falta en Phoenix. Este traspaso tendría que darse a partir del 15 de diciembre debido a la restricción de los recién firmados a traspasarlos justo despues (caso Ariza).

John Wall a los Orlando Magic: Caso parecido al anterior respecto al puesto de base donde tienen grandes carencias, pero con mejor ánimo ya que están compitiendo y viendo el nivel de la conferencia este tendrían posibilidades para entrar en playoffs. Lo mismo que he dicho en Phoenix lo puedo argumentar aquí respecto a lo que puede aportar Wall.

Respecto a lo que iría a Washington, los jugadores sería Nikola Vucevic y Jonathan Isaac. Los dos son jugadores prescindibles, el primero debido a la apuesta de la franquicia por Mo Bamba y el segundo por su juego, no encaja tanto en el puesto de tres y si en el de cuatro donde ya esta Aarron Gordon como pieza principal. Estos dos jugadores aportarían calidad y potencial a unos Wizards necesitados de las dos cosas.

John Wall a Miami Heat: Opción interesante para las dos partes. Todos conocemos como es Pat Riley en la gerencia. Tener siempre un proyecto competitivo, nunca tankear y a ser posible que la plantilla este plagada de all stars. Ahí es donde entra John Wall, un jugador que en forma es top tres bases de su conferencia y top 5 de la NBA. Para el formado en Ketucky sería un nuevo comienzo en una ciudad con más mercado y con un equipo donde sería la estrella absoluta y no habría guerra de egos. Respecto a su estado físico tampoco lo vería un problema, Spoelstra es conocido por sacar todo el potencial físico a sus jugadores y ponerlos en forma, igual que hacía Riley como coach. Recordemos las palabras de James Johnson alero de los Heat “le tengo que pedir perdón a mi mujer por como me ha visto físicamente antes de llegar aquí” alegando del buen estado físico que se encuentra ahora en los Heat.

El traspaso de Wall sería por Goran Dragic, Bam Adebayo y una segunda ronda. El primero serviría para competir y ser la segunda espada de Beal en el equipo, el joven pívot sería una pieza potencial interesante en una posición que ha sido el quebradero de cabeza de los Wizards en los últimos años y la segunda ronda puede ser aprovechable para un joven tapado del draft .

Otras opciones: Spurs, Jazz o Lakers.

 

Pasamos a Bradley Beal que seguramente sea la pieza más apetecible del big three. Contractualmente gana 25 kilos esta temporada, 27 en 2020 y 28 en 2021, que viendo tanto su nivel como algunos contratos de jugadores está bien pagado. Además han salidos informaciones de que el propio escolta habría pedido el traspaso como indica el tweet. Veamos que opciones tiene Beal.

Bradley Beal a Charlotte Hornets: Es el equipo que ha hecho público su interés de conseguir a un jugador de los Wizards. Concretamente a la segunda espada del equipo. Jordan sabe que para mantener a Kemba Walker necesita rodearlo de buenos jugadores y atraer estrellas. Beal con Walker formarían el combo guard más atractivo de la conferencia este, con similitudes varias con la pareja Lillard McCollum.

La oferta para conseguir a Beal constaría de un paquete donde entraría el escolta y Tomas Satoransky por Malik Monk, Jeremy Lamb y Michael-Kidd Gilchrist. Un activo de futuro y dos piezas competitivas a corto plazo que acaban contrato esta temporada, con lo que en verano se liberarían 21 millones en salarios.

Bradley Beal a New York Knicks: Nueva York nos ha tenido acostumbrados a este tipo de movimientos en los últimos años. Llevan varias temporadas sin pisar playoff y en la gran manzana hay bastante impaciencia con el proyecto del equipo. Además está la comentada opción de la posible llegada de Kevin Durant en verano por lo que conseguir piezas atractivas para atraer a la estrella de los Warriors es clave y Beal es una de esas piezas.

El traspaso constaría del propio Beal por Tim Hardaway Jr, Mario Hezonja y una ronda protegida de 2020. Con esto Wizards conseguiría a un jugador que puede ocupar el rol de segunda espada de perímetro, un hombree para el banquillo y una ronda a futuro que depende de la protección puede ser muy interesante para construir a futuro.

Bradley Beal a los Ángeles Clippers: Tras la marcha de Griffin han dejado dudas con su proyecto aunque en este inicio de temporada están sorprendiendo. Además Beal se encontraría nuevamente con Gortat, uno de los que le apoyaba en el vestuario en su “guerra” con John Wall. En los ángeles sería más valorado debido al mercado y también sería la primera espada del equipo. Pieza que necesita LA.

El traspaso constaría de Beal, Kelly Oubre por Avery Bradley y Danilo Gallinari. Clippers aparte de su jugador franquicia conseguiría un joven prometedor para el puesto de alero y Washington dos veteranos para competir en estos momentos de la temporada que daría defensa y tiro al proyecto.

Otras opciones: Los Ángeles Lakers, Minnesota Timberwolves, Philadelphia Sixers.

 

Para finalizar vayamos con Otto Porter, la dudosa tercera espada de D.C. Y digo dudosa porque si bien es cierto que su cuantioso contrato es de estrella principal (26 millones está temporada, 27 en 2020 y 28 en 2021) su rendimiento no está para nada justificado con su salario. Es un buen 3&D pero también,el jugador mejor pagado de sus características. Es un contrato muy difícil de mover pero aquí os damos algunos equipos que estarían interesados en sus servicios.

Otto Porter a Sacramento Kings: Los californianos ya mostraron interés en hacerse con sus servicios en el verano que fue agente libre. Incluso propusieron una oferta pero la descartaron poco después al firmar a George Hill y Zach Randolph. Los Kings viendo que no tienen pick este año quieren competir y para ello tienen que reforzar el puesto de alero donde es un quebradero de cabeza para Dave Joerge. Porter te solucionaría el problema en las alas además de ser efectivo en el rol de 3&D que actualmente no tienen los de Sacramento. Su contrato no es un problema, la franquicia tiene margen salarial para adquirirlo y su finalización coincide con la renovación de piezas importantes como De'Arron Fox y Marvin Bagley.

El traspaso constaría de Porter por Zach Randolph, Justin Jackson y Skal Libissiere. Un veterano que liberas 12 millones en verano y dos jóvenes para desarrollar.

Otto Porter a Brooklyn Nets: Caso parecido al de los Kings, los Nets mostraron interes por el alero. Es más el contrato que tiene actualmente Porter es de los Nets. Solo que Washington Wizards decidió igualar la oferta para retenerlo. Existen precedentes de que la actual gerencia Nets consiga de una manera u otra a los jugadores fijados. Allen Crabbe es un caso parecido, hicieron una oferta, Portland la igualó y al año siguiente Brooklyn consiguió al escolta vía traspaso. Con Porter puede pasar igual. Además Nets quiere competir y sin Levert van a necesitar tiros, principalmente desde el perímetro por lo que la llegada del pick nº3 del draft de 2013 les viene bien.

El traspaso constaría de la marcha de Porter y Jason Smith a Brooklyn por DeMarre Carroll y Kenneth Faried. Dos jugadores validos para la rotación y que en 2019 liberas 25 millones ya que son expirings.

Otto Porter a los Cleveland Cavaliers: El tercero en discordia de estos pretendientes es un equipo que está en plena crisis de identidad desde la marcha de Lebron James. En plena reconstrucción, los de Ohio necesitan liberarse de veteranos y adquirir piezas jóvenes, por lo que Porter encajaría allí. Salarialmente no hay problema, Cleveland va a estar varios años en el abismo del tanking y la agencia libre no será el punto fuerte de los Cavs.

En este traspaso Porter y una ronda protegida se marcharían a Ohio por Kevin Love y Sam Dekker. Lo que sería una declaración de intenciones de ambos equipos. Cavs en construir a largo plazo y Wizards en ganar.

Otras opciones: New Orleans Pelicans, Utah Jazz y Portland Trail Blazers.

Otto Porter Full Highlights 2018.11.24 Wizards vs Pelicans - 29 Pts, 7 Rebs, 4 Asts! | FreeDawkins

Veremos como se mueven los Washington Wizards, si deciden mantener su proyecto o darle un pequeño cambio de tuerca, solo el tiempo nos dirá en que está pensando su GM, Ernie Grunfeld.

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 9 meses
#contenidos: 
75
#Comentarios: 
223
Total lecturas: 
237,570

Comentarios

En ningún sitio he visto la opción mas divertida según mi punto vista.
Enviar a Bradley Beal y Oubre Jr a los Bucks a cambio de Bledsoe + Middleton.

¿Quién ganaría en este cambio?

Para mi Wizards, solo por el mero hecho que de esos 4 jugadores el único que tiene contrato asegurado para próximas temporadas es Beal.

Tanto Middleton, como Bledsoe, como Oubre acaban contrato en verano.