Cuando los dinosaurios dejaron de dominar la NBA

  • Shaquille O'Neal aterriza en la NBA en 1992. En su primer año ya forma parte de una prestigiosa manada que está a punto de desaparecer. Los siete pies están en peligro de extinción y la legión extranjera no acaba de remediar esta situación de extremo peligro. La continuidad de la especie dependerá de un afamado puñado de jóvenes
  • La gran esperanza negra se llama ahora Joel Embiid, el sucesor de Hakeem Olajuwon. Técnica y fuerza. Se nos antoja imparable, pero eso el tiempo lo dirá

postosuchus
El Postosuchus medía 6 metros de longitud y unos 2 metros de altura. No estaríamos hablando de un dinosaurio sino de un reptil, de un antecesor de los cocodrilos. Su hocico estaba bien adornado por hileras de afilados colmillos y su espalda presentaba un acorazado sistema de espinas y placas protectoras. Era el número uno entre los depredadores de finales del Triásico. Sus restos fueron encontrados en Texas, cerca de Post Cuarry, que le confiere la toponimia al nombre. Su presa preferida eran los Placerias, unos reptiles que serían antecedentes de futuros mamíferos que lograron sobrevivir hasta el Cretácico Inferior. Su tonelada de peso le impedía ser rápido, como tampoco lo era el Postosuchus, aunque éste era más listo y hacía uso de las emboscadas para darle caza.

No nos trasladaremos en este escrito a los albores de la NBA, a la noche de los tiempos. En aquel periodo inaugural de las grandes bestias ejercía su dominio el mayor Postosuchus, George Mikan, con origen en la tierra de los lagos, en un paraje caracterizado por sus inviernos crudos y glaciares. Tampoco hablaremos del Mesozoico, donde asistimos a un grandísimo duelo de saurópodos entre Wilt Chamberlain y Bill Russell. Ambos encabezaron una dinastía bien continuada por Elvin Hayes, Willis Reed, Moses Malone o Lew Alcindor, un Carnosaurio que prácticamente campó a sus anchas entre el Jurásico y el Cretácico. Curiosamente esta nueva era, la del máximo esplendor de los dinosaurios en la NBA, no es tan lejana como pueda parecer. Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que los grandes dinosauria dominaban las arenas de la NBA hasta que se sucedió la extinción. No fue una muerte súbita atribuible al impacto de un elemento rompedor. En esta lenta agonía algunas subespecies han dignificado a sus predecesores, pero la desaparición cada vez parece más inminente. Tal vez una nueva especie, procedente de otros lares ayude a repoblar el vacío existente.

Shaquille O'Neal

Shaquille O’Neal (2.16) llegaba a la NBA en la temporada 92-93. Promedió 24 puntos, 14 rebotes y 5.2 tapones en su tercer año como Tiger en LSU –el de su despedida. Número uno del draft, sin duda alguna; bendición para el equipo que le tocó la lotería, aquellos resultones Orlando Magic. No era un gigante en mitad de un desierto. Ni mucho menos. Shaq era una nueva mole en un gran bosque de sequoias. La industria de los siete pies –o más- funcionaba a pleno rendimiento. La regeneración no se detenía. Se vaticinó que aquel chico marcaría una parte de la historia de la NBA. No había dudas al respecto. Eso ya lo habían podido palpar los que entonces le seguían muy a distancia en sus años de comparecencia universitaria. El pívot de Newark unía su calidad a la de un grupo consistente de grandes dominadores de las zonas.

Cohabitó con otros de su especie; grandotes también, pero no exentos de calidad. Hakeem Olajuwon (2.13) seguía siendo un jugador dominante en los Rockets. También lo era David Robinson (2.18) en los Spurs, y Patrick Ewing (2.13) en los Knicks. Alonzo Mourning (2.08) –más pequeño en altura- era otra fuerza dominante que llegaba junto a O’Neal para intentar hacer grandes a los Hornets. Fue heredero de la impronta dejada por el jamaicano Ewing en Georgetown; continuador de la misma junto con el congoleño Dikembe Mutombo (2.18). Otro que ya empezó a dar lecciones defensivas desde su llegada a profesionales, una temporada antes. Como diría el conejo de la Warner…”todavía hay más”: Robert Parish (2.15) agotaría su útima temporada productiva en los Celtics; Ronny Seikaly (2.11) hacía grandes números en Miami; Brad Daugherty (2.13, Cavaliers) estaba en pleno apogeo numérico; Bill Cartwright (2.16) era pieza fundamental en los Bulls, numérica a parte; Rik Smits (2.24) aguantaba el tipo en los Pacers; el ex madridista Stanley Roberts (2.13) se había hecho un hueco en aquellos Fast Food Clippers en los que estaba John “Hot Plate” Williams, a posteriori un buen ACB player; buenos números también para Vlade Divac (2.16) en aquellos Lakers post show time entonces dominados en la ofensiva por el segundón Sedale Threatt…. 

También hubo saurópodos de menor empaque físico, desempeñando más que dignamente roles mayores: Sean Rooks (2.08), entonces novato, lucía como accidental pívot titular en aquellos desastrosos Mavericks ; Pervis Ellison (2.06) producía en los Bullets mientras le dejaban sus dolencias en los pies, y aguantaba Bill Laimbeer (2.10) en los Pistons, a una temporada de su retiro NBA… 

No todos los equipos tenían el privilegio de tener el centro de la zona bien acomodado. La especie se había expandido por casi todo el franquiciado aunque era imposible que cuajara en todos los asentamientos: Duane Causwell (2.13), en Sacramento, un lastrado Sam Bowie (2.16) en New Jersey, el dúo Koncak (2.13)-Breuer (2.20) en Atlanta como elevo de otro big, ‘Tree’ Rollins (2.16), el fallecido Alan Ogg (2.18) en los Bucks… La fauna autóctona era claramente dominante.

Incluso algunas de las especies foráneas (Olajuwon, Ewing, Mutombo, Smits) se fabricaron en territorio estadounidense. Sólo encontramos un extranjero genuino, con formación ciento por ciento europea. Llegado a los Lakers tras el aperturismo iniciado en los países de influencia soviética y después de ser seleccionado en el draft del 89. Al igual que Dino Radja, que debutaría más tarde. Supuso la avanzadilla entre los big man de allende los mares, secundando al búlgaro Glouchkov, primer jugador del otro lado del telón de acero en disputar la NBA. Descenso alarmante La cantera de la NCAA, la entonces gran fábrica inicia un descenso alarmante en la producción de buen material nativo. Entra en colisión un exacerbado mercantilismo que necesita un bing bang comercial, el expansionismo: marketing, merchandising…son los vocablos imperantes.

Shawn Bradley

Del infinito al menos allá

Los 2.28 de Shawn Bradley, número 2 del draft del 93 por los Sixers, no le sirvieron ni en el baloncesto NBA ni en el FIBA (recordémosle como integrante de la selección alemana). Quizás la apuesta más atractiva llegaría con el gigantesco Gheorghe Muresan (2.31), elegido por los Bullets en segunda ronda. Calidad y lesiones a partes iguales. Un año más tarde el draft presenta a Eric Montross como la elección más alta en cuanto a los siete pies se refiere (pick #9, Boston Celtics). Este pívot blanco aguerrido fue uno de los valores de los Tar Heels de la época, pero tuvo escaso impacto en la NBA. Asistimos a uno de los primeros grandes fiascos. Los Nets eligen a Yinka Dare (pick #16). 15 puntos, 10 rebotes y 2 tapones en George Washington son su principal aval. Eso y la falta de hombres grandes. El serbio Zeljko Rebraca (2.13) cerraría aquel draft del 94, pobre en hombres grandes.

Bryant Reeves (2.13) –conocido como Big Country- había arrasado en Oklahoma State (21 puntos, 9.5 rebotes, 1.6 tapones en su gran año sénior). Orondo, rústico pero talentoso, era la gran esperanza blanca. Vancouver lo elegía en sexto lugar pero sería víctima de las lesiones. Hubiera ayudado a la reforestación. Muy lejos en cuanto a calidad pero con mayor volumen, los Jazz –todavía con Eaton en el recuerdo- se fijaban en Greg Ostertag (2.18).

Los Clippers daban la nota exótica con la selección de la frágil cigüeña rumana, Constantin Popa (2.22), formado en la universidad de Miami donde destacó por su capacidad taponadora. Nunca jugaría como profesional en Estados Unidos. Ni en la NBA ni en la USBL, que lo eligió en cuarta posición. Tampoco lo haría el lituano Aurelijius Zukauskas (2.18), elegido por los Supersonics en la cola de segunda ronda. La legión extranjera gana adeptos y, además, se impone el color blanco en el producto nacional.

Zydrunas Ilgauskas

Muy cuestionada fue la elección de Cleveland en primera ronda -draft del 96- que recayó en Zydrunas Ilgauskas (2.20), llegado directamente desde el baloncesto FIBA. El tiempo les daría la razón. No fue tan acertada, ni de lejos, las esperanzadas depositadas por los Hawks en Priest Lauderdale (2.23), todo un trotamundos –nacionalizado búlgaro- con nula incidencia en la liga profesional estadounidense.

La aseguración de la especie, la gran esperanza interior proviene de las Islas Virgenes, pero no llega a los siete pies y dominó la NBA desde la posición de 4. Los San Antonio Spurs tenían otra vez la suerte de hacer coincidir el número 1 con el mejor prospect universitario desde Shaquille O’Neal. Tim Duncan marcaría la época más gloriosa de los Spurs. Fue un draft extranjero al ciento por ciento en cuanto a los siete pies. Portland se fijaba en el aussie Chris Anstey (2.13), con poco recorrido en la NBA. La torre de los Tar Heels, Serge Zwikker (2.21) –nacido en Holanda pero con pasaporte alemán- no llegó a jugar en la NBA pese a ser elegido en segunda ronda por los Rockets y Roberto Dueñas (2.21) era la apuesta exótica de los Bulls para cerrar el draft.

Dirk Nowitzki

De la noche al día. De la alegría a la decepción. Los Clippers siguen empañados en acaparar portadas, pero en negativo. Michael Olowokandi (2.13), inglés de ascendencia nigeriana, irrumpía con fuerza en la previa del draft y se hacía con el número 1. Tan sólo digno de su posición su último año de contrato en los Clippers que le llevó a mejorar económicamente en los Wolves. En el tres, otro fiasco desde Kansas. Raef Lafrenz (2.13), perfil similar al de Montross, era elegido por los Nuggets donde tuvo un buen comportamiento en los primeros años. Luego llegaron las lesiones. Los 8 primeros equipos en elegir deben todavía recordar aquel maldito draft en el que los Mavericks rescataban a un talentoso Dirk Nowitzki (2.13) de la segunda división alemana. Había avisado de su potencial en el Nike Hoop Summit, pero todavía no era aval suficiente para un extranjero. Más de 10 años después sí ha valido para jugadores como Kanter o Biyombo. Draft muy Europa oriental con selecciones como las de Rasho Nesterovic (2.13), elegido por los Wolves en el pick #17; Vladimir Stepania (2.13), seleccionado por los Sonics en el #27, y el gigante Bruno Sundov (2.18), un capricho de los Mavericks en segunda ronda. Sólo el primero de los 3 consiguió hacer carrera NBA. Sólo un siete pies autóctono.

El gigante Aleksandar Radojevic (2.22) fue la elección más alta en el draft del 99 entre los de su especie. Toronto, el encargado de protagonizar el piscinazo en la posición 12. Les salva el hecho de que no fuera un draft que se caracterizara por la calidad (salvo las primeras elecciones). Tres peldaños más abajo los Knicks harían lo propio con el francés Frederic Weis (2.18) al que la historia le ha maltratado por el in your face de Vince Carter en los JJOO de Sidney. Weis no jugó nunca en la NBA. En segunda ronda, más exotismo con Wang Zhizhi (2.13), elección de los Mavericks y Francisco Marinho Robby Elson (2.13), que se dio a conocer en Europa tras jugar en el FC Barcelona y que posteriormente ha desempeñado un papel de especialista en la NBA. El representante autóctono fue Tim Young, pívot de 2.13 formado en Stanford y que jugó sólo una temporada en los Warriors. Fue elegido muy al final de segunda ronda, justo una selección por encima de Ginóbili. El zorro Popovich se quedó con el robo del draft.

Cambio de milenio. De mal en peor

La balanza se decanta del lado europeo. Mix de procedencias con el cambio de milenio. Dos pívots blancos estadounidenses, Chris Mihm y Joel Przybilla eran elegidos por Bulls y Rockets en las posiciones 7ª y 9ª, respectivamente aunque fueron traspasados inmediatamente. La carrera del segundo ha sido mejor que la del primero, pero en ellos no se ha encontrado el ave fénix de los centers estadounidenses. Los Bulls volvían a embestir, y a equivocarse, con Dalibor Bagaric (2.16) y justo después los Suns escogían a Jake Tsakalidis (2.18). El festival de hombres altos en primera ronda continuó con Mamadou N’diaye (2.13, Denver) y finalizó con Primoz Brezec (2.18, Pacers). El pívot de Dakar no dejó huella ni en los Raptors, primero, ni en el resto de equipos por los que deambuló. El segundo llegaría a promediar másd de 10 puntos en sus dos primeros cursos en Charlotte para luego iniciar un proceso de empobrecimiento que le ha llevado a Europa.

Primoz Brezec

Las franquicias pierden el Norte buscando a hombres altos. Intentan aferrarse al pobre material made in USA, aunque todo parece indicar que hay una nueva especie que habita en los grandes bosques de coníferas europeos y que puede ayudar a regenerar la competición. Recordar que desde hace unos 5 años, un gigantón lituano de 2.20–seleccionado en el draft del 88- imparte lecciones de baloncesto en Oregon a la pata coja. Parece que es el camino a seguir. Al menos así lo emprenden algunas franquicias.

Fiasco mayor que el de Olowokandi aunque éste no entra por altura en el grupo de las grandes bestias. Kwame Brown tuvo el honor de encabezar un draft compuesto por gente alta que también apuntaba muy alto. Eso y la consagración de Pau Gasol desde prácticamente su primera noche. El draft del 2001 era, a priori, el más talentoso en muchos años por lo que respecta a los 7 pies. La mala cabeza también fue inherente a esa calidad. Tyson Chandler (2.17) era elegido por los Clippers en segunda posición, pero traspasado a los Bulls por Elton Brand. Lo mismo pasaba con Pau Gasol, elegido en el 3 por Atlanta pero enviado a los Grizzlies, ya en Memphis. Chicago eligiría en cuarto lugar a Eddy Curry (2.13) otro ejemplo de mezcla explosiva de virtudes y mala cabeza. Un buen año en los Knicks no salva una carrera maldita. DeSagana Diop (2.13) era elegido en octavo lugar. Venía directo de Oak Hill. Éste dio el salto directamente desde high school, al igual que el resto de pívots anteriormente mencionado, exceptuando a Gasol, ya formado en el FC Barcelona. Sólamente Chandler se salva de la quema, pero sin llegar a ser un pívot dominante. Menos calidad había en Steve Hunter (2.13) y Jason Collins (2.13), elegidos en la zona media de la NBA, y superados por Brendan Haywood (2.13) y Samuel Dalembert (2.13), que al menos han brillado por su defensa y cualidades atléticas. En segunda ronda, un buen prospect de Arizona, Loren Woods (2.18) era elegido por los Wolves. En Europa tuvo un buen comportamiento, pero no tuvo sitio en esta NBA que empezaba a cuestionar a los pívots. Este draft marca un renacimiento de los centers autóctonos y representa la base de la NBA actual en materia de pívots pero sigue sin aparecer el dominador.

Yao Ming

El asalto al mercado chino se ejemplifica –y simplifica- con la elección de Yao Ming (2.24) por los Rockets. Número 1. Las lesiones en estos últimos años acabaron con su participación en la liga de las estrellas y con un reclamo importantísimo para el mercado del gigante asiático. Hay que buscarle sustituto. Al contrario que el año anterior, el draft del 2002 está poblado de centers foráneos. El más atípico es el georgiano Nikoloz Tskitishvili (2.13), elegido por Denver en quinta posición por alguien que pensaba que iba a ser el nuevo Nowitzki. Se dio de bruces con una NBA que necesitaba algo más que un buen acierto desde el triple. Nenad Krstic (2.13) fue la apuesta de los Nets en el tramo final de la primera ronda y los Magic se hacían con la gran perla croata, Mario Kasun (2.16). El chollo estaba mucho más abajo. Se llamaba Luis Scola y fue elegido por los Spurs en la posición 55. Eso sí, no era tan alto.

Se consolidaba la apuesta extranjera en el 2003 con Darko Milicic (2.13) como número 2 del draft, elegido por los Pistons. Muchas críticas por lo ineficaz de la selección en el draft de LeBron, repleto de figuras. Dominio en categorías inferiores, medianía en profesionales. No acertaron tan mal esta vez los Clippers con el ‘alemán’ Chris Kaman, escogido en sexta posición. En segunda ronda, unas cuantas elecciones de relleno, por si sonaba la flauta... Slavko Branes (2.26) era la elección de los Knicks (pick #39) que iba a parar a Portland. Los euro Raptors de Toronto se hacían con los derechos del ex blaugrana Remon Van der Hare (2.22). Otro 2.20, el jugador de Unicaja, Nedzad Sinanovic (2.22) era seleccionado por los Blazers en el pick #54; Dallas se fijaba en el chino Xue Yuyang (2.13), traspasado a a Denver mientras que Detroit no escarmentaba y volvía a mirar a Europa con Andreas Glyniadakis (2.16). Jugó 13 partidos con los Sonics.

Dwight Howard es ahora mismo el pívot dominante en la NBA aunque no cumple con los parámetros de altura que estamos analizando. Orlando seleccionó a su jugador franquicia desde el número 1 del draft del 2004. Howard llegó desde la Southwest Atlanta Christian Academy, un número 1 sin pasar por el college. Camada muy pobre en cuanto a hombres altos se refiere. El producto nacional era Robert Swift (2.13) elegido por los Sonics en la posición 12 y llegado desde la high school en Bakersfield. La legión extranjera fue encabezada por el Gigantosaurio de Novosibirsk, Pavel Poldkolzin (2.26, Dallas, pick #26), seguido por Peter John Ramos (2.18), seleccionado por Wizards en el #32, el coreano Ha Seung-Jin (2.20), por obra y gracia de los Blazers, concluyendo con el uzbeko Sergei Karaulov (2.16) en quien se fijaron los Spurs. Ojo clínico.

Andrew Bogut

El australiano Andrew Bogut, formado en Utah, fue el número 1 del draft del 2005. El siguiente internacional tras Olowokandi en conseguirlo. El jugador franquicia de los Bucks va asentándose en la liga año tras año aunque no sigue el modelo made in USA. Andrew Bynum (2.16), llegado desde el instituto, es uno de los pívots grandes que tiene la responsabilidad de salvar la fauna autóctona. En segunda ronda, Mile Ilic, bosnio de 2.16, sería seleccionado por los Nets en un draft también de interiores europeos más bajos como Gortat o Mahinmi.

Otro número 1 y esta vez europeo. El primero en lograrlo. Andrea Barganani, un siete pies moderno, era el escogido por los Raptors. Erre con erre con los foráneos altos. Calidad a raudales aunque ‘poco apego’ a los interiores de la zona, donde las embestidas son considerables. Siguiendo con la legión extranjera, Oleksiy Pecherov (2.13) fue elegido en la posición 18 por los Wizards, Kosta Perovic (2.16) fue objeto de deseo por los Warriors y Cheikh Samb (2.16) era seleccionado por los Lakers. No hubo sitio para ninguno de los tres. La representación estadounidense estuvo encabezada por el finísimo Patrick O’Bryant (2.13), elegido por Golden State en octava posición y Ryan Hollins (2.13), ya en segunda ronda, era captado por los Bobcats.

