Solapas principales

Analizando a Bruno Fitipaldo, amenaza exterior del San Pablo Burgos

El San Pablo Burgos quiere correr, robar, correr, tirar y después volver a tirar. Y para eso han fichado a Bruno Fitipaldo.

El capitán de la selección uruguaya se une a un proyecto en el que sus características encajan como anillo al dedo: rápido en las transiciones y con una marca en la línea de 3 puntos. Fitipaldo llega como base pero, conociendo a Diego Epifanio, también tendrá minutos como escolta.

Con 27 años y 1,84 metros de altura, Fitipaldo llega con una buena experiencia en ligas europeas y con el bagaje que otorga ser el capitán de tu selección. Con 17 años debutó en la primera división uruguaya y en 2014 emigró a Argentina para jugar en todo un clásico: el Obras Basket. Dos años después da el salto a la Serie A italiana con el Orlandina Basket para meses después fichar por el Galatasaray turco donde llegó a debutar en Euroliga.

Tras su regreso a Italia, Fitipaldo buscaba dos cosas: protagonismo y la posibilidad de jugar con su selección. Y eso es lo que le espera en el San Pablo Burgos, no tanto porque su puesto esté asegurado (tendrá que disputarse el puesto de base con Ognjen Jamaraz, que está dejando muy buenas sensaciones en el inicio de la temporada) si no porque sus características son opuestas a Jamaraz. Y porque su tiro y la rapidez con la que lo ejecuta harán que, probablemente, todas las bolas de ‘clutch time’ sean para él.

De él se esperan puntos. No tanto en cantidad, sino en momentos en los que el equipo se atasque, o cuando llegue el momento clave, aprovechando su capacidad para crearse su propio lanzamiento (atentos a su tiro tras dribling y al lanzamiento tras un pasito lateral).

FORTALEZAS:

El tiro: Corremos el riesgo de repetirnos, pero es su gran virtud. El tiro desde el triple es su principal arma ofensiva, y su favorita. Con unos buenos porcentajes (40% en T3 la pasada temporada) y una mecánica bastante rápida y efectiva, será una buena amenaza exterior para el San Pablo Burgos esta temporada. A media distancia también tiene una buena capacidad de tiro (57% el último año) por lo que, si se entiende con los pívots, pueden generar buenas opciones de tiro. Es más que capaz de generar sus propios tiros con dribling y su veteranía hace que no le tiemble el pulso ante cualquier defensor.

La velocidad: La velocidad y el manejo del contraataque de Fitipaldo será otra virtud a explotar en ataque. Con el equipo que tiene a su disposición Diego Epifanio, está claro que el ‘run and gun’ será la melodía que sonará esta temporada en el Coliseum Burgos.

El robo: Defensivamente, es su mejor virtud. Unido a lo que ya hemos dicho, lo convierte en una buena amenaza cuando defiende al base rival, castigando las pérdidas del equipo contrario. Además, no maneja mal la bola, aunque no sea un director clásico por lo que podrá generar ocasiones para otros tiradores (pensando especialmente en Frazier y Cancar) o la penetración de los interiores.

DEBILIDADES:

El físico: Si bien no es un jugador débil, su altura (1,84) y constitución pueden hacerle sufrir los minutos en los que tenga que defender a exteriores más corpulentos, especialmente si combina sus minutos en pista con otro base (sobretodo Jamaraz y, en menor medida, Frazier) y tiene que defender a un escolta corpulento. De la misma forma, a pesar de sus buenos movimientos, su penetración a canasta no es tan buena como debería ante zonas pobladas.

La toma de decisiones: Cuando se juega un baloncesto tan rápido, es fácil no tomar la mejor decisión. Eso le lleva a forzar algunos tiros en vez de buscar un tiro liberado o perder balones en busca de un ataque más rápido.

Excesiva dependencia del tiro: Cuando eres un gran tirador como es Bruno Fitipaldo, es lógico depender de tu mejor arma. Pero el día que no entra el tiro, su aportación en ataque queda muy mermada.

Todos los análisis realizados hasta el momento los podéis encontrar aquí:

Scout fichajes ACB

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 1 mes
#contenidos: 
60
#Comentarios: 
192
Total lecturas: 
154,968