Se encuentra usted aquí

Oklahoma City: un equipo en reconstrucción encubierta

  • Los Thunder están obsesionados con evitar el impuesto de lujo.
  • La plantilla ha empeorado con respecto al año pasado.

Por extraño que suene, los Oklahoma City Thunder están en reconstrucción. Ciertamente, no es la típica reconstrucción a base de elecciones altas del draft, muchos partidos perdidos y búsqueda de espacio salarial para fichar agentes libres -a fin de cuentas pocas de esas cosas son posibles si tu equipo incluye a Kevin Durant y Russell Westbrook- pero es sin lugar a dudas una reconstrucción.

Todo empezó hace dos años, durante el verano de 2011. Oklahoma City acababa de plantarse en las Finales de la Conferencia Oeste con un equipo que subía como la espuma basado en sus jovencísimas estrellas Durant, Westbrook, Harden e Ibaka, todos ellos drafteados por la franquicia entre 2007 y 2009. ¿La letra pequeña? Los cuatro jugadores acababan sus contratos en la escala rookie en un periodo de dos años, y el equipo que maneja Sam Presti tenía que arreglárselas para intentar renovarlos a todos. Algo que no sería nada barato. En cierto sentido Oklahoma tuvo demasiado éxito en sus elecciones de draft y la posterior evolución de los jugadores seleccionados; los cuatro demostraron ser demasiado buenos antes de que llegase el momento de renovarlos por primera vez.

Y entonces llegó el lockout. Y cuando dicho parón finalmente se resolvió, el nuevo convenio colectivo incluía unas multas brutales para cualquier equipo que llegase a la línea del impuesto de lujo. Unas multas que, según estamos comprobando, equipos ricos como Nets, Knicks o Lakers no tienen problemas para pagar, pero que tienen en estado de alerta a equipos humildes como los propios Thunder.

22686_0.jpg

Kevin Durant (www.nba.com)
Kevin Durant (www.nba.com)

El impuesto de lujo es una importante delgada línea roja dentro del complicadísimo sistema salarial que rige la NBA, situada para 2013-14 en 71,748 millones de dólares. Históricamente, los equipos en la zona del impuesto de lujo tenían que pagar un dólar adicional por cada dólar en el que hubiesen superado dicha línea. Pero esto cambió tras el lockout. A día de hoy, entrar en la zona de lujo significa pagar como multa una cantidad que oscila entre 1,5 y 4 dólares (o incluso más) por cada dólar en que el equipo supere esos 71 millones y pico. Por ejemplo, los Brooklyn Nets tienen este año una suma total de salarios de jugadores superior a los 100 millones de dólares, lo cual hará que deban pagar a la liga una multa cercana a los 80 millones en calidad de impuesto de lujo. Una barbaridad.

Pero aún hay más. Dentro de 2 temporadas la NBA empezará a tener en cuenta un nuevo agravante: la reincidencia. Los equipos que hayan estado 3 de los últimos 4 años en la zona de lujo deberán pagar un mínimo de 2,5 dólares por cada dólar que se pasen de la línea, pudiendo ser la cantidad mucho mayor dependiendo de por cuánto se hayan pasado. Por ejemplo, en 2015 un equipo reincidente que esté tan solo 7 millones de dólares por encima de la línea deberá pagar a la NBA como multa 19,25 millones de dólares. Eso es más de lo que cobrará LeBron James esta temporada.

Los Thunder no son un equipo rico, y no pueden permitirse barbaridades como las de Prokhorov en los Nets o pagar más de 30 millones de dólares a Kobe Bryant por una temporada. Hace unos días el excelente analista NBA Zach Lowe comentaba que el contrato de los Lakers con la televisión local les reportará 250 millones de dólares. ¿El contrato análogo de los Thunder? 15 millones de dólares. Oklahoma, simplemente, juega en otra liga a nivel económico. Al menos en teoría (luego volveremos sobre ese tema).

