Solapas principales

Iberostar Tenerife recupera el liderato de la BCL ante un flojo Gaziantep (65-88)

  • Otro buen partido de Aaron White

En busca del liderato (momentáneamente) perdido. Así, al encuentro de sus propias arcas afrontaba Iberostar Tenerife la enésima salida a tierras lejanas en esta BCL que tanto le pone. Después de la derrota de la semana pasada ante media selección checa, tocaba hacer lo mismo que el bohemio equipo de Nymburk. Suerte que en las últimas jugadas de aquel enfrentamiento salvaron los muchachos aurinegros el average particular. Cierto es también que, con los cambios en el sistema de esta, aún en ciernes competición, bastante menos importa eso de ocupar la pole position del grupo antes de la llegada de los play offs. Que se lo digan eso a Vidorreta.

Y para reencontrarse con ese cajón de privilegio, tocaba visita hoy al Gaziantep turco, hundido en esta competencia y en las medianías de su doméstica tabla, con toda su ristra de viejos conocidos; que si el ex entrenador Markovic, que si Buva, que si Jelovac, Vasiliauskas…o un Drew Carwford que se está saliendo este año en tierras otomanas. Y para empezar, Aaron White en el quinteto titular, seguramente el que más y mejor aproveche estos partidos de entre semana que queden hasta play offs.

El partido tenía tanto de trascendente como espectadores había en la grada. No para Vidorreta, claro: 0-8 de parcial para empezar a marcar distancias desde atrás. Como toda la vida, vamos. En cambio, se venían arriba los turcos para igualar parciales y ponerse por delante: 9-8 min. 7. La pareja fantástica lo arreglaba pronto para obligar a Markovic a la primera parada. Se venían las rotaciones y se enfriaba más la cosa. Para todos menos para Shermadini, que vencía a la bocina para dejar la primera pausa en 14-20 a pesar del 1/8 en triples.

La irrupción del pequeño y buen jugador Ogut permitía a los de blanco volver a recuperar la delantera en el marcador al inicio del segundo cuarto. Pronto lo arreglaba Gio, poniéndose las botas con un partido perfecto, al que se sumaban cinco puntos seguidos de Aaron White. Un triple de Dani Díez sobre la quinta asistencia ya de Marcelinho marcaba ya las primeras distancias serias: 26-36 min. 25. Se desataba por fin Iberostar Tenerife, en busca de aquellas arcas pérdidas. Se ponía el alero madrileño en diez puntos, navegando como nadie la línea de fondo. Apenas Buva ponía algo de oposición, ante los gritos de enfado del técnico vizcaíno, casi lo único que se oía ya en el pabellón. Aprovechándolo todo el de Bilbao, dibujaba jugadas nuevas en su playbook para dejar la primera parte en un meridiano ya 30-45 y las arcas ya casi recuperadas.

Un 0-5 de vuelta de las cabinas redondeaba la ventaja en +20 (30-50). Los gorros de Akyel y sus vanidosas caras posteriores eran ya casi lo único que oponía Gaziantep.

La manita de Salin descosía aún más la cosa con su tercer triple y la diferencia se disparaba al +25. Se lo permitía ya todo Iberostar Tenerife, con pases de farolitos y de todos los colores, lo que hacía enfadar a los dueños de la cancha, con rifi-rafes y protestas de trajes y corbatas. Apenas aprovechaban sin embargo los canarios los calientes baños turcos con sus constantes fallos desde la línea del solitario. Todo lo calmaba Marcelinho con su decimotercera asistencia en forma de truco o trato, ante el completo desbarajuste arbitral: 46-69 y todo sentenciado ya.

Se venían los diez minutos finales para incrementar el basurero de la intrascendencia, esta vez sí, ante un ya relajado Vidorreta. No podía ser de otra manera, con los contraataques de 3x0 que armaba su equipo. Sólo quedaba por ver en cuanto quedaba la renta, cuanto jugarían Guerra o Cabrera, los records de asistencias. El quinto triple de Salin sobre la decimoquinta asistencia de Marcelinho ponía un 50-76 con todavía seis minutos largos por jugar. Sólo la cojera de Salin preocupaba ya. Igualaba records el mago paulista, regalando esta vez la canasta a un descontento Fran Guerra, al que Akyel y su ímpetu le rompían la boca. Se llenaba finalmente el basurero en 65-88 final y aquellas arcas recuperadas casi antes de buscarlas. Qué más le dará eso a Txus Vidorreta.

Tarde de regalos: Hasta 17. Hasta ahí llegó la clase de magia de hoy. Una entrada gratis para el espectáculo del truco o trato que plantea Marcelinho Huertas en cada partido, en cada jugada. Con la sabiduría del que todo en esto lo ha jugado ya, el paulista repartía sin tino cada uno de esos pases de canasta ante la indulgencia, eso sí, de una defensa turca, bastante poca cosa para las que ha visto el bueno de Marce por ahí. Lo acompañó con nueve puntitos, que podrían ser más de no ser por su generosidad o por lo que necesitaba el partido, que de eso también sabe mucho el #9 lagunero. Pero es que la partida de hoy estaba hecha para eso, para una tarde de regalos.

Ilustres veteranos: un roster de gente que las ha visto de todos los colores, pero que ya anda sobrada de años. Que si Jelovac, que si Buva, Vasiliauskas, Ogut. Demasiada carga para competir una liga que pretende afianzarse entre lo más granado del viejo continente. Sólo el descarado Akyel y sus 209 centímetros apenas aportaban algo de juventud, ante las pocas ganas de jugar de su estrella Crawford. Muy poca oposición de un equipo que por momentos, ni turco parecía. Demasiado poco competir con un terna de ilustres veteranos.

¿Un nuevo dúo dinámico?: si ya asusta la combinación Gio-Marce, qué me dicen si a esto le añadimos un cuatro abierto, tirador, con buen físico y que sabe moverse sin balón. Segundo partido de Aaron White y cifras clavadas al primero. 12 puntos y cinco rebotes para un jugador al que le vendrán ni que pintados estos partidos de intrascendencia pura para coger el ritmo de sus compañeros. Difícil se antoja defender a una dupla interior formada por Shermadini (20 puntos hoy) y el penúltimo milagro de Aniano. Puede que estemos ante el nacimiento de un nuevo dúo dinámico vestido de aurinegro.  

Sobre el autor

Antiguedad: 
3 años 3 días
#contenidos: 
143
#Comentarios: 
651
Total lecturas: 
335,617