Solapas principales

Brooklyn Nets, año I tras la reconstrucción

Tres temporadas después, volvemos al año I tras una reconstrucción en Nueva York. No la de los Knicks, sino la de los Nets. ¿Quién iba a apostar siquiera un euro a que Brooklyn iba a ser competitivo antes del año 2020? Ni su propietario, Mikhail Prokhorov. No obstante, hace ya tres años, Sean Marks y Kenny Atkinson pusieron un pie en la organización, cambiándola para el futuro cercano y convirtiéndola en destino preferente de agentes libres.

Así lo han demostrado las llegadas de Kevin Durant, Kyrie Irving y DeAndre Jordan este verano, entre otros. Un proyecto sin prisas, cuyos artífices decían, hace dos o tres meses, estar “a un largo camino” de conseguir reconstruir la franquicia. Llegó D’Angelo Russell, se benefició del programa de desarrollo de la organización, les volvió a poner en el mapa y los Nets respondieron haciéndose con una de las plantillas más provechosas de la NBA durante las próximas temporadas. Al menos, cuando KD vuelva.

LA NUEVA DESPENSA DE LOS NETS

 

 

Los Brooklyn Nets han conformado la plantilla que observamos para esta temporada. Plantilla sin Kevin Durant, pero con Kyrie Irving, con mejoras notables sobre el papel que subsanan defectos primarios de la rotación de la pasada temporada, las cuales serán discutidas más adelante. De momento, nos quedamos con el mantenimiento de las piezas importantes del young core que se estaba formando en Nueva York, del mismo equipo de desarrollo, y de la concepción del tremendo camino que se tiene que recorrer.

Kevin Durant, Kyrie Irving, DeAndre Jordan, Garrett Temple, Wilson Chandler, David Nwaba, más los novatos, two ways y el equipo de la G League. Los recursos añadidos son bastantes para ignorar, y en calidad se ha mejorado desde la pasada campaña, donde fueron sextos en el Este.

Sin embargo, echando la vista atrás a esa rotación, se echa en falta la presencia de D’Angelo Russell. Es una de las pocas pegas de la agencia libre de los Nets, la confrontación de algunos aficionados y de la propia liga por “desechar” de esa manera al jugador que les devolvió al mapa de la NBA.

Pocas garantías, quede claro, hay en el negocio que es la liga. El puesto de base es el que más talento ostenta de una competición que ha visto en 2019 trastocadas sus plantillas más que en ningún momento de la presente década. Quizás de la historia de la liga. Y el movimiento de D’Angelo da pena en Nueva York, pero no debería considerarse poco especial o despectivo. La franquicia ha sido servicial hasta el último momento, facilitándole la llegada a Golden State (o San Francisco) con el sign&trade que incluía a Kevin Durant. Es un win/win para jugador y franquicia. Un win/win en un negocio en el que los ganadores se cuentan con los dedos de las manos.

¿y la rotación?

La composición de la rotación que hemos destacado anteriormente para los Nets tiene varios puntos importantes y otros que lo son menos. Estos últimos se basan en las incorporaciones lowkey, las más calladas, que vienen a cumplir un rol y punto. David Nwaba, Wilson Chandler o Garrett Temple. Jugadores que vienen a defender y a tirar pocos tiros por partido. A liderar en el banquillo y vestuario en calidad de veteranos y a aportar lo que se les pida. A cumplimentar las tareas requeridas en una defensa que requiere mejoras, pero que fue la cuarta mejor de la liga tras el parón del All-Star.

