Solapas principales

Micah Downs no puede evitar la entrada de Jorge Santana (Foto: Andrés Antúnez Carrasco)

¿Cómo se sienten nuestros jóvenes jugadores? El testimonio de Jorge Santana

  • Aunque ya no nos acordemos, Sergi Llull y Mirotic anduvieron un año perdidos sin rendir en Oro. El caso del canario es uno de entre tantos que, claro, da para hacernos la misma pregunta ¿Vamos a permitir que la crisis maltrate a nuestra cantera y a nuestros jugadores jóvenes?

26683_0.jpg

Micah Downs no puede evitar la entrada de Jorge Santana (Foto: Andrés Antúnez Carrasco)

15170_0.jpg

Marc Fernandez sube el balón perseguido por Jordi Trias. (Foto: www.victorsalgado.com)
Actualmente la crisis está pronunciando más la reducción de las posibilidades de los más jóvenes, es decir, nuestro futuro. Y no importa si hablamos de docencia, arquitectura, metalurgia o baloncesto. La relación oferta-demanda está desequilibrada por muy bien formados que estén nuestros chic@s.

Repasemos casos. Vemos a algunos de ellos que hicieron buenas temporadas pero que vieron truncada su carrera por serias lesiones como Marc Fernández (2.01/1987) o Iván Martínez (1.93/1990). Vemos a otros tantos que lo dejan por las condiciones que se ofrecen no semiprofesionales y simplemente no pueden, prácticamente, vivir del baloncesto como ha sido el caso de Nacho Guigou (1.83/1991) que seguirá estudiando medicina y matará el gusanillo jugando en ligas autonómicas o Marc Rubio (1.93(1988) que marcha con su hermano a Minnesota para formarse y mejorar su inglés. Ernesto Díaz (1.91/1990) el año pasado jugó en Oro  con el Axarquía, este año ha decidido dejar el baloncesto en su totalidad. Acude a la Politécnica de Málaga como buen estudiante. También vemos a los no tan jóvenes ni tan veteranos como Josep Maria Guzmán (1.83/1984)Edu Villacampa (2.05/1985) o Xavi Guirao (1.90/1987) que han decidido afincarse en categorías semiprofesionales como la EBA, aunque la condiciones económicas que últimamente se están dando en Oro y Plata las están colocando a ambas en esa misma categoría para la mayoría de los equipos. Si quieren documentarse más pueden hacerlo en el completo listado de "Jugadores sin equipo" donde mi compañero Basquetmaniatic contempla a todos los jugadores 'en paro'. Ahí encontrarán a jóvenes y veteranos que el año pasado competían por España.

Podríamos poner bastantes ejemplos. Tomando el de Jorge Santana (1.93/1990), aquel chaval de la quinta de Ricky Rubio que compartiera con éste selección y equipo verdinegro en las categorías inferiores, para retratar el día a día que delata la actual situación entre el jugador joven. Lo de Santana fueron récords de victorias a las órdenes de Marc Calderón como canterano en Badalona, éxitos con la selección canaria y la española, con un Oro jugando en cadetes. Luego retornaría a Gran Canaria para volver de nuevo a la península y firmar con Real Madrid pero todo eso ya pasó y tras dos temporadas compitiendo en Oro con Tarragona  aún no tiene equipo: “bueno, estoy bien, no te digo que sea una situación fácil pero hay que saber buscarle lo positivo a las cosas y estoy aprovechando para mejorar físicamente. Este verano estuve con un preparador físico con el que he trabajado muy bien. Piernas, muchos dicen que las tengo que mejorar, e individualmente aspectos a los que quería dar énfasis. Aún sigo en mi casa, en Gran Canaria, entreno tres veces al día: físico, tiro, técnica individual, 1x1, 2x2, 3x3... Lo estoy haciendo todo con la Canarias Basketball Academy con Roberto Orellana, Tim Fanning... y la verdad, me está viniendo de lujo porque el nivel de intensidad de los entrenamientos es altísimos y se busca mucho la velocidad de ejecución rápida y explosiva. Por otro lado he aparcado 2º de periodismo y empiezo la carrera de psicología”.

43974_0.jpg

Jorge Santana junto a Joel Freeland tras coincidir entrenando este verano.
Con la casi 'desprofesionalización' de las categorías FEB donde se pueden llegar a ofrecer contratos en Plata por 400 euros y en Oro por poco más del doble, no hay duda que actualmente, los jugadores deben prepararse para su futuro en la pista y fuera de ella. Cosa que, anteriormente, se daba en casos excepcionales. JS nos hace balance de la situación desde la perspectiva de un jugador joven que busca su sitio en el, más que nunca, difícil mundo de los profesionales: “creo que en España tenemos un problema y es que en categorías inferiores destacan muchos jugadores y hasta junior, quizás, nos sentimos protegidos por nuestros clubes, pero cuando pasas a ser senior, entras en otro mundo. Pasas a formar parte de un saco enorme lleno de jugadores. Lo de elegir la agencia correcta también es un tema complicado, pues puedes caer en alguna que no busquen lo mejor para ti y te manden al sitio equivocado donde, si ya siendo el ‘jovencito’ lo vas a pasar mal por los pocos minutos de juego, lo pasas peor estando ahí uno, dos o lo que llegues a aguantar. Lo peor es perder oportunidades de seguir creciendo y pases a otras ligas de menor nivel dónde vas a jugar pero sin ser el sitio perfecto para seguir creciendo como jugador y al final nadie se acuerda de ti y puedas acabar dejándolo aburrido todo. Eso le pasa a muchísimos jugadores y es lo que le ha ocurrido a muchos compañeros míos con los que coincidí en la selección, desgraciadamente”.

Si recuerdan, el 1992 no marcó al baloncesto español por nuestros logros en la Olimpiada precisamente, sino como el inicio de 'La liga del tercer extranjero". Entonces, los clubes ACB pretendían que los jugadores nacionales bajaran sus caché, muy alto, todo hay que decirlo. Aquello acabó con el aumento de 2 a 3 jugadores foráneos. Desde ese punto de partida, año a año, se ha ido desbordando el asunto por la irregularidad de los pasaportes, la lluvia de jugadores desde África que compiten en infantiles, cadetes y júnior con varios años más por la, llamémosle, imprecisión de las fechas de nacimiento, y la inestabilidad del mercado en el que clubes y jugadores no encuentran razones para estar mucho tiempo juntos teniendo como  resultado un baile de fichajes cada verano. El aficionado no consigue identificarse con los jugadores de su equipo ni con sus canteranos. “Una de las mayores dificultades que últimamente estoy viendo para consolidarnos los jóvenes, es la cantidad de jugadores extranjeros que están trayendo los Clubes y las facilidades que tienen para convertirse en jugadores formados localmente o jugadores de formación. Las facilidades para conseguir pasaporte español está hacieno muchísimo daño a los jugadores españoles que curiosamente ganan todo en las categorías inferiores de la Selección Española. Se habla de ellos como ‘Generaciones de Oro’ o ‘Generaciones superfuturibles' y luego con el paso de los años, de doce que formaban el equipo casi ninguno consigue hacerse un hueco. Veo muchos jugadores contra los que competí en torneos internacionales que intentan buscar irse por Europa u otras ligas del mundo a jugar, y es ahí donde te das cuenta de que España da más facilidades para que vengan jugadores de fuera a formarse aquí mientras que los españoles no podemos jugar en otras ligas por las normativas de limitación de extranjeros y la protección, lógica, de los jugadores de ese país. Por ejemplo en la Bundesliga alemana” reflexiona el canario.

39845_0.jpg

Jaume Ponsarnau da instrucciones a Haukur Palsson (Foto: Assignia Manresa)
¿Y los Entrenadores? ¿Apuestan por el jugador joven? ¿Pero pueden apostar? Cierto que en ocasionas vemos a técnicos que son dados a valorar la experiencia por encima del talento en potencia pero no olvidemos que el entrenador depende de muchos más efectivos: agencias de entrenadores, directores deportivos, agencias de los directores deportivos, directores de cantera, agencias de directores de cantera y, claro, presidentes y directivos. “De primera mano conozco más bien pocos entrenadores que apuesten por los jóvenes por no haber tenido aún la oportunidad de estar en un grande durante mucho tiempo, pero sí que sé, por experiencia propia, que por ejemplo Joan Plaza lo es. Con él debuté en el Real Madrid. Por lo que sé de segundas y creo, Txus Vidorreta, Pedro Martínez, Jaume Ponsarnau, Aito García o Sito Alonso son los entrenadores que más puedan llegar a ayudar progresar a un jugador joven y a darle oportunidades” asevera Santana.

Sobre método FEB, organización de categorías inferiores y el vacío existente entre la categoría junior y senior. Las protestas son el inicio de un proceso que sólo se hace efectivo si acaba con una búsqueda de soluciones, entonces… “Más que una categoría intermedia, que bajo mi punto de vista se convertiría en una liga sin gracia ninguna, en las dos LEB –Oro y Plata- que tenemos, se debería obligar a tener un mínimo de jugadores jóvenes sub22, otros cinco o seis jugadores nacionales y dos o tres jugadores foráneos, sean americanos, cotonus o de la Unión Europea. Incluso en la ACB controlaría más. Y luego está si la LEB Oro es una de las Ligas más importantes de Europa como dicen, la deben vender mucho más” reflexiona el chaval.

¿Y si coges el petate y te aventuras por alguna liga internacional? “Lo valoro muy seriamente, me encantaría seguir aquí en España pero aún no ha salido nada que se ajuste a lo que busco. Hay contactos fuera para poder seguir mi carrera, seguir progresando y trabajando para llegar a lo más alto y consolidarme, que es lo complicado. Lo único que sé es que tengo 22 años, soy muy joven para tirar la toalla y darme por vencido. Me he sentido querido allí donde he estado y estoy muy agradecido. Con trabajo, humildad y sacrificio se consiguen las cosas, no todo el mundo puede seguir los pasos de Ricky y dar el salto a la NBA con nuestra edad, otros muchos como es mi caso, iremos poco a poco, de escalón en escalón subiendo hasta llegar a lo más arriba que se pueda, solo me gustaría que hubiese más confianza en nosotros y ganas de sacarnos adelante".

Lo dicho, mucha suerte a todos los canteranos y menos canteranos... ellos son el futuro y clave para que la gente se enganche más al baloncesto, para que la selección tenga relevos o simplemente para que España, además de tener un Liga Endesa potente, tenga categorías menores competitivas que sirvan para que futuros talentos se testén en un ecosistema baloncestístico propicio.

 

 

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
22 años 1 mes
#contenidos: 
2,075
#Comentarios: 
6,202
Total lecturas: 
12,073,136

Comentarios

Jorge Santana lo ha vivido muy de cerca, y puede saber lo q habla, pero de todas formas, hay tantos factores q dependen para q los jóvenes triunfen. Son los clubes donde estén, las organización estructural q tengan, los organigramas de entrenadores q tengas, las ligas en las q juegues. El "rollo" q llevan los clubes, es intentar sacar 1 ó 2 jugadores de la cantera aprovechables, y con suerte, pues o se venden o se ceden para q intenten adecuarse a una categoría.

Una cosa es clara, y es q hasta la categoría junior, los chavales, primero, están más sobreprotegidos, y juegan contra gente de su misma edad. Segundo, q cuando salen a la vida real, "aquí no está papá y mamá". También es cierto, q cuando se levantó la veda a la entrada de jugadores foráneos, sirvió como criba para q despuntaran los mejores de verdad, de ahí vemos la selección.

También digo q el propio entrenador, muchas veces x las agencias (el "posible" caso del año pasado de Pepu con el Estudiantes), si a partes con un impedimento, una ficha menos para un canterano, q puede rendir lo mismo q un extranjero.