Solapas principales

Analizando a Tyler Cavanaugh, rebote y muñeca para Iberostar Tenerife

Tras una buena temporada en la que el Iberostar Tenerife disputaba la Fase Final Excepcional, donde demostraba un gran nivel siendo capaz de doblegar a Joventut y Barça, los tinerfeños decidían intentar mejorar el bloque de la campaña pasada con adiciones de nivel, siendo la más importante de todas ellas, junto a la vuelta de Aaron Doornekamp, la llegada a la isla de Tyler Cavanaugh.

Cavanaugh es un jugador que llevaba mamando el deporte de la pelota naranja desde la propia cuna ya que su padre John fue jugador de Hamilton College que decidió hacer las maletas y cruzar el charco para jugar profesionalmente. Esto ayudó a que desde su más tierna infancia Tyler fuese un jugador destacado de este deporte, siendo finalista al premio de mejor jugador del estado de Nueva York en 2012, en su etapa en el instituto, lo que provocó que fuese reclutado por una universidad High Major como Wake Forest.

En Winston-Salem estuvo sus dos primeros cursos universitarios en los que comenzó de suplente y pese a que fue mejorando sus números según avanzaba la temporada, nunca llegó a sentirse a gusto ni a tener las responsabilidades que deseaba por lo que decidió solicitar el transfer y enrolarse en los Colonials de George Washington, dónde coincidió con otros jugadores con pasado reciente en España como Kevin Larsen, Paul Jorgensen o Patricio Garino, para estar otras dos temporadas en las que fue el jugador más importante de los capitalinos en esas temporadas, siendo incluido en el segundo mejor quinteto de la Atlantic 10 en ambas campañas y mejor jugador del NIT en la primera.

Tras terminar periodo universitario y no ser seleccionado en el draft, Cavanaugh decidió quedarse en Estados Unidos y probar suerte en el training camp de los Atlanta Hawks, con los que consiguió un two-way contract entre los de Atlanta y su afiliado en la G-League, los Erie BayHawks. Con la franquicia NBA disputó 33 partidos pero no tuvo mucha trascendencia mientras que en el afiliado tampoco fue capaz de mostrar su mejor nivel a pesar de tener un porcentaje superior al 45% de acierto en el lanzamiento de tres puntos, lo que provocó que en mayo fuese cortado.

La temporada siguiente intentó tener una segunda oportunidad en la mejor liga del mundo de la mano de Utah Jazz con los que consiguió otro two-way contract pero en esta ocasión apenas llegó a disputar un único encuentro con los del estado mormón, disputando el resto de la temporada con su afiliado, Salt Lake City Stars, en los que realizó grandes números al ser capaz de promediar casi 18 puntos y 8 rebotes.

Tras su etapa en Utah, el Alba Berlín de los españoles Himar Ojeda y Aito García Reneses llamó a su puerta y con los alemanes desembarcó en Europa como teórico suplente de Luke Sikma. Sin embargo, en el país alemán no llegó a encontrar su hueco y tuvo una media de 16 minutos en los que fue capaz de promediar más de 7 puntos y 3.5 rebotes que atrajeron a Iberostar Tenerife para intentar su fichaje, que sea un jugador importante en las filas aurinegras y que pueda dar un salto de calidad con el que demostrar su verdadero juego.

FORTALEZAS

Ambas posiciones interiores: A pesar de ser fichado para ocupar eminentemente el puesto de cuatro, Cavanaugh ha demostrado ser capaz de ocupar ambas posiciones interiores a lo largo de su carrera ya que su etapa universitaria la disputó mayoritariamente en la posición de center, mientras que en su salto a profesionales ha tenido que adaptarse a la de ala-pívot. Esto se pudo comprobar la pasada temporada a las órdenes de Aito García Reneses, en la que el técnico madrileño lo utilizó, según el partido, como recambio bien de Landry Nnoko o bien de Luke Sikma, por lo que le puede resultar muy útil a Txus Vidorreta en diversos esquemas al tener la capacidad para desempeñar diferentes situaciones.

