Solapas principales

El poderío australiano puede con las ganas checas y serán el rival de España en semis

  • Patty Mills fue el hombre del partido con 24 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias

Australia será la rival de España en semifinales tras vencer a la República Checa en cuartos de final, 82-70, en un partido en el que Patty Mills fue el más destacado del encuentro con una actuación de 24 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias.

1.Siempre controlando el partido. Australia fue la dueña del encuentro. Los checos marcaron el ritmo en la primera parte, pero los australianos daban la sensación de saber lo que hacían y así lo demostraron a partir del tercer cuarto, cuando cogieron las riendas definitivamente y no dieron opción a su rival a ponerse por delante. Fueron dueños del rebote ofensivo y obtuvieron más robos. Eran ellos los que anotaban primero y obligaban a los checos a igualar lo que hacían. Mientras ellos anotaron 14 puntos de segunda oportunidad, República Checa solo 2.

2. El segundo cuarto. Este fue el momento donde se rompió el partido. La República Checa empezó mejor con la buena efectividad de Bohacik, pero Australia no les dejaría volver a realizar eso. Tras algunos fallos de tiro de los checos, los australianos no perdonaron y se fueron en solo dos minutos a más de dos puntos de distancia. Fuera de frenar su anotación, la ventaja aumentaba, y República Checa no sabía como parar la avalancha de su rival, que en ese momento demostró ser superior. Esa distancia abierta sería insalvable en lo que quedaba de encuentro.

3.Aguantar hasta el final. A pesar de que no pudieron desarrollar su juego y que en la segunda parte Australia demostró ser superior, los checos no dejaron que su rival se fuera a más de veinte puntos y siempre se aferraron al partido, esperando un momento de debilidad de su rival, que lejos de la realidad, nunca llegó. Llegaron a estar a 17 puntos de diferencia, y con la efectividad de Auda y Satoransky, terminaron a solo 12 puntos. Y eso en un partido en el que Hruban solo anotó 2 puntos y Ondrej Balvin no anotó ni un solo punto, siendo el hombre alto de referencia. Les faltó mayor regularidad en el encuentro, pero las ganas estuvieron, y terminan así un mundial histórico para ellos.

Empezó con igualdad el partido. Bohacik salió con ganas y anotó 4 puntos consecutivos que pronto fueron respondidos por el acierto en el triple de Australia y la conexión Ingles-Mills. Pero Patrick Auda evitó que su rival fuera más y con una buena efectividad en el tiro empató el encuentro que se había puesto 13-8. Los últimos minutos fueron muy equitativos y un intercambio de canastas que acabó en un empate a 17 puntos.

En los primeros minutos del segundo cuarto, ambos equipos bajaron la intensidad ofensiva, y la igualdad seguía presente en el partido. Satoransky y Dellavedova fueron los protagonistas de cada selección. Australia se ponía a más cinco de distancia a falta de poco para ir al descanso, pero los checos pudieron recortar para irse solo tres puntos por debajo, 33-30. Ya en esa primera mitad destacaban los que fueron los dos nombres del partido: Patty Mills, quien ya había anotado 16 puntos, y Patrick Auda, que llevaba 13 puntos.

Al igual que sucediera al inicio del partido, Bohacik animó con su acierto a que su selección cogiera las riendas, y Satoransky lo entendió a la perfección, ya que desde el triple empató el encuentro a 41. Pero a raíz de ahí llegaron los fallos, y Australia lo supo aprovechar. En solo dos minutos en los que la efectividad ofensiva de los checos fue nula, los australianos hicieron diez puntos con los que rompería el partido. Entraban los nervios por no saber como parar a su rival por parte de los checos, y Australia, lejos de relajarse, seguía a lo suyo, con Mills y Goulding como principales anotadores desde la línea de tres puntos.

A pesar de la distancia cogida en el tercer cuarto, y aunque Australia seguía por delante, los checos no se fueron del partido, y seguían anotando para buscar un cambio. Llegaron a acercarse a siete puntos, pero Australia no se debilitaba y mantenía una regularidad ofensiva que les permitió controlar el partido. Tres triples consecutivos de Auda y Satoransky no hacían perder la fe a la República Checa, Patty Mills seguía a lo suyo y Australia se llevó el encuentro 82-70.

Con esta victoria, Australia jugará las semifinales ante España el viernes, mientras la República Checa se verá las caras ante Polonia por el 5-8 puesto, en el que también están Estados Unidos y Serbia.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 9 meses
#contenidos: 
121
#Comentarios: 
141
Total lecturas: 
276,183