En la plantilla liderada por Kenny Atkinson ha quedado claro que cada uno cumple una función, y ninguna es más importante que otra. Todos deben firmar sobre seguro con la cultura del conjunto y acatar sus responsabilidades. Porque hasta Jared Dudley, ahora en los Lakers, fue pieza importante por su IQ y su liderazgo el pasado curso. Esas pequeñas cosas que te hacen ganar partidos en postemporada. Las estrellas jugarán minutos de estrellas y el quinteto inicial está muy claro, pero todas las piezas del puzle juegan un papel.

durant_irving.jpg

Durant e Irving se unirán en Brooklyn - AFP

Las cuestiones más jugosas, y las que se vienen a leer, son, sin duda, cómo encajan en plantilla los tres mejores jugadores que han firmado los Nets esta agencia libre. De Kevin Durant es del que menos vamos a hablar. Hay un mundo de incógnitas entre KD y su vuelta a las pistas, incluso entre el jugador que vimos disputar la pasada temporada con Golden State y el que volverá al Barclays Center cuando esté listo. Una lesión en el Aquiles no es ninguna tontería, y aquí vamos a tomárnosla como se merece. En el “Año I” de los nuevos Brooklyn Nets, Kevin Durant no juega, a priori, ninguna mano de cartas. Eso si no se reincorpora a la partida en la recta final de la temporada. Pero, para el que conozca bien la organización de Prokhorov y Tsai, sería inusual ver a los Nets arriesgar sin motivo con su jugador franquicia.

Kyrie Irving. El líder de Brooklyn en la temporada que viene será, de nuevo, un base. El jugador más parecido en toda la liga al All-Star que los Nets acaban de dejar ir. Kenny Atkinson jugará con ventaja a la hora de integrar a Irving en su sistema de juego, al ser uno de los bases más parecidos a D’Angelo Russell, por explosividad y estilo, de la NBA. Ninguno de los dos era precisamente el más atlético de su camada, el éxito de ambos reside en el talento, el balón debe estar en sus manos, el tiro exterior es fuente fiable de puntos… Los ajustes serán muchos y pocos. El off ball y el uso de balón por parte de Kyrie deberán ser trabajados para no cometer los mismos errores que ocurrieron en Boston. La defensa, también.

nbastatskyriedlo.jpg

Algunas estadísticas avanzadas de Kyrie Irving (izquierda) y D'Angelo Russell (derecha) en 2018-2019 - NBA Stats

Pero las similitudes son varias. Mientras que Kyrie tiene un ratio neto mucho más alto (+6.2 frente a 0.2), una mayor efectividad en el tiro (48.7% FG frente a 43.4%) y es más solvente defensivamente y en el rebote, al mismo tiempo que intenta y acierta más tiros libres (3.2 frente a 2) y más tiros en la pintura, no hay que desestimar a Russell. El más joven de los dos es un base en crecimiento, sin estar todavía al nivel de Irving, que mejorará a los Nets en bastantes facetas. Sin embargo, temas como la organización (ambos han rondado las 7 asistencias y el 23.5% de ratio de asistencias este año) quedan más que cerrados.

A diferencia de D’Angelo, Kyrie lleva varias temporadas rindiendo al máximo nivel, sin presentar muchas brechas en su juego más que por sistema. Sus lagunas son bien conocidas y crear una rotación que las cubra es más fácil que para D’Angelo, el cual todavía tiene molde y evolución por delante. Los minutos de Russell serán para Irving, los galones también, además del liderazgo. Kyrie tiene que poner las bases que sentará Durant en un año.

JarrettAllenBrooklynNets.jpg

Jarrett Allen, una incógnita en la posición de pívot - Ruth Isabella, USA TODAY Sports

Jarrett Allen es el último tema en discusión de este epígrafe. DeAndre Jordan, un veterano center, más pesado, musculoso, tenaz en la faceta defensiva y experimentado viene a quitarle minutos. No obstante, la agresividad de Allen por quedarse el puesto se ha visto desde que participó en la Summer League y respondió “más preguntas de las que pudo contar” por ello.

“Los Nets hacen las cosas de forma diferente”, y sus jugadores lo saben. Nadie entendió por qué jugaba esta competición, pero parece claro ahora: Brooklyn le quiere compitiendo desde el principio por unos minutos que van a estar bien repartidos desde el comienzo de la temporada. El vapuleo de los Nets por los centers rivales fue tal la pasada campaña que Atkinson tuvo que implementar zonas defensivas por fases del encuentro para minimizar los daños. Otra manera de minimizar daños ha llegado a Nueva York y su nombre es DeAndre Jordan. Bendito problema tienen los Nets, buen mentor para Jarrett y un interior más tenaz que en varios años.

¿QUÉ POTENCIAL TIENE BROOKLYN EN 2020?

Sería de necios volver a colocar a los Nets en la parte baja del Este y no reconocer que han mejorado su plantilla del año pasado, aún sin Kevin Durant jugando. Pero también sería de necios no reconocer que hay conjuntos más arriba que siguen estando por encima aún empeorando, o que también han adquirido jugadores y mejorado. Milwaukee y Philadelphia son los equipos incuestionables de la parte alta o el tier one de la Conferencie Este para la próxima campaña. En segundo plano, prácticamente desde el tercer al sexto o séptimo puesto, hay franquicias que ni ellas mismas saben cómo funcionarán: los nuevos Boston Celtics de Kemba Walker, los Indiana Pacers con Brogdon y Oladipo, los Raptors de Pascal Siakam o los propios Nets de Irving. 

Cualquiera de estos conjuntos puede terminar por encima o debajo del otro, sin haber hecho tantos cambios significativos como para cambiar de arriba abajo la cara de la franquicia. Todos han perdido jugadores claves y han añadido portentos para sustituirlos. Los entrenadores de todas estas franquicias son de los mejores de la liga, sin excepción, y su tarea será encajar a dichos jugadores.

Con tanta incógnita, resulta difícil poner en contexto a las diferentes franquicias. Si todas ellas explotan, pueden alcanzar el top 3 del Este con facilidad, aunque también es cierto que no sería la primera vez que vemos descarrilar un proyecto en el que confía toda la liga. Y los Brooklyn Nets no son diferentes. La gerencia es de las mejores de la liga, las instalaciones de entrenamiento las más caras y su staff técnico es impecable. Sin embargo, muchas caras nuevas han llegado a la plantilla, a priori, de mucha mejor calidad que lo que se lleva viendo por allí desde 2016. ¿Encajarán? De ello depende su éxito. Ahora, no hay que lamentarse, no hay que estar apenado por lo que se deja atrás. Hay que estar excitado por el presente y futuro de la franquicia de Nueva York, que no huele el éxito desde la pasada década. La mejor agencia libre de su historia acaba de finalizar y Sean Marks es gran artífice de ello.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 mes 2 semanas
#contenidos: 
5
#Comentarios: 
22
Total lecturas: 
12,738

Comentarios

Estoy de acuerdo, pero solo a medias, creo que Sixers y Bucks son favoritos pero no están tan por encima del resto como dice el artículo. Si es verdad que parten de un camino hecho con sus estrellas que aún tienen que recorrer Celtics, Heat o Nets, pero su roster han cambiado también, y tienen que ajustar los secundarios de nuevo.
Los Nets, ahora, ya no son una sorpresa, y eso juega en su contra. "Se les espera" allá donde van, antes eran una de las "marías" del calendario y sorprendían a unos y otros.
Reconozco que no se el estilo que puede tener este equipo este año, Irving cambia poco con respecto a Russell, pero en carácter no es Russell, impondrá mucho más y supondrá más trabajo y coordinación que lo que supuso D'lo.
Lo de Jordan es un plus, pero habrá que ver qué DeAndre juega en Brooklin, si el bueno, o el malo, el de Clippers o el de Mavs.

La diferencia de Irving respecto a Russell reside en el papel de Dinwidee, que se verá seriamente afectado especialmente en los finales, dada la preponderancia en los mismos de Uncle Drew. Hasta ahora bien Atkinson, veremos cómo lidia con la inclusión de una supernova, no digamos cuando añadan la segunda...