Solapas principales

¿Chacho o Papaloukas? ¿Quién es el mejor sexto hombre de la historia de la Euroliga?

En Europa casi nunca se le ha dado la importancia a la figura del sexto hombre que tiene en la NBA, cuyo trofeo se concede desde el año 1983 y sigue gozando de un gran prestigio. El no tener unos roles tan establecidos en cuanto a los minutos de los titulares y las rotaciones constantes del baloncesto europeo moderno son factores que provocan que a día de hoy aún sea un aspecto menos valorado en competiciones como la Euroliga, a pesar de que el sindicato de jugadores lo haya incluido dentro de sus premios inaugurados la pasada temporada.

En este artículo vamos a hablar de quien podría ser considerado el mejor sexto hombre de la historia de la actual Euroliga, la que organizaron los clubs a partir de la temporada 2000/2001, y a centrar el debate en los que son los dos jugadores históricos más importantes que han coincido en el hecho de comenzar la mayoría de sus partidos desde el banquillo. Al no haber sido concedida esta distinción de forma regular, puede parecer complicado de valorar, pero hay un hecho que lo facilita: Sergio Rodríguez y Theodoros Papaloukas son los dos únicos jugadores que han ganado el MVP de la temporada de la Euroliga sin ser titulares en la gran mayoría de los partidos, tanto en el curso en el que ganaron este premio como a lo largo de su carrera.

También analizaremos que otras estrellas han destacado ejerciendo de sexto hombre, lideradas por Will Clyburn, que podría estar en el debate por ser el mejor y que ha sido el ganador de dicho premio del sindicato la temporada pasada.

A lo largo de su carrera hasta el momento, Sergio Rodríguez ha disputado 311 partidos y solo ha salido como titular en 92 de ellos, mientras que Papaloukas formó parte del quinteto inicial en 20 de 252. Ahora repasaremos la carrera de cada uno.

SERGIO RODRÍGUEZ, SIEMPRE DE LOS MEJORES SALIENDO DEL BANQUILLO

La carrera de Sergio Rodríguez en la Euroliga es una de las más prolíficas de la historia de la competición. El genial base canario ha sido campeón dos veces de la competición al ganar con el Real Madrid en 2015 y con el CSKA en 2019, ha ganado el MVP en la temporada 13/14, siendo miembro del mejor quinteto dicho curso y del segundo en la 17/18. Suma un total de 311 partidos con unos promedios de 10’5 puntos, 4’7 asistencias y 11’16 de valoración, siendo el 6º en puntos totales con 3.250, el 3º en asistencias con 1.463 y el 12º en valoración con 3.470, cifras que seguirán creciendo.

Como ya hemos mencionado, a lo largo de esa exitosa carrera, el Chacho solo ha salido en el cinco inicial en 92 ocasiones. Las únicas tres temporadas, de las doce que ha comenzado en la Euroliga, en las que fue más veces titular que suplente son curiosamente las de sus estrenos en los tres trasatlánticos europeos en los que ha jugado: la 10/11, que es la de su debut en el Real Madrid y en la jugó 18 partidos en Euroliga saliendo de inicio en 10 de ellos, la 17/18, que fue la primera con CSKA y fue titular en 22 de 36 partidos, y la 19/20 con Armani Milán, que se traduce en 20 partidos en el cinco inicial de 28.

En el curso 13/14 fue el MVP de la competición justo en la única temporada en la que no salió de titular ninguno de los 31 partidos jugados. Sus medias fueron de 14 puntos, 4’9 asistencias y 15’9 de valoración en 22:30 minutos. El Real Madrid ganó los 10 partidos de la fase regular, 11 de los 14 del Top 16, 3 a 2 al Olympiakos en playoff y perdió sorprendentemente contra el Maccabi de Tyrese Rice en la final. En esa F4 fue el máximo anotador con 21 y el segundo más valorado con 25 en la paliza al Barça (100-62) y el máximo anotador contra los israelís con 21. Se puede decir que hubiera sido su temporada perfecta de no ser por Rice y la realizó sin salir en el cinco inicial en ninguna ocasión.

En la 14/15 ganó con los de Pablo Laso su primer título de la competición en un año en el que solo fue titular en 2 ocasiones de los 28 partidos disputados. Sus medias fueron de 11’1 puntos, 5’1 asistencias y 12’1 de valoración en 21:34 minutos. En la F4 fue el máximo anotador del equipo junto a Sergio Llull con 12 de media y aportó también 5’5 asistencias y 12 de valoración.

La 18/19 fue la de su campeonato con CSKA, siendo suplente en 25 de los 35 partidos y con medias de 10’2 puntos, 4’5 asistencias y 9’1 de valoración en 21:51 minutos. No destacó en la final contra Anadolu, pero si en la semifinal contra su ex equipo al conseguir 23 puntos, 4 asistencias y 17 de valoración saliendo desde el banquillo y jugando 20:54 minutos. En la 20/21 fue uno de los culpables de la vuelta de Armani Milán a la Final Four, al que que no conseguía desde 1992, saliendo de inicio solo en 3 de los 37 partidos disputados con los de Ettore Messina y con promedios de 9’7 puntos, 4’5 asistencias y 10’8 de valoración en 19:56 minutos de juego.

THEO PAPALOUKAS, ESTRELLA DE UN CSKA HISTÓRICO SIENDO SUPLENTE

Theo Papaloukas fue un jugador de explosión tardía, como nos contaba Jon de la Presa en este artículo de 2006, que se convirtió a los 29 años en una de las grandes estrellas de la Euroliga y acabó su carrera como una de las leyendas históricas de la competición.  En una época en la que las plantillas no eran tan largas como en los últimos años y en la que los jugadores principales de los equipos casi siempre eran titulares, Papaloukas llamaba la atención comenzando la gran mayoría de sus partidos desde el banquillo. Como ya comentamos, a lo largo de su carrera en la máxima competición continental solo estuvo en el cinco inicial en 20 de los 252 partidos que disputó. Hasta en 6 de sus 12 temporadas en la Euroliga no fue titular en ningún partido y solo en su debut en la competición con Olympiacos en la 01/02 salió más veces de inicio (13 de 19 partidos).

En el artículo ya mencionado podemos leer unas declaraciones del propio Papaloukas sobre este tema: “un entrenador me dijo que da igual quién salga de inicio, lo importante es salir y convertirte en el mejor jugador de tu equipo”. Todos los periodistas deportivos comentaban está situación y la teoría más extendida es que al heleno le gustaba iniciar los partidos para analizar el juego de sus rivales y actuar en consecuencia al entrar en el campo. En esta entrevista publicada en El País en 2015 contestaba a esta cuestión: “Nunca pedí esto. Todos los jugadores están concentrados en los primeros cinco o seis minutos del partido en hacer lo que les piden los entrenadores, en cumplir con lo que han repasado en los vídeos. Si en esos cinco primeros minutos, estás fuera y observas lo que ocurre en la cancha, entiendes cuál es el orden del partido y cuál es el plan del rival. Si sabes lo que está planeando el otro equipo es más fácil derrotarlo. Como empezaba desde el banquillo, tenía que aprovechar eso. Intentaba hacerles jugar de una manera que ni les gustaba ni les convenía”.

El palmarés de Theo Papaloukas es igualmente brillante y lo sitúa también entre las grandes estrellas históricas de la competición. El versátil base griego ganó dos títulos con CSKA (2006 y 2008), fue MVP de la temporada en la 06/07, de la final en 2006, miembro del mejor quinteto en la 05/06 y en la 06/07 y del segundo en las 07/08 y 08/09. El mejor momento de su carrera fue el trienio que va desde el 2005 al 2008, liderando a uno de los grandes CSKA de la historia. Su temporada 05/06 es una de las mejores de la historia al ganar con Grecia el Eurobasket de 2005 y la plata mundial de 2006, siendo campeón de Liga, Copa y Euroliga en el medio y recibiendo el premio de la FIBA al mejor jugador de ese año.

Durante esos tres años y ciñéndonos a la Euroliga, Papaloukas y su CSKA ganaron dos títulos (06 y 08), perdiendo el de 2007 por tan solo dos puntos ante el Panathinaikos de Diamantidis, Batiste, Siskauskas, Tomasevic y Vujanic dirigidos por Obradovic. El base de dos metros era de esos jugadores que subía su rendimiento en los momentos decisivos y sus estadísticas de esas tres F4 son sencillamente espectaculares.  Su MVP de la de 2006 se basó en 18’5 puntos, 3 rebotes, 4’5 asistencias, 3 robos y 25’5 de valoración. En la derrota de 2007 se fue a 17 puntos, 4 rebotes, 6 asistencias, 2’5 robos y 25 de valoración, mientras que en el triunfo de 2008 el protagonista fue Trajan Langdon pero Papaloukas aportó unos buenos 11 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias y 10 de valoración. Por supuesto, en estos seis partidos salió desde el banquillo.

OTROS CANDIDATOS

WILL CLYBURN, EL MEJOR ALERO ACTUAL LIDERA A LOS OTROS CANDIDATOS

El espectacular alero todoterreno de CSKA, reconocido casi unánimemente como el mejor jugador en su posición de los últimos años, ha sido titular en 55 de 152 partidos jugados y hay que tener en cuenta que 26 de ellos fueron en su primera temporada en la competición con Darussafaka, único curso en el que salió más veces en el cinco inicial de las que se quedó en el banquillo. Desde su llegada al equipo ya dirigido por Dimos Itoudis en la temporada 17/18 ha comenzado los partidos sentado al lado del entrenador griego. Fue el MVP de la F4 de 2019, curso en el que fue suplente 22 de los 35 partidos, aunque en los dos de la Final Four salió como titular.

Entre su palmarés también figura su inclusión en el primer quinteto de la mencionada 18/19 y en el segundo de la 20/21, con solo 2 partidos saliendo de inicio de 31 jugados y recibiendo el primer premio al mejor sexto hombre de la ELPA (sindicato de jugadores) con el 33’9% de los votos.

JAN VESELY FUE MVP JUSTO EL AÑO EN QUE EJERCIÓ DE SEXTO HOMBRE

En la temporada 18/19 el MVP de la fase regular fue Jan Vesely. El checo volador salió desde el banquillo en 20 de sus 31 partidos y tuvo unos promedios de 12’3 puntos, 4’7 rebotes, 2’4 asistencias, 1’4 robos y 17’6 de valoración a las órdenes de Zeljko Obradovic. Vesely completa su palmarés con el título de la Euroliga de 2017 y con formar parte de los mejores quintetos de las temporadas 15/16, 17,18 y 18/19. Pero no entraría en la votación histórica por ser el mejor sexto hombre de la Euroliga ya que prácticamente toda su carrera ha salido en el cinco inicial, siendo las excepciones la temporada mencionada y la de su debut con Fenerbahce en la 14/15.

También podríamos hablar de la temporada 18/19 de Facundo Campazzo en la que solo fue titular en 20 de los 34 partidos, con 13 de valoración media y siendo MVP de los playoffs, pero es que justo esas eliminatorias las disputó como único base puro del Real Madrid por la lesión de Sergio Llull y comenzó todos los partidos del 3 a 0 contra Panathinaikos como titular.

LOS MAYORES HITOS DE TYRESE RICE FUERON DESDE EL BANQUILLO

Todo el mundo recuerda la F4 de Tyrese Rice y su Maccabi en 2014. El pequeño zurdo fue la estrella de la sorpresa que dieron los macabeos dirigidos por David Blatt contra CSKA y Real Madrid y se coronó como el MVP indiscutible de dicha hazaña. Pero quizás lo que menos queda en la memoria es que el díscolo jugón de Richmond comenzaba casi todos sus partidos en el banquillo, algo que se confirmó en los dos partidos decisivos. Rice solo fue titular en 5 de los 30 partidos de esa temporada, comenzando el aseado Yogev Ohayon en el cinco inicial, tal como sucedió en la Final Four. Ricky Hickman y Devin Smith ocupaban las otras dos plazas exteriores y eran los jugadores que más permanecían en cancha. La media de minutos en la temporada de Rice fue de 20:37, jugando 23:59 contra los rusos y 29:59 contra los de Pablo Laso.

Pero en su paso por Khimki y Barça fue titular en casi todos sus partidos y no retomó el papel de sexto hombre hasta el curso 19/20 con Panathinaikos, donde tuvo una temporada irregular pero dejó algunos hitos como sus 41 puntos contra Olympiakos saliendo desde el banquillo, que es la segunda mejor anotación de la historia de la competición, empatada con las de otros cuatro jugadores, tras los 49 de Shane Larkin y la máxima conseguida sin comenzar el partido en el cinco inicial.

ANDRES NOCIONI SE RECONVIRTIÓ EN EL PERFECTO SEXTO HOMBRE PARA DAR AL REAL MADRID DE LASO SU PRIMERA EUROLIGA

Tras ser uno de los aleros estrella de la competición en las filas de Baskonia en dos fases diferentes, con su paso por la NBA en el medio y siendo nominado en el segundo quinteto de la competición en las temporadas 02/03 y 03/04, el Chapu Nocioni llegó al Real Madrid de Pablo Laso para imprimir ese carácter que trasladaba el argentino a todos sus equipos. Es cierto que jugadores como Rudy, Llull, Felipe o Chacho ya habían ganado una liga y tres copas para Laso y que el Real Madrid se había convertido en el equipo que mejor baloncesto hacía en Europa, pero también lo es que Nocioni fue quien dotó al equipo de esa competitividad máxima de la que sigue gozando actualmente y que transmitió a todos sus compañeros.

Posiblemente, Andrés Nocioni es el sexto hombre más “puro” de esta lista, ya que no se trataba de una estrella que iniciara sus partidos desde el banquillo pero que luego jugaba más que muchos compañeros y lideraba la ofensiva como en el resto de los casos, si no que hacía su papel aportando ese mencionado carácter y cumpliendo cualquier rol en el campo para ayudar a que su equipo ganase. El argentino jugó solo 17:44 minutos de media ese curso, saliendo de inicio solo en 8 de 29 partidos y jugando 26:52 y 22:26 respectivamente en los partidos de la F4. El Chapu no fue el máximo anotador de su equipo en ninguno de los dos partidos y sus 12 puntos de media los consiguió gastando pocos tiros (13 intentos de campo sumando los dos), aunque si fue el de mejor valoración con 18 de promedio. Pero lo más destacado fue su defensa a Nemanja Bjelica en semifinales, anulