Solapas principales

Octavos de final BCL: Iberostar Tenerife vs Promitheas Patras

  • El equipo canario parte como favorito en la eliminatoria

PROMITHEAS PATRAS

Nombre usted, aficionado acérrimo al baloncesto, un equipo griego de postín, que no esté entre los opulentos Olympiacos o Panathinaikos de los puertos atenienses o los míticos ochenteros de Salónica, Aris o PAOK. Como si de un Saber y Ganar baloncestístico se tratara, la pregunta resultaría, al menos, complicada para todo aquel no ducho en la Ilíada griega del baloncesto.

Asomándose a esa abrochada élite, como queriendo discutir mareantes presupuestos desde el Peloponeso, el Promitheas Patras se deja ver por primera vez por entre las competiciones del viejo continente, apenas 30 años después de su fundación, justo cuando Galis o Fasoulas dominaban los míticos parqués europeos.  Después de una magnífica temporada nacional en la que acabara tercero la fase regular y se metiera en la mediática ronda de semifinales ante Olympiacos, los muchachos de Makis Giatras se ganaron el billete para disputar, por aquello de los dineros, la tercera competición europea en importancia.

Trayectoria

Y aquí helos ellos, disputando la ronda de octavos de final ante el primer vencedor de la competición, después de una cuarta plaza en su grupo y alguna victoria de relumbrón y farolitos como las conseguidas ante Besiktas o Strasbourg. Tan bien lo han hecho en su estreno más allá de la península que tuvieron reales opciones de quedar primeros de grupo al final de esta primera y larga ronda. La derrota final ante los lustrosos e históricos italianos de la Virtus de Bolonia les topa con el favorito Iberostar, pero ahí estarán los griegos de Patras, en busca de seguir dando pasitos en su historia, como hasta ahora.

Puntos fuertes y débiles

La familia: y no, no se trata de la sempiterna campaña de promoción del equipo aurinegro al que se enfrentan. Basados en una estructura que mima hasta la extenuación a su cantera, todo el que llega a Patras para jugar a baloncesto, ya sea por el puerto o el aeropuerto, es convertido a la familia. También los jugones estadounidenses, que los hay. Y muchos. Pero esta no es la prioridad del equipo. Sí lo es, en cambio, nutrirlo de una base sólida y consolidada que permita tener un roster equilibrado y una cartera compensada.

Promitheas Patras

El equipo, el principal valor del equipo de Patras

Se trata además de un equipo alegre, que juega un baloncesto atractivo que no renuncia a correr a base de su defensa agresiva en las líneas de pase y que es capaz de provocar más de ocho robos por partido a los ataques rivales. De esta manera, hacen los de blanco y naranja más de doce puntos a campo abierto.

El cuidado del rechace, también de los de su propio aro, es lo que más penaliza a este buen equipo griego. Apenas recoge 30 rebotes por encuentro, yéndosele por ahí muchos partidos que las manos de sus jugones y el buen hacer colectivo pudieran haber mejorado su balance final.

Jugadores destacados

Si bien la familia y el equipo en Patras es lo primero, hay una figura prominente que destaca por encima de todas las cosas en el juego griego. Y esa es la de Rion Brown. Máximo anotador y reboteador, sus muelles y condición física son capaces de cortar como cuchillo la mantequilla defensiva de cualquier entramado que se le ponga por delante. Que se lo digan a los franceses de Strasbourg a los que les clavó 30 puntos con un atinado 6/10 en triples. Su muñeca no está tan afilada como sus piernas, lo cual no quiere decir que deba San Miguel o quien le defienda pasarle los bloqueos de tercer o cuarto defensor. Su 37% de acierto y sus rachas interminables no lo aconsejan.

image.jpg

Rion Brown, máximo anotador y reboteador de este Promitheas Patras

Tony Meier pasa por ser el escudero perfecto de Brown. Ese ala-pivot abierto, de esos que llaman modernos, que hace más pop que rol y que es capaz de acumular un 50% de acierto desde la línea de tres puntos. Presenta este blanco tirador de la UWM un nada despreciable 55,7% acierto en tiros de campo, que sin embargo, se contrarresta con su ínfima aportación en el rebote. Le gusta poco el enganche al bueno de Tony.

La manija de todo este éxito sin cheques la lleva Nikos Gkikas, un base que compartió años de formación con los Antetokoumpo y que ahora al oeste griego ve compensados todos sus esfuerzos por triunfar en su país, después de su viaje forzoso por el Báltico. Con 5,3 asistencias por partido y un aceptable tiro exterior, Nikos dirige con tino la nave peloponesia.

IBEROSTAR TENERIFE

¿Otra vez campeón de Europa? Esta mítica frase de primero de marketing es la que anhela repetir el equipo de La Laguna. Instalado en la comodidad de una competición que le mima, ha vuelto a ganar su grupo, como lo hiciera en los dos años de vida de esta bisoña y, a veces, exótica, BCL.

Claro queda para las huestes de Félix Hernández y Aniano Cabrera que el matrimonio con Txus Vidorreta funciona. También en las segundas partes. La rentrée del técnico vasco a las latitudes subtrópicales le ha vuelto a sentar de fábula a Iberostar Tenerife, tanto dentro como fuera de sus fronteras (para ellos, lo de coger aviones está más que dominado).

Trayectoria

Otra liga regular sin muchas complicaciones para los aurinegros en esta BCL. Primeros de grupo con la solvencia que da la tercera competición en el continente, habían ya ratificado su plaza de honor con un par de jornadas por dilucidarse, palizas históricas de por medio. Tanto es así que Vidorreta ha aprovechado en muchas ocasiones los choques europeos como campo de pruebas para la liga doméstica. Algo así como un sparring perfecto que mantenga ese nivel competitivo del que tanto se habla ahora y que tan esencial parece para los niveles de la élite. Tal es así, que el jugador que más minutos ha disputado hasta ahora en la competición, el estadounidense Tim Abromaitis, acumula unos escasos 23 minutos de media por partido. Un 12-2 de balance final que atestigua la benevolencia europea y la solvencia canaria.

iberostar_tenerife.jpg

La "familia" de Iberostar Tenerife

Puntos fuertes y débiles

Sin defensa, no hay paraíso. Este mediático axioma lo inoculan los jugadores de Vidorreta como una premisa fundamental que ejecutan en cada enfrentamiento por muy débil que sea el rival. Que se lo digan a los checos de Opava a los que dejaron en 38 puntos en un récord histórico de la competición. Si a esto sumamos la forma que tienen los aurinegros de pasarse el balón, haciendo casi 22 asistencias por partido, se explica el porcentaje de acierto exterior total del equipo, la tercera parte de la triada de puntos fuertes que ha llevado a Iberostar Tenerife a ganarse un año más el cartel de favorito por esos lares del continente.

Otra característica ineludible en el éxito y en las veleidades a partes iguales es el dato de ser el equipo cuyo banquillo aporta más de la competición. Y es que aquí, las rotaciones hechas por el sabio Vidorreta han permitido compensar los pesados minutos de la Liga ACB para dar paso a jugadores con menos presencia nacional que han aprovechado con creces los partidos de entre semana.

En cambio, no cabe duda de que la inesperada baja de McFadden se hará notar en el ataque tinerfeño, toda vez que en los partidos en los que no entra el balón desde fuera, se les hace complicado sumar a los canarios. Suplida la baja con la vuelta de White, veremos hasta donde le llega la sabiduría y el esfuerzo de la doble competición y los viajes interminables a este Iberostar Tenerife, con la vista del todopoderoso Hapoel Tel Aviv en la recámara de los cuartos de final. Todo ello, con el permiso de la gente de Patras, claro.

Jugadores destacados

Otro dato significativo de la rotación infinita que ha utilizado Vidorreta en esta competición es el de que su máximo anotador aquí sea el madrileño Sebas Saiz. Sus once puntos y cinco rebotes por partido indican que al bravo jugador interior le van más los martes y los miércoles que los fines de semana. Todo ello para demostrar que no sólo desde la línea de tres vive y muere este Iberostar Tenerife, con Iverson y Abromaitis secundando a Saiz en el podio de máximos anotadores.

saiz.jpg

Sebas Saiz, máximo anotador de Iberostar Tenerife en la BCL

Pero claro, no debe hacerse un análisis que se precie del equipo que defiende La Hamburguesa sin nombrar a su todoterreno favorito. Y es que la temporada que se está marcando Javi Beirán no puede pasar desapercibida para nadie. Tampoco para Scariolo, claro. Si bien su rol no es tan necesario en esta competición, el hijo de José Manuel lo está bordando en todos los aspectos del juego, marcando el termómetro de un equipo que cada vez necesita más de su aportación para ganar.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 8 meses
#contenidos: 
123
#Comentarios: 
631
Total lecturas: 
294,508