Solapas principales

Iberostar Tenerife se trae un empate en la ida de cuartos ante Asvel Villeurbanne (62-62)

  • Doornekamp, Grigonis y la defensa dejan todo para el Santiago Martín

Una canasta. Ni eso, un tiro libre. Esto es lo que separa ahora mismo a Iberostar Tenerife de certificar un nuevo episodio en esta quimérica temporada que está desarrollando el equipo canarista. Un solo pasito, un punto más que su rival en el próximo partido. Es lo único que necesita. El empate conseguido en el Astroballe de Villeurbanne en la noche de hoy pone el sueño al alcance del Santiago Martín en la vuelta de la eliminatoria de cuartos de final de la BCL. En una temporada ya histórica para Iberostar Tenerife marcada por los hitos de la nueva participación copera, siendo líder actual de la Liga Endesa y jugando los cuartos de final de una competición europea casi cuarenta años después, el 62-62 final de hoy da la oportunidad para ese billete a la Final Four. ¡Una Final Four! ¡El equipo que hace casi veinte partía desde la nada en la Liga EBA!   

Por supuesto, no lo tendrá fácil el equipo lagunero. Asvel Villeurbanne propondrá el próximo miércoles la misma intensidad defensiva, el mismo poderío físico y aún más ritmo si cabe del que propuso, desató y administró ante sus más de 5.500 aficionados. Ante esas aptitudes, los de Txus Vidorreta tendrán que exponer otro de esos ejercicios defensivos de clinic a los que nos tienen acostumbrados, para frenar a los Hodges, Nelson y compañía.

Esto fue, más o menos, lo que planteó hoy el equipo local para intentar mantener su pista virgen de derrotas. A punto estuvo de conseguirlo, en otro de esos grandes hitos de este año, el equipo aurinegro, de no ser por el triple final de Dragovic que ponía el inusual resultado de empate definitivo.

Para llegar hasta ahí, Iberostar Tenerife tuvo que soportar los empujes ofensivos desde el poste bajo durante los primeros minutos de Watkins y el reaparecido Kahudi, que avisaban del listón físico que querían proponer los galos. Desde el otro lado, una característica típica de los tinerfeños este año; el acierto exterior. Tres triples y tres tiros libres por otro lanzamiento desde más allá del arco, daban las primeras ventajas a los visitantes. Dos libres más de White ponían la máxima ventaja y un marcador de 8-16 a 1:51 del final del primer cuarto. Ante la gran defensa, una vez más, de Rodrigo San Miguel sobre la estrella Hodges, aparecían actores secundarios como el francés Lang para igualar el encuentro mediado el segundo cuarto.

Thunderous one-handed flush by Doornekamp!

Por mucho físico que expusiera Asvel, la rotación de balón característica de Iberostar Tenerife fluía de nuevo, aunque los tiros liberados desde el exterior no terminaban de entrar. Hodges, con su única canasta en juego, ponía por delante a su equipo, para que Nico Richotti devolviera la ventaja a los suyos con una penetración característica e irse al descanso dos arriba (30-32).

El tercer cuarto vivió los peores minutos visitantes. El despertar de Hodge, el relevo de Nelson y los triples de Dragovic, los primeros de su equipo ante el 0/7 al descanso, daban la máxima ventaja a los locales (52-45) justo con la bocina de final del periodo. Sólo Grigonis con 8 puntos casi seguidos conseguía contrarrestar el cada vez más alto nivel físico y defensivo del conjunto presidido por Tony Parker.

No es Iberostar Tenerife un equipo que se descomponga con facilidad. Al contrario, su gran trabajo detrás y su amplia rotación de jugadores implicados, son tantos y tan buenos en esta temporada, que mucho hay que remar y trabajar para doblegarlos. Con sólo un minuto jugado del cuarto definitivo, JD Jackson se veía obligado a pedir un tiempo muerto porque los aurinegros tocaban de nuevo a la puerta con un 0-6 de parcial del que Abromaitis era parte responsable.

ASVEL Lyon-Villeurbanne v Iberostar Tenerife - Highlights - Basketball Champions League

De ahí al final, un nuevo ejercicio de despropósito técnico arbitral, habitual por desgracia en esta novel competición, hacía que sólo se sumara desde el tiro libre, después de que Davin White empatara el partido con un triple. Una segunda e incomprensible técnica a Grigonis por flopping al intentar parar una penetración a izquierdas del zurdo Hodges y dos libres más de Dragovic ponían cinco peligrosos puntos de delantera a los locales, pero Abromaitis, con otro triple volvía a empatar en el último minuto y gastar una nueva vida canarista. Incluso un 2+1 también muy discutible desde un punto de vista técnico de Grigonis amenazaba la castidad de la cancha francesa, hasta que el serbio Dragovic anotaba aquel triple ya mencionado y ponía el quimérico empate final. Eso, una quimera, que esperemos ver en el Santiago Martín la próxima semana. Una utopía al alcance de una canasta. Ni eso, de un tiro libre. 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 8 meses
#Contenidos: 
143
Visitas: 
374,417
Comentarios: 
651

Comentarios

Con un arbitraje como el de ayer de "hogareño" para la vuelta, me conformo. Dragovic, Hodge y algún otro habrán acabado afónicos, de tanto largar con los del silbato...

El partido fue más o menos lo esperado: trabado, áspero, duro, muy físico y con un equipo local aúpado por sus seguidores. Si se trasloca tal cual a la vuelta, debería poderse pasar de ronda. Creo que somos superiores, aunque obviamente habrá que demostrarlo.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar