Solapas principales

Machada de Oviedo en Palencia. Melilla, único local capaz de ganar. Àlex Llorca, MVP

  • Clínicas Rincón y COB, este último en la prórroga, se estrenan en la presente temporada
  • Planasa Navarra y FC Barcelona "B" siguen sin ganar ningún partido

RESULTADOS JORNADA 3:

Planasa Navarra - Club Ourense Baloncesto82-88
Peñas Huesca - Ford Burgos69-75
Club Melilla Baloncesto - FC Barcelona "B"74-67
Quesos Cerrato Palencia - Unión Financiera Oviedo69-72
Força Lleida CE - Instituto Fertilidad Clínicas Rincón73-79
Cocinas.com - B.C. River Andorra Morabanc19/10
C.B. Breogán Lugo - Leyma Natura Coruña19/10

 

Mala jornada para los conjuntos locales en la Adecco Oro, pues solo Melilla Baloncesto ha conseguido alzarse con el triunfo. Y no lo ha tenido fácil ante un Barça B que continua sin conocer la victoria. En la misma situación se encuentra un Planasa Navarra que ha perdido en casa ante Club Ourense Baloncesto tras una intensa prórroga. Ford Burgos ha sufrido para doblegar al Peñas Huesca y Clínicas Rincón ha cosechado la primera alegría en Lleida pese al buen partido del local Àlex Llorca, MVP provisional de la jornada. Por último, Unión Financiera Oviedo ha protagonizado la mayor sorpresa de lo que llevamos de campeonato, pues ha salido airoso del Marta Domínguez de Palencia gracias a un excelso último cuarto.

Consulta la Guía Adecco Oro 2013-2014

PLANASA NAVARRA - CLUB OURENSE BALONCESTO: 82-88

Ourense se estrena en liga ganando en la prórroga en Pamplona

Dos partidos en uno es lo que jugaron Planasa Navarra y Ourense en el Anaita de Pamplona. Una primera parte dominada con solvencia por Ourense gracias a su acierto exterior y la inoperancia de un Planasa Navarra que echaba en falta un organizador de juego en ataque e intensidad en defensa. La segunda parte fue totalmente distinta. Ourense llegó a dominar de 17 puntos el partido, pero la absurda expulsión de Jonathan Kale dio un vuelco al partido llegando a empatar Planasa Navarra. Al final, en la prórroga, después de un final donde pudo ganar cualquiera, Ourense hizo valer su veteranía y se llevó su primera victoria de la temporada a costa de un Planasa Navarra que sigue sin conocer la victoria.

18102013-dsc_9248-006.jpg

www.danividaurre.com
Pedro Rivero fue amo y señor del primer cuarto. Cuatro triples suyos y una magistral dirección del juego daban a Ourense una cómoda ventaja desde el principio. Planasa Navarra, que veía como Michael Mokongo era baja de última hora por su traspaso al Mónaco, tenía serios problemas en ataque ante la falta de director de juego que manejase el equipo. El único disponible era Christian Díaz, pero está lejos de estar en su mejor forma. Y lo que era peor, la intensidad defensiva navarra brillaba por su ausencia. La valoración al final del primer cuarto lo decía todo; 8 de valoración para Navarra y 37 para Ourense para un resultado final de 12-24.

El segundo cuarto comenzaba con una tímida reacción local. De la mano de Álex Urtasun y Miguel Lorenzo los navarros se colocaban a nueve puntos (20-29), pero el acierto desde el triple de Edu Martínez mantenía a Ourense por encima de los diez puntos. La entrada de David Mesa dio intensidad a la defensa navarra y los locales volvían a ponerse a ocho puntos aprovechando los minutos de descanso de los titulares de Ourense (28-34). Dos triples consecutivos de Ivan García y una canasta de Rivero dejaban el marcador en 30-43 al descanso.

