Solapas principales

El Real Madrid más anotador domina al Khimki de principio a fin (104-76)

  • Anthony Randolph, con 19 puntos y 4 rebotes, mejor jugador del partido
  • Alexey Shved, Jeremy Evans y Devin Booker, estrellas rusas, fueron completamente anuladas. Ninguno superó los 8 de valoración
  • Un Real Madrid muy enchufado, rompió el partido desde el triple especialmente: 26/45 TC y 13/22 T3

Después de la resaca del Clásico, volvemos al WiZink Center para disfrutar de la novena jornada de Euroliga entre Real Madrid y Khimki. El conjunto ruso cierra la clasificación de cabezas de serie, con 6 victorias y 2 derrotas. El conjunto de Pablo Laso tratará de seguir su racha de victorias y engancharse a la parte alta de la tabla.

65 puntos y 9/13 en triples del Real Madrid. Los de Laso se mantuvieron concentrados durante toda la primera parte en la toma de decisiones en el tiro. La conclusión se refleja en el volumen de anotación y porcentaje de tiro. El segundo cuarto fue un auténtico vendaval desde la línea exterior, y el conjunto blanco comenzaba a dinamitar el partido sin bajar el pie del acelerador. 

36 rebotes del Real Madrid ante 24 del Khimki. La detonación ofensiva llegó desde el acierto en el tiro, pero el dominio bajo aros del conjunto blanco aseguró el amplio repertorio que mostró de principio a fin.

130 de valoración total local por 58 del conjunto ruso. Tercera clave que muestra lo que es el Real Madrid en estas ocasiones: un bloque. La tormenta perfecta llega cuando juegan fluidos, sin sentirse presionados y haciendo su juego. Tres jugadores por encima de 20 de valoración, secundados por un gran número de jugadores que anularon a las estrellas del Khimki desde el segundo cuarto.

El partido arrancó muy eléctrico. Ambos equipos buscaron desde el principio marcar el ritmo ofensivo, y sobrepasar las defensas rivales basándose en el físico y la electricidad. Los de Pablo Laso consiguieron tres jugadas de 2+1, y transiciones rápidas donde Anthony Randolph es un especialista del scoop up (recibe y tira sin bote). El Khimki trataba de imponer su ley física en la pintura, pero la sólida defensa blanca les permitía correr la pista en contraataque y generar las primeras ventajas del partido. Tras el tiempo muerto solicitado por el conjunto ruso, el Real Madrid falló tres ataques consecutivos, mientras que Khimki anotó dos triples y un 2+1 que obligó a Laso a parar el choque. El final del primer cuarto se caracterizó por la búsqueda de espacios del conjunto ruso, cuya responsabilidad cayó sobre las espaldas de Shved y Evans, jugando rápido y rompiendo las líneas defensivas blancas. En cambio, la intensidad de Campazzo sobre las líneas de pase y la eficiencia coral en el tiro les lleva a irse con ventaja al término de los primeros diez minutos (31-25).

Nuevamente, el arranque del segundo cuarto de los hombres de Laso fue demoledor. Dos defensas colosales de Jordan Mickey y un Anthony Randolph muy enchufado desde el Clásico (4/5 T3, 16 puntos min. 12), abren brecha en el marcador y obligan nuevamente a Rimas Kurtinaitis a frenar a una maquinaria blanca que comenzaba a carburar. Aún así, la defensa del Real Madrid comenzaba a provocar tiros punteados y sin capacidad de crear los espacios que le permitieron anotar con facilidad en el primer cuarto. Al Khinki le estaba costando un mundo anotar con facilidad, y los de Laso tiraron de músculo, liderados por el acierto desde el triple y la aportación de Mickey en ambos lados de la cancha, anotando 11 puntos, capturando 2 rebotes y poniendo 3 tapones. Su aportación sin balón también está siendo muy valiosa. Crea espacios para los tiradores, quienes estan especialmente inspirados. Conclusión: arsenal de triples blancos y 65-42 al descanso.

Si alguien pensaba que un equipo dirigido por Pablo Laso va a bajar el pie del acelerador pese a ganar por más de 20 puntos al descanso, eso es que no conoce al Real Madrid de Laso. Si algo caracteriza al técnico blanco, es su afán de perfeccionismo y rozar el sobresaliente en cada minuto del partido. La intensidad defensiva, especialmente la concentración en tapar líneas de pase, provocó numerosas pérdidas del Khimki, lo que permitió correr al Real Madrid, y solemos conocer lo que ocurre en dichos casos. Ya no dominan únicamente la línea exterior, además Walter Tavares se hace un gigante bajo aros para provocar numerosas situaciones de 2+1. El de Cabo Verde llegó a atrapar rebotes por encima de tres rivales. Las cosas no salían para un Khimki que comenzaba a desesperarse, sentando a Shved con el Real Madrid rozando los 40 puntos de ventaja. Contando con la doble jornada de Euroliga, ambos equipos comenzarán a pensar en el siguiente (92-56 al último cuarto).

El Real Madrid podía empezar a mirar en su récord anotador en Euroliga (116 puntos), o el absoluto de la competición (123). Tratarán de romper barreras y dar minutos a los jugadores de rotación al último cuarto. Es momento de rodar a Trey Thompkins, dar oportunidades a Garuba o dar descanso a los pesos pesados de la plantilla. Pero finalmente el conjunto blanco decidió levantar el pie del acelerador. Con los jugadores de rotación (Laprovittola, Carroll, Thompkins o Garuba), para que tengan ritmo de competición y estén listos físicamente para estar preparados en el momento en el que Laso les necesite en ésta larga temporada. El último cuarto fue una mera transición para un Real Madrid que vuelve a engancharse a la pomada de la Euroliga, y suma su sexta victoria por un contundente 104-72.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 5 meses
#contenidos: 
90
#Comentarios: 
207
Total lecturas: 
132,776

Comentarios

Después de ver este partido he revisado la página oficial de ACB para asegurarme de que BB ganó a RM.SI. Los jugadores ,afortunadamente,todavía son seres humanos con días buenos y malos y no son maquinas aunque los aficionados queramos que lo sean.