El número 1 del draft del 2007 sigue en cuarentena. Esta vez sí se cumple con los cánones. Producto nacional, siete pies y posibilidades de ser un jugador importante. Al menos, un jugador que destaque entre la mediocridad existente. Greg Oden (2.13) ha vivido un calvario con las lesiones, pero ha demostrado ser un jugador importante en los pocos partidos que pudo disputar en, digamos, unas condiciones aptas para la práctica del baloncesto profesional. Yi Jianlian (2.13) estaba llamado a ser el sucesor de Ying. Más pequeño, más móvil y con una gran técnica aunque, como Bargnani, llamado a jugar lejos del aro. Un big man europeo, Kyrylo Fesenko (2.16) –de creciente actualidad- era drafteado por los Jazz, ya en segunda posición, y los Bulls se fijaban el obrero Aaron Gray (2.13), producto nacional. Desde su primera lesión, se ha comparado a Greg Oden con Sam Bowie, el hombre escogido por los Blazers antes que Michael Jordan. Tal vez asistamos a la caída de otro gigante con los pies de barro. La próxima temporada será ya la definitiva. Marc Gasol, el hermanísimo, era seleccionado por los Lakers en la posición 48 y que fue intercambiado por su hermano Pau en un trade beneficioso para ambos jugadores. Marc, con los años ha pasado a convertirse en un referente defensivo y uno de los interiores con mejor visión, a la altura de Tim Duncan y Joakim Noah.

Los gemelos López –estadounidenses de ascendencia hispana- centraron las primeras elecciones de siete pies en el draft del 2008. El ofensivo para New Jersey y el defensivo,a los Suns. Otro producto de la tierra, Roy Hibbert (2.16) se hacía un hueco en mitad de la primera ronda. De evolución pausada, ha sido considerado un gran center hasta que su colapso en el tramo final del curso 2013-14 invita a la reflexión. El mercado francés era un recurrente en los últimos años. Alexis Ahinça (2.13) era la elección de los Bobcats. Sin sitio en la NBA, de momento. Otro que no la ha encontrado es Kosta Koufos (2.13), elegido por Utah tras no desentonar como relevo de Oden en Ohio State. Ya en segunda ronda los Jazz completaban su búsqueda constante del hombre alto con la selección del jugador del R.Madrid, Ante Tomic (2.17). Turquía también metía baza con sus dos perlas de 2.13, Omer Asik (Bulls) y Semih Erden (Celtics). Aunque el artículo refleja la regeneración vía draft, no podemos obviar la llegada a los Grizzlies del gigante iraní Hamed Haddadi (2.18) -también en su dia la de Stojko Vrankovic (2.18)- en una época en la que las relaciones USA con el mundo islámico estaban a flor de pie. De momento sigue, que ya es un logro. Aunque su rol sería el de souvenir. Asik se consolidaría en el grupo de los buenos pívots hasta que Dwight Howard le desplazó al fondo del banquillo de los Rockets.

Dos auténticos fiascos en el draft de Blake Griffin, uno de los próximos dominadores de la NBA y continuador del legado de Karl Malone, pero en los Clippers. De momento. Hasheem Thabeet (2.20) era la elección Grizzlie para el número 2 del draft. Apuesta arriesgadísima con visos a estrellarse a corto y medio plazo como así ha ocurrido. La floja temporada en NCAA de BJ Mullens, el siete pies saltarín y estrella de high school, no fue obstáculo para que fuera seleccionado en primera ronda. En este caso fue Dallas aunque Oklahoma City Thunder adquiriría sus derechos. Tras un buen año Bobcat sería reclutdao por los Clippers, donde ha fracasado. Thabeet es una mera comparsa. Otro fracaso africano.

Más preocupante lo del draft del 2010. O los futuros jugadores crecen más a lo ancho que a lo largo o ‘Houston tenemos un problema’. Tenemos que remontarnos hasta la segunda ronda para encontrar al más alto de la clase. El alemán Tibor Pleiss (2.16) -que tanto ha gustado en Baskonia-, del Brose Baskets fue elegido por New Jersey Nets. Se echaba en falta a los panzers alemanes. Dos posiciones más abajo los Kings reclutan al máximo taponador de la NCAA, Hassan Whiteside (2.13). Su lugar, la D-League. Jerome Jordan (2.13) es elegido por los Bucks en el pick #44 pero sus derechos se los quedan los Knicks. Visto que su futuro inmediato no está en la NBA, decidió fichar por el KK Hemofarm serbio con quienes ha jugado el pasado curso. Esta temporada se muda al Krka Novo Mesto esloveno. El pívot de 2.16 de origen nigeriano, Solomon Alabi, sería seleccionado por los Toronto Raptors. Ya sabemos del amor desenfrenado por los jugadores grandes. Ha combinado D-League y NBA sin demasiado éxito. Por último cerramos el 2010 con el senegalés Hamadi N’diaye (2.13). Como el anterior. NBA y D-League…Futuro desembarco overseas o perpetuidad en la liga de desarrollo. Esta temporada o en próximas. Fracaso absoluto el de este draft como se ha visto  con el paso de los años

Futuro incierto, abrazados a la irrupción del nuevo Hakeem

En los últimos años se ha seguido mirando a Europa. Andre Drummond, 2.13 en high school, encogió hasta los 2.08. Cada año será más importante, pero no entra en esta categoría. El lituano Donatas Motiejunas es el único 2.13 seleccionado en el draft del 2011, pero su preferencias van más allá de la pintura tal y cómo vimos ya en Europa desde su más tierna pubertad. Los principales pesos pesados interiores son europeos: Enes Kanter y Jonas Valanciunas. Fuertes y poderosos a los que unos cuantos centímetros de más les convertirían en casi dominantes en unos años.

Muchos siete pies en la hornada del 2012. La apuesta más arriesgada -y fallida- corrió a cargo de los Blazers con Meyers Leonard. De momento, jugador no valido para la liga a no ser que cuente con minutos para demostrarlo. Tyler Zeller, el brasileño Fab Melo y Miles Plumlee completaron la nómina de 2.13 en primera ronda. El primero debería contar con más minutos y el último ha sido una de las grandes alegrías del último curso en los Suns. En segunda ronda, Justin Hamilton era seleccionado por los Heat mientras que el turco Turkylmaz y el bosnio Ognjen Kuzmic se convertían en la apuesta de Denver y Golden State. El segundo ha debutado -es un decir- esta temporada tras jugar un buen año en el Fiatc Joventut.

El último draft nos deja a prospects que deberán someterse a una evaluación de un par de años como mínimo antes de emitir cualquier veredicto. Cody Zeller y Kelly Olynyk son los más talentosos. Al hoosier hay que buscarle su hueco en la NBA y el canadiense deberá mejorar físico. Buenos 'currantes' son Steven Adams (buenos Playoffs con Oklahoma), y Jeff Whithey (segunda ronda) y no hay que dejar de lado al francés Rudy Gobert (2.16) y Lucas Nogueria, todavía esta temporada en el Estudiantes. Colton Iverson, seleccionado en segunda ronda por Indiana Pacers, firmó una bienal el pasado verano con el Besiktas turco.

Joel Embiid (Kansas Jayhawks)

La gran esperanza 'americana' es el jugador camerunés Joel Embiid, posible número 1 del draft del 2014 y elegido por unanimidad como el heredero de Hakeem Olajuwon. Es un jugador llamado a hacer historia -si la lesión en la espalda ya está olvidada- al igual que algunos compañeros suyos de camada. Será un oasis en pleno desierto de hombres grandes, donde el 'canario' Walter Tavares (2.20 y 22 años) tiene alguna posibilidad de ser elegido en segunda ronda (según los mock). El versatil Alec Brown o el venido a menos Isaiah Austin, podrían completar el poker de gigantes en un draft que se nos antoja emocionante pero que no implicará ningún cambio substancial en la manada a expensas de lo que aporte Embiid.

Sobre el autor

Antiguedad: 
9 años 1 mes
#contenidos: 
1,133
#Comentarios: 
11,677
Total lecturas: 
8,050,756

Comentarios

Olawujon no 2,13 y si 2,08.......David Robinson no 2,16 y si 2,12.....Pat Ewing 2,10.......Alonzo Mourning 2,06............Rony Seikaly 2,08..........Vlado Divac 2,12....Mutombo 2,15......O' neal 2,13......Parish 2,11.......

Supongo que porque allí se miden con las zapatillas puestas.Si te fijas las diferencias de cms que pones son las que aproximádamente tienen las zapatillas.
Otro que me llaman un poco la atención son los 2,12 de Marc Gasol que aún cuando juega con la selección le siguen dando 2,15. Y en muchas situaciones se ve cláramente que junto a su hermano Pau se observa que el mayor es algo más alto.

Y otro caso llamativo de centímetros añadidos es en la temporada 2008/09 con el fichaje de Luka Bogdanovic por parte de la Penya,si no recuerdo mal venía de Francia.
Y es que, en la prensa deportiva de entonces le daban como un 4 de 2.10 capaz de jugar al 3.
Durante los primeros partidos y viendo las imágenes se notaba que ése tío era imposible que tuviese ésa altura.Creo que hasta la siguiente temporada no volvieron a darle su talla real que eran 204 cms.

Para mí fue todo un paradigma el caso del griego Albertis un 3 tirador de 2,01 que se pasó TODA su larga carrera con el cartel de 2,06.

Un saludo

Enhorabuena por el artículo, muy entretenido y vistoso. A Pablo Laso, será que para no estancarse en el Pleistoceno, no le molan los 7 pies en casi ningún caso, aunque todos sabemos que los saurópodos no se extinguieron totalmente y algunos evolucionaron a especies menos impresionantes, pero bien adaptadas. Esperemos que uno en plena forma no pille al Madrid en un partido decisivo, la final four mismo.

Bueno Checho a mi Sabas también me encantaba, como tu dices hay demasiados en ese puesto que eran buenísimos, supongo que es cuestión de gustos me gustan mucho los centers que intimiden y reboteen mucho no se Pero para mi como Shack attack ninguno

el artículo éste es la lecHe. que currada más guapa. lo de las lesiones lo entiendo, pero forma parte de éste deporte. es lo del cu
ento de la lechera, como: "y si Navarro hubiera hecho más pesas","y si Ferran Martínez hubiera tenido sangre y no horchata"...... las lesiones forman parte de este juego y Sabonis no se cuidaba nada de nada antes de la lesión y después le toco sufrir para llegar a la NBA con 30 tacos y triunfar jugando al trote cochinero. fue espectacular verlo jugar y ahora ver los vídeos.pero el Sabas de antes de la lesión es sin duda, el mejor pivot de toda la historia de su edad hasta la lesión y después de la lesión, Top 5

El gran colorado de los Celtics fue muy grande antes en UCLA y Portland. Uno de los mejores pívots de la aquella NBA que empezaba a exportarse con éxito.

Es cuestion de ciclos y cambios. con un baloncesto mas movil se fabrican pivots mas multiusos y los que son puros puros no son un dechado de virtudes. Las prisas por ser profesional han hecho mucho daño como puede verse en los ultimos 10 años.

Liuki, ya que somos de la misma quinta no te perdono que en tu podio particular no pongas a sabas. Yo de los que he visto (sin entrar en epocas preteritas) pondria sin orden a sabonis, olajuwon y shaquille. Pero hay tantos, y tan buenos...

Fantástico articulo JR. soy fan de la época de los grandes pivots y me temo que pasará mucho tiempo para que volvamos a ver esos duelos como los que protagonizaban Mourning, Ewing, Abdul-Jabbar, Robinson, Mutombo...La moda a falta de un pivot dominante ha sido la evolución de los "cuatros" a jugar de "cinco", muchos equipos en la NBA juegan con dos "cuatros" y eso en mi parecer es ir un paso atrás en lo que es el concepto del baloncesto.

De acuerdo contigo.
Llegaremos a un momento en el que,como en los quintetos titulares de los All stars, jugarán sólo los mejores sin importar en qué puesto lo hagan

El de Mutombo como mejor tercer pivot de la historia es para hacerselo mirar.... Será el mejor tercer pivot de la historia en obras benéficas, pero en la cancha entre el gran Dikembe me quedo antes con Mikan, Jabbar, Malone, Rusell, Hakeem, Ewing... pero sobre todo con el jugador mas dominante de la historia de este deporte: Wilt Chamberlain. Quizá no fuese el más ganador, pero sin duda dominaba todo dentro de la cancha (salvo los tiros libres y lo que tenia en sus pantalones.. pero eso es otro asunto) Mutombo ha sido un gran jugador, pero al lado de estos monstruos es mas que menos insultante colocarle en top3. Y ya que estamos mis 3 pivots sin orden son: Wilt Chamberlain, Shaquille Oneal y Arvydas Sabonis. En el top 5 entran Hakeem y Kareem (ni echo a posta)

Gran artículo y coincido con lo dicho. Se han perdido a los grandes "5" dominantes. Espero que solo sea algo cíclico y en unos años volvamos a redescubrir a estos grandes dinosaurios de la cancha.

Excelente articulo, muy completo. Coincido contigo en que los pivots estan el peligro de extincion, los chicos grandes del momento ni saaben ni quieren jugar de espaldas...y mucho menos pegarse en la zona. Una lastima. Por otra parte, queria mencionar a algunos 7 pies importantes, con historial NBA. 1º Jermaine O´Neill, con gran trayectoria NBA, aunque lastrado por las lesiones. 2º Marc Gasol, esperemos que siga en linea ascendente...y que juegue mas de espaldas. 3 º Boniface Ndong, que por suerte para europa no aprovecharon en la NBA

Exacto a sabonis le queda corta la denominacion de mejor pivot de la historia...sin lesiones seria el mejor jugador de todos los tiempos...por tamaño, calidad, vision de juego, recursos, liderazgo....faltan adjetivos.

Gran artículo, totalmente de acuerdo, los "5" puros ya han desaparecido, ahora se busca el 7 pies abierto, el 3 que pueda jugar de 4 o el base puea hacerlo de escolta. Espero que se vuelvan a formar aquellos pívots que dominaban las zonas.

El baloncesto actual busca pivots mucho más moviles, a este y al otro lado del atlántico, capaces de correr la pista como si de un alero se tratase. Pierdes intimidación, pero ganas otros aspectos para el equipo, el juego es mucho más dinámico y difícil de defender, ya que el pivot pierde su propia definición y no se puede fijar. Con un 2.06/2.08 suficientemente atlético (tipo Fran Vázquez o Ibaka) tienes velocidad y no pierdes en intimidación, aunque te tengas que olvidar del juego de espaldas al aro. De todas formas yo también soy de los que piensan que un gran equipo se construye alrededor de un gran pivot. Y para mí Shaq es EL dinosaurio, el T-Rex capaz de comerse al Wilt o al Sabas que se le ponga por delante.

Mark Eaton !!! ... que grande !!! ... enorme !!! ... al tio lo encontaron en un taller mecànico, arreglando un coche ... el manager de Utah, alucinó al ver que salia todo un cuerpo debajo de un coche, claro el hombre media 220cm ... dio un gran rendimiento, en un sito ideal para un tipo blanco y de sus características ...

Yo soy de los que piensan que Sabonis si no hubiera tenido las gravísimas lesiones que tuvo y que a punto estuvieron de acabar prematuramente con su carrera, hubiese sido con diferencia el mejor pívot de la historia, tenía todo lo que tiene que tener un center, y también poseía fundamentos de jugador exterior y organizador.

No es Karl Malone, es Moses Malone. Uno de los grandes pivots de la historia. El baloncesto no son números, yo he visto jugar a Sabas y Kareem, y yo opino que el lituano era mucho mejor y más dominante. Opiniones los colores. Eso si, que metas primero a Mutombo por los numeros ¿? luego a Jabbar por los números y no lo hagas con Wilt no sé... Cada uno mismo con su mecanismo

muy buen articulo.... de Laudardale podemos decir que nos sorprendio cuando llego a Venezuela a jugar casi en las finales de la temporada, no es que hizo mucho, pero no todos los dias llega aun chico de 2.24 a nuestro pais... miss you Sabonis...

"Sabonis no se cuidaba nada de nada",avino te recomiendo la lectura de "crónicas lituanas" de Juan Carlos Gallego, descubrirás quién no cuidaba a quien.

A ver, que el TOP QUE YO HICE NO ERA top 3 de la historia, sino de los que yo he visto y nací en el 78 a Chamberlein no lo ví jugar supongo que sería la leche pero yo no lo ví por eso no lo incluyo, aunque fuera mejor que nadie. Y es cierto que el baket no son sólo números pero en algo tendremos que basarnos puestos a comparar, porsupuesto que respeto tu opinión pero tenemos que hacernos la pregunta correcta...¿Que es lo primero que le pedimos a un center? salu2
Posdt No nos olvidemos del Gran Manute Bol jeje

Iba a escribir un comentario sobre el zar, pero se resume en la ultima frase del comentario de avino83 " el Sabas de antes de la lesión es sin duda, el mejor pivot de toda la historia de su edad hasta la lesión y después de la lesión, Top 5". Hay que tener en cuenta que, ademas de las lesiones, estaba en la union sovietica, con todas las trabas y barreras politicas que conlleva, y era otro momento baloncestistico. Ha sido uno de los mas grandes, pero hablando de cualquier posicion sobre la pista

Shaq además es que era tan fuerte y tan rápido que era imposible. Yo nunca he visto exhibiciones individuales tan constantes (salvo Jordan) que Oneal en sus tres anillos en Los Angeles. A tu pregunta Liuki78, yo lo primero que le pido a un center es que domine en la pintura cuando esté en ella. Olajuwon, Sabas y Walton también jugaban por fuera por su gran inteligencia; pero dominaban por dentro, donde eran amos y señores de los aros ( A Laimbeer por ejemplo, no le pongo en este grupo) A un jugador de baloncesto cualquiera le pide sangre y lucha, y además a un pivot le pide fundamentos y dominio en la zona. Sigo con mis tops, que no me gustan a mi ni nada. Dentro del top 10 incluiría sin orden de nuevo a Robinson, Russell, Malone, Hayes y Walton

Es que ver correr al contraataque a un tio de 2.16 y de 150 kilos es un gustazo, y si de cuando en cuando destrozaba un tablero pues todos encantados con las imagenes que veiamos en el telediario que solo hablaban de la jornada de la nba para enseñarnos eso o un triple de medio campo. De hecho el propio sabonis dijo de shaq que era el unico pivot con el que no se podia hacer nada ni aun dandole empujones. Pero aparte de las fuerzas de la naturaleza, lo que es fundamentos y tecnica de baloncesto, como el lituano creo que no ha habido ninguno, esa vision de base o triples a tablero (hechos a proposito, claro), ademas de dominar la zona va a ser dificil de volver a ver

Para shifty, si no te diste cuenta rectifique cambié jabbar por Mutombo, no puse a Karl Malone porque con su Altura lo considere mas bien un 4, no incluí a Wilt porque no lo vi jugar y en cuanto a Sabonis que lo pongas por delante de Jabbar eso si es para hacerselo mirar comparando los números jeje un saludo.
Posdt: Los númeeros de Mutombo eran muy buenos y ha sido uno de los mejores defensores de la hstoria

El baloncesto tambien evoluciona los equipos se adaptan a lo que hay, yo también soy partidario de un center puro, sobre todo porque en defensa y en rebote marcando diferencias tambie´n se puede ganar un partido, que hayan visto mis ojos los tres mejores centers son los siguientes: Shaq-attack, Robinson, mutombo ( se me hace dificil escoger al 3º entre tantos).
Ah Monra , hombre Sabonis era muy bueno pero con o sin lesiones...para ser el mejor 5 de la historia bufr le quedaba bastante salu2