Al inicio de la segunda parte llegó una jugada que marcaría el devenir del partido. Con 13 puntos arriba le pitan a Jonathan Kale una dudosa falta en ataque al hacer un bloqueo. Era la cuarta y el jugador protestó la falta de modo airado lo que le supuso una técnica y la expulsión. Pese a que Ourense con un parcial de 3-12 se llegó a poner con una máxima de 17 puntos (38-55) los navarros apretaron en defensa con una presión a todo el campo, adelantando líneas defensivas y metiendo intensidad a su juego. Un parcial de 20-8 dejaba el marcador al final del tercer cuarto en un ajustado 58-63.

Quique Suárez jugó muchos minutos de base y un triple suyo y una canasta de un combativo Alex Navajas (17 puntos y 9 rebotes) igualaban el partido 63-63. Martin Durchev ponía por delante a los navarros por primera vez desde el 2-0 inicial ante la alegría de la parroquia local. El partido entró en un intercambio de golpes. La intensidad era máxima y se llegó al minuto final con el partido 77-74 después de una canasta de Alex Urtasun. Navarra defendió mal el ataque de Ourense y Rafa Huertas se quedó solo para meter un triple que empataba el partido (77-77).

Alex Urtasun falló el siguiente ataque e Ivan García falló el triple en el ataque de Ourense. En la última jugada, Rafa Huertas defendió bien a Alex Urtasun que tuvo que sacar un balón muy forzado para un triple de Martin Durchev que no entró. El partido se iba a la prorroga (77-77).

En el tiempo extra Planasa Navarra pagó caro el esfuerzo de la segunda mitad y sus fuerzas no dieron para más. Ourense mostró su veteranía y tuvo el acierto en ataque para llevarse un partido con dos partes muy diferenciadas. Al final 82-88 para los gallegos que dejan a Planasa Navarra en el último puesto sin conocer todavía la victoria en lo que va de liga.

LA CLAVE: La expulsión de Jonathan Kale hizo mucho daño a Ourense que hasta entonces tenía el partido muy controlado. Los navarros pagaron muy caro la mala primera parte y su gran esfuerzo por remontar el partido se quedó sin premio gracias al gran partido de Pedro Rivero (18 puntos y 7 asistencias) en la dirección y Rafa Huertas (20 puntos), que con su triple empató el partido cuando peor lo tenía Ourense.

PLANASA NAVARRA: Sebirumbi (-), Bonhome (3), C. Díaz (3), Alex Navajas (17) y Durchev (12) -cinco inicial- Uriz (-), Mesa (8), Urtasun (15), Lorenzo (10), Savitski (5) y Suárez (9).

CLUB OURENSE BALONCESTO: Rafa Huertas (20), Rivero (18), Garcia (11), Kale (8) y J. Gonzalez (2) -cinco inicial- Luettgerodt (11), A. Frutos (-), Martinez (6), Carter (4) y Morentin (8).

Parciales: 12-24, 18-19, 28-20, 19-14, 5-11.

Crónica: Josean Martínez

PEÑAS HUESCA - FORD BURGOS: 69-75

Lo intentó Huesca, pero Burgos sigue invicto

Tuvo polémica la previa al partido. Huesca no prestó la pista para el entrenamiento matinal de los visitantes, Burgos se enfadó y ha denunciado al Peñas de Huesca que no cedió su hora de entreno y obligó a los burgaleses a entrenarse a la 1 del mediodía. Tras ese rifi-rafe, tan solo destacar que Roma Bas no pudo disputar el encuentro, y que Teledeporte comenzó sus retrasmisiones de la temporada con este partido.

img_9090.jpg

Oriola tuvo un difícil emparejamiento con Pep Ortega (Foto: Kike Casanovas)
Las cámaras de TV parecieron motivar a los jugadores y los 10 que saltaron a la pista de inicio salieron con un acierto digno de la NBA. En tres minutos el resultado era de 8-8 y tan apenas se había fallado un tiro, que se recuperó tras rebote ofensivo de Burgos. Entonces dos contras rápidas de Oriola tras recuperar Huesca el balón dieron la primera ventaja importante a los locales, 14-8. Se seguía manteniendo el acierto por parte de ambos lo que resultaba entretenido para el espectador. Al ecuador del primer cuarto el marcador era 16-14 y Burgos llevaba 4 rebotes ofensivos por tan solo 2 defensivos. Llegaba el primer triple del partido, lo anotaba Múgica para los oscenses lo que hacía que Casadevall, mandara a los suyos al orden, 21-12, poco a poco se estiraba la ventaja local. El acierto de Huesca se mantenía muy elevado, lo que ayudaba a incrementar el marcador y llegar a los 10 puntos a su favor. Solo un triple de Xavier para cerrar el cuarto reducía esa diferencia dejándola en 26-19.

Comenzaba la defensa habitual de Burgos. Huesca tenía dificultades para anotar incluso para lanzar a canasta antes de los 24 segundos, a lo largo del encuentro fueron varias veces las que sonó la bocina de la posesión. Más de dos minutos tardaron lo locales en volver anotar, y solo lo podía hacer tras algún rebote, con dificultad la diferencia andaba por los 5 puntos. Con un juego más trabado por las personales y las defensas, un triple de Sàbat colocaba a Burgos a tan solo un punto. Respondía Lafuente también desde el 6,75, pero el base catalán anotaba su segundo consecutivo antes de llegar al último minuto. Ortega, el mejor de los visitantes en la primera parte, encontraba un filón ante la floja defensa de Washburn y ponía el empate a 40 a falta de pocos segundos antes de llegar al descanso. Una canasta de Costa dio paso a la jugada tonta de la semana. Un tiempo muerto de Casadevall, a falta de 4 segundos, para pintar la jugada. Sin embargo, al sacar de fondo Xavier recibe pisando la línea lateral y da el balón a Huesca. Solicita el tiempo Costa y sale Burgos con 4 jugadores. Casadevall se desgañita llamando a Peña, que no había salido a la pista y cuando entra hace la falta tonta y da a Lluis Costa la oportunidad de anotar dos tiros libres con apenas un segundo. 44-40 al descanso.

Tras la charla de vestuarios, Burgos comienza con una marcha más y en apenas 40 segundos ya había igualado el marcador. Un 5-0 devuelve el control a Huesca, y un 0-6 hace que los visitantes se adelanten en el marcador por primera vez en el encuentro. Tras un tiempo muerto y 52-55, un triple de Romero iguala otra vez el partido. Apenas las diferencias eran de 2-3 puntos a favor de Burgos, que ya era el que llevaba la iniciativa y Huesca el que hacía la goma. Termina el cuarto con 60-63, tras una polémica jugada con una falta antideportiva de Oriola a Olmos en la lucha por un rebote.

Comenzó el último cuarto con un triple de Jorge Garcia, y al poco Burgos conseguía llegar a los 10 de ventaja a su favor, sin que Huesca hubiera podido anotar en tres minutos. Se le había acabado la gasolina a los oscenses y Burgos mantenía la velocidad de crucero que había impuesto ya en el segundo cuarto. Lo intentaba Huesca con un 2+1 de Gatell al que respondía un triple de Xavier. De nuevo un esfuerzo de los locales ponía en el marcador el 68-73, sin embargo, varios errores consecutivos con pérdidas de balón, malos tiros y pasos, daban al traste con la opción de igualar el encuentro a pesar de que Burgos no conseguía anotar ni de tiros libres. Incluso con 69-73 Maresch desperdiciaba dos libres, pero no acertaba Huesca en el tiro de 3 y si Sàbat en su turno de tiros libres, ya para cerrar el marcador con 69-75 para los burgaleses. Victoria para uno de los favoritos que mantiene la lucha junto a Andorra, y segunda derrota consecutiva de Peñas Huesca ante los dos líderes de la liga, aunque en este caso con una imagen mucho más digna que la que había dado el equipo 7 días antes en el principado de Andorra. Plantaron cara los oscenses y pudieron luchar hasta el último suspiro pero fallaron en el último periodo y Burgos sin grandes alardes no perdonó.

Pep Ortega, un ex jugador peñista terminaba el encuentro como el más valorado con 23, 16 puntos y 7 rebotes. Oriola también llegó a la veintena de valoración siendo el mejor de los locales.

LA CLAVE: El ritmo de juego y defensa de Burgos que en ningún momento los baja a pesar de ir rotando a sus jugadores. Cuando Huesca perdió el acierto no pudo con los burgaleses.

PEÑAS HUESCA: Costa (10), Washburn (8), Johnson (5), Oriola (15) y Romero (7) -cinco inicial- Grigonis (2), Lafuente (5), Cobos, Gatell (6), Múgica (8).

FORD BURGOS: Sàbat (10), Peña (6), García (7), Xavier (14), Coppenrath (5) –cinco inicial- Ortega (16), Aguilar (5), Maresch (8), Olmos (4).

Parciales: 26-19, 18-21, 16-23, 9-12.

Crónica: Kike Casanovas

CLUB MELILLA BALONCESTO - FC BARCELONA "B": 74-67

Melilla hace valer su experiencia en un apretado final

El Melilla Baloncesto suma su segunda victoria de la temporada tras imponerse en un partido de alta tensión al filial del FC Barcelona Regal por 74-67. La experiencia y mayor agresividad defensiva en la segunda mitad fueron claves en el triunfo melillense. La dupla catalana formada por Paulí (19) y Hakanson (17) no fueron suficientes para vencer a un Melilla Baloncesto que no pudo contar con Héctor Manzano. El mejor en el bando local fue Brothers con 13 puntos.

Durante el primer cuarto los blaugranas dominaron en el marcador. Todo lo que había planificado Durán en la semana parecía salir a la perfección y al que se sumó un inspirado Paulí en ataque con 12 puntos en este periodo. Melilla Baloncesto por su parte se mostraba muy desacertado y cometiendo numerosas pérdidas en ataque. Aun así la diferencia al final de los primeros diez minutos era de tan sólo cuatro puntos, 20-24.

Brothers ponía a los melillenses por primera vez por delante en el electrónico (26-24, min 12) con dos triples consecutivos. Aunque los de la ciudad autónoma lograrían abrir un mínima brecha de cinco puntos (31-26, min. 15), el filial blaugrana conseguía darle la vuelta al electrónico a dos minutos para el descanso con sus únicos ocho puntos del cuarto (31-32, min. 18). Narros conseguiría a la tercera el triple que dejaba a Melilla Baloncesto por delante en el marcador, 37-32, tras los primeros veinte minutos.

El paso por vestuarios sentó bien a los de Alejandro Alcoba que liderados desde la defensa por Fuentes y Wright, aumentaban la diferencia hasta marcar máxima de partido tras canasta de Pino (43-32, min. 23). Cuando el partido parecía decantarse por los melillenses, el Decano volvió a cometer los mismos errores que le condenaron en Oviedo. Numerosas precipitaciones en ataque que culminaban en pérdidas o una mala selección de tiro. Así, el FC Barcelona conseguía reducir la diferencia y marcharse al último cuarto a tan sólo un punto de distancia (52-51).

La puesta en escena en este último periodo volvió a ser muy buena por parte de los de Alcoba. La mayor agresividad mostrada por los melillenses llevaba a realizar numerosas recuperaciones que culminaban en canastas fáciles y despegarse de nuevo en el marcador (59-51, 33min.) Pero los fantasmas volvieron planear sobre el Javier Imbroda cuando el joven sueco Hakanson anotaba tres triples para dejar un apretado 65-64 a falta de poco más de dos minutos para el final del partido.

La experiencia y buen hacer de Riera mantenía a los de la ciudad autónoma pero el peligro seguía rondando hasta la aparición de Durley. El norteamericano no estaba cuajando un buen partido pero un triple suyo a falta de 55 segundos (72-67) y posterior rebote defensivo daban prácticamente la llave del partido a los azulones. De nuevo Riera, desde la línea de tiros libres, sería el encargado de cerrar el partido con el resultado 74-64.

LA CLAVE: La mayor experiencia del conjunto norteafricano. Esta vez sí supo sacar partido de las características de su equipo Alejandro Alcoba, en un encuentro en el que planó por el Pabellón Javier Imbroda el recuerdo del partido entre estos dos equipos la temporada pasada, perdido tras fallar Manzano -que no estuvo esta vez- dos tiros libres con el crono a cero. El inicio del fin para el equipo que, en aquel momento, dirigía García de Vitoría.

MELILLA BALONCESTO: Riera (9), Pino (11), Narros (12), Durley (9), Busma (4) -cinco inicial- Fuentes (2), Brothers (13), Wright (12), Almazán (2).

FC BARCELONA "B": Hakanson (17), Paulí (18), Laviña (2), Mbaye (5), Spires (11) -cinco inicial- Moix (0), Garcia (9), Peno (2), Cantenys (0), Draskovic (2), Zhigulin (0).

Parciales: 20-24, 17-8, 15-19, 22-16.

Crónica: Dpto. de comunicación del Melilla Baloncesto 

QUESOS CERRATO PALENCIA - UNIÓN FINANCIERA OVIEDO: 69-72

Una derrota para aprender

Dicen los entendidos que se aprende más de las derrotas que de las victorias, ya que en la cresta de la ola los errores se ocultan con los triunfos, mientras que tras las derrotas llega el momento de reflexionar y pensar en qué se ha podido fallar y cuales son los remedios para mejorar. No es momento de dramatizar porque ni antes el equipo era tan bueno ni ahora hay que enterrar a nadie. La liga no acaba más que empezar y es un tropiezo en un largo camino, que esperemos nos lleve a principios del mes de abril a disputar por segunda temporada consecutiva los play off de ascenso a la ACB. Lo que sí que es obvio, como dijo Natxo Lezkano en rueda de prensa, que el equipo no está desarrollando el juego que a todos nos gusta.

El arranque del partido no pudo ser más esperanzador y paso a paso los locales se despegaban en el marcador. Urko Otegui dominaba el partido con el apoyo de Guillermo Rejón, y otro Guillermo, pero esta vez Arenas, el técnico visitante, con 11-2 en el electrónico se veía obligado a solicitar su primer tiempo muerto. Pero poco mejoró la situación para los suyos, sino todo lo contrario, la desventaja aumentaba irremediablemente. Los ovetenses se encontraban fallones de cara al aro, mientras que los palentinos mostraban una de sus señas de identidad, la defensa. Aún así el ataque morado no era todo lo fluido que a su técnico le gustaría y hasta 8 pérdidas se contabilizaban en los primeros 10 minutos. El marcador al final del cuarto, 16-4, dejaba bien a las claras el dominio palentino.

Nada más comenzar el segundo período la renta morada llegaba a su máxima diferencia (16 ptos), y cuando todo parecía indicar que podría ser un partido plácido para el Quesos Cerrato Palencia los visitantes reaccionaron. El conjunto ovetense empezaba a engranar las piezas en ataque, los tiros que antes se fallaban ahora comenzaban a entrar, y además el trabajo en el rebote de Juanjo García permitía a los suyos endosar un parcial de 0-8 que les volvía a meter en el partido. Víctor Pérez y Álvaro Muñoz superaban a sus pares, y un cuatro abierto como es Daniel Fitzgerald hacía daño en la defensa palentina. Al descanso con un ambiente frío en las gradas, tal vez por el inicio del partido debido a la teórica superioridad local en la pista, el marcador reflejaba 32-26.

El guión del encuentro se parecía al visto en el Marta Domínguez quince días antes, una buena defensa de los de Natxo Lezkano que les permitía dominar el choque aunque no con demasiada claridad por un ataque un tanto espeso o desacertado. Con el desarrollo del tercer cuarto nadie podía imaginar cual sería el desenlace final del partido ya que Palencia llevaba la batuta del mismo con una renta cómoda en torno a los diez puntos aunque sin llegar a romper el encuentro. Urko Otegui seguía recordando al del año pasado, pero de nuevo las pérdidas de balón eran el lastre de los palentinos. A falta de los últimos diez minutos reflejaba el 54-44 siempre favorable a los locales.

Pero el Unión Financiera Oviedo es un equipo sin ningún tipo de presión, y más cuando juega contra uno de los equipos, en teoría, llamados a estar arriba en la tabla, que viene de ganar la Adecco Plata, con toda la confianza del mundo y con mucho que ganar y nada que perder, y este desparpajo y seguridad en si mismo se demostró sobre el parqué del Marta Domínguez en el período definitivo. Poco a poco la renta morada se desvanecía, y a la vez que sonaban las alarmas en el conjunto colegial, los asturianos que nunca perdieron la fe, veían que podían sacar un resultado positivo de la pista palentina. A falta de poco más de dos minutos se colocaban arriba en el marcador por primera vez en el choque (67-69), aunque dos tiros libres de Miquel Feliu volvían a restablecer la igualdad, pero ahí se acabó el caudal ofensivo de los locales. Dos tiros libres fallados por Guillermo Rejón y un par de balones perdidos (18 a lo largo del encuentro) cavaban la tumba del Quesos Cerrato Palencia ante la alegría ovetense. (69-72)

En definitiva meritorio y justo triunfo del Unión Financiera OVIEDO que siempre creyó en sus posibilidades y que fue de menos a más, todo lo contrario que los locales, que no se acaban de encontrar cómodos en ataque, y que si encima la defensa flaquea, como ocurrió en el último cuarto donde encajaron 28 puntos, pues el resultado es la derrota. Y destacar una vez más a la entendida afición palentina que despidió con aplausos al conjunto asturiano reconociendo su trabajo y su victoria.

LA CLAVE: El último cuarto. El parcial de 15-28 que se registró en los últimos diez minutos fue decisivo para el devenir del encuentro. A los palentinos se les ha escapado una victoria que ya acariciaban con la yema de los dedos.

QUESOS CERRATO PALENCIA: Xavi Forcada (3), Nick Barbour (5, Miquel Feliu (14), Urko Otegui (16), Guillermo Rejón (8) -cinco inicial- Charles Abouo (7), Miguel Jenaro (-), Carles Bravo (10), Quique Garrido (4), Sergio Alonso (-), Roger Fornas (0), Albert Moncasi (2).

UNIÓN FINANCIERA OVIEDO: Fran Cárdenas (3), Agustín Prieto (0), Diego Sánchez (6), Juanjo García (8), Kevin Van Wijk (2) -cinco inicial- Álvaro Muñoz (13), Adrián Macía (0), Víctor Pérez (18), Ferran Bassas (0), Héctor Macía (0), Daniel Fitzgerald (15), Brandon Garrett (7).  

Parciales: 16-4, 16-22, 22-18, 15-28.

Crónica: Dpto. de prensa del Palencia Basket

FORÇA LLEIDA CE - INSTITUTO FERTILIDAD CLÍNICAS RINCÓN: 73-79

El acierto exterior del Clínicas Rincón tumba al Força Lleida 

El Força Lleida Club Esportiu ha encajado la segunda derrota de la temporada, la primera en casa, tras ser derrotado por un Clínicas Rincón (73-79) que se estrena esta campaña. El estratosférico acierto del conjunto malagueño en el tiro exterior (12/19) ha sido un factor decisivo para decantar la balanza hacia el bando visitante. La gran actuación de Àlex Llorca, MVP de la jornada provisional con 30 tantos de valoración, ha resultado insuficiente.

1376802_10202265440624461_2070202593_n.jpg

Arteaga intenta taponar a Todorovic (Foto: Xavier Mitjana)
Golpearon primero los de Francis Tomé con un tiro de tres puntos, la que sería su mejor arma en el choque, de la mano de Alberto Díaz. Cogía entonces Àlex Llorca el mando del partido y el Força Lleida poco a poco iba imponiendo su estilo, aunque en esta ocasión muy parecido al que proponía el rival. Si Vinson anotaba con un potente mate, acto seguido le replicaba Richi Guillén con la misma moneda para poner las tablas en el luminoso (11-11). Si Matulionis convertía un triple, ahí estaba el veterano interior canario para aplicar de nuevo la misma medicina (14-14). A este altísimo ritmo, con claro predominio de los ataques sobre las defensas, el marcador engordaba hasta el 26-25 con el que concluiría el primer asalto.

Cambiaban las tornas en el segundo cuarto, que empezaba con dos minutos sin puntos por parte de ninguno de los dos equipos. Un mate de Terrell Vinson y una canasta de Milutinovic, mucho más gris que en su debut, otorgaban una renda de seis puntos al Força Lleida. Por poco tiempo, pues los visitantes reaccionaban y, tras un triple de Soluade, volvían a estar pegados a los catalanes (31-30). Otro triple, esta vez de Pepe Pozas, les ponía por delante (32-33). Muy acertados, los discípulos de Tomé obligaban a Prado a detener el choque (34-40). No obstante, ahí estaba Llorca para rescatar a los leridanos. Siete puntos consecutivos del escolta, los últimos con un triple sobre la bocina, establecían el 41-40 al descanso.

Empezaba la segunda mitad como la primera, con un triple de Alberto Díaz. Acto seguido, se entraba en una fase en la que ambos contendientes intercambiaban aciertos y errores, con la figura del serbio Todorovic sobresaliendo sobre las demás. Hasta que llegó el colapse de los de Joaquín Prado, que naufragaron en unos minutos en los que Milutinovic cometió varias decisiones desacertadas. Llorente sacaba de los apuros al Lleida desde el exterior (50-55). Replicaba Todorovic y volvía a hacerlo poco después el ex del Guadalajara, con otro triple al límite de la posesión. Al final del tercer cuarto, 55-60.

Pasaban los minutos y el Força Lleida era incapaz de remontar la desventaja. En gran parte gracias a que los malagueños no disminuían los porcentajes, sino todo lo contrario. Un sencillo mate de Malick Fall tras una infantil pérdida de Artega propiciaba el tiempo muerto de Joaquín Prado con el encuentro ya en bandeja para los visitantes (57-67). Díaz y Todorovic eran una auténtica pesadilla para el técnico ovetense, que sólo veía en Àlex Llorca su tabla de salvación. Insuficiente, pues al Clínicas Rincón no le tembló el pulso desde la línea de personal y supo jugar con la ansiedad de un Lleida que terminó el encuentro errando tiros liberados bajo el aro. Primera alegría para el vinculado de Unicaja que, pese a las bajas, ha demostrado que será un rival a tener muy en cuenta.

LA CLAVE: El acierto perimetral del Clínicas Rincón. Un 63% (12/19) en triples lograron los malagueños, que contaron con un inmaculado Alberto Díaz (4/4). Además, cuando el balón más quemaba se sacaron de la manga tiros inverosímiles que minaron la moral leridana.

FORÇA LLEIDA: Llorca (21), Matulionis (10), Arteaga (4), Vinson (14), Llorente (8) –cinco inicial- Simeón (4), Sutina (1), Alzamora (3), Domínguez (3), Milutinovic (5).

CLÍNICAS RINCÓN: (12), Díaz (16), Gutiérrez (1), Nguirane (2), Guillén (16) –cinco inicial- Pozas (11), Soluade (8), Benemene (0), Ruiz (0), Fall (4), Sabonis (9).

Parciales: 26-25, 15-15, 14-20, 18-19.

Crónica: Marc Retamero Castelló

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 años 2 meses
#Contenidos: 
501
#Comentarios: 
2,384
Total lecturas: 
2,710,356

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar