Solapas principales

Final LEB Oro J2: El Breogan salva el matchball gracias al dominio del rebote

  • Rio Breogan, con un dominio aplastante del rebote, controló el partido
  • Granada, a pesar de los problemas físicos, plantó cara hasta la última jugada
  • El Pazo dos Deportes de Lugo, el sexto hombre en pista

Era previsible, así ha sucedido en las eliminatorias previas de Breo y Coviran, esta Final LEB Oro se va al tercer partido.

La Magia del Pazo volvió a funcionar. La afición celeste volvió a llevar en volandas al Río Breogán, fue una de las claves para llevar la final hasta el último partido para decidir el ascenso. El equipo lucense evitó cerrar el curso de manera anticipada y entre lágrimas ante su público para, en una comunión perfecta, alzar los brazos llenos de esperanza y citarse para un último esfuerzo.

El efecto del santuario breoganista lo sufrió el Palma en cuartos, HLA Alicante en semifinales y esta vez el Covirán Granada, que no pudo aprovechar el "match ball" conseguido en el primer partido, la final continúa, ¿será el factor cancha definitivo?.

La afición nazarí ya prepara los tambores de guerra para intentar vivir una tarde-noche épica, de esas que quedan en el recurdo y que tanto gustan vivir en el parquet del Zaidín. El duelo tendrá lugar el domingo a las 19.00 horas en un Palacio Municipal de los Deportes de Granada que vestirá sus mejores galas para latir al son, una vez más, del balón naranja.

FINAL: RESULTADOS DE LA JORNADA 1

Resultado
RIO BREOGAN - COVIRAN GRANADA81-78

LAS CLAVES DEL PARTIDO

RIO BREOGAN 81-78 COVIRAN GRANADA 

Por Jesús Quero

SALIR CON EL CUCHILLO ENTRE LOS DIENTES: Diego Epifanio preparó un partido intenso, duro, sin concesiones al rival. Breogan saltó a pista con el cuchillo entre los dientes, aplicando una defensa asfixiante a los granadinos que se vieron sorprendidos en los primeros compases con un 8-0 de salida, pero que, debido a una intensidad a veces mal interpretada por los jugadores lucenses, que comenzaron a precipitarse tanto en ataque como en defensa, dieron oportunidad a Coviran Granada para recortar sistemáticamente las rentas que conseguía el Breo en rachas de anotación. La primera parte del partido nos dió a un Breogan "nervioso, acelerado" en sus acciones, aunque esto cambió radicalmente tras el descanso, algo pudo cambiar Epifanio en la cabeza de sus hombres que, mucho más sosegados, aunque igual de intensos, comenzaron a dominar el partido y a dar sensación de que podían llevarse la victoria.

MARTILLO PILÓN: Granada parecía un yunque que aguantaba todos los golpes, pero tambien un martillo pilón que hacía mella en el rival, sin ruido, sin estridencias, pero recuperando siempre el terreno perdido. Los ayer jugadores de verde no estaban cómodos, especialmente Lluis Costa y Christian Díaz, muy bien defendidos, que no conseguían desplegar su magia en la pista, pero la pareja formada por Thomas Bropleh (de nuevo) y Christian Díaz, con 22 puntos anotados cada uno, y el buen trabajo interior de Bamba Fall y David Iriarte sostenían al equipo. Consiguieron irse por delante en el marcador al descanso y recuperar un momento crítico en el último cuarto que pudo romper el partido, +11 para Breogan y posesión, pero la fé inquebrantable que infunde Pablo Pin a sus jugadores hizo su magia y se llegó con opciones a la última jugada, mal ejecutada por Lluis Costa con un lanzamiento desde medio campo cuando había tiempo de buscar una oportunidad más cercana.

LA CLAVE, EL REBOTE: Tanto ofensivo como defensivo, el rebote fue dominado aplastantemente por Breogan, consiguiendo 18 rebotes más (46 a 28) que Granada. Una auténtica barbaridad, hecho a mejorar por la escuadra nazarí si quiere tener opciones en su propia pista. Es cierto que Bamba Fall tenía problemas en el abdomen y no podía saltar con normalidad, pero Granada no cerraba el rebote. Breogan conseguía anotar en segundo o tercer esfuerzo casi en cada jugada de ataque, y Granada no tenía opciones de coger su rechace. Fue el único elemento diferenciador del partido. Punto preocupante para Breogan, con un dominio tan aplastante en esta faceta, no conseguían anotar fluidamente en el poste bajo, de nuevo mal partido en cuanto a anotación de Kevin Larsen, bien suplantado por Kacinas y Guitérrez. Punto ilusionante para Granada, a pesar de todo, sólo se cedió, en una pista muy complicada, por tres puntos de diferencia sin perderle nunca la cara al partido.

MVP: Thomas Bropleh (Covirán Granada) - 27 valoración

 

 

 

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
14 años 2 meses
#contenidos: 
760
#Comentarios: 
6,509
Total lecturas: 
5,228,860

Comentarios

Absolutamente de acuerdo,con mijuan la sensacion de que en granada, simplemente jugando los hombres con talento y en racha, el partido no se hubiera ido, los dos arreones lucenses con un mas 10 en 3 y 4 cuarto , fueron mas demerito de los cambios que del juego en si. De todas formas veo superior al equipo nazari ,para ese 3 envite.

La gestión de jugadores es pésima durante los partidos, quain. No sólo lo de Bropleh faltando 4.45 del primer cuarto que comentaba, sino también el no hacer jugar a Murphy en todo el segundo cuarto, cuando ya lo había sentado como a mediados del primero. Se mantiene a David Iriarte en pista demasiado, aunque el jugador desconecte mentalmente (es bastante débil en este aspecto), que le pasa bastante. Ante los problemas (debacle, más bien) de rebote ayer, no se dio ni un minuto a Bressan cuando Fall estaba sentado (el argentino había jugado bien en el primer partido y en las series anteriores, cubriendo relativamente bien la baja de Gatell). No jugó con tres altos (el cinco más Murphy y Bortolussi, al faltar también Pardina) en ningún momento, a pesar de que el partido se fue en los rechaces defensivos ... en fin.
También tengo la sensación de que Granada va a ganar el Domingo, pero (insisto) hay que bajar el culo en defensa, llegar a los tiradores que se abren y cerrar el rebote defensivo. Y, por supuesto, no guardarse nada, porque lo que te guardes el Domingo puede que lo utilices el próximo año en LEB Oro de nuevo.

El rebote es deseo, como dijo Steve Trumbo. Modestamente, yo añadiría colocación y concentración. Todo eso se puede decidir tener y entrenar, o no. Sobre todo en el tercer cuarto, la actitud del equipo en esa faceta fue vergonzosa. No se puede jugar una final, con un ascenso a ACB a la vista nada menos, y no partirse el alma en cada rechace o balón dividido. Granada no mereció la victoria, y en parte por eso no la obtuvo.
Al margen de lo anterior, destacar el gran momento de Bropleh y la demostración de "arrestos" de Díaz (el de Granada), que se cargó el equipo a las espaldas cuando peor estaban las cosas.
Un apunte: Restaban 4.45 para el final del primer cuarto (13-12, Breogán) y Pablo Pin sentó a un Thomas Bropleh totalmente en racha que llevaba 11 puntos. Ni estaba cansado (no había pasado tiempo para ello), ni tenía problemas de faltas. Resultado: Colapso en ataque. No entiendo algunas decisiones que los entrenadores toman a veces.
Otro apunte: ¿De verdad tiene un tío con tanto talento como Lluís Costa necesidad de hacer las tonterías incomprensibles que hace a veces con el balón?. Se pueden perder balones, pero ayer regaló dos con lacito y todo.
Para el tercer partido, dos cosas a mejorar: El rebote, por supuesto (si lo de ayer se repite, adiós al título y al ascenso), y la movilidad de los hombres sin balón en ataque y defensa. Y eso también se entrena.
Se gane o se pierda, la temporada habrá sido muy meritoria. Pero, llegados hasta aquí, hay que morir en la pista el Domingo. Que te ganen ellos, pero regalarles el partido mirando cómo te cogen hasta tres rebotes bajo tu aro una y otra vez, no. Rebote y defensa, rebote y defensa. Rebote y defensa, señores.