Solapas principales

Pleno de triunfos locales. Andorra más líder; Castro, MVP en la victoria de Coruña

  • River Andorra MoraBanc se coloca líder en solitario a la espera de lo que haga el Breogán en el derbi gallego
  • Los tres duelos que restan para completar la jornada se disputarán el fin de semana

RESULTADOS JORNADA 6:

Leyma Natura Coruña - Força Lleida Club Esportiu82-71
River Andorra MoraBanc - Quesos Cerrato Palencia71-68
Ford Burgos - Club Melilla Baloncesto73-64
Peñas Huesca - Cocinas.com85-62
UFA Oviedo - Planasa Navarra09/11
Ourense Termal - C.B. Breogán Lugo09/11
FC Barcelona "B" - Inst. Fertilidad Clínicas Rincón10/11

 

La sexta jornada de la Adecco Oro ha empezado con cuatro victorias para los conjuntos locales, que hacen valer un factor cancha sumamente trascendente en una competición tan igualada. River Andorra Morabanc venció con algunos apuros al Quesos Cerrato Palencia en el duelo estelar de la noche y se coloca líder en solitario al deshacer el empate en la tabla con los palentinos. A un triunfo de los andorranos y con los mismos que los de Natxo Lezcano, ya están Ford Burgos, Leyma Natura Coruña y Peñas Huesca tras los resultados que han cosechado. Los de Casadevall han roto la espiral negativa a costa del Melilla, mientras que los gallegos, liderados por Jesús Castro y Sean Ogirri, han conseguido un triunfo cimentado en un mal primer cuarto del Força Lleida. Sin contemplaciones, por su parte, han ganado los de Quim Costa, que han sentenciado al Cocinas.com en apenas dos cuartos.

LEYMA NATURA CORUÑA - FORÇA LLEIDA CLUB ESPORTIU: 82-71

Básquet Coruña sigue fuerte en su cancha

Los hombres de Tito Díaz consiguieron un nuevo triunfo en su cancha, imponiendo una vez más su trabajo colectivo y su fe inquebrantable en la victoria, frente a un Força Lleida que estuvo a remolque durante todo el partido, pero que llegó a poner en serios apuros a su rival en el tercer cuarto.

2.jpg

Víctor Arteaga ejecuta el gancho ante Cabanas (Foto: Alberto Prado)
Desde los primeros instantes del choque, los coruñeses establecieron ventajas a su favor gracias a su magnífico trabajo atrás, imponiendo velocidad a las transiciones. Cain y Häänpaa lideraban el ataque de los suyos. Mientras tanto, los ilerdenses fallaban gran cantidad de tiros, incluso desde posiciones cómodas. El 17-6 reinante en el marcador obligaba al banquillo visitante a solicitar tiempo muerto, que apenas surgió efecto entre los suyos, ya que la diferencia siguió incrementándose hasta el fin del cuarto (25-11).

Los catalanes salieron más enchufados en el segundo período, con una mayor concentración defensiva que les permitía recuperar balones y relanzar su juego de ataque, donde Arteaga y Llorca cogieron el mando, consiguiendo bajar la diferencia por debajo de los 10 puntos (26-17). Pero rápidamente emergió la figura de Jesús Castro para reflotar al conjunto gallego y abortar el amago de reacción visitante. Los ataques terminaron por espesarse y ambos conjuntos tenían serias dificultades para conseguir anotar, estabilizándose las diferencias en torno a los 10-12 puntos, finalizando en ese rango la primera parte del choque (42-30).

Tras el descanso, los coruñeses parecieron dispuestos a cerrar el choque, con un Sean Ogirri absolutamente On Fire, con 12 puntos consecutivos, llegándose a la máxima diferencia en el partido (57-38). Pero en este preciso momento, a los gallegos pareció apagárseles la luz, y se desconectaron del partido, con innumerables pérdidas de balón. Los de Joaquín Prado tomaron buena nota de ello, y un demoledor parcial en apenas 3 minutos de 0-13, los devolvía al choque (57-51), siendo Matulionis el principal protagonista en ataque. El banquillo local solicitó tiempo muerto para refrescar las ideas de los suyos, y al menos consiguió detener la hemorragia, llegándose con un 60-54 a su favor al final del tercer período.

A ambos equipos pareció entrarles el pánico en el decisivo último cuarto, ya que se mostraron muy imprecisos en ataque, sumándole además numerosas pérdidas de balón. Durante los primeros 5 minutos, el electrónico apenas se movió (67-59) y el encuentro parecía condenado a estar presidido por la emoción en sus últimos instantes, pero un robo de balón de Ángel Hernández culminado en mate terminó por despertar a los suyos, que apoyados en la sobriedad de Castro y Cabanas, volvieron a relanzarse en el marcador (78-64), no permitiendo que los visitantes albergaran esperanzas de darle la vuelta al partido. Con todo decidido a falta de dos minutos, a los locales les fue suficiente con aguantar hasta el final sus posesiones y así poder sumar su cuarta victoria de la temporada.

LA CLAVE: El gran acierto en tiros de campo, unido a la superioridad en el rebote, resultaron determinantes para que los coruñeses decantaran de su lado el encuentro. Destacar también el gran partido de los exteriores locales, comandados en ataque por Sean Ogirri (22 puntos). 

LEYMA NATURA CORUÑA: Ángel Hernández (11), Jesús Castro (13), Samuel Haanpää (10), Jason Cain (8), Mario Cabanas (13) -cinco inicial- Sean Ogirri (22), Óscar Herrero (0), Omondi Amoke (3), Javi Lucas (2), Rubén Rey (0).

FORÇA LLEIDA CLUB ESPORTIU: José Simeón (0), Àlex Llorca (14), Terrell Vinson (6), Andreja Milutinovic (7), Víctor Arteaga (12) -cinco inicial- Osvaldas Matulionis (14), Alfons Alzamora (4), Sergio Llorente (6), Samuel Domínguez (0), Juan Pablo Sutina (8).

Parciales: 25-11, 17-19, 18-24, 22-17.

Crónica: Santiago Suárez

B.C. RIVER ANDORRA MORABANC - QUESOS CERRATO PALENCIA: 71-68

El River MoraBanc juega con fuego y está a punto de quemarse

Un último cuarto para olvidar estuvo a punto de costarle una derrota al River Andorra MoraBanc, pero el escaso acierto en los momentos decisivos del Quesos Cerrato Palencia provocó el quinto triunfo de la temporada de los de Joan Peñarroya que estuvieron a punto de repetir errores que le provocaron la primera derrota del curso contra el Breogán de Lugo. Fue un partido dónde el River MoraBanc demostró que aún no ha cogido la excelencia que se le espera por los jugadores que tiene. Algunos lejos de su mejor forma y otros de baja como Pablo Sánchez y el killer que cayó lesionado cuando más enchufado estaba, Marc Blanch. Tuvieron que ponerse el mono de trabajo para conseguir una victoria vital contra un rival directo. El Quesos Cerrato, tanto remar se tuvo que conformar, de manera dolorosa, con quedarse en la orilla y acabó cediendo por 71 a 68. Eso sí, si dura un poco más el partido podía haber habido un disgusto importante en el Principado.

river_08112013_martin_imatge-8627.jpg

Abouo intenta tirar ante David Navarro (Foto: Martin Imatge)
Todo empezó con un primer cuarto eléctrico. Los de Joan Peñarroya ofreciendo una buena defensa y cargando mucho el juego en la pintura con Jordi Trias. El ala-pivot catalán se las tuvo que ver con Albert Moncasi y luego con los experimentados Urko Otegui y Guillermo Rejón. Al  bueno de Jordi Trias aún le falta, pero con la ley del mínimo esfuerzo puede ir haciendo trabajo en la Adecco Oro. El Quesos Cerrato se puso por delante en el marcador con dos puntos seguidos de Albert Moncasi, que volvió a la que fue su casa durante media temporada. Con el 9 a 10 y un tapón de Jordi Trias espectacular sobre Carles Bravo empezó a reaccionar el River MoraBanc. Apretaron los dientes en defensa y con la entrada de Tomas Hampl dotaron al juego interior de más presencia física. El parcial fue de 14 a 0 y cabe destacar un mate de Tomas Hampl. Cuando debería ser normal está noticia no lo es ni mucho menos y al pivot checo le falta imponerse más. Ayer pareció hacerlo. Con el triple de Marc Blanch se cerró el parcial de 14 a 0. El triple del alero catalán fue al más puro estilo Joan Carles Navarro, es decir, en un contraataque con un compañero solo esperando la asistencia. Suerte que acertó. El parcial se rompió con un triple de Quique Garrido desde casi nueve metros agotando la posesión. El pequeño base catalán dirigió al equipo a la perfección ya que Xavi Forcada no estuvo a su mejor nivel. En la siguiente jugada llegó la lesión de Marc Blanch. Hizo un 2+1 y pidió el cambio por un esguince de tobillo. Ya no volvió más. Al final del primer cuarto, 26 a 14.

Todo iba bien, pero los árbitros decidieron meterse de lleno dentro del espectáculo. Mala noticia para el baloncesto. La pareja formada por Garmendia Zorita y Muñoz García pitó en sólo dos minutos cuatro faltas al River MoraBanc. Algunos eran y otras muy justas. Eso sí, la clave fue la zona 2-3 ordenada por Natxo Lezkano. Los andorranos no se encontraron cómodos. El parcial de 1 a 9 situó un 29 a 23, pero dos puntos consecutivos de Jordi Trias despertaron a los de Joan Peñarroya que se desesperaba en el banquillo. La mala noticia se vio en el Quesos Cerrato en forma de lesión ya que el base catalán Quique Garrido tuvo que abandonar la pista por lesión. Por suerte y más que Marc Blanch, él si que pudo volver a la pista. Al descanso, 35 a 27 y mensaje recibido por los andorranos. O espabilaban o el Quesos Cerrato no se iba a dar por vencido. Tocaba picar piedra. El bagaje, eso sí, era lamentable en los dos equipos. Los de Palencia se fueron al vestuario con un 8 de 22 de dos puntos y un 1 de 8 en triples. Casi nada. Mejor hubiese sido quedarse en la pista a hacer una sesión de tiro. Para el River MoraBanc no fue tampoco muy diferente: 12 de 27 de dos y 2 de 11 en triples. Peor era imposible tirar.

En la reanudación, los de Natxo Lezkano se pusieron las pilas en defensa y nada más empezar se situaron a cuatro puntos (37 a 33). Joan Peñarroya se mosqueaba y con razón. Les cogían los rebotes ofensivos con facilidad y el rebote se lo pillaba Joan Peñarroya cada vez que alguno de los suyos fallaba. Además, Tomas Hampl se tuvo que ir hacía el banquillo con cuatro faltas, dos de ellas fueron consecutivas, una en defensa y otra en ataque. La personalidad y el carácter de Charles Abouo dejó un 52 a 41. Quesos Cerrato Palencia no se rendía. En el último cuarto, el inicio tuvo dos tapones seguidos a Roger Fornas de Jordi Trias y Gerbert Martí. El bueno de Roger Fornas tuvo un partido para olvidar y acabó con menos 10 de valoración. Todo le salió al revés. Mientras, Jordi Trias anotaba dos puntos seguidos. Hubo un intercambio de golpes con un triple de Quique Garrido, respondido al otro lado con uno de Gerbert Martí y después uno más de Nick Barbour y otro del base catalán del Quesos Cerrato. Esto quería decir que la defensa del River MoraBanc no funcionaba para nada en este último cuarto. Sólo un incisivo David Navarro aportaba fluidez. Tocaba sufrir y además entró en la ruleta rusa con muy pocas esperanzas de acierto. A sólo un minuto y 33 segundos, una bomba de Garrido y una entrada de Abouo situaron un 67 a 61. Se empezaron a aparecer todos los fantasmas posibles a los andorranos, pero dos tiros libres de Asier Zengotitabengoa a 21 segundos fueron más que decisivos (71 a 65) y eso que el Quesos Cerrato tuvo más de una oportunidad para conseguir la igualada, pero no se mostró nada acertado. Si contra River MoraBanc perdonas estás más que perdido. Finalmente ni Quique Garrido ni Urko Otegui anotaron y el partido finalizó con un ajustado 71 a 68. A los dos les urge un poco de autocrítica y en la rueda de prensa consta que hubo.

LA CLAVE: Los malos porcentajes de tiro, especialmente del Quesos Cerrato, impidieron que los de Natxo Lezcano pudieron concretar la remontada en un mal último cuarto de los andorranos. Sin acierto no se puede ganar en la cancha del líder.

B.C. RIVER ANDORRA MORABANC: Schreiner (4), David Navarro (13), ‘Zengotita’ (14), Shaun Green (10) y Jordi Trias (13) –cinco inicial- Hampl (8), Éric Sánchez (0), Gerbert Martí (3), Guille Colom (0) y Marc Blanch (6).

QUESOS CERRATO PALENCIA: Xavi Forcada (2), Carles Bravo (2), Miki Feliu (6), Moncasi (4) y Rejón (9) –cinco inicial- Abouo (15), Urko Otegui (12), Quique Garrido (11), Roger Fornas (0) y Nick Barbour (7).

Parciales: 26-14, 9-13, 17-14, 19-27.

Crónica: Víctor Duaso

FORD BURGOS - CLUB MELILLA BALONCESTO: 73-64

Autocid Ford Burgos paga un alto precio por una victoria muy necesaria

El equipo local se reconcilia con su afición gracias a una trabajada victoria ante Melilla a costa de la lesión de Jorge García. El ala-pívot se lesionó en la rodilla y, a la espera de pruebas, podría perderse el resto de la temporada.

El partido enfrentaba a dos equipos con mucha necesidad de victoria, y eso se dejó ver desde el primer minuto. La intensidad que desprendían ambos conjuntos demostraba la importancia del encuentro y Antonio Peña lo sabía muy bien. Empezó muy enchufado (7 puntos en el primer cuarto) con mucha intensidad en la pintura y jugando más por dentro que en anteriores partidos. Melilla buscaba dominar las zonas, pero Burgos salió a la cancha con la lección aprendida. Mayor intensidad defensiva y una concentración en el rebote que se fue perdiendo con el paso del partido permitían a los locales despegarse momentáneamente en el marcador.

img_7237.jpg

Jorge García se retira lesionado (Foto: Ismael Del Álamo)
Sin embargo, Brothers no estaba dispuesto a dar el brazo a torcer. A falta de que los jugadores interiores comenzaran a imponerse, sacó un 2+1 a Olmos en el que, a pesar de fallar el tiro adicional, consiguió una nueva falta de Peña en la que sí anotó los tiros libres. Con 18-13 en el marcador, se produjo la que (siempre siendo opinión personal) fue la jugada más importante del partido. Jorge García se lesionaba con un mal giro de rodilla y, dejando al margen que el árbitro no parara el juego, tuvo que abandonar la cancha para no volver a jugar. Melilla anotó esa posesión y, a pesar de que pudo jugarse una última bola más gracias a un robo, no pudo convertir y el marcador se cerró en 18-15.

En el segundo cuarto Pep Ortega salió dispuesto a dar un golpe en la mesa para los locales. Con mucha intensidad y acierto de cara a canasta, se fueron aumentando las distancias en un intercambio de canastas que favoreció a los burgaleses. A pesar de que Melilla parecía noqueado, el trabajo de los visitantes se dejaba ver en un apartado casi olvidado: las faltas personales. Con 3 jugadores con 2 faltas y Anton Maresch con 3, Burgos cerraba la primera mitad con 35-26.

Sólo Sergi Pino (8 puntos y 2 rebotes) y Busma mantenían al equipo mientras esperaba su momento, mientras el verdadero protagonista de Melilla estaba aún por aparecer: Joan RieraAutocid repartía su anotación (destacable la actuación de Jeff Xavier con 8 puntos) mientras los rebotes corrían a cargo de Pep Ortega y Taylor Coppenrath (6 y 8 respectivamente).

Tras la reanudación y a pesar del buen inicio de Autocid, Melilla comenzaba a cambiar la tendencia del partido con mucha intensidad y subiendo el nivel defensivo y físico. Un robo del canterano Bartolomé y un tapón que los árbitros marcaron como ilegal encendían al pabellón mientras Melilla sufría para dominar la pintura gracias al enorme trabajo defensivo de Olmos y no recortaba más la distancia por su escaso acierto en tiros libres.

Fue entonces cuando apareció Joan Riera para tomar el mando de su equipo y del partido. 7 puntos del base y un 2+1 de Wright que empezó a utilizar su superioridad física igualaban el partido a 47 con algo menos de 2 minutos por jugarse del tercer cuarto. Sendos triples de Pino y Sàbat y un precioso duelo en anotación de Wright y Ortega dejaban el marcador igualado y que Peña consiguió romper sobre la bocina para cerrar el cuarto con 54-52.

El último asalto dejó 2 nombres propios muy claros para Autocid: Jeff Xavier que protagonizó varios robos y contraataques vitales para el ataque local y Sergio Olmos que se creció (aún con el problema de las faltas personales) para ser todo un muro en defensa.

Brothers anotó de 3 para dejar al equipo 60-60 a falta de 6 minutos, momento en el que Burgos subió el nivel defensivo. Tanto es así que secó a Melilla por completo durante casi el resto del partido, permitiendo tan solo 4 puntos (que recibió en el último minuto de encuentro y con el partido decidido). La pareja Olmos - Ortega defendía y reboteaba sin dejar ninguna opción a los melillenses que, a pesar de trabajar bien las faltas personales y desgastar la mermada rotación burgalesa, no consiguieron llevarse un partido muy peleado y que deja respirar a Autocid después de 2 malos encuentros.

Sin embargo, la grave lesión de Jorge García (pendiente de pruebas médicas) y el susto que dio Pep Ortega (llegaba tocado al encuentro y tuvo que ser tratado del tobillo) deja muy mermada la rotación de Autocid con la baja de Romà Bas y de Jorge García, por lo que no sería extraño ver movimientos de despacho en los próximos días. 

LA CLAVE: La enorme defensa de Sergio Olmos, que una vez más volvió a encargarse del “trabajo sucio” siendo el jugador más destacado de Autocid a pesar de sumar solo 4 puntos de valoración.

FORD BURGOS: Sàbat (16), Peña (11), García (6), Xavier (15), Coppenrath (6) -cinco inicial- Ortega (12), Aguilar (0), Maresch (3), Bartolomé (0), Olmos (4).

CLUB MELILLA BALONCESTO: Brothers (15), Riera (12), Almazán (4), Durley (5), Busma (5) -cinco inicial- Fuentes (1), Wright (9), Manzano (0), Pino (13).

Parciales: 18-15, 17-11, 19-26, 19-12.

Crónica: Rodrigo García (@Rodri_Garcia)

PEÑAS HUESCA - COCINAS.COM: 85-62

Festival del conjunto oscense, que firma su mejor arranque en la Adecco Oro

Dos desplazamientos consecutivos y dos victorias, por lo que cargado de moral llegaba Peñas Huesca a este partido. Por su parte Cocinas.com siembra la duda de la irregularidad. El partido prometía de inicio y los riojanos contaban con el alta de Joan Tomás que aparecía en el cinco titular.

oriola.jpg

Oriola volvió a ser un referente bajo el aro (Foto: Kike Casanovas)
Un inicio de tanteo e intercambio de canastas hasta llegar al 8 iguales, hasta entonces Coego ya había aportado 6 para su equipo. Apenas 4 minutos de partido, y allí se acabó Cocinas.com. El primer triple de los locales, obra de Costa, llevó a un 7-0 de parcial, que se estiró hasta el 19-10. Ya rozaba Peñas la barrera psicológica de los diez, en apenas 2 minutos. Sala se vio obligado a pedir su primer tiempo, sin embargo, el acierto de los riojanos era nulo desde la línea exterior,  todo eran puntos interiores de Coego y un par de penetraciones, no así Costa que dirigía y anotaba de nuevo de tres para ampliar a un preocupante 24-10 a falta de 1:30. Poco se arregló el marcador al final del primer cuarto, 24-14 y 10 puntos para el interior riojano.

4 tiros libres consecutivos de Grigonis y el primer triple de Ott abrían el segundo cuarto. Contestó el lituano con otro triple y sumaba un 2+1, en apenas 2:30, 10 puntos para el joven Marius Grigonis, así que Sala decidió agotar tiempos muertos con un marcador que ya favorecía en 20 puntos a Huesca. Decisión arriesgada, pero había que frenar el vendaval oscense. Pero nada cambió. El Peñas seguía a su ritmo de la mano del lituano que volvía a anotar de tres, 13 puntos sin fallo y marcador de 42-21. Volvió a la pista Coego y de nuevo era el referente ofensivo se su equipo. Los puntos de Logroño eran con cuenta gotas mientras que los oscenses seguían inspirados desde la línea exterior con Romero y Costa anotando. Despertó Hall que, tras un inicio horroroso en el tiro, convirtió dos consecutivos justo antes de ser sustituido por su entrenador, rara decisión de Jesús. El festival anotador local se fue has los 56 puntos en la primera parte, 20 más que su rival. El veterano pivot del Cocinas.com llegaba al descanso con 16 puntos y 19 de valoración, muy cerca el joven alero lituano del Peñas con 15 puntos y con una valoración de 18 en algo menos de 9 minutos.

Buscaba algo distinto el Clavijo tras el descanso y se colocó en zona para parar a los locales. Sin embargo, el efecto fue que el partido se convirtió en un correcalles, hasta que tras varios errores Romero volvía a anotar de tres. Las defensas se habían endurecido y los ataques no eran tan fluidos. A falta del acierto exterior, apareció Oriola en los locales. No pasaba apuros Huesca y mantenía la renta en un +20 a falta de 2 min, 69-48. Los tiros libres que disponía el equipo de Logroño le permitían sumar y reducir esa ventaja y terminar el cuarto 69-52.

Se atascó Huesca en el 69 y tras 2 minutos del tercer cuarto sumó 3 más sin anotar en el último, pero Cocinas.com no aprovecho ni esa oportunidad. Un 2+1 de Johnson y un nuevo triple de Costa sentenciaron el choque, si no lo estaba ya desde hacía varios minutos. Poco más ocurrió, se bajó la intensidad y llegaron los errores y algunos jugadores como Nwogbo lo utilizaron para engordar estadística. Terminó con 13 puntos, hasta ese instante apenas llevaba 4, los 9 últimos de su equipo los anotó el nigeriano. Al final, 85-62. 

Buenos minutos de Peñas Huesca que mostraron el mejor baloncesto de los últimos años con defensa, selección de tiro y velocidad y nueva victoria para los verdes que se mantienen en la parte alta de la clasificación. Grigonis que apenas jugó 14 minutos terminó como MVP, con 22 de valoración y de nuevo buen partido de Oriola (¿acabará la temporada en Huesca?) con 17 puntos y 8 rebotes. Otro joven, Lluis Costa, también llegó a los 19 de valoración. Tan solo Coego lució en los riojanos, aunque se apagó en la segunda parte. 

LA CLAVE: El porcentaje de tiro local de los primeros 20 minutos, 19/29 en tiros de campo con 6 triples de 10 intentos y 12/12 en tiros libres, una faceta donde los de Huesca eran de los peores de la liga.

PEÑAS HUESCA: Costa (16), Washburn (8), Johnson (7), Oriola (17), Romero (15) -cinco inicial- Grigonis (17), Lafuente (0), Cobos (0), Gatell (4), Múgica (1).

COCINAS.COM: Tomás (0), Coego (17), Arévalo (5), Nwogbo (13), Hall (9) -cinco inicial- Lobo (0), Galarreta (4), Marshavelski (0), Ott (6), Uriz (3), Martí (1), Gospic (4).

Parciales: 27-14, 29-22, 13-16, 16-10. 

Crónica: Kike Casanovas

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 años 3 meses
#Contenidos: 
501
Visitas: 
2,711,331
Comentarios: 
2,384

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar