Solapas principales

Analizando a Philip Scrubb, el sustituto de nadie en Estudiantes

Llega a la capital, un verano más, un jugador exterior y con fama de anotador para completar la plantilla de Movistar Estudiantes. Pero seamos realistas, de primeras Philip Scrubb no es ni Sylven Landesberg ni Edwin Jackson. Ni tampoco Gian Clavell. Parece que después de la experiencia con el boricua en la planta alta del Magariños han preferido ser más cautelosos para esta temporada. Teniendo en cuenta, también, la cara renovación de Darío Brizuela, el cual debe ser ese jugador del que estábamos hablando. 

Philip Scrubb aterriza en Madrid poco después de haber "decepcionado" junto al combinado canadiense en el Mundial promediando 6 puntos, 1'8 asistencias y 2'2 rebotes en 17 minutos. Este combo-guard de 26 años cumplirá su quinta temporada en Europa desde que leggara en el verano de 2015 al AEK Athens. Hubo un tiempo, antes de cruzar el charco, en el que el escolta de Richmond llegó a ser considerado uno de los mejores proyectos baloncestísticos de los norteamericanos. De hecho, se habla de él como uno de los mejores jugadores del college canadiense en su historia acumulando multitud de premios y cayendo derrotado en tres partidos durante cinco años. 

En Europa se ha caracterizado por su juego ofensivo gracias a su facilidad anotadora unida a su faceta como asistente. Por ello es por lo que fue designado como máximo anotador y mejor jugador ofensivo de la BBL alemana en el año 2018, en las filas de Skyliners Frankfurt. Sus promedios allí fueron de 18'3 puntos y 3'7 rebotes con un 45% en tiros de 3. Esta temporada le valió para dar un salto cualitativo en su carrera y fichar por el Zenit Saint Petersburg que le permitió jugar Eurocup la pasada temporada. 

FORTALEZAS

Tiro exterior: Sin duda la mejor virtud en su juego es el tiro de tres. Durante su carrera en Europa no ha bajado del 40% de acierto desde el perímetro y es capaz de anotar con facilidad tanto en catch&shoot como en tiro tras bote o bloqueo directo. Es cierto que a la hora de finalizar desde fuera se encuentra mucho más cómodo jugando como escolta, su posición natural, sin la necesidad de amasar tanto balón. Puede funcionar muy bien junto a Phil Pressey aunque no queda claro si le veremos muchos minutos a la vera de Darío Brizuela. 

Buen defensor en lado fuerte: Es un jugador muy inteligente en la colocación a la hora de defender, sabiendo muy bien donde posicionarse en cada momento cuando el balón está cerca de él. Si se encuentra en el lado fuerte de la cancha tiene una gran capacidad de anticipación sobre las acciones de sus rivales siendo capaz de renunciar a la defensa sobre su par y acudir a la ayuda con éxito. 

Polivalencia: Su rol de anotador deja claro que en el puesto de '2' es donde mejor puede rendir. Sin embargo, su desempeño en el puesto de organizador es bastante notable. No le gusta amasar en exceso la bola y, aunque lo utiliza poco, siempre emplea el bote con sentido. Los datos están ahí, y es que en las últimas dos temporadas su promedio no ha bajado de las 3'5 asistencias por partido. Es por ello por lo que también puede ayudar en el puesto de '1' llegado el momento o la situación de partido. 

DEBILIDADES

Defensa en lado débil: Ya vimos en el Mundial que es muy propenso a despistarse cuando defiende en la zona en la que no está el balón. Tiende a saltar a la ayuda constantemente y esto provoca que pierda a su par con asiduidad. Es carne de puertas atrás y de bloqueos ciegos que dejen solo a su rival en la esquina contraria a la del balón. 

No es un gran penetrador: Scrubb es un anotador y no hay ninguna duda sobre ello. Donde si hay dudas es en su capacidad para atacar el aro. Lejos de ser un tirador puro, no es un jugador explosivo ni con un gran primer paso que consiga zafarse de su defensor fácilmente. Más de la mitad de sus tiros de campo son procedentes del perímetro y la mejoría en el porcentaje de tiros de campo en comparación con tiros de tres no es muy grande, 40'9% con 3'5 triples intentados y 42'2% con 7 tiros intentados por partido.

Físico: Para ser un escolta puede que se quede un poco escaso de centímetros -1'93 m. según FIBA- y tampoco es que sea un jugador caracterizado por su rapidez o explosividad. Lo suple todo por su inteligencia a nivel táctico pero no tiene las piernas de Darío Brizuela o la explosividad de Gian Clavell. 

Así juega Philip SCRUBB, nuevo jugador del Movistar Estudiantes

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
128
#Comentarios: 
396
Total lecturas: 
286,447