Solapas principales

Anthony Davis y Kemba Walker: Historia de contextos perdedores

  • Anthony Davis y NOLA una historia en la que la franquicia cometió los mismos fallos con su anterior estrella Chris Paul
  • Kemba Walker, un all star fuera del foco mediático por los resultados de su equipo

Una de las cosas que más se valoran en la NBA, es la cantidad de situaciones e historias que nos puede dejar la mejor liga del mundo. Ya se una carrera individual de superación ante la adversidad, o equipos que tras años de desierto encuentran un oasis,en forma de jugador y en ese pequeño paraje construyen estructuras fiables para dominar. ¿Os suena? Si , pero hoy no vengo a hablar de los Warriors. Hoy vengo a contar dos historias, dos contextos similares, estrellas que a pesar de su domino en la liga individualmente, sus equipos no consiguen levantar la cabeza por culpa de sus malos dirigentes. Lo más curioso de todo y que también mencionaré, es que estos dos hechos ya han tenido similitudes en el pasado con otros jugadores y otras franquicias, o la misma franquicia. Vamos a hablar de los casos de Anthony Davis y Kemba Walker y el porqué a pesar de su innegable talento, no han llegado a cotas altas en la NBA.

 

La ceja, un MVP sin premio.

Sin duda está siendo el nombre de la temporada, y no por su rendimiento, que está siendo espectacular todo hay que decirlo, sino por sus rumores de traspaso. Primero Celtics y ahora Lakers, son los que más interés están mostrando por un Davis que parece estar frustrado en cada partido que juega. Pero ¿Como se ha llegado a esta situación? Fácil, porque nunca se apostó en construir en torno al 23, sino en acompañarlo de veteranos contrastados. Ahora me explico.

“La ceja” llegó a la NBA como pick número 1 de 2012 sin discusión, a pesar que su temporada NCAA no brilló tanto como se esperaba, pero el potencial para dominar la liga era latente. El gran fallo de la gerencia de NOLA ha sido ser impacientes en sus transacciones. Había una base joven con Davis, Gordon, Anderson o Aminu. Pero en vez de apostar por construir poco a poco mediante picks de draft, decidieron apostar por jugadores contrastados. El ejemplo más claro es el traspaso que se hace en el draft de 2013, donde dan su pick número 6 a Philadelphia (que se convertiría en Nerlens Noel) a cambio de Jrue Holiday. Un Holiday que si bien estaba llamado a ser una de las estrellas y fue All Star en Philla, su historial de lesiones empezaba a preocupar.

Y esto nos lleva al segundo punto, las lesiones. Fichajes como el anteriormente comentado Holiday, Evans o incluso Cousins empezaron a tener ausencias y problemas recurrentes físico. A eso se unía los que ya había en plantilla como Gordon, Anderson o el propio Davis. Esta temporada también lo estamos viendo con Payton, o Mirotic. El caso es que jugadores que han tenido problemas de lesión en NOLA al cambiar de equipos han rendido a buen nivel y no se les ha visto problemas físicos. Gordon en su llegada a Houston fue sexto hombre del año e importante en Rockets. Mientras que Evans firmo su mejor temporada jugando para los Grizzlies después de marcharse de la franquicia de Luisiana. Algo hace sospechar que no es solo mala suerte sino que el cuerpo médico de la franquicia no debe ser bastante bueno en su trabajo.

En resumen, de las seis temporadas que ha estado Anthony Davis en la NBA, solo dos de ellas ha llegado a PO (octavos en 2015 y sextos en 2018) y su pico más alto han sido unas semifinales de conferencia. Aquí les dejo un hilo explicativo de Andrés Aragón sobre el asunto de la ceja.

 

La curiosidad de este caso radica en que la franquicia de New Orleans ya cometió el mismo fallo en el pasado con una estrella que iba a dominar la liga, si bien es cierto que había diferentes dirigentes, la historia es la misma, tanto en hechos como equipos interesados. Hablo del caso de Chris Paul en NOLA.

 

El calvario de CP3 en New Orleans.

chris-paul3.jpg

Chris Paul NOLA

Al igual que Davis, Chris Paul llegó a un equipo que estaba en reconstrucción y necesitaba un faro en el que guiarse a futuro. NOLA hizo con Paul operaciones similares a las que hizo con Davis. Rodearlo de veteranos y no confiar en los jóvenes del draft, mal desarrollo de sus elecciones. Y aunque algunas piezas veteranas eran interesantes como Chandler o Stojakovic, pero los resultados del equipo no dejaban el sabor de boca necesario, que era mínimo llegar a finales de conferencia. También tuvieron problemas de lesiones. Peterson, Stojakovic o el propio Paul tuvieron temporadas donde se perdieron bastantes partidos. Al final solo el base estrella y David West eran los únicos regulares del proyecto (como Davis y Holiday).

En 2011, saltó la bomba. El agente de CP3 pidió el traspaso de su estrella. En un principio a los Knicks, pero nUmerosos equipos se sumaron a la puja, viendo que con los contratos de Anthony y Stoudamire, los Knicks no podían aspirar al base.

Tras esto, 4 equipos mostraron interés en adquirir a Paul. Lakers, Clippers, Celtics y Warriors eran los 4 aspirantes con la franquicia oro & púrpura en cabeza. La historia que pasa a continuación os la sabéis todos. La NBA vetó el traspaso entre Lakers, Hornets y Rockets en el que dejaba a CP3 en California. Pero quiero pararme aquí para aclarar el punto. Los mandatarios pararon el traspaso porque actuaban de propietarios y GMs de la franquicia ya que en esos momentos NOLA no tenía un propietario y tenía que ser la liga la que hiciese dicho trabajo. Es como si dicha oferta no le convenciese al mánager general de turno y la rechazase, solo que la NBA hacia de GM. Después del revuelo el base se iba a los vecinos Clippers y a NOLA le tocaba reconstruir.

¿Ven las similitudes de los dos casos? Estrellas en un mismo equipo donde la franquicia no supo construir un entorno ganador alrededor de ellos. Frustrados, piden un traspaso y el destino que parece más apetecible o coge más fuerza es una franquicia exitosa con gran proyecto y con excelente mercado. Y curiosamente esa franquicia es penalizada por la NBA (ya sea con el veto en el caso Paul o posible tampering en el caso Davis). La historia de Paul, se repite con Davis.

Ahora hablemos de otro caso, con sus similitudes en el tiempo. La situación de Kemba Walker con los Charlotte Hornets.

 

un all star infravalorado por la situación del equipo

Que podemos decir de el 15 de los Hornets que no sepamos ya. Base con un gran talento para anotar y con un carácter que esta haciendo liderar a los de Charlotte en los últimos 5 años. Seguramente sin buscamos carrera NBA infravalorada en Google nos saldría el formado en Connecticut como primera opción.

Kemba ha tenido un gran problema en su carrera, y eso ha sido caer en una franquicia con dirigentes nefastos. Malas elecciones de draft en pick altos (Biyombo, MKG, Zeller o Vonleh), o mal desarrollo de talento, según el punto de vista que quieran ver. Y también la gerencia no ha estado muy acertada en la agencia libre sobrepagando jugadores (Batum o Marvin Williams).

Pero el punto que me hace contar esta historia llega justamente hace un año en enero de 2018. Cuando los Hornets, en busca de dar un giro a su situación deportiva, decidieron poner a Kemba Walker al mercado en busca de una gran oferta que gustase a la franquicia de North Carolina. El jugador se mostró incrédulo por la situación pero su respuesta fue clara, quería quedarse en Charlotte. Estaba 100% comprometido con la franquicia y la ciudad y este era su hogar. Al final, Kemba se quedó en Buzz City y en junio de 2018 los Hornets cambiaron de GM trayendo a el ex angelino Mitch Kupchak, donde su primera decisión era declarar a Kemba intransferible y hacer un equipo en torno a él. Veremos si es cierta dicha declaración, de momento parece que si, pero con la NBA nunca puedes descartar nada, y más cuando hablemos de su comparación histórica en cuanto a contexto.

En definitiva, en siete temporadas en la NBA, Kemba Walker solo ha llegado dos veces a los playoffs cayendo en primera ronda. Además en una conferencia como es la este que en los últimos años si lo comparamos con la competencia (el salvaje oeste), con un poco de talento en tu plantel es relativamente sencillo jugar la postemporada. Pero el talento de Kemba parece que se está desperdiciando, Charlotte no tiene un proyecto fiable y si no mueven fichas pronto seguirán siendo un equipo de medianía. Esta temporada parece que Hornets puede conseguir playoffs ya que a día que se escribe este texto están octavos, pero con récord negativo. Veremos que puede pasar con Charlotte los próximos días, ya que la estrella acaba contrato y para contentarlo hay que moverse trayendo buenos jugadores. Pero hablamos de su caso similar que ocurrió hace relativamente poco, concretamente 2 años. Hablo de DeMarcus Cousins y la situación que tuvo en los Sacramento Kings.

 

Mal proyecto y traición

dmc.jpg

Demarcus Cousins
DeMarcus Cousins ha brillado una vez más (Foto: SLAM Online)

Sacramento por el año 2010 tenía un futuro bastante interesante, con el nombrado ROY Tyreke Evans en la temporada anterior y la elección con el pick 5 de uno de los prospects más talentosos (y alocados) de ese draft como era DeMarcus Cousins. Pintaba un futuro prometedor pero con el paso de los años, se tomaron malas decisiones. Malos draft en puestos altos (Fredette, Robinson, McLemore o Stauskas) y malas decisiones en cuanto firmas y traspasos (Thornton, Salmons o la llegada de Rudy Gay). Esto hacia que Sacramento a pesar del talento de Cousins no llegara a luchar por los playoffs y se quedara en el limbo de ni entrar en postemporada pero tampoco conseguir picks altos en el draft.

Aún así Cousins siempre que le preguntaban si quería cambiar de equipo para ganar, contestaba que quería seguir en Sacramento y retirarse como “King”. Parecía que no iba a tener problemas en la continuidad hasta la llegada de Vlade Divac al puesto de Mánager General.

Porque desde su llegada, el serbio tenía claro reconstruir desde cero, solo que el propietario Vivek Ranadive, no le dejaba traspasar a la estrella.

Llegaba febrero de 2017 y las noticias que nos llegaban en Sacramento es que el formado en Kentucky estaba próximo a firmar una ampliación contractual con los Kings de 200 millones de dólares por 5 años. Pero en el all star de Nueva Orleans, Divac traspasó a la estrella de Sacramento a cambio de un paquete de jugadores y picks con Buddy Hield como activo más valioso. DeMarcus tomó el traspaso como una traición de los dirigentes de los Kings hacia él y en cada oportunidad que tenía no tardaba de criticarlos, pero solo a ellos dos, nunca lo hizo a sus compañeros, franquicia y aficionados. Manteniendo que quería seguir en Sacramento.

Varias coincidencias entre estos dos casos. Estrellas infravaloradas por estar en un mercado pequeño y proyectos que no funcionan. Jugadores muy comprometidos con la franquicia y comunidad. E intenciones de ser traspasados para dar un giro al proyecto, con uno lo consiguieron. Veremos si con Walker pasa lo mismo.

En definitiva, la historia se repite y estos dos curiosos casos son nombres importantes en esta trade deadline que se decide el 7 de febrero, veremos como se soluciona.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 5 meses
#contenidos: 
62
#Comentarios: 
205
Total lecturas: 
179,037