Solapas principales

Dos jugones y un faro

  • Los escoltas Slaughter y Ennis junto al pívot Pustovyi serán los referentes ofensivos del Gran Canaria esta temporada
  • La baja de Albicy y la lenta adaptación de Kramer hacen más profunda su dependencia

La llegada de Ennis, junto a la renovación de Slaughter antes de finalizar la temporada anterior, ha unido en el puesto de escolta a dos jugones, capaces de dinamitar un partido por sí mismos. Esto unido a la contratación de uno de los techos de la ACB, Pustovyi ha provocado que la plantilla esté más compensada, más al gusto de Fisac, que tiene la labor de hacer que sobresalgan las virtudes de sus jugadores, mientras minimizan las carencias que puedan tener como conjunto.

La baja de Albicy ha acentuado aún más la dependencia del duo de escoltas norteamericamos, ya que el francés, con una lesión muscular que arrastra desde los Juegos Olímpicos, se presentaba en la temporada como un fijo en el quinteto titular de Fisac. La llegada del segundo base se retrasó bastante, además Kramer tuvo problemas para entrenar los primeros días que estuvo en la Isla. Las bajas en la dirección de juego han provocado que Fisac haya tenido que dar más minutos de lo que a él le hubiese gustado al canterano Javi López, que con sus limitaciones, ha ofrecido un buen rendimiento en los dos lados de la pista.

Slaughter dejó destellos de su calidad y liderazgo dentro de la cancha en la temprada pasada. Recordemos que no comenzó en la temporada por una lesión detectada por el cuerpo médico del Granca en la revisión que se le realizó en el verano de 2020. Cuando llegó, en el peor momento de los de Fisac, resultó clave en la reacción que tuvieron los amarillos en la segunda mitad del curso. Ennis es un jugador con un estilo muy parecido a Slaughter, la manera en la que se complementen y la habilidad de Fisac para sacar el máximo rendimiento de cada uno, será clave para que el Granca pueda pelear por estar entre los mejores en la ACB y en la Eurocup. La capacidad de ambos para crearse sus propios tiros es innegable y también que el balón pasará mucho tiempo en sus manos. Será importante la gestión y la administración que hagan de las jugadas y el criterio con el que las manejen, para generar juego y espacios que sus compañeros puedan aprovechar.

El pívot ucraniano, tras tres temporadas sin protagonismo en el Barcelona, busca volver a ser importante en el conjunto amarillo. A Fisac le gusta jugar con pívots grandes, la temporada pasada convenció a Costello para que jugara de cuatro y maltrató a Wiley, que nunca gozó de la confianza del técnico segoviano. Con Pustovyi tiene un referente para el juego ofensivo, al que surtir de balones para crear espacios para el resto y finalizar con su buena capacidad para definir cerca del aro. En defensa es un jugador determinante, por su capacidad intimidatoria y el dominio del rebote.

El abuso de las acciones individuales de Slaughter y Ennis, será una de las complicaciones con las que tendrá que lidiar Fisac y su plantilla, algo que pondría en evidencia que la fluidez del juego ofensivo del Gran Canaria no está afinada del todo. Como recurso está bien, pero no debe ser la norma, ya que les convertiría en un equipo más predecible. Además en defensa, si se juntan Ennis y Slaughter y/o Ilimane Diop y Pustovyi, se pueden generar grandes desventajas tras cambios defensivos, con desajustes  que provoquen puntos fáciles del rival.

Fisac no duda en jugar muchos minutos con dos faros, ya que en entre Willy Villar y él se han empeñado en hacer de Diop un cuatro, más por necesidades de la plantilla (ya tenías a tres cincos firmados) que por las características del jugador formado en las categorías inferiotes del Baskonia. Ante la falta de importancia en la rotación de Ivanovic, decidió hacer las maletas, dejar su casa y apostar por el proyecto que le presentaron Villar y Fisac, asumiendo el rol de ala-pívot.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 1 mes
#contenidos: 
187
#Comentarios: 
557
Total lecturas: 
406,638

Comentarios

De su etapa anterior en Gran Canaria se vio que Brussino tiene falta de ese carácter tan característico del jugador argentino. Yo creo que Las posiciones de base y del 4 flojean. Diop no es un jugador que abra la cancha y Albicy se mostró muy muy irregular, por ser complaciente, en su rendimiento el pasado año.

A mi juicio, el jugador nuclear en el juego exterior ha de ser Brussino. Slaughter y Ennis son dos excelentes complementos, pero la clave estará en el rendimiento del alero argentino, jugador muy infravalorado siempre (hasta en su propia selección).

es que si no termina de explotar... por algo será... no le da, no se si físicamente, o mentalmente...pero aún no ha pasado al siguiente nivel