Solapas principales

Giedraitis y Polonara doblegan a un Khimki en cuadro (77-60)

  • Doble doble de 20 puntos y 10 rebotes para un excelso Polonara que estuvo en absolutamente todo
  • Gran aportación de Dragic (15) y Giedraitis (20) para afianzar el triunfo
  • Muy mermado por las bajas, Khimki se diluyó tras el descanso

La expedición del Khimki, en busca de la heroica: 

En un contexto tan complicado, convulso e inseguro como el actual, Khimki aterrizaba en Vitoria tras haber jugado entre semana en Madrid, también con un roster en cuadro. En una vorágine de  casos de coronavirus en muchos de los equipos de la Euroleague como Barcelona, Zenit o el propio Khimki, la polémica no se iba a quedar exenta.  A comienzos de la semana, la Euroliga dictaminó que Zenit perdería sus partidos por 20-0, pero poco después esa decisión fue revocada, y la competición aboga ahora por recuperar y posponer esos partidos. Con ese precedente, el claro damnificado es el Khimki ruso, equipo que pese a tener 6 bajas por COVID-19, viajó a España bajo mínimos para jugar dos partidos en los que ya partía en seria desventaja. De esta manera, esta noche en el Buesa Arena se disputaba un gran partido, pero en el ambiente se decidían cosas que tendrán su trascendencia los próximos días. 


Victoria al más puro estilo ‘Dusko’:

En la terminología bélica, es muy conocida una frase que bien podemos extrapolar a lo que significa Dusko Ivanovic como entrenador. Dice así: “En las peores batallas se muestran los mejores guerreros”. Cuando el año pasado Baskonia era un barco naufragado, un proyecto a la deriva que prácticamente se había despedido de sus opciones en todas las competiciones, Dusko Ivanovic aceptó el reto de retomar los mandos del club de su corazón, y terminó haciéndolo campeón. La confianza depositada por parte del club en el técnico montenegrino es absoluta, su filosofía se ha convertido en dogma de fé en Vitoria.  Desde su llegada, su objetivo era uno: recuperar el ‘carácter Baskonia’ , eso que tan inigualable hace al club Vitoriano. Volver a retomar el juego basado en la lucha, entrega y sacrificio que siempre había caracterizado a Baskonia y que es lo que puede hacer a este equipo grande, más allá del talento. Hoy Baskonia ha vuelto a realizar todo un recital de sacrificio, ayudas, y permutas defensivas. Defensa, defensa y defensa, y a partir de ahí, lo que venga. 

 

La gasolina rusa duró hasta el descanso: Con la encrucijada de un roster bajo mínimos, tan solo 5 jugadores rusos superaron la decena de minutos. Escasa rotación, que generaba que el cansancio fuese haciendo mella según avanzaban los minutos, haciendo del reloj una losa cada vez más pesada. Como aliciente extra, el gran esfuero realizado dos días antes en Madrid, donde el conjunto moscovita dió la cara de principio a fín. Esta noche, al igual que en el Wizink Center, los hombres de amarillo partieron voluntariosos, y de hecho llegaron al descanso un punto arriba. Una defensa bien diseñada para dosificar esfuerzos, y una zona sin excesivas ayudas exteriores para no extravaciarse en labores defensivas. Sin embargo, tras el paso por vestuarios, en contador del Khimki ya mostraba que su equipo estaba en la reserva, y la dureza y exigencia que impusó Baskonia generó que el Khimki estallase por completo. 23 puntos en toda la segunda mitad. 

 

 

Amo y señor; Achille Polonara: 

 

Rokas Giedraitis, otro día en la oficina: 

La joya de la corona del proyecto baskonista 2020-2021 volvió a demostrar una noche más el porque de esta etiqueta. Bajó la tutela de Aíto García se curtió una estrella de la Euroliga que cada vez va escalando más y más. Jugador que se ha labrado un camino atípico hasta la élite. Sin formar parte de grandes equipos ni grandes ligas. Llegó a Vitoria y desde el primer día el lituano demostró lo que mejor sabe hacer; anotar, anotar y anotar. De todas las maneras y desde todos los sitios. A Rokas se le caen los puntos de las manos. Sin ir más lejos, esta noche, sin brillar especialmente, se marcha a casa con 20 puntos en su expediente, al igual que hizo en Belgrado, donde en una noche gris culminó el partido con 28 puntos anotados. Sin lugar a dudas, uno de los hombres propios no solo de Baskonia, sino de toda la Euroliga. 

 

MVP; Super Polonara:

“Quando sei solo e hai paura di quella situazione, sii coraggioso. Solo tu ne vali la pena e sei in grado di affrontare qualsiasi cosa. Concentrati solo sull'essere il migliore e su tutto ciò a cui puoi contribuire”. Este pasaje en italiano en la novela “El nombre de la rosa” no puede metaforizar mejor la actuación de esta noche de Polonara. El italiano estaba absolutamente solo en la posición de cuatro, ya que su compañero de puesto caía lesionado y era baja pocas horas antes del partido de esta noche. Pese a ello, a Achille no le pesó tener que jugar una gran cantidad de minutos, y tener que asumir un rol de liderazgo y protagonismo. El italiano nacido en Ancona, sacó a relucir todo su repertorio. Tapones, robos, mates, alley-hopes, triples, canastas tras rebote… En definitiva, todo un arsenal de polivalencia, carácter y calidad. Polonara es mucho más que un jugador de rotación, y así lo demuestra siempre que tiene la oportunidad. 

 

Estadísticas Baskonia-Khimki:

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 1 mes
#contenidos: 
47
#Comentarios: 
134
Total lecturas: 
71,951

Comentarios