Solapas principales

Nueva victoria aplastante de Iberostar Tenerife en la BCL (92-59)

  • Muchas rotaciones canaristas

Se viene la última cita en el Santiago Martín de los partidos de entre semana. Por ahora, claro. Rinden visita los letones de Riga, últimos en la clasificación del grupo, con una sola victoria en toda esta aventura europea. Rival más que propicio para continuar con esa estéril, o no, lucha por el liderato de grupo con los checos de Nymburk. Para seguir también tanteando jugadas del libro de juego en ese banco de pruebas en el que se convierten estos partidos y que hacen sacar después todo lo bueno durante el fin de semana. Para continuar dosificando una plantilla cada vez más larga, cada vez más entonada. Casi en el mejor momento de la temporada. Esperando ya a los primeros títulos que enfilan un mes de febrero que puede ser historia, aquí y en Málaga. Casi nada.

Como no podía ser de otra manera, homenaje de inicio a la gran tragedia del baloncesto mundial, antes de empezar las pruebas. Suerte que las leyendas nunca mueren. Honraba también Marcelinho a su ex compañero, con nueve puntos seguidos de inicio. No se le ocurriría a Kobe mejor ofrenda. El ataque letón había hecho apenas cuatro puntos en los primeros cinco minutos. El casi ya típico triple de Aaron White lo mandaba todo a parar ya en modo temprano: 16-4 min. 6.  Cumplidos los tributos, se sentaba ya Huertas. Llegaban por fin los letones al partido haciendo lo de siempre, tirar bien de tres y con las apariciones también de gente grande como Krajina para coser sus primeras heridas. El viejo conocido Blums coloreaba el marcador para dejarlo todo en 22-19 tras de la primera pausa.

Santi Yusta tomaba el relevo en lo de meter canastas en la reanudación. Tampoco es que el ritmo del partido le exigiera demasiado a su equipo. Se esmeraban los letones en pasarse balones a los pies, cuando volvía Marcelinho a la cancha. Un regalo con los que suele agraciar dejaba solo a Sasu Salin para su bandeja desde el 6,75 y poner una máxima en 34-21. El chorreo por aquel entonces era ya de escándalo. La diferencia picaba la veintena. Hasta Konate tenía minutos de nuevo, más fuera que dentro de las rotaciones últimamente. Se quedaba la cosa al descanso en 44-27 y toda una segunda parte para eso, para más pruebas.

Tras de las cabinas, clavaba Salin dos triples más, así como caminando, desde Finlandia, para superar la veintena de ventaja ya. Aaron White completaba la vuelta perfecta con un 2+1. Aquello no daba más de sí y todo se dedicaba ya al espectáculo. El clinic de tiro de Salin iba ya por un 6/8. Sacaba Konate defensa de reivindicación y muelles de mate para la máxima ventaja: 60-34 min. 25. El ex bético Thames era de lo poco salvable en los de negro. Hasta Fran Guerra aprovecha sus minutos hoy. Por aquel entonces el único titular era Dani Díez. Conseguía objetivos Vidorreta. El alero francés de Iberostar marcaba ya la treintena con un 2+1. Ni tirar podían desde Riga. Lundberg se gustaba para dejar la última pausa en 75-43 y llenar nuevamente el basurero de minutos de la intrascendencia, si no lo estaba ya de inicio.

De tres en tres seguían sumando los de casa, casi sin oposición, es sí, pero metiéndolos, que es lo que importaba. Que si Dani Díez, que si Konate, un 2+1 de Santi Yusta y la ventaja que buscaba una nueva etapa: 85-48. Volvía a jugar Álex Suárez, haciendo de la rotación completa. Apenas era Medford el que de vez en cuando anotaba, para disminuir la vergüenza de la cuarentena. Ya sólo era el último fondo de armario aurinegro el que jugaba. Se quedaba finalmente la última partida antes de play offs en 92-59. Cumplía metas Txus Vidorreta, a la espera de la historia, de Málaga y del domingo, que se viene el Barça. Casi nada. 

Unas muñecas afinadas: en su mejor momento de la temporada, no hace sino incorporar armas a su arsenal Iberostar Tenerife, cuando se vienen los primeros títulos, las finales, el primer pico de forma de la campaña. Un arma que para sí usara a las mil maravillas en anteriores añadas y que en éste había por momentos abandonado, a la luz de faros georgianos. Pero todo ello ha cambiado. La llegada de nuevas muñecas y la afinación de las que estaban han hecho que Iberostar Tenerife vuelva a tirar de fuera como nunca. Hoy, hasta seis jugadores anotaron desde la larga distancia. Y es que con la sabia de Marcelinho y los centímetros de Gio, vuelven para el Canarias las muñecas más afinadas.

Ni los extranjeros suman: un equipo desahuciado desde hace rato. Con once derrotas consecutivas, igualan rachas negativas, sin apenas aportar nada. Ni sus norteamericanos. Apenas con diez jugadores se presentaron. Sólo Medford o Thames se asomaron. De resto, casi ni sudaron. Eso, o la defensa canaria, claro. Sea lo que fuera, apenas 59 puntos y una sola victoria en su participación en la cuarta edición de la BCL. Y es que así es todo es más complicado.

En el subtrópico, ¡qué viva Finlandia!: es digno de ver cuando su muñeca toma temperatura. Como microondas. Y eso que viene desde tierras tan frías como las de Finlandia. Sus seis triples entre el cierra de la primera e inicio de la segunda parte aumentaron la temperatura de la siempre fría La Laguna. Quizás por eso se sienta mejor el finés que en Málaga. Veinte puntos de pura precisión, así, como si nada. Y es que en las gradas de La Hamburguesa ya gritan eso de ¡qué viva Finlandia!

Sobre el autor

Antiguedad: 
3 años 3 días
#contenidos: 
143
#Comentarios: 
651
Total lecturas: 
335,625