Solapas principales

Russell Westbrook, el antihéroe ideal

  • Su toma de decisiones y su posición genera una división de opiniones
  • Sin embargo, parte como un escudero 'imperfecto' e ideal para Kevin Durant
  • Su locura se ha convertido en imprescindible, e incluso necesaria

El término medio en él es algo así como una quimera. Roza cada extremo ya sea positivo o negativo como si parte de su encanto baloncestístico se tratase. Domina a su manera tanto como el ritmo puede acabar dominándole a él. Simplemente, es parte de su naturaleza. Como si formase parte de su ADN. Pero por encima de todo, es un voraz e insaciable competidor.
 
Su ansia de querer dominar, de adueñarse de la situación es tal que a veces puede generar dos cosas: El éxito o el desastre. En el primer caso, si se trata del éxito, se crea cierto ambiente a que no se le reconoce como tal, quizás tal como lo merece. En el segundo, el del desastre, se detecta como si éste fuese el principal objetivo. El que acumula todas las críticas. El que sirve como escudo para esconder otras carencias.
 
Para ser justos, actuar junto a alguien de tal hambre competitiva como Kevin Durant a la vez no es fácil. Y más de la forma de la que lo hace Russell Westbrook, un jugador capaz de todo fuera de lo común y con unas cualidades físicas de otro mundo. Quiere ser el protagonista de un guión que no está escrito para que él sea el que acumule los elogios, pero sí el antagonista ideal. El foco perfecto adónde apuntar cuando las cosas no salen cómo se espera.
 

captura_de_pantalla_2014-10-05_a_las_17.42.11.png

Russell Westbrook (foto vía USA Today)
Tanto sirve como para ser una perfecta diana para las críticas como también es un elemento imprescindible para su equipo. Lo que aporta Westbrook al equipo de Oklahoma es esa dosis de locura sin control que implica dinamitar partidos, romperlos en un momento aislado. Es un escolta atrapado en el cuerpo de un base. De ese factor, se originan un buen puñado de muchas de las críticas.
 
Se piensa que 'Russ' ha de ejercer más funciones de director de juego que de anotador. Sin embargo, no es un base puro. Y no lo será a menos que las tornas cambien en algún momento de su carrera. No hay ningún jugador en el equipo que sea capaz de transmitir esa intensidad incesable ni esa capacidad de desequilibrar la balanza en un momento dado, salvo Durant. Pero cualquier protagonista necesita un escudero y en este caso, Russ es un complemento idóneo para él. Completo hasta la saciedad, pero con su punto de picante. Tan picante que a veces puede resultar hasta peligroso.
 
Es decir, no hay jugador en la liga que domine tanto en un ambiente caótico como Westbrook. Ama el vértigo, necesita sentirse en su salsa. Correr, correr y más correr. Apretar el acelerador y no parar. Adueñarse de la situación. Y de ahí, el porqué del cual Russ no puede o no quiere cambiar. Mientras esté en Oklahoma, el fenómeno del 'smallball' será su mayor aliado de su particular juego. Velocidad y más velocidad. Los Thunder se sienten más cómodos y mejores en ése tipo de hábitat. Es cuando consiguen romper. En estático, eso sí, ya se originan las dificultades en la creación.
 
Sin embargo, la influencia de Westbrook dentro del equipo, es máxima. Nadie en el equipo tiene sus virtudes ni tampoco el 'timing' de cuándo y cómo las ejecuta. Rompe, genera o finaliza. Una fuerza de la naturaleza. En los Thunder, es alguien de vital importancia y Kevin Durant y Scott Brooks lo saben. Lo que también es del conocimiento de muchos es que, para bien o para mal, tanto él puede ganarte un partido como perderlo él sólo. Ejemplos los hay, y a montones. Pero al fin y al cabo, es parte del negocio.
 
Westbrook corre riesgos que tan sólo él es capaz de asumir en compañía de alguien de la repercusión de KD. Decisiones y métodos que, gusten más o gusten menos, son valientes, a veces disparatados. En OKC, su locura se ha convertido en indispensable, incluso necesaria.
 
Russell Westbrook cuenta con uno de los papeles más difíciles de interpretar: El de antihéroe. Y en los Thunder, junto a Durant, es un papel que le viene que ni pintado.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 9 meses
#Contenidos: 
170
#Comentarios: 
692
Total lecturas: 
769,538

Comentarios

...y Reggie pidiendo la titularidad o si no se pira... A Jackson de tanto centrifugar se le han debido desgastar las neuronas. Antes "la barba", o ahora Kendrick Perkins pidiendo de Ibaka más que de sí mismo. Algo pasa con Oklahoma, Mister Presti.

A mí no me gusta,RW simboliza lo que se ha convertido la NBA hoy, potencia, explosividad y poco conocimiento del juego .Yo creo que es un jugador que lo basa todo en su físico, incluyendo su tiro en suspensión, con el que sus piernas deben sufrir más de lo normal. El tiempo o una lesión acabará él antes de tiempo.

Me encanta ver jugar a Westbrook, su intensidad en ataque y en defensa, en ir al rebote, al robo, a la entrada a canasta, al mate, la manera de liderar emocionalmente a su equipo y afición por encima de Kevin Durant, amo a este tío.

Es un jugador que si esa cabeza que tiene no la coloca en su sitio pronto, le quedan pocos años de carrera precisamente por todo lo que dices que hace. Se me viene a la cabeza un jugador (Iverson), y el que hacía la tarea de base que él no hacía (Eric Snow), ese sería el tipo de jugador que necesita OKL, y más en la posición de 2-3 que no es que tengan gente especialmente brillante.

A los Thunder les falta alguien del estilo de Iggy, o de Antoine Walker en plenitud, jugadores que, en estático, sin ocupar la posición de base, son capaces de ejercer esa función, lo que liberaría mucho más a Russ de ese papel, y daría rienda suelta a su potencial, con esto en pista, podrían igualar la superioridad táctica de Popovich y sus chicos.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar