Solapas principales

Angel Hernández, jugador del Leyma Coruña, deja el baloncesto para preparar el MIR

  • El año pasado ayudó a salvar a un pasajero que sufrió un amago de infarto en un viaje con su club para jugar en Palma

A pesar del nombre de nuestra página, hay historias de baloncesto que no son solo basket. Como la de Angel Hernández, en la cual su vocación médica ha superado a su amor por el baloncesto.

Es evidente que entrán otros factores además de los pasionales y que, como dice el propio protagonista, es una decisión muy meditada. El mundo del baloncesto, que entró de lleno en la crisis como otros muchos sectores, ya no produce sueldos y estabilidad en categorías por debajo de lo que es la ACB, como ya vienen denunciando varios de sus protagonistas, como demuestran varias entrevistas de nuestro colaborador Carlos Afonso:

-Edu Arqués: "Me parece una pena las cantidades económicas que se están pagando en LEB".

-Porcher: "Me han ofrecido contratos en España de 200 euros al mes con una comida por día"

No es el primer jugador que perdemos en favor de la medicina, ya que Luis Conde, canterano de Unicaja, también optaba por sus estudios en ese campo en 2014.

Pero el hecho de que la lógica de un futuro más estable y mejor renumerado pueda haber sido uno de los factores en la decisión de Angel, no puede hacernos olvidar que las emociones y la vocación de ayudar a los demás han estado siempre presentes en la vida profesional del ya ex jugador del Leyma Coruña. Y el corazón sobre todas las cosas.

Angel decidió hacerse cardiólogo al vivir de niño un pequeño susto que dió el corazón de su padre. Como el mismo cuenta en una entrevista a La Voz de Galicia: "recuerdo estar pasándolo mal junto a mi madre. Y me dije: quiero ser cardiólogo y ayudar a curar a personas como mi padre". Y en esa misma entrevista es donde narra un hecho en el que ya vivió la experiencia de lo que significa ayudar a salvar una vida:

-Angel Hernández socorre a un anciano en pleno vuelo hacia Palma

El hecho de haber sido el capitán del equipo las últimas temporadas y las muestras de aprecio de compañeros y ex compañeros, entrenadores, afición y gente que lo conoce, nos deja claro que el baloncesto pierde a un gran capitán pero la medicina gana una persona con vocación de ayudar a los demás y que tiene los valores del trabajo en equipo y el esfuerzo.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 2 meses
#contenidos: 
348
#Comentarios: 
1,174
Total lecturas: 
894,292