tyler_cavanaugh.jpg

Tyler Cavanaugh llega a Tenerife del Alba Berlín | Foto: Euroleague

Rebote defensivo: Otra de las grandes características de Cavanaugh en lo que se refiere a su carrera ha sido la gran capacidad que tiene el de Syracuse para capturar rebotes en defensa, ya que une a su altura, un buen posicionamiento y el cerrar el rebote frente a su par. Esto conlleva que en cada uno de los equipos en los que ha jugado, obviando sus primeros dos años universitarios en Wake Forest, ha rondando el 20% en el porcentaje de rebotes defensivos capturados, un número muy elevado que lo ha situado la pasada temporada en cifras cercanas a las obtenidas por jugadores como Nikola Mirotic o Bojan Dubljevic, estando entre los 20 mejores jugadores de Euroliga en este aspecto.

Gran muñeca: A lo largo de su carrera, tanto en su etapa de college como en su posterior paso a profesionales, uno de las características más destacadas de Cavanaugh ha sido su lanzamiento ya que desde su llegada a George Washington no había bajado nunca del 40% de acierto en el lanzamiento de tres hasta la pasada campaña, ni en la propia universidad capitalina ni tampoco en los Erie BayHawks o los Salt Lake City Stars de la G-League.

Como acabamos de comentar, la temporada pasada cayeron sus porcentajes pero solo hasta un 37% de acierto en apenas 2.2 lanzamientos desde más allá del arco, lo que le otorga un potencial de mejora importante en el conjunto chicharrero ya que se espera que tenga mucha más posesión y lanzamientos, por lo que debería volver a acercarse a sus buenas cifras habituales.

Además, esta muñeca también la ha demostrado en el lanzamiento desde la línea de personal, demostrando ser un auténtico especialista desde esa distancia, promediando más de un 83% de acierto en las tres últimas temporadas, siendo especialmente destacado el 91% conseguido en la última.

DEBILIDADES

Faltas personales: Uno de los grandes problemas que ha tenido Cavanaugh en su paso por la capital germana ha sido la cantidad de faltas personales que ha realizado debido a su intensidad, ya que sufría en el poste ante pívots más físicos y ante exteriores más rápidos que él y que le ha llevado a promediar más de 5 faltas personales por 40 minutos. Esto ha provocado que no haya podido entrar en el ritmo del equipo de Aito ni tener continuidad en el mismo a pesar de tener un rol de suplente. Por ello, debe cambiar en su llegada al conjunto insular ya que se prevé que sea, no solo el jugador titular en la posición de ala-pívot, sino que debería ser uno de los puntales en la rotación de Txus Vidorreta.

Capacidades atléticas: Con una buena altura y peso para ocupar la posición de 4 e incluso la de 5 -2.06 metros y 109 kilos - en el viejo continente, Cavanaugh sufre al no ser un jugador muy destacado en lo que a condiciones atléticas se refiere ya que no es un jugador con un gran salto vertical ni con mucha velocidad ni tampoco con una musculatura que marque diferencias. Esto le puede costar tanto para defender a hombres más altos o físicos que él como a jugadores más rápidos que él y que lo encaren, pudiendo ser fuente de puntos para el rival.

Le cuesta coger ritmo: En la estancia en todos sus equipos, Cavanaugh siempre ha necesitado un período de adaptación amplio para demostrar su mejor nivel ya que en Wake Forest, en George Washington y en su paso por la G-League tuvo una segunda campaña mucho mejor que la primera. El problema viene en que en su paso a Europa se espera una adaptación más rápida y que el jugador pueda ser uno de los referentes de manera pronta, algo que no sucedió en su estancia en la capital germana y que le hizo perder minutos progresivamente y que, por tanto, deberá corregir en un conjunto como el tinerfeño en el que hay una gran cantidad de jugadores que podrían disputar sus minutos, como Sulejmanovic, Doornekamp o Dani Díez, estos dos últimos que pese a ser aleros, pueden ocupar el puesto de 4 abierto ocasional por condiciones.

Para terminar, aquí dejamos un vídeo con sus highlights de su temporada con los Salt Lake City Stars:

Tyler Cavanaugh 2018-19 highlights

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 10 meses
#contenidos: 
79
#Comentarios: 
109
Total lecturas: 
393,067