Solapas principales

Los diez momentos de la temporada 2019/20 en la NBA

  • Repasamos lo más destacado que nos ha dejado una de las temporadas más extrañas que se recuerdan
  • Del impacto de Zion Williamson a un All-Star memorable

La temporada 2019/20 de la mejor liga de baloncesto del mundo ha sido la más tumultuosa que se recuerda en mucho tiempo. Tras estar marcada desde el inicio por las lesiones (Curry, Durant, Thompson, Oladipo…), el paso del tiempo no ha tenido clemencia con un mundo NBA que se vio sacudido nada más empezar el 2020 con la muerte de David Stern, comisionado de la liga durante treinta años. El trágico accidente que costó la vida a Kobe Bryant junto a otras nueve personas transformó un día corriente de finales de enero en uno de los peores que ha sufrido la organización en su historia; y a mediados de marzo el positivo de Rudy Gobert en coronavirus puso fin, de momento, a unos meses plagados de noticias que jamás hubiéramos querido dar.

Estos incidentes han definido el curso de este extraño río que la NBA se ha visto obligada a vadear en tiempos recientes, pero no todo ha sido negativo. A esperas de ver lo que finalmente ocurre con la posible suspensión de la temporada, este periodo de stand-by nos permite echar la vista atrás para ver qué ha sucedido en los últimos meses; y desde los trucos de magia de Damian Lillard a la arriesgada apuesta de los Houston Rockets, la liga ha vivido días que, como siempre, merece la pena recordar. Estos han sido los diez momentos de la temporada en orden cronológico:

 

EL FESTIVAL ANOTADOR DE WIZARDS Y ROCKETS

Ni una semana había pasado desde el inicio del curso y ya tuvimos que actualizar los libros de historia. El 30 de octubre, en el cuarto partido disputado por parte de ambos equipos, Houston Rockets y Washington Wizards decidieron focalizar todos sus esfuerzos en un costado de la cancha (el ofensivo) para regalarnos una vorágine de anotación con la que los fieles seguidores del baloncesto físico y rocoso de hace unos cuantos lustros se tiraron de los pelos. En un encuentro que se llevaron los tejanos en un final apretado por 159-158, el recuento fue de 317 puntos acumulados, la tercera mayor cifra en un partido sin prórroga en la historia de la NBA -solo los 318 entre San Antonio y Denver en 1984 y los 320 entre Golden State y de nuevo Denver en 1990 permanecen por delante.

 

James Harden acribilló la canasta de los capitalinos para registrar 59 puntos (hasta cuatro veces más ha superado la media centena en anotación esta temporada) y Bradley Beal hizo lo propio con el aro rival para quedarse en 46. Los porcentajes de acierto fueron de escándalo: 53.4% en tiros de campo y 42.6% en triples para Houston y 62.6% y 55.6%, respectivamente, para Washington. 

cuando zach lavine se vistió de klay thompson

Quedan 45 segundos para que termine el partido entre Chicago y Charlotte y los Hornets ganan 110 a 102. Al sonar la bocina de final de partido, el marcador final es de 116-115 para los Bulls. ¿Qué ha ocurrido? En uno de los desenlaces más locos que se recuerdan recientemente en la NBA, un triple de Satoransky y tres de Zach LaVine, el último para colocar a los suyos por delante a falta de ocho décimas, dieron la vuelta a un encuentro que parecía sentenciado y que no invitaba a pensar que algo así pudiera ocurrir. Ese último acierto del escolta de los Bulls desde el perímetro fue su triple número 13 de la noche (habiendo intentado solo 17) y con 49 puntos registró su marca más alta en anotación como individual. Ese acierto desde la línea de tres colocó además a LaVine como el segundo jugador con más triples anotados en un solo partido -empatado con Stephen Curry- y solo por detrás de los 14 que Klay Thompson consiguió en 2018... precisamente ante los Bulls.

Zach LaVine GOES OFF For Career-High 49 PTS with 13 3PM!

 

HOLIDAY POR PARTIDA TRIPLE

Llegar a jugar en la NBA es difícil. Que lo hagan dos hermanos, aún más. Pero que lo consigan tres hermanos, que dos estén en el mismo equipo y que todos ellos jueguen en un mismo partido, no puede ser calificado con otra palabra que no sea hazaña. Durante algunos minutos en el encuentro entre New Orleans Pelicans e Indiana Pacers del pasado 28 de diciembre, el 30% de los jugadores sobre el parqué se apellidaban Holiday. Jrue por parte de los Pelicans y Aaron con los Pacers partieron como titulares mientras que Justin, como ha sido costumbre durante todo el año, dio un respiro a los de Indianapolis desde el banquillo; los tres compartieron finalmente pista a mediados del tercer cuarto.

 

New Orleans se llevó el encuentro por 120-98 y Aaron y Jrue brillaron con 25 y 20 puntos respectivamente, pero lo que queda para la posteridad es haber sido el día en el que, por primera vez, tres hermanos han jugado en el mismo partido. Y ojo al dato: a pesar de la magnitud del asunto otro trío podría unirse pronto a los Holiday, pues tres hermanos Antetokounmpo (Giannis y Thanasis en Milwaukee y Kostas en los Lakers) están actualmente en la liga. Eso sí: con la obvia excepción de Giannis, ninguno de los otros dos hermanos son relevantes en sus equipos; de hecho, Bucks y Lakers se enfrentaron tan solo unos días antes de ese Pelicans-Pacers, pero solo el vigente MVP saltó a pista en ese partido. 

EL ADIÓS DE DAVID STERN

En el primero de varios días negros en este 2020, el nuevo año trajo consigo el fallecimiento de uno de los actores más importantes en el reparto de la NBA durante las últimas décadas. David Stern, comisionado de la liga entre 1984 y 2014, murió en Manhattan el 1 de enero a los 77 años después de tres semanas hospitalizado por un derrame cerebral y habiéndose sometido a una operación de urgencia. Solo dos días después, todos los equipos -y árbitros- de la competición anunciaron que llevarían una banda negra durante el resto de la temporada en forma de homenaje. 

 

El comisionado, a pesar de ser un personaje fundamental tanto dentro del despacho como de cara al público, no suele ser recordado en el mismo plano que jugadores o incluso entrenadores, pero David Stern trascendió todas las convenciones a fuerza de moldear con manos hábiles el futuro de la liga. Si Michael Jordan recogió el testigo de Bird y Magic para crear un producto global, Stern planteó las reglas del juego y estableció la estructura de la NBA que hoy en día conocemos. El crecimiento que llevó la fiebre por la competición a otros continentes, el código de vestimenta, el formato de la lotería del Draft o normas arbitrales clave como la eliminación del hand-checking son solo algunos ejemplos de por qué el legado de David Stern dejó una huella imborrable en la organización.

 

la fiesta de damian lillard

Si la temporada termina con la clasificación actual los Trail Blazers se perderán los PlayOffs por primera vez desde 2014, pero no será por la falta de empeño de Damian Lillard. La estrella de los de Oregon ha promediado career-highs en puntos (28.9) y asistencias (7.8) con sus mejores porcentajes hasta la fecha tanto en lanzamientos de campo como desde la línea de tres. Entre unos movimientos en verano que empeoraron la plantilla y las lesiones -Rodney Hood, por ejemplo, fue operado en diciembre de una rotura en el tendón de Aquiles- no ha sido un año fácil para Portland y se han visto obligados a depender casi exclusivamente de un Lillard que a finales de enero completó la mejor racha de partidos de su carrera profesional.

Lillard ERUPTS For CAREER-HIGH 61 PTS!

En los ocho encuentros que disputó entre el 18 de enero y el 2 de febrero sus registros fueron de más de 45 puntos por noche anotando 7 triples de media con un escandaloso 51.9% de acierto impropio de un volumen de lanzamientos tan alto. Hasta en tres de estos partidos Lillard superó la media centena en anotación, alcanzando su mejor marca histórica con 61 tantos ante los Warriors. En el global de la temporada estas actuaciones de ensueño no han enderezado el rumbo de su equipo, pero durante esas dos semanas de enero sacó de la chistera interminables trucos para el recuerdo.

lebron pasa a kobe en anotación un día antes de la tragedia

Partiendo de la base de que para LeBron James romper récords es algo tan natural como levantarse de la cama por la mañana, lo que consiguió en el partido ante los 76ers el 25 de enero guarda aun así un sabor especial. Con algo más de siete minutos restantes en el tercer cuarto, una bandeja del jugador de los Lakers hizo que en los videomarcadores apareciera la lista de maximos anotadores históricos. LeBron acababa de superar a Kobe Bryant, colocándose en la tercera posición con 33.644 puntos solo por detrás de Karl Malone y Kareem Abdul-Jabbar, leyendas cuyos registros seguramente rebasará en dos o tres años. Esa noche Kobe reaccionó a la hazaña con un tweet en el que felicitaba a uno de los muchos jugadores que le había tomado como modelo en sus primeros pasos en el mundo del baloncesto. Pero ese mundo no estaba preparado para que ese tweet fuera el último.
 
Al día siguiente, el 26 de enero, Kobe Bryant falleció en un accidente de helicóptero que también se cobró las vidas de John, Keri y Alyssa Altobelli, Sarah y Payton Chester, Christina Mauser, Ara Zobayan y Gianna Bryant, hija del exjugador de los Lakers. Este fatídico suceso sacudió los cimientos de la NBA durante unos días en los que la sensación de pérdida y vacío fue irrepremible. Tras los homenajes que se sucedieron en todos los pabellones -agotando el reloj de posesión de 24 segundos y el de violación de campo de 8 segundos, los dos dorsales que Bryant llevó a la espalda en su extensa carrera en Los Angeles-, el emocionante memorial que se llevó a cabo a finales de febrero en el Staples Center sirvió para celebrar la vida de Kobe Bryant y un legado que permanecerá intacto en las raíces de la liga.
 

el all-in de los rockets

Se puede acusar a los Houston Rockets de muchas cosas, pero no de falta de valentía. Desde que Mike D'Antoni llegó a la franquicia no ha hecho más que retoques, siempre intentando ir más allá para comprobar hasta dónde puede llegar su particular modelo de baloncesto. El último retoque, el más interesante -y también el que más riesgo encierra-, lo llevó a cabo el pasado 6 de febrero en el trade deadline (la fecha límite para hacer traspasos). Houston envió a Clint Capela, pívot titular al que hace un par de años firmaron una extensión de contrato por 90 millones en cinco temporadas, a los Atlanta Hawks en un traspaso entre cuatro equipos que acabó con Robert Covington en los Rockets. Covington ya había jugado para los tejanos en sus incios en la liga, pero tras su desarrollo se había convertido en un jugador que encajaba como un guante dentro de la filosofía de estos Rockets.

¿Qué supuso el traspaso de Capela? El abandono del baloncesto tradicional para abrazar el small-ball más extremo. En una victoria ante los Mavericks a finales de enero ya se convirtieron en el primer equipo desde 1963 en presentarse a un partido sin ningún jugador por encima de 6,6 pies (2,01 metros) y desde que se hicieron con Covington esto se ha convertido en la norma. No es que los Rockets no pongan a los pívots con los que cuentan en plantilla; es que no tienen pívots (Chandler y Hartenstein nunca han contado demasiado en los planes de D'Antoni). Los resultados han sido dispares, alternando buenas y malas rachas, y las ventajas de este estilo en el que solo participan jugadores pequeños son tantas como sus inconvenientes. Pero una cosa no se les puede negar: han hecho algo completamente nuevo en la historia del baloncesto.

un all-star para el recuerdo

Se le han dado muchas vueltas de tuerca al All-Star para que recuperara la competitividad de antaño, pero nadie hubiera podido imaginar que fuera el accidente que se cobró la vida de Kobe Bryant y otras ocho personas el que, a modo de homenaje, insuflara vida de nuevo a un evento que muchos ya daban por perdido. El fin de semana de las estrellas celebrado en Chicago estuvo plagado de actos y homenajes que honraron la memoria del exjugador de los Lakers; sin embargo, las buenas palabras cogieron forma y se trasladaron a la pista para regalarnos unos minutos que en nada se parecían a la pachanga con la que los jugadores nos tienen acostumbrados. Tras un primer tiempo en la línea de las ediciones anteriores (triples a mansalva y mates sin oposición), el partido desembocó en un último periodo peleado con el espíritu de un séptimo partido de las Finales. Un tiro libre de Anthony Davis puso fin a unos minutos en los que la concentración defensiva, la tensión arbitral y la actitud de cada estrella sustituyeron a los pasillos al aro y a las invitaciones a la canasta propia.

2020 NBA All-Star Game | Final Minutes of Game

El encuentro del domingo fue especial, pero la noche de concursos no se quedó corta. Tras un 3-point contest que nunca defrauda, Aaron Gordon y Derrick Jones nos regalaron uno de los mejores concursos de mates de todos los tiempos, un recital de agresividad hacia el aro tras otro que debería haber acabado en empate (es decir, victoria de ambos) de no haber sido por los caprichos del juez Dwyane Wade. El ambiente que se vivió en Chicago dio muestras de cómo debe ser un verdadero fin de semana de las estrellas; esperemos que esa intensidad se convierta en norma y podamos volver a disfrutar de ver a los mejores jugadores del planeta compitiendo con ganas en un mismo partido.

jayson tatum inscribe su nombre en la historia celtic

Jayson Tatum ha sido el mejor jugador de los Celtics este año después de recuperarse de una temporada 2018/19 en la que frenó ligeramente su evolución respecto a su año rookie. En esta 2019/20 ha mejorado en prácticamente todo: casi ocho puntos más de promedio, mejores porcentajes, más agresividad de cara al aro, abandono de la media distancia para buscar tiros más productivos, repunte en defensa, más rebotes y asistencias... Tatum ha dejado de ser una promesa para convertirse en una estrella de la liga por derecho propio y sus números hablan por sí solos. No ha bajado de los 20 puntos de promedio en ningún mes, pero en febrero puso todo un show sobre la pista liderando a su equipo en finales apretados noche tras noche, haciéndose con el premio al Jugador del Mes en la Conferencia Este y convirtiéndose en el quinto jugador en la historia de los Celtics en alcanzar los 30 puntos de media en un mes completo (30.7). La guinda a su estupenda temporada fue su primera participación en un All-Star, territorio en el que, si continúa con esta progresión, debería moverse sin problemas durante los próximos cursos.

el impacto inmediato de zion williamson

Era el favorito para ser Novato del Año y parece que, si hubiera podido jugar la temporada completa, habría conseguido el premio. Después de retrasar su debut en la NBA varios meses por problemas en la rodilla, en su primer partido en la liga estuvo a las alturas de las expectativas: 22 puntos, 7 rebotes y cuatro triples ante los Spurs. New Orleans perdió el partido, pero Zion anotó 17 puntos consecutivos en el último cuarto en una primera aparición estelar en la competición que no se quedó en un espejismo. Habiendo jugado solo 20 partidos este año, Williamson registra 23.6 tantos y 6.8 rebotes con casi un 60% de acierto en tiros de campo. Su impacto desde el primer día ha sido devastador para el equipo rival: solo Giannis Antetokounmpo anota más en la pintura que la joven estrella de los Pelicans. Si consigue olvidarse de sus problemas físicos, Williamson es un tipo de jugador sin precedentes y está llamado a ser uno de los animadores de la liga durante la próxima década.
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 2 meses
#contenidos: 
60
#Comentarios: 
134
Total lecturas: 
146,364