42617_10.jpg

James Harden              Foto: Charly Mula
James Harden Foto: Charly Mula

A la vista de todo esto, Sam Presti y su equipo directivo decidieron iniciar toda una serie de complejos movimientos con vistas a evitar el impuesto de lujo tanto tiempo como fuese posible. Cronológicamente, estos han sido los pasos más importantes (y controvertidos) para conseguirlo.

1) Traspasar a James Harden.

Tras los no-brainers de renovar por millonadas a Durant y Westbrook, en realidad era traspasar a Harden o traspasar a Ibaka. No era posible renovar a ambos y seguir fuera del impuesto de lujo. A estas alturas todos podemos estar de acuerdo en que:

  1. Harden es mejor jugador que Ibaka.

  2. Renovar a Harden hubiese sido bastante más caro que la renovación de Ibaka.

  3. Los puntos fuertes de Harden (ataque, creación y pase, tiro, sacar faltas personales) están cubiertos por los puntos fuertes de Durant y Westbrook, mientras que nadie en la plantilla Thunder pone sobre la mesa lo que Ibaka a nivel de defensa interior e intimidación.

  4. Puestos a traspasar a Harden, lo que Oklahoma obtuvo a cambio (Kevin Martin en su último año de contrato, el entonces rookie Jeremy Lamb y tres elecciones del draft no especialmente prometedoras, la mejor de ellas convertida este año en el rookie Steven Adams) fue bastante poco.

Sin entrar aquí a valorar esta decisión, todo parece encaminado a una misma meta: flexibilidad económica de cara al futuro.

2) No renovar a Kevin Martin

No es sólo que OKC dejase ir a Harden barato. Es que la mejor pieza a nivel de juego actual de lo que recibieron a cambio (Kevin Martin) jugará la temporada que viene en Minnesota con Ricky Rubio. Ciertamente, Martin buscaba el contrato más jugoso posible y la franquicia Thunder no podía competir con lo que los Wolves le ofrecieron, pero de nuevo todo apunta en la misma dirección reconstructivista. A cambio, Oklahoma recibió una interesante trade exception de casi 7 millones de dólares, que no queda claro si serán capaces de usar de modo productivo antes del verano que viene. En un año Oklahoma ha pasado de tener al mejor sexto hombre de la liga, a usar a Kevin Martin como sustituto low cost suyo, a tener que echar mano esta temporada de no-se-sabe-quién de entre Jeremy Lamb, Perry Jones III, DeAndre Liggins o Reggie Jackson como anotador exterior desde el banquillo.

3) Seguir pagando 9 millones por temporada al cadáver de Kendrick Perkins.

De todas las decisiones de Presti, esta es probablemente la más dífícil de entender. Es decir, si el dinero importa tanto para OKC, ¿por qué no usar la cláusula de amnistía con Perkins? En este aspecto hay que entender que amnistiar a Perkins no significa dejar de pagarle. Significa seguir pagándole casi todo su sueldo mientras juega con otro equipo casi de gratis, con el único fin de que el dinero de su sueldo no compute en el salario “oficial” de la plantilla. La directiva Thunder parece dispuesta a no amnistiar a Perkins básicamente por principio, como protesta a una norma con la que no están de acuerdo.

Curiosamente, como puntualizaba el periodista Bill Simmons hace unos días, OKC tuvo en sus manos la solución al problema Perkins el verano pasado, cuando Houston estaba decidido a hacerse con Harden. Los Thunder podrían haber forzado a los Rockets a coger el contrato de Perkins si querían al barbudo, y así se hubiesen quitado un número importante de dificultades financieras.

4) No hacer nada este verano.

Contrariamente a la mayoría de equipos punteros del Oeste, Oklahoma City no ha hecho nada por mejorar su plantilla este verano. Nothing. Rien. Nichts. Nasti de plasti.

Los movimientos de los Thunder tras la marcha de Kevin Martin (y de Ronnie Brewer) se han reducido a volver a fichar a Derek Fisher (no comment), a traer de Europa a un Ryan Gomes al que nadie quiso en la NBA el año pasado, y a fichar a sus rookies Steven Adams y Andre Roberson, este último sólo por el 80% de lo que podían pagarle el primer año. Con todo eso los Thunder han conseguido su objetivo de estar unos pocos cientos de miles por debajo del impuesto de lujo.

¿Y ahora qué?

En realidad la situación es simple. Como cualquier equipo en reconstrucción, los Thunder darán minutos a sus jóvenes promesas como Jackson, Lamb o Perry Jones III con la esperanza de que evolucionen. De hecho, una gran parte de las aspiraciones de anillo de Oklahoma en esta temporada (y probablemente la que viene) pasa por que algunos de sus jugadores jóvenes secundarios -incluido su rookie Steven Adams- den un paso al frente. La situación de Perkins sigue siendo la más difícil de predecir. Su contrato acaba en 2015, y por tanto la temporada que viene puede tener cierto valor como carne de traspaso gracias a su expiring contract. La salida del equipo del coladero defensivo también conocido como Kevin Martin probablemente mejorará la ya de por sí defensa de élite Thunder. Es de esperar que Ibaka dé un paso al frente como tercera opción ofensiva del equipo e intente empezar a hacer algo más que buscarse tiros de media distancia.

12388_0.jpg

Russell Westbrook (Foto: NBA)
Russell Westbrook (Foto: NBA)

Y luego están Durant y Westbrook. Cualquier equipo con una defensa sólida que tenga a ambos jugadores en sus filas es, casi por defecto, candidato plantarse en las Finales NBA. Pero la verdadera batalla de Oklahoma es más a largo plazo. Dentro de 3 años Durant acaba contrato, y al año siguiente lo hace Westbrook. La lógica indica que esos serán los años de plenitud de ambos, y que a día de hoy aún están creciendo como jugadores. Además la cuantía de sus contratos aumente a cada año que pasa. Y como indicaba el periodista Royce Young hace poco, será entonces cuando Oklahoma recogerá los frutos de su actual frugalidad. Cuando, gracias a no haberse metido en el impuesto de lujo por unos pocos millones este año, podrán meterse de lleno a la hora de renovar a Durant y Westbrook y proporcionarles un buen acompañamiento.

Esa es la teoría. En la práctica, el propietario mayoritario de la franquicia Clay Bennett aún tiene que demostrar su disposición a gastar el dinero que requerirá mantener este núcleo junto. A fin de cuentas estamos hablando de un grupo de propietarios con cientos de millones en sus cuentas corrientes. Más de uno dirá que la franquicia Thunder está en un mercado pequeño porque Bennett y su grupo tomaron la decisión de llevarse los Seattle Supersonics a Oklahoma City. Incluso a pesar de esto, la revista Forbes situaba el año pasado a los Thunder como la 12ª franquicia NBA con mayor valor, con unos beneficios alrededor de los 30 millones de dólares para dicho año. Es fácil ser generoso con dinero ajeno, pero la realidad es que a nivel económico la franquicia parece tener la capacidad de meterse en la tasa de impuesto de lujo durante algunos años. De nuevo, la teoría dice que lo harán -a fin de cuentas, esto va de ganar campeonatos, ¿no?- pero que han estimado que el mejor momento para hacerlo es el año que viene o el siguiente. Y también de nuevo, esto será solo una teoría hasta el día en que Clay Bennett afloje la mosca.

Sea como sea, el objetivo principal que Oklahoma persigue actualmente no es el de ganar el anillo este año. Es el de poner los cimientos para tener el mejor equipo de la NBA dentro de 2 años. Si eso no es una reconstrucción, es al menos una reforma de obra mayor.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
10 años 7 meses
#contenidos: 
31
#Comentarios: 
244

Comentarios

Nunca he comprendido que los derechos locales de TV en la NBA los negocien de forma individual las franquicias, y me parece un disparate que los Lakers reciban 250 millones y los Thunder sólo 15.

¿Sería mucho pedir a los redactores de Solobasket un artículo sobre el tema listando todos los contratos locales de TV?

La nba negocia los contratos de tv nacional. Ese contrato de 250 millones es solo para el estado de california. Los equipos pueden negociar los contratos de emision de tv local

Hablamos de que el valor según Forbes de OKC (12º) es de 475 millones (el valor de la última franquicia en la lista -Milwaukee- es de 312 M$). Y Lakers, que venía recibiendo 30 de Fox Sports, recibe ahora más de 200 anuales durante ¡25 años! de Time Warner. Es así como Buss pudo garantizar que la franquicia quedara manos de sus hijos (lo explicaba hace un par de años meej en esta entrada: http://www.solobasket.com/blog/meej3/toda-la-culpa-es-del-dueno-de-los-l...)

Reggie Jackson no me dio malas sensaciones en los partidos de Playoffs sin Westbrook, y si Brooks lo usa como complemento de Russ y no solo como sustituto (el año pasado funcionaron bien juntos en pista) y mejora su tiro exterior puede resultar en un muy buen 6o hombre. Lamb tuvo problemas en la SL pero hay que tener en cuenta que ahí tenía mucho más el balón que lo que tendrá durante la temporada, donde sólo se le pedirá que meta tiros abiertos y para eso parece ser bastante efectivo. Andre Robertson está muy muy verde pero es un muy buen reboteador y hay quien espera que sea algo parecido a Sefolosha si consigue pulirse. Si alguno de los pívots jóvenes demuestra algo y se consigue colocar el expiring de Perk el verano que viene la temporada 14-15 tiene buena pinta para OKC, más aún si se deshace el Big 3 de Miami (cosa sólo puede pasar si este año no consiguen el threepeat)...

De acuerdo con todo. Lo único que no veo tan claro es que Miami deshaga su Big Three, ganen o no ganen. Parece un equipo muy bien avenido. Pero incluso con esas si OKC se mueve bien el verano que viene y decide meterse en lujo podrían tener mejor equipo que los Heat. No queda claro cuánto les queda en el tanque a Allen y Wade.

Reggie Jackson no me dio malas sensaciones en los partidos de Playoffs sin Westbrook, y si Brooks lo usa como complemento de Russ y no solo como sustituto (el año pasado funcionaron bien juntos en pista) y mejora su tiro exterior puede resultar en un muy buen 6o hombre. Lamb tuvo problemas en la SL pero hay que tener en cuenta que ahí tenía mucho más el balón que lo que tendrá durante la temporada, donde sólo se le pedirá que meta tiros abiertos y para eso parece ser bastante efectivo. Andre Robertson está muy muy verde pero es un muy buen reboteador y hay quien espera que sea algo parecido a Sefolosha si consigue pulirse. Si alguno de los pívots jóvenes demuestra algo y se consigue colocar el expiring de Perk el verano que viene la temporada 14-15 tiene buena pinta para OKC, más aún si se deshace el Big 3 de Miami (cosa sólo puede pasar si este año no consiguen el threepeat)...

No se por que el año pasado no le dieron mas oportunidades a J. Lamb, parece que este año será mucho mas importante en la rotacion de los Thunder

A la fuerza. El año pasado iban tras el anillo al 100% y Kevin Martin es un jugador de ataque súper efectivo. No había mucho tiempo para experimentos. Este año sin Martin le darán bastante más responsabilidad tanto a él como a Reggie Jackson. La sensación general es que Lamb puede ser un jugador muy útil.

El trade fallido de Perkins hace que Presti sobrepague a Ibaka (lo normal hubiera sido empezar en 9 y terminar en 12, no garantizar 12 anuales por 4 años) para tapar su error. Del mismo modo a Green se le hubiera podido firmar un contrato similar al de Perkins - o al que le ha firmado Celtics- pero también ascendente para ganar flexibilidad (además teniendo en cuenta el año en blanco de Green hubiera sido posible negociar algo más a la baja que unos Celtics no tan preocupados por ahorrar pensando en los contratos altos que se quitaban de encima). De tal forma que les quedaba a OKC un frontcourt con Durant, Green e Ibaka, acorde a los tiempos que nos vienen (y que ya vivimos).

Así, la salida de Harden no hubiera supuesto tanto trauma, ni tampoco el qué hacer con el contrato de Perkins. Es evidente que como expiring vale más que siendo amnistiado. Sobre incluir a Perkins en el trade con Houston, ni éstos tenían piezas de valor que sumaran 9 millones adicionales ni el ex-celtic era lo que buscaban los Rockets como center (aparte con 2 años de contrato).

Aquel movimiento con los verdes por acortar plazos se le ha vuelto en contra a Presti. Ahora, miran mucho más con lupa lo del control del gasto. Ni que decir tiene que la Trade de 7 millones no la usarán. Tal como dices todo sea entrar algún día en el lujo pero con los menores daños posibles (evitar hacerlo durante 3 años sucesivos en periodos de 4, que entonces la multa sería muy gorda). Y bueno, que Harden buscaba también protagonismo -y no solo el económico- para alimentar su personaje, no olvidemos.

Lo cierto es que hacer ingeniería financiera y tener éxito en el deporte no es tan fácil. A menos que tus estrellas se avengan a no cobrar el máximo a lo que pueden aspirar. Claro que eso no suele suceder cuando hablamos de jugadores recién salidos de la escala rookie. Debate aparte es si les merece la pena ese esfuerzo con un equipo entrenado por Scott Brooks.

Perkins es el nuevo Kwame Brown, lo más grabe es que se lo tienen que comer, porque para colocarlo deben de buscar a un equipo que se pueda permitir eso o tenga margen salarial y además incluir alguna otra pieza de valor, así que o esperan que acabe su contrato o "timan" a alguien, los de la NBA se vuelven locos con los 5 y les pagan animaladas a veces.

Muy interesantes comentarios. Sobre Perkins a Houston, se podía haber buscado un tercer equipo, y no me acuerdo ahora si los Rockets tenían alguna trade exception previa. A Houston no les interesaba, pero Harden sí, y es un movimiento muy común allí; si vas a traspasar a un buen jugador, aprovechas para librarte de un mal contrato. La progresión de Ibaka hubiese sido menos espectacular de pívot, pero a la vista de todo lo que ha pasado después quizás eso tampoco hubiese sido tan malo. En todo caso la renovación de Perkins ocurrió en un momento donde el small-ball aún no había pegado tan fuerte como ahora. Sin duda, el peor movimiento de Presti hasta ahora junto con lo poco que sacó por Harden. Lo de la Trade Exception, en teoría tienen un ligera ventana para usarla el verano que viene. Veremos. Gracias por comentar.

Hombre, básicamente Ibloka defiende de pivot, porque Perkins ahí abajo no las huele y ataca de 4 aún jugando de teórico de center porque es en lo que estuvo trabajando en aquellas sesiones privadas con un técnico en Manresa. A nada que mecanize un par de movimientos de espaldas al aro jugará de C, de hecho lo que le pagan es pensando en que será su referencia interior por años. Ya lo dije en su momento que recibían poco por Green, para mí ese fue el error y no la salida de Harden que estaba cantada.

¿Siguen disponiendo de la mid-level entera o solo parte?

Gracias a ti Pablo, estos temas suelen generar debates interesantes. Saludos

Según tu articulo uno de los jóvenes exteriores debería de convertirse en una tercera vía anotadora para optar al anillo en un par de temporadas?, pues lo veo yo crudo, ninguno son superclases, y si este año no se meten mínimo en final de conferencia Durant y Westbrook querrán un traspaso ganador, o forzarán para que se fiche a alguien de garantías, claro que si Ibaka da el gran paso en ataque es posible que si lleguen a esa final de conferencia.

Yo tampoco les descartaría para nada. A fin de cuentas el año pasado estaban en todo lo alto hasta la lesión de Russ, y Kevin Martin es un jugador muy efectivo pero tampoco una super estrella. El Oeste está dificilísimo este año, pero OKC no está peor que nadie sobre el papel. Yo creo que Reggie Jackson mejorará bastante este año. No sé qué nivel esperar de Lamb, pero otra gente que controla mucho más que yo de NCAA esperan un salto de calidad. Veremos.