Solapas principales

Gran Canaria, el equilibrio perfecto con Lakovic como capitán

  • Ningún componente del equipo destaca por encima del resto: todos trabajan por y para el equipo
  • Con un balance de 7 victorias y 2 derrotas, es una de las sensaciones de la ACB junto con Lenovo Tenerife.

Dum loquimur, fugerit invida aetas. Carpe diem, quam minimum credula postero. Hace ya dos mil años, Horacio escribió una serie de poemas que han quedado para la posteridad. Algunos de ellos se han convertido en auténticos lemas, en tópicos, incluso en modos de vida. Es el caso del Carpe diem -cuya traducción literal es "coge el día" y que significa algo así como "aprovecha el momento"-, que sigue vigente todavía hoy, veinte siglos después. 

Ese leitmotiv es el que lleva por bandera Gran Canaria, que ha arrancado la temporada de una forma brillante. En nueve jornadas, el equipo claretiano cuenta con un balance de siete triunfos y dos derrotas, unos registros que han ilusionado a toda una isla. Y es que en estas semanas que llevamos de competición, se ha podido ver de todo: desde el triunfo ante el Barça en la primera jornada hasta el triunfo en la prórroga ante Bàsquet Girona, pasando por las victorias abultadas ante Covirán Granada, Monbus Obradoiro, Río Breogán o Casademont Zaragoza. Si algo ha demostrado el conjunto que dirige Jaka Lakovic es que hay que aprovechar el momento, y no pensar en lo que puede venir. Deben disfrutar del ahora, del buen momento por el que están pasando. 

Todo esto no es casualidad, claro. Si bien es cierto que no han logrado aquella imbatibilidad de la temporada 13-14 en las primeras jornadas con Pedro Martínez a los mandos, sí han realizado uno de los mejores arranques de la década, que se dice pronto. "Las estadísticas de la historia no nos dan de comer", sentenció el técnico esloveno en unas declaraciones recogidas por Canarias7. Es, por decirlo de alguna manera, un ejercicio para quitar presión, puesto que en los últimos años, los inicios de temporada siempre han sido complicados, o por lo menos ha habido más dudas que certezas.

No hace tanto, el Gran Canaria estaba disputando la final de la Copa del Rey, y hace menos todavía, los isleños disputaban la Euroliga. Es demasiado pronto para pensar en cotas tan altas, pero si siguen jugando así, estarán peleando hasta el final en todas las competiciones. Pero, ¿cómo ha sido posible este cambio ¿Qué ha hecho Lakovic para que el equipo funcione a las mil maravillas? Pues la respuesta más obvia es que ha logrado tejer los engranajes de la plantilla a la perfección. La marcha de Ennis creó dudas porque se trataba de un buque insignia, pero con el paso del tiempo se ha visto que no era una pieza imprescindible. Es más: su sustituto, Vitor Benite, no está cuajando ni mucho menos su mejor temporada y el equipo apenas lo está notando.

La seña de identidad del bloque canario es la unidad, el ir todos a una, el dejar a un lado el individualismo. No hay ni un solo jugador que supere los 11 puntos por partido; sin embargo, hasta siete jugadores están entre los 9 y los 11 puntos de promedio. Esto no solo nos habla de la gestión de los egos en el vestuario, sino que también refleja la imagen de un equipo compacto en el que cualquiera puede ser protagonista y cualquiera puede ser determinante. Sí, podríamos pasarnos horas hablando sobre la evolución de Balcerowski, la polivalencia de Brussino, la muñeca de Shurna, la facilidad anotadora de Slaughter, la versatilidad de Salvó o el buen hacer de Inglis, pero entonces quedaría emborronado el verdadero valor de este grupo: la unión, la fuerza. El curso pasado había cierta dependencia de lo que pudieran hacer el dúo AJ Slaughter-Ennis, y este año se ha repartido el protagonismo.

 

 

En esta ACB, no hay duelos sencillos, y el calendario que le viene ahora a Gran Canaria no es nada fácil. Se tendrá que enfrentar a los dos equipos vascos -ambos también con un arranque notable den la Liga Endesa- antes de medirse a UCAM Murcia y Valencia Basket. Si logran alguna victoria ante alguno de estos equipos antes de finalizar el año, tendrán muchas opciones de obtener un billete para la próxima edición de la Copa del Rey. Pero como hemos dicho antes, es demasiado pronto para ser tan ambicioso; deben ir paso a paso y continuar por el camino que ya han emprendido. Porque con ilusión, se aprovecha mejor el momento y se sueña más alto todavía. Y los claretianos no han dicho aún su última palabra. Si el equipo funciona y las lesiones les respetan, continuarán siendo una de las sensaciones de la liga.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 6 meses
#contenidos: 
806
#Comentarios: 
2,145
Total lecturas: 
2,825,836