Solapas principales

República Checa: el ejemplo de que el juego colectivo puede hacer grandes cosas

Los cuartos de final ya han llegado en esta Copa del Mundo FIBA China 2019, y lo que muchos decían que era un torneo que no estaba a la altura, tampoco está defraudando, pues la emoción no ha faltado en varios partidos. Ha habido selecciones que han rendido por debajo de lo esperado, como es el caso de Alemania, Rusia o Turquía, y también selecciones que han llegado más lejos de lo que se esperaba, como es el caso de Polonia y República Checa, que va a ser de la partida en estos cuartos de final en su primera participación en un mundial, y que han pasado a esta ronda realizando un buen baloncesto.

Hablamos en este artículo de la República Checa, no porque Polonia lo desmerezca, sino porque han conseguido llegar hasta cuartos en el que es su primer mundial, y se ha visto que no han venido a pasar el rato.

UNA HISTORIA RECIENTE

La selección checa es una selección joven si tenemos en cuenta que se creó tras la disolución del equipo checoslovaco al separarse República Checa de Eslovaquia. En 1993, se creó está selección que participaría en una competición internacional por primera vez en el Eurobasket de 1999, hace justo diez años.

Desde entonces, es un equipo que ha ido en lenta progresión. El baloncesto no es un deporte rey en el país, y no ha sido hasta la aparición de ‘jugadores estrella’ como Tomas Satoransky o Jan Vesely, cuando el baloncesto ha dado un paso adelante en la República Checa.

jan-vesely-republica-checa.jpg

Jan Vesely, el gran ausente de esta selección. Fuente: FIBA

Desde ese 1999 se han clasificado cuatro veces más en los Eurobasket. Participaron en el de 2007, 2013, 2015 y 2017, siendo su mejor resultado el quedar séptimos en la edición de 2015. Un hito que puede quedar ensombrecido con el resultado de este Mundial, algo inesperado.

EN LAS VENTANAS FIBA YA SORPRENDIERON

Para ganarse el participar por primera vez en un Mundial, República Checa hizo un buen torneo en las nuevas y polémicas Ventanas FIBA. En el caso de los checos les vino bien en este tipo de clasificación. En la primera fase de las ventanas quedaron encuadrados con Finlandia, Bulgaria e Islandia en el Grupo F, unos compañeros no muy complicados, pero en teoría Finlandia era la favorita.

Sin Markkanen y jugadores Euroliga, Finlandia no pudo con República Checa y fue una ‘pequeña’ sorpresa. Los checos solo cayeron derrotados en una ocasión por Islandia y solo por un punto (76-75) y se hicieron así con la primera posición del grupo y el pase a la siguiente fase.

En ella, tuvieron rivales más complicados. Francia, Rusia y Bosnia se cruzaban en el camino. Pero no lo hicieron mal. Cayeron derrotados solo en tres ocasiones y ganaron otros tres partidos. Ganaron a Bosnia los dos enfrentamientos, y vencieron uno a Rusia, en un partido en el que participaron las dos ‘estrellas’ de la selección checa: Satoransky y Vesely. Con estos resultados, el mundial les abrió las puertas por primera vez.

HISTÓRICO MUNDIAL

Siendo su primer mundial, la República Checa se presentaba en China en un grupo nada fácil. Encuadrado en el grupo E junto a Estados Unidos, Turquía y Japón, previsiblemente las opciones eran pocas.

Comenzaron su participación con la gran favorita, Estados Unidos, y aunque cayeron derrotados, la victoria no fue tan abultada como se esperaba. Pero con la primera victoria, llegó la confianza y el buen juego. Ganaron fácil a Japón, y luego se jugaron la segunda plaza ante Turquía, que venía de casi vencer a USA.

Esa bajada de moral de Turquía chocó con las esperanzas checas, que aprovecharon para realizar un buen partido y conquistar la segunda posición del grupo que les hacia pasar a la siguiente ronda.

image_4.jpg

Jaromir Bohacik. Fuente: FIBA

Está claro que pasar de la primera ronda para los checos ya era una gran hazaña, pero no se quedaron ahí. En el grupo K de segunda ronda, posiblemente cayeron en el más complicado de todos, pero salieron de ahí. Victoria inesperada ante Brasil, y derrota por solo siete puntos ante Grecia, que debía obtener más puntos al contar con las mismas victorias que checos y brasileños.

Y así, se han metido en cuartos de final en su primera participación en mundial. Hoy, miércoles 11 de septiembre se enfrentan a Australia. Puede ser el bonito final de un histórico mundial o un capítulo más.

NO SOLO SATORANSKY

¿Dónde reside el éxito de República Checa? Sin duda, en su efectivo juego colectivo. Se presentaban a este mundial con su gran estrella NBA, Tomas Satoransky, y muchos veían solo en su dependencia en él, su éxito. Sin su otra estrella y hombre alto, Jan Vesely, poco más se presagiaba que podían ofrecer, pero nos equivocamos.

Aunque Tomas Satoransky es el líder de esta selección y de momento el jugador más valorado con 21,2 de valoración y que promedia 15’2 puntos y 6 rebotes, sus compañeros tampoco se quedan atrás.

Jaromir Bohacik es el máximo anotador del equipo, con un promedio de 17’4 puntos. En la pintura destaca Ondrej Balvin, jugador del Bilbao Basket, y que promedia en este mundial 10’4 puntos, 9’4 rebotes para un 17’4 de valoración. Vojtech Hruban y Blake Schilb son los tiradores, con 11’2 puntos de media para el primero, y 9’8 puntos para el otro, que se lesionó ante Brasil y al que se le echó de menos en el juego checo ante Grecia. Para completar las buenas actuaciones está Patrick Auda, ex jugador de Manresa, que promedia 10’6 puntos.

czech1.jpg

Fuente: FIBA

La regularidad y el buen entendimiento en la pista de todos ellos, han hecho que hagan historia en su primera participación, y que no se haya echado tanto de menos a un grandísimo jugador como Jan Vesely. Eso sí, aunque muchos seguro que se han preguntado lo que podría haber pasado con él en el equipo. Nunca lo sabremos, lo que sí sabemos es que República Checa está entre los ocho mejores del Mundial de China 2019 y se lo han ganado.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
105
#Comentarios: 
126
Total lecturas: 
233,658