Solapas principales

Kevin Love de los Bruins de UCLA

Ser pívot en Minnesota: ¿una profesión de riesgo?

  • Kevin Love, pívot sophomore de los Minnesota Timberwolves, estará cerca de dos meses de baja por una lesión en la mano. Pero él no es la única "víctima" de la pretemporada NBA

La temporada pasada, los Minnesota Timberwolves lamentaron muchísimo la baja de Al Jefferson, que pasa por ser el mejor jugador de su plantilla. El ex de los Celtics se lesionó gravemente en el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha en un encuentro contra los New Orleans Hornets, precisamente en el cénit de su carrera. En el momento de su baja, Jefferson estaba promediando 23 puntos y 11 rebotes por partido y dejando boquiabierto a más de uno de los que le habían criticado por probar el salto a la NBA sin pasar por el college. En su ausencia, los Wolves fueron incapaces de hacer un final de temporada digno y se quedaron fuera de los Playoffs por quinta temporada consecutiva.

La única nota positiva de la lesión de Jefferson fue que cobró más protagonismo Kevin Love. El rookie procedente de la universidad de UCLA hizo una magnífica segunda parte de la temporada (consolidado como titular), liderando a los novatos en rebotes (9.1 por encuentro) y añadiendo además 11.1 puntos de media. Su buena actuación le valió ser incluido en el Segundo Quinteto de Rookies de la temporada.

En esta pretemporada, con Jefferson ya recuperado de su lesión, en Minnesota se esperaba que la joven pareja Jefferson-Love fuera la referencia interior de un equipo en clara reconstrucción. Sin embargo, en el partido de los Wolves contra los Chicago Bulls del pasado 16 de octubre, Love se fracturaba el cuarto metacarpiano de su mano izquierda. Pronóstico: paso por el quirófano y entre seis y ocho semanas de baja, por lo que prácticamente no volvera a jugar hasta los albores del año 2010. La buena noticia es que la lesión no es en la mano del tiro, por lo que la recuperación puede ser más rápida. Sin embargo, la baja de Love merma claramente el juego interior del equipo que dirige Kurt Rambis, que no anda precisamente sobrado de centímetros en su frontcourt.

"Parte de guerra" de la pretemporada NBA

La lesión de Love no es la única (ni la más grave) de las que se han producido este verano en la NBA. Hasta el momento, la peor parte se la ha llevado el ala-pívot de los Golden State Warriors, el joven Brandan Wright. Una nueva lesión en el hombro podría tenerle hasta seis meses de baja, por lo que es posible que no le veamos apenas jugar esta temporada. Una lástima para unos Warriors que confiaban en que él y Anthony Randolph formaran una peligrosa pareja desde el puesto de "cuatro". Otro que ha tenido mucha mala suerte es Francisco García, alero de los Sacramento Kings. El dominicano estaba haciendo pesas sobre una physio ball (eso que aquí se conoce como "balón medicinal") cuando la pelota explotó y el jugador se rompió un hueso del brazo al apoyarlo de mala manera. Tres meses de baja no se los quita nadie.

Los problemas físicos son de lo más democrático que podemos encontrar en el deporte, ya que afectan por igual a los jugadores secundarios y a las grandes estrellas. Entre estas últimas, hay jugadores que, sin tener lesiones graves, se teme por su concurso en el arranque de la Regular Season la semana que viene. Es el caso de Antawn Jamison en los Wizards (hombro), Mehmet Okur en los Jazz (espalda), Derrick Rose en los Bulls (tobillo) o Allen Iverson, cuyos problemas musculares le han impedido debutar hasta el momento con su nueva camiseta de los Grizzlies.

Y luego están los jugadores que todavía arrastran lesiones de la temporada pasada. En los Pacers, Mike Dunleavy tiene todavía que esperar para reincorporarse al equipo después de su operación de rodilla. Tyson Chandler aún no ha debutado con los Bobcats por los problemas en la rodilla y el tobillo que arrastra desde los últimos Playoffs, y otros como Leon Powe y Tracy McGrady no volverán a vestirse de corto probablemente hasta el All-Star. El caso de Powe es llamativo, ya que los Cleveland Cavaliers han apostado por contratarlo sabiendo de la complicada lesión de rodilla (la famosa "triada") que sufrió la temporada pasada en los Celtics. Por no hablar de la gravísima lesión en el pie del gigante chino Yao Ming, que ha dejado a los Houston Rockets sin apenas posibilidades de hacer algo importante esta temporada. No cabe duda de que hay que cuidarse lo máximo posible, porque las lesiones acechan a la vuelta de la esquina.
 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 9 meses
#Contenidos: 
18
Visitas: 
116,370
Comentarios: 
163

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar