Solapas principales

New Orleans Pelicans puede ser la revelación de la próxima temporada de la NBA

Faltan algunos meses para el comienzo de la próxima temporada de la NBA y las franquicias están en pleno armado de sus equipos. Según las apuestas, los máximos favoritos para obtener el anillo son Boston Celtics, Golden State Warriors (vigente campeón), Milwaukee Bucks, Phoenix Suns y Los Ángeles Clippers.


Muy por detrás, se ubican otros equipos que son menos confiables para realizar una buena temporada, ya que sufrieron cambios en sus planteles, esperan ver la evolución de las lesiones de algunos jugadores o no cuentan con demasiadas estrellas como los equipos mencionados. Sin embargo, New Orleans Pelicans aparece como un equipo interesante capaz de dar alguna sorpresa.


El equipo de Luisiana no avanza en una ronda de Playoffs desde 2018, cuando todavía jugaba Anthony Davis, por lo que no se encuentra en una buena época. Sin embargo, la temporada pasada dio muestras de una clara mejora y demostró ser un equipo combativo, capaz de arrebatarle dos partidos en la serie a los poderosos Suns, quienes llegaron con el mejor registro de la liga y habían sido finalistas la campaña anterior.


¿Cómo explicar el buen momento que tuvo New Orleans en los últimos partidos de la temporada 2021-2022? Los últimos 23 partidos del equipo en la fase regular fueron muy buenos, lo que les permitió jugar el Play-in, eliminando a San Antonio Spurs y a Los Ángeles Clippers. Contando desde el 25 de febrero, terminaron con un récord de 13-10, venciendo a rivales importantes como Phoenix, Utah Jazz y Chicago Bulls. De hecho, en ese lapso tuvieron el séptimo mejor Net Rating de la NBA y el cuarto mejor del oeste. Todo, desde la llegada de CJ McCollum al equipo.


Se puede decir que el escolta proveniente de Portland Trail Blazers fue el líder que necesitaba un equipo con muchos jóvenes y talento pero con mucho desorden y dispersión. McCollum le dio puntos al equipo, promediando 24.6 puntos en 26 partidos, además de 4.5 rebotes y 5.8 asistencias. Fue uno de los mejores fichajes realizados durante la temporada.


En la postemporada, los jóvenes explotaron y tuvieron una gran serie contra Phoenix Suns. Brandon Ingram mostró una gran evolución, mayor concentración y una determinación ganadora nunca vista. Los novatos Herb Jones y José Alvarado sorprendieron a toda la liga con su capacidad defensiva y su inteligencia para forzar errores en sus rivales. A ellos se les suman Jonas Valanciunas, un pivot confiable en la pintura, Larry Nance Jr. como reserva y Trey Murphy, uno de los mejores jugadores de la última Summer League.


A todo ese núcleo joven que parece estar naciendo, hay que agregar la principal carta que tiene la franquicia para su futuro: Zion Williamson. El regreso del joven de 22 años parece ser inminente y podría causar una auténtica revolución en la NBA. Si bien no jugó un solo partido la temporada pasada, nadie duda de sus habilidades.


Zion jugó solamente 85 partidos en su carrera en la NBA, durante dos temporadas y promedia 27 puntos y 7,2 rebotes. Increíblemente, su corta trayectoria le permitió romper algunos récords: primer jugador menor de 21 años en conseguir más partidos consecutivos anotando 20 o más puntos, primer jugador en la historia con al menos 27 puntos, con 16 tiros por partido y más de 60% de acierto. Por si fuera poco, solamente Zion Williamson y Michael Jordan consiguieron anotar 20 o más puntos en 8 de sus 10 primeros partidos en la NBA. El potencial del expivot de Duke es inmenso y la franquicia de New Orleans lo sabe. Por eso, le ofrecieron un contrato de 230 millones de dólares por 5 años que Zion aceptó.


No caben dudas que estos Pelicans de Willie Green son mejores que el equipo que era dirigido por Stan Van Gundy, que tuvo un récord de 31-41. La primera temporada de Green como entrenador principal fue más que buena y la franquicia ve en él a un técnico capaz, con buena llegada con sus jugadores y una inteligencia táctica a la altura de la competencia.


Todo dependerá entonces del regreso de Williamson, quien ya demostró que puede ser una superestrella si tiene continuidad, pero lo cierto es que sus lesiones generan desconfianza en la liga. Si Zion está bien y repite números similares, podríamos estar hablando de un pivot con un talento generacional, capaz de ser la figura de la franquicia.

Con Ingram como segunda espada, McCollum como el experimentado líder que comanda desde mitad de cancha y la defensa de Valanciunas y los jóvenes Jones, Alvarado y Murphy, podríamos estar hablando de que los Pelicans serán la próxima revelación de la NBA.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 meses 18 horas
#contenidos: 
69
#Comentarios: 
2
Total lecturas: 
37,577