Solapas principales

Yo no conocí a Vinnie Johnson, pero sí a Darío Brizuela

  • Su importancia en Unicaja sigue siendo muy parecida que en Movistar Estudiantes, sin embargo solo ha gozado de dos titularidades en 19 partidos

Hace apenas unos días, coincidiendo con la final de la Copa del Rey 2020 en la que el Real Madrid arrasó al anfitrión, Unicaja, en el Martín Carpena, el que escribe estas palabras titulaba una de las claves como "Yo no conocí a Vinnie Johnson" en referencia al papel de Darío Brizuela como dinamitador de partidos en el esquema de Luis Casimiro. Esto es lo que comenté, en caliente, desde la tribuna de prensa durante la final: "El que escribe estas líneas nunca conoció al escolta de los Detroit Pistons, apodado como 'microondas'. Lo más parecido que quizás tenemos aquí y en esta época es Darío Brizuela. [...] Casi él solo metió a Unicaja en el encuentro en el segundo cuarto rebajando la distancia de 21 a nueve puntos".

DE LÍDER A SEXTO HOMBRE; DE REFERENCIA A MICROONDAS

Desde la llegada del escolta vasco a Los Guindos, su rol ha cambiado ostensiblemente. Con Josep María Berrocal la temporada pasada y Aleksandar Dzikic en último término le dieron toda la responsabilidad al escolta donostiarra para desarrollar el ataque de Movistar Estudiantes. El año pasado, el de su explosión, Brizuela salvó en gran medida a los colegiales de caer a la tan temida LEB Oro por los madrileños.

Ya van dos sustos oficiales -en 2012 y 2016- y el del curso pasado podría haber sido el definitivo de no ser por la aportación en momentos clave de la 'Mamba Vasca'. Titular fijo la temporada pasada, el internacional español promedió 14'7 puntos en 30 partidos de Liga Endesa, 26 como titular. La competencia que tuvo en las figuras de Gian Clavell y, desde mitad de temporada, de Alessandro Gentile por llevar el peso anotador ayudó a Brizuela a tomar las riendas de los de Magariños en los instantes finales. 

La prueba perfecta: el penúltimo partido de liga ante Obradoiro que confirmó la permanencia de Movistar Estudiantes en Liga Endesa después de una segunda parte nefasta. Gentile se había echado el equipo a la espalda para que, en los instantes finales, nuestro particular Batman apareciese ante la llamada de la batseñal y anotara los últimos 10 puntos de su equipo para acabar venciendo por 83-80. Y ejemplos así del antiguo '8' del Estu hubo varios. 

Tras 10 partidos esta temporada en su club de siempre, las necesidades económicas en las oficinas del Ramiro obligaron a vender al canterano a Unicaja por 250.000 euros. En un perímetro formado por el también ex-colegial Jaime Fernández, Alberto Díaz y Josh Adams, el recién llegado se vio relegado a salir del banquillo. Nada más y nada menos que 19 partidos disputados y dos titularidades son los datos crudos de Darío Brizuela desde su llegada al calor, los espetos y la playa de la Costa del Sol.

Alternando partidos por encima de los 20 puntos con otros por debajo de los dobles dígitos es su rutina ahora. Eso sí, el ejercicio que realiza en todos ellos, el de entrar en trance y meter varias canastas consecutivas, está presente en muuuuuchos de ellos. Su promedio anotador ha bajado con Unicaja casi tres puntos menos -a 11'9 por choque- que su curso anterior. Se mantiene su acierto general (46%) y su indiscreción y descaro a la hora de lanzar -9'3 intentos-. 

BRIZUELA, el alma de Unicaja en la Final | Copa del Rey 2020

Lo que le hace distinto es ese instinto anotador, unido a un carácter ultracompetitivo que le ha llevado a liderar las reacciones de los anfitriones de esta Copa del Rey ante Casademont Zaragoza y Real Madrid. Estos partidos, aún frescos en la memoria colectiva, valen de sobra para explicar el fenómeno de Brizuela. En cuartos, ante los maños, el pupilo de Casimiro estaba casi inédito tras el descanso -su participación no llegaba a los tres minutos-. Posteriormente, su entrada desencadenó nueve puntos consecutivos -con los que acabó el encuentro- que cambiaron el devenir del partido y dejó a Unicaja seis puntos arriba al final del tercer cuarto en una remontada clave.

Lo de la final tuvo un contexto bien distinto, pero con el mismo protagonista entrando en trance de la misma manera. Bajo una desventaja de 19 puntos en el segundo cuarto, se echó el equipo a la espalda y con 10 puntos consecutivos rebajó la diferencia. Será interesante ver si Casimiro es capaz de aguantarle en este rol con las bajas de Jaime Fernández y Alberto Díaz para las próximas semanas

jaycee carroll, el mayor exponente, ¿a años luz?

Seguramente en la última década no se haya visto un ejemplo tan claro en Liga Endesa como Jaycee Carroll. Desde su llegada a la capital española, allá por 2011, coincidiendo con la de Pablo Laso, el cañonero americano adaptó su rol de principal amenaza ofensiva en Gran Canaria -titular en 96 de los 98 duelos que disputó con los insulares- a dinamitador de partidos en la etapa de éxitos reciente del Real Madrid. Solo en dos temporadas vistiendo de blanco ha superado los 20 minutos de media, curiosamente las dos primeras. La confirmación de la estructura de la plantilla merengue, con una rotación muy amplia, le rebajó minutos aunque no importancia.

Su papel como reactivo ante situaciones desfavorables de partido entre cuartos resultaba en infinitos carretones que buscaban el tiro de tres, liberado, en un acto doble de recibir y tirar con el que Laso intentaba disminuir diferencias con el rival. Esa película la hemos visto cientos de veces y más allá de la NBA con sus Lou Williams, Jamal Crawford o Eric Gordon, el ejemplo más claro de sexto hombre o cañonero desde el banquillo es el del escolta mormón de 36 años. 

En su carrera profesional jamás ha bajado de los 8 puntos de media y desde el banquillo blanco no han perdido ningún miligramo de confianza en el tirador. La comparación es algo descabellada, pero el comienzo de Carroll fue de titularísimo en Gran Canaria. En la cara técnica, quizás Brizuela puede hacer más cosas sobre la cancha, además de tener el potencial para alcanzar el nivel defensivo del jugador blanco como defensor de élite perimetral. En ataque sí es cierto que Brizuela tiene ese carácter que es capaz de contagiar a sus compañeros más allá de cambiar la dinámica del partido. 

A pesar de tener un paso fugaz, Matt Thomas es, probablemente, el jugador más parecido a Carroll que se ha visto en Liga Endesa en los últimos años. Su rol en Valencia Basket en la 2018/19, casi calcado, acabando como uno de los mejores jugadores en puntos por minutos junto al propio Carroll y a Brizuela, con 0'6 puntos por minuto. En el caso del jugador merengue, en ocho de sus nueve temporadas de blanco se ha colado en el Top-10 de Liga Endesa de máximos anotadores por minuto.

 una de recuerdos

Hace casi nueve años, uno de los nombres ilustres de Solobasket, Igor Minteguía, desplegaba una lista de los 10 mejores sextos hombres de la liga en la temporada 2010/11

Con el sistema de rotaciones actual y con 11 de 18 equipos disputando dos competiciones, es complicado establecer un sexto hombre al uso en la temporada 2019/20, más allá de Brizuela, Carroll o algunos como Thad McFadden o Santi Yusta. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 mes
#contenidos: 
186
#Comentarios: 
487
Total lecturas: 
416,773