Solapas principales

Andorra empieza el Playoff con derrota; Cáceres asalta el Pazo. KNET, hundido en Playout

  • Saltó la sorpresa en Andorra. El noveno clasificado ha tumbado al equipo que lideró la fase regular casi al completo
  • Lucentum Alicante y Palencia Baloncesto han sido los únicos que han podido hacer valer el factor cancha, tanto en Playoff como en Playout

RESULTADOS PLAY-OFF 1/4:

B.C. River Andorra - Leyma Natura Coruña81-88
Lucentum Alicante - Lobe Huesca73-59
Palencia Baloncesto - Força Lleida Club Esportiu96-90
C.B. Breogán Lugo - Cáceres Patrimonio Humanidad88-95

 

PLAY-OUT:

KNET - Club Ourense Baloncesto57-74

 

Han empezado las eliminatorias por el ascenso a la Liga Endesa y, como era de esperar, las primeras sorpresas no se han hecho de rogar. Leyma Natura Coruña ha dado una de las grandes campanadas de la temporada al imponerse en la pista de un River Andorra que hace apenas una semana perdía el billete directo hacia la máxima categoría. Los del Principado han acusado el golpe y la etiqueta de favorito se ha convertido en un peso difícil de llevar. Todo lo contrario que los de Antonio Herrera, sin ninguna presión tras estar inmersos hace un mes en la lucha por evitar la última plaza. Otro resultado inesperado ha sido el triunfo del Cáceres Patrimonio de la Humanidad en la cancha del Breogán de Lugo. Los de Carlos Frade han revertido el factor cancha con un nivel de acierto excepcional y han demostrado que su fobia a los partidos a domicilio ha quedado más que desterrada. Cumplieron los pronósticos Lucentum Alicante y Palencia Baloncesto ante Lobe Huesca y Força Lleida. No sin sufrir, especialmente los palentinos que necesitaron un parcial de 17-0 para remontar una gran actuación de los de Joaquín Prado. A diferencia del que tuvo lugar en el Centro de Tecnificación, fue un partido de claro color ofensivo.

No sólo en la lucha por el ascenso se han producido resultados impensables, también en el Playout. Un Ourense Baloncesto mucho más mentalizado no ha dado opción al KNET en su propia cancha y da un paso muy importante hacia la permanencia. Preocupante dinámica de los riojanos, que parecen haber perdido el alma en las últimas semanas.

 

B.C. RIVER ANDORRA - LEYMA NATURA CORUÑA: 81-88 (0-1)

El Leyma Coruña sorprende al gran favorito y se pone por delante en el play-off

Antonio Herrera aún recuerda ese play-off que se le escapó en el último partido contra el River Andorra cuando entrenaba al Promobys Tíjola. Sonríe cuando alguien se lo recuerda. Una sonrisa de resignación, pero que guarda un cierto sabor a venganza en el fondo. El entrenador andaluz le puso las cosas bien difíciles a los andorranos con su defensa al límite y está vez con el Leyma Coruña sorprendió a todos ofreciendo en el primer aliento una defensa zonal alternativa que ahogó a los de Joan Peñarroya. El River Andorra no limpió suficientemente su mente y el equipo mostró que lo de Burgos fue más que una derrota. Fue así.

p10208212b-2bc25c325b2pia.jpg

Lucas y Flis lluiten per guanyar la posició (Foto: River Andorra)
La puesta en escena de inicio fue mala. La defensa gallega fue de manual. Un grupo cohesionado. Todos defendían y como siempre en el deporte las sensaciones son las que dictaminan muchas veces hacía donde van los partidos. La sensación del River Andorra y la de su entrenador era que este no seria su partido. Desacierto y precipitación y una defensa sin intensidad que permitía anotar fácil a los de Antonio Herrera. Quién encontró un filón fue Pablo Almazán con ocho puntos de los 12 que anotó su equipo. El parcial fue de 7 a 12, pero un triple de Dani Pérez empató el partido. Los andorranos siempre fueron por detrás en el marcador y sus arreones eran más propios de la calidad de sus jugadores que de sus méritos de equipo. La respuesta desde el exterior llegó de Edu Hernández-Sonseca (12  a 15) y otro de Marcos Suka-Umu (12 a 18). La calidad de Dani Pérez pusó el 15 a 18 con un triple en el último segundo del primer cuarto. Era el tercer triple del base catalán y daba vida a un conjunto andorrano muy exigido por la defensa zonal de los de Herrera.

En el inicio del segundo cuarto, Marcos Suka-Umu envió un mensaje con un triple nada más empezar (15 a 21) y Edu Hernández-Sonseca se iba del partido con su segunda falta. El momento del River llegó pero no lograba ponerse por delante en el marcador con un triple de Flis y un 2+1 de Maresch ya que Coruña respondía bien a cada canasta andorrana. A cuatro minutos del descanso, los de Joan Peñarroya, con mucho corazón se pusieron por primera vez por delante en el marcador con un triple de Thomas Schreiner (31 a 30). Un 2+1 de Pablo Sánchez y dos puntos de Schreiner dieron la máxima diferencia en el marcador a los andorranos hasta el momento (36 a 32). Antonio Herrera no quería que se le fuese el partido y pidió tiempo muerto a dos minutos del descanso. Los jugadores cogieron el mensaje del entrenador a la primera con un 0 a 5 para dejar un 36 a 37. La tercera a Edu Hernández-Sonseca era la peor noticia y un palmeo de Justin Safford sobre la bocina dejaba un 38 a 37 en el descanso.

En la reanudación, el River Andorra subió el tono defensivo y también mejoró en el aspecto ofensivo cargando mucho en el juego exterior con triples de Marc Blanch, David Guardia –noticia- y de Dmitry Flis. Eso sí, Coruña seguía en el partido con un juego colectivo digno de mención. Marcos Suka-Umu puso su carácter y personalidad al servicio del equipo y Coruña demostraba que se quería llevar este partido (60 a 62). En el último cuarto, la clave fue el parcial de 0 a 10 que llegó en un momento importante ya que en una misma jugada los de Joan Peñarroya anotaron cinco puntos. Fue con un triple de Flis y una falta pitada sobre Marc Blanch. Con el 69 a 64, el Leyma Coruña no se arrugó y fue a por el partido con dos triples consecutivos de Jonathan Kale y de Xavi López que redondearon un parcial de 0 a 10 (69 a 74).

El River sacó de su chistera la muñeca de Flis y la genialidad de Dani Pérez –que jugada en los dos puntos que dejaron el 73 a 74. Espectacular-. A cuatro minutos del final, los árbitros pitaron una intencionada a Edu Hernández-Sonseca. Ni su paso por la ACB con grandes galones le dan crédito. Los de Peñarroya se situaron a 2’40” con un 75 a 74, pero Suka-Umu clavó un triple por tablero con el final de la posesión. En el siguiente ataque Flis empató, aún así, Asier Zengotitabengoa –el compañero de Leo Messi en La Masia- anotó otro triple matador (77 a 80). Marc Blanch quiso emular a Zengotita y falló. Después Dani Pérez erró una entrada y el River veía como se le iba el primer partido del play-off. Hasta los árbitros pitaron una falta muy dudosa, con 77 a 80 en el marcador, de Marc Blanch sobre Zengotitabengoa. Quedaban 1’10” y al River le pudo la maldita ansiedad. Mientras el Coruña se llevaba el primer partido. En Coruña ganan un partido más… o no…

LA CLAVE: Los 34 rebotes para los gallegos y los 14 para los andorranos. Dicen los entrenadores en épocas de mini que el rebote es cuestión de actitud. Ayer, el Coruña le puso más ímpetu. La zona alternativa de Herrera también fue decisiva en el devenir del partido. El River, o mejora, o su gran temporada tendrá un borrón.

B.C. RIVER ANDORRA: Dani Pérez (15), Maresch (3), Pablo Sánchez (7), Safford (4) y Moncasi (1) –cinco inicial- Wright (9), Hampl (2), David Guardia (3), Flis (21), Schreiner (7) y Marc Blanch (9).

LEYMA NATURA CORUÑA: Xavi López (5), Asier Zengotitabengoa (17), Pablo Almazán (16), Cory Johnson (0) y Kale (15) –cinco inicial- Raúl Lázaro (2), Ángel Hernández (0), Javi Román (2), Javi Lucas (4), Edu Hernández-Sonseca (5) y Marcos Suka-Umu (22).

Parciales: 15-18, 23-19, 22-25, 21-26.

Crónica: Víctor Duaso

LUCENTUM ALICANTE - LOBE HUESCA: 73-59 (1-0)

El Lucentum hace valer su calidad ante un guerrero Lobe Huesca

Lucentum Alicante golpeó primero en su eliminatoria ante Lobe Huesca y se lleva la primera batalla de lo que promete ser una serie muy intensa y dura, tal y como ha demostrado hoy un Huesca que ha sabido plantear bien el partido, aunque ha acabado sucumbiendo ante un enorme tercer periodo del equipo alicantino.

05.jpg

Huertas vuela hacia el aro (Foto: Fco. Jose Martínez)
Lobe Huesca comenzó el partido planteando una presión a toda cancha para intentar dificultar e incomodar el juego del Lucentum. Lo consiguió. Además, comenzó dominando el rebote y corriendo muy bien el contraataque, lo que permitía al equipo de Costa adquirir las primeras ventajas con las acciones de Cebular y Éric Sánchez. Perelló sorprendió dejando a Coppenrath en el banquillo y poniendo a Middleton de titular y el veteranísimo norteamericano fue el mejor de su equipo en el primer periodo. El 13-19 al descanso reflejaba a la perfección la gran puesta en escena del Lobe Huesca.

En el segundo periodo el Lucentum apretó las tuercas en defensa, pero seguía incómodo en ataque. Esa buena labor defensiva, que mantenía anulado a Samuels, permitió a Lucentum ir recortando diferencias e incluso conseguir las primeras ventajas en el luminoso (25-20) tras un parcial 12-1.

La intensidad de Lobe Huesca supuso que Samuels y Cebular se cargaran pronto de personales y tuvieran que tener más descanso del previsto. A pesar de ello, sus recambios seguían con la presión y conseguían neutralizar a un Coppenrath que solo pudo lanzar una vez a canasta en la primera mitad. Al descanso se llegaba con un 29-30 y con un partido fluyendo al ritmo que quería Lobe Huesca.

Tras el descanso el Lucentum encontró el acierto exterior que le había faltado en el primer periodo y conseguía perforar el aro desde el perímetro. La dirección de Rivero y el acierto de Bas elevaban las diferencias por encima de los diez puntos y obligaban a Costa a devolver a Samuels y Cebular a cancha. El mayor acierto exterior de Lucentum (5 triples en el tercer cuarto) obligaba a abrir la defensa oscense y ahí es donde Coppenrath hizo daño con 8 puntos en un tercer periodo que finalizaba 54-43.

El periodo definitivo comenzaba con Lobe Huesca manteniendo la misma dureza y presión que todo el partido. Haciendo defensas presionantes que acababan en zonales pero que el Lucentum rompía, hasta dos veces seguidas, con sendos triples de Huertas y Sàbat, dejando el partido casi cerrado con un 64-48 a falta de 4 minutos. Los minutos finales tuvieron poca historia y tal y como decía Pedro Rivero al finalizar el encuentro: “el domingo toca otra guerra”.

LA CLAVE: El tercer periodo del Lucentum. Tras una primera mitad en la que Lobe Huesca impuso su ritmo y consiguió sellar el ataque alicantino, fue tras el descanso cuando apareció la calidad del perímetro de Lucentum y abrió unas diferencias que ya no pudo recortar el equipo oscense.

LUCENTUM ALICANTE: Rivero (6), Bas (9), Green (6), Middleton (11), Rejón (3) -cinco inicial- Astilleros (-), Huertas (14), Sàbat (8), Fernández (4), Llorca (3), Gómez (-).

LOBE HUESCA: Sánchez (12), Cebular (8), Romero (3), Samuels (8), Krusic (6) -cinco inicial- Abouo (3), Gatell (2), Lafuente (-), Costa (7), Pukis (2).

Parciales: 13-19, 16-11, 25-13, 19-16.

Crónica: Ramón Juan (@lucentumblog)

PALENCIA BALONCESTO - FORÇA LLEIDA CLUB ESPORTIU: 96-90 (1-0)

Palencia remonta con un 17-0 en el último cuarto y lidera la serie

El Força Lleida Club Esportiu ha dejado escapar en el Pabellón Marta Domínguez una victoria que parecía encarrilada y ha terminado cediendo el primer punto de la eliminatoria (96-90). Ambos equipos han ofrecido un baloncesto de gran nivel ofensivo y más deficiente en las transiciones defensivas, aunque con los de Prado siempre por delante. Unos minutos fatídicos para los visitantes en el último cuarto han enloquecido a la afición palentina, que ha disfrutado con la remontada de su equipo. El mejor de los de Lezcano, ¡cómo no!, ha sido Urko Otegui con 33 tantos de valoración.

brutalote.jpg

Bandoumel machaca el aro (Foto: Morpheus.es)
El Força Lleida salía a la cancha dispuesto a demostrar que va muy en serio en estos play-off y se adelantaba en el marcador de la mano de Pierre Oriola (2-4). Greg Mangano le secundaba con cuatro puntos y varios rebotes que certificaban el buen inicio de los de Joaquín Prado. Palencia se encontraba tensionado en la cancha y los visitantes, con un triple de James Johnson, pronto mandaban por siete (6-13). La aparición de Sergi Pino era un nuevo motivo para el primer tiempo muerto de la noche por parte del técnico local (10-19). La salida a cancha de Alfredo Ott se convertía en un parcial de 5-0 para los palentinos que recortaban distancias gracias a sus puntos y los de Durley. No obstante, un auténtico triplazo de Calegari sobre la bocina del primer cuarto establecía un 19-26 que hacía justícia al buen arranque de los leridanos.

Cinco puntos consecutivos de Pino, con un triple y uno de sus habituales coast to coast, daban al Força Lleida una máxima renta de diez puntos. Duraba poco, pues Alfredo Ott se mostraba muy acertado y de tres en tres colocaba al Palencia a sólo dos puntos del conjunto catalán (32-34). Dominic Calegari respondía también desde el triple, distancia desde la que Fornas empataba la contienda (37-37). De nuevo replicaba un Calegari On Fire, pero Lleida hacía aguas en las transiciones defensivas, lo que propiciaba canastas demasiado fáciles del conjunto local. James Johnson, uno de los más despistados atrás, dejaba su lugar en cancha al vinculado Gerard Sevillano, que tuvo que jugar más de dos minutos por las bajas de Feliu y Sutina. Un tiro libre de Calegari dejaba a los visitantes con un tanto de ventaja al descanso (48-49). Recital ofensivo de ambos equipos ante unas defensas impropias de un partido de play-off.

Tras el paso por los vestuarios, de nuevo era el Força Lleida quién salía con las ideas más claras. Oriola y Mangano volvían a romper la igualdad del electrónico. Este último se convertía en un auténtico dolor de cabeza para los interiores rivales y disparaba a los de Prado hasta un ilusionante 52-61. Pronto sería Urko Otegui, no obstante, el que se convertiría en una auténtica pesadilla. En este caso, para la pareja interior del Força Lleida que sería incapaz de pararle. El MVP nacional de la competición respondía a todas las embestidas visitantes e iba reduciendo paulatinamente las distancias (64-66). Triples de Pino y Simeón daban aire a los del Segrià, que cerraban el tercer asalto con buenas sensaciones (68-74).

Otegui y Fornas suprimían gran parte de la ventaja del Força Lleida en apenas 50 segundos (72-74). No habían dicho su última palabra los de Joaquín Prado, pues Bandoumel enmundecía el Marta Domínguez con un brutal alley-hoop (76-80). Fue el principio del fín para los visitantes. Un error clamoroso del colegiado Uruñuela invalidaba otra canasta del pívot canadiense del Lleida y Otegui empataba la contienda acto seguido. Ott le robaba la cartera a Dani Rodríguez y remontaba el partido ante un adversario que acusó el golpe de forma desmedida. Sin soluciones desde el banquillo. Todo lo que antes le entraba a los chicos de Joaquín Prado ahora ya no lo hacía, mientras Urko Otegui y Durley anotaban prácticamente a placer. Este último se encaraba con Mangano tras anotar el 88-80 que casi sentenciaba el partido, en una acción saldada con una doble técnica. Ni el obligado tiempo muerto de Prado pudo cortar la empanada leridana. 17-0 en cuatro minutos. Desastroso final para un buen partido del Força Lleida en una cancha complicadísima. Los dos triples que Dani Rodríguez anotó a la desesperada no sirvieron para inquietar a un Palencia Baloncesto que festejó por todo lo alto (96-90) su primer triunfo en unos play-off de ascenso a la Liga Endesa. El domingo, más.

LA CLAVE: El parcial de 17-0 que tuvo lugar en el último cuarto. Minutos mágicos de un Palencia que, aupado por el público del Marta Domínguez, derrumbó el trabajo que habían realizado los de Joaquín Prado hasta el momento.

PALENCIA BALONCESTO: Bravo (23), Otegui (25), Garrido (4), Porzingis (0), Durley (12) -cinco inicial- Ott (15), Forcada (6), Salazar (0), Fornas (11).

FORÇA LLEIDA: Johnson (7), Rodríguez (11), Pino (17), Oriola (14), Mangano (14) -cinco inicial- Bandoumel (4), Simeón (4), Calegari (18), Sevillano (0).

Crónica: Marc Retamero Castelló

C.B. BREOGÁN LUGO - CÁCERES PATRIMONIO HUMANIDAD: 88-95 (0-1)

El colectivo del Cáceres y su banquillo se imponen a un Breogán menguante

El Cáceres se impuso a domicilio al Breogán y suma el primer punto de la eliminatoria de cuartos de final por el ascenso a la Liga ACB. El equipo entrenado por Carlos Frade, sexto clasificado en la liga regular, superó a los lucenses, quintos, gracias a su mejor juego colectivo, dirección, los puntos aportados por su banquillo y superando a su rival ampliamente en la faceta reboteadora. Ni rastro de la defensa del Breogán, la mejor del campeonato. Las torres breoganistas, Michel Diouf y Roeland Schaftenaar, estuvieron desaparecidas y apenas influyeron positivamente en el juego. Cáceres ganó un partido con porcentajes de acierto que superaron el 50 % de acierto en el total de tiros de campo y en lanzamientos triples. No puede el Breogán achacar la derrota, pues, en una noche desacertada, sino en su dificultad para imponer su ritmo de juego. Durante los primeros quince minutos, el encuentro fue dual, pero cuando los lucenses obtuvieron una ventaja de seis puntos en el segundo cuarto, el azucarillo celeste se disolvió. La afición buscó la remontada y Winchester se echó el equipo a las espaldas. Solo los aciertos libres, faceta donde los extremeños fueron el peor equipo durante la fase regular, sirvieron para limar diferencias. Insuficiente. Pero el domingo quizá se escriba otro relato.

taponazodelopez.jpg

Espectacular tapón de López sobre Winchester (Foto: Manuel A. Fernández)
Los primeros compases los abría el ala-pívot Antonio Miguel Peña haciendo valer su agilidad y elasticidad respecto a sus pares. Cuatro puntos consecutivos inauguraban el marcador. El acierto comenzó a ser una constante en ambos equipos. Eso sí, el Breogán anotó sus tres primeras canastas en sendos triples firmados por Leonavicius, en dos ocasiones, y Winchester. Los lucenses comenzaban demostrando su motivación ante un Pazo que esperaba revivir noches no tan lejanas. Apenas se cometían errores en el lanzamiento. Un mate de espaldas de Diouf y una suspensión de tres metros del propio senegalés en sus dos únicas canastas del partido colocaban el 17-14 en el luminoso. Una jugada de libro y pizarra del Breogán protagonizada velozmente por Navajas, con asistencia magnífica de Ogirri para el mate de Manu Gómez servía de epílogo al primer cuarto (21-17).

Un mate de Álex Navajas y una penetración rematada por Leonavicius después de una excelente circulación breoganista desarrollaba un parcial de 8-0 a favor del Breogán (25-17). El escolta lituano sumaba ya diez puntos. Fue ahí cuando apareció la muñeca y la velocidad, sí, la velocidad de Pedro Robles provocando interminables carreras de sus marcadores para frenarlo. Parece una ofensa que un jugador de su clase haya anunciado su retirada. Una canasta de cuatro metros y un triplazo suyo reducían la ventaja (27-22). Segundos después, Anthony Winchester anotaba un triple. Nada hacía presagiar la hecatombe. La segunda unidad del Cáceres realizaba acto de presencia. Richard Nguema decía aquí estoy yo y Cáceres pisaba fuerte. El tempo del partido lo portaban las camisetas verdinegras. Parcial de 0-7 y Cáceres se colocaba por encima. Un triple de ocho metros de Edu Martínez adelantaba a los lucenses. Respondía Braydon Hobbs. Poco después, otro triple de Hobbs. En los lucenses, eran los mejores minutos de Schaftenaar, quien apenas se abrió como en él es habitual. Tenía demasiado trabajo en la pintura ante las escasas intervenciones de Diouf. Leyó bien el holandés esa coyuntura, pero su trabajó no surtió efecto. Una penetración del escolta Álex López con tiro adicional colocaba a los de Frade con cuatro puntos de ventaja (39-43). Leonavicius encaraba la canasta como si no amase la vida y se colgaba violentamente del aro. Otra penetración cacereña, en este caso de Zane Johnson, volvía a abrir la brecha a cuatro. Ogirri, quien mejor movió el balón en el conjunto breoganista en toda la noche, anotaba un triple afortunado a tabla sobre la bocina. 44-45 al descanso. Los ataques imponiéndose a las defensas. El corazón en un puño. El espectáculo del baloncesto.

En la segunda mitad, sin más focos para defender que Winchester, el Cáceres impuso su rodillo colectivo. Ipso facto, triplazo de Pedro Robles, asistencia del madrileño a Olaseyi Ashaolu y ventaja de 51-59. Sudor frío en el Breogán. Seis puntos sin fallo desde el tiro libre de modo consecutivo metían a los lucenses otra vez en la batalla. Una asistencia de Ogirri a Manu Gómez era anotada por el gallego con tiro adicional. Parcial de 9-0 y los gallegos por delante. Resucitaron y el Cáceres los devolvió a la tumba. Álex López anotaba un triple y una penetración. Acto seguido, triple de Hobbs (59-67). Golpe psicológico brutal al Breogán.

Lisardo Gómez decidía mover ficha e introducía tres novedades en el quinteto para los últimos diez minutos. El entrenador lucense, fiel a un cinco de inicio continuamente, metía en pista a Ogirri, Edu Martínez y Navajas. Apostaba claramente por el acierto exterior. El problema del Breogán no estaba en ataque, notable durante todo el partido, sino en el ritmo y la defensa. El Cáceres circulaba y las ayudas breoganistas eran insuficientes. Conseguían tiros librados y su moral se acrecentaba. Solo varias técnicas y el acierto lucense en los tiros libres albergaban esperanzas a los gallegos. El Breogán se colocaba a seis, pero los de Carlos Frade parecían tener elegido siempre el momento del guión para estirar la goma: parcial de 0-7 y ventaja de trece puntos. El partido estaba en su bolsillo, aunque remontadas más difíciles habían visto las gradas del Pazo. Una antideportiva y técnica a Robles cooperaban con el Breogán, que se colocaba a siete. Winchester disputaba su partido dentro de un enfrentamiento de cinco contra cinco. Le fue bien, no así al Breogán. Admirable la capacidad del estadounidense para nunca darse por derrotado. Sus compañeros no le acompañaron en el reto. Nguema anotaba desde el 6,75 y ponía a los extremeños con una docena de colchón. Minutos de remontada abortada y Braydon conocía el camino del 4,60. No le tembló la mano. Tres triples de Ogirri y Winchester (dos) cerraban el partido.

El domingo a las siete de la tarde, segundo envite. Cáceres se coloca 0-1, obtiene el factor cancha y jugará sin presión. El principal rival del Cáceres es la afición local, escéptica a la decepción, fiel incluso sin argumentos.

LA CLAVE: El mejor juego colectivo de Cáceres y su circulación de balón. Todos influyeron en el juego y el banquillo fue decisivo en la victoria (47 puntos de los verdinegros por 25 de los lucenses). El conjunto de Carlos Frade fue capaz de sobreponerse a una ventaja de seis puntos favorable al Breogán para sacar a los lucenses del partido. Los cacereños consiguieron secar a Michel Diouf, bastión interior del Breogán por el que pasan todos los intereses lucenses en defensa y ataque. Roeland Schaftenaar estuvo decepcionante y no continuó la dinámica ascendente de los encuentros precedentes. Pese a los extraordinarios porcentajes en tiros de campo (53 % en tiros de campo de Breogán y 58 % del Cáceres), fueron los segundos quienes jugaron su partido. Además, ganaron ampliamente en el rebote (32 rechaces por 20 gallegos) en un partido, gracias a semejante catarata de acierto, con pocas segundas opciones. Los primeros quince minutos fueron duales con superioridad ligera del Breogán con Leonavicius y Ogirri al frente del barco, pero a partir de su mayor ventaja en el partido (+6), desapareció la práctica totalidad. Solo limaron diferencias desde el tiro libre. Winchester siguió buscando con ahínco el aro rival, pero nadie le acompañó ni él se dejó acompañar. Mención aparte a Roberto Morentin, ex breoganista, uno de esos jugadores que interpretan el baloncesto desde las alturas: siete asistencias. Más que la mayoría de bases de la categoría sumando dos o incluso tres encuentros. La sabiduría de un boina verde.

C.B. BREOGÁN LUGO: Cobos (3), Winchester (31), Leonavicius (15), Diouf (4), Schaftenaar (10) -cinco inicial- Ogirri (6), Álex Navajas (5), Manu Gómez (6), Edu Martínez (8), Bortolussi (0), Erik Quintela (0).

CÁCERES PATRIMONIO HUMANIDAD: Richard Nguema (12), Pedro Robles (15), Antonio Miguel Peña (8), Joshua Duinker (4), Morentin (9) -cinco inicial- José Antonio Medina (0), Álex López (8), Zane Johnson Jr (7), Braydon Hobbs (19), Olaseyi Ashaolu (13), Miguel Lorenzo (0).

Parciales: 22-16, 22-29, 19-23, 25-27.

Crónica: Millán Gómez (@millangomez)

KNET - CLUB OURENSE BALONCESTO: 57-74 (0-1)

El COB golpea primero a un mal KNET

El KNET arrancó con mal pie el Play Out, con una dura derrota en el Palacio ante Ourense Baloncesto, que adelanta a los gallegos en la serie y les trasvasa el factor pista. Una vez más, la falta de acierto lastró totalmente a un equipo riojano más metido en defensa e intenso hasta que la distancia fue inapelable. Tocará seguir peleando a partir de mañana domingo, de nuevo en el Palacio.

clavijo-ourense-web.jpg

Quique Suárez, de los pocos que se salvó (Foto: CB Clavijo)
Empezó bien el Knet, con una cara distinta, centrado e intenso, para mandar (10-4) con los triples de Quique Suárez y Galarreta. Situación efímera porque en la pintura propia, Ourense no sufría sus errores gracias a un amplio dominio del rebote. Primero en segundas opciones, y luego mejorando su confianza, los visitantes fueron estructurando un parcial de 0-10, con los triples letales de Kedzo (10 puntos en el cuarto). La tímida reacción de Mesa y Quique no apagó los fuegos ourensanos, pues un triple de Gibbs sobre la bocina cerraba un mal primer cuarto para el Knet (15-23).

Con Borja Arévalo en la dirección y Mejeris en la zona, el Knet mejoró el tono en el segundo cuarto, donde los killers Gibbs y Barbour capitalizaban el intercambio de golpes (19-29). Cinco puntos consecutivos de Joan Tomàs acercaban al Knet (28-33, minuto 15), que no rentabilizaba la fase de errores visitantes, con Kedzo en el banquillo. Múgica hacía del balcánico y luego este volvía a poner a los suyos en la decena (30-40, minuto 19). En el momento de las jugadas preparadas, Úriz anotaba desde media distancia y Gibbs, de nuevo sobre la bocina, mandaba el partido al descanso con un triple espectacular (32-43). Victoria parcial de un COB que había anotado seis de cada diez tiros, incluyendo los triples.

La vuelta de vestuarios no fue mejor: la primera canasta de Úriz tuvo un 0-7 por respuesta, con un mate brutal de Ogide sobre un Knet descompuesto (34-50, minuto 24). La decadencia local se acentuó aún más, sin capacidad para la anotación: una leve reacción a cargo de Mejeris y Úriz (40-54), estéril ante un cómodo Ourense sin Barbour ni Gibbs, aprovechando una y otra vez los despistes defensivos locales (42-62). Este parcial fue la condena para un mal Knet, sin el mínimo acierto (salvo leves destellos del voluntarioso Quique Suárez) para propiciar una reacción en el último cuarto. Lo positivo es que cada partido pone el contador a cero, y la serie solo acaba de empezar. El domingo: segundo asalto.

LA CLAVE: Un Ourense mucho más mentalizado, centrado en lo que se estaba jugando y sin ninguna compasión por un rival que atraviesa su peor momento de la temporada en el momento más importante de la misma. Desde el primer cuarto dominó el COB con buenas ventajas y el KNET nunca dio la sensación de estar capacitado para levantar la situación.

KNET: Úriz (8), Suárez (12), Galarreta (10), Mesa (6), Serna -cinco inicial- Mejeris (6), Arévalo (3), Herrero, Javi Mesa, Guirao, Busma (3).

CLUB OURENSE BALONCESTO: Mena (2), Barbour, Julio González (3), Kedzo (19), Ogide (15) -cinco inicial- Rai López (4), Serrano (4), Gibbs (13), Múgica (5), Movilla (6), Alfonso Sánchez (3).

Parciales: 15-23, 17-20, 10-19, 15-12.

Crónica: Dpto. de comunicación CB Clavijo

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 3 meses
#Contenidos: 
501
Visitas: 
2,569,516
Comentarios: 
2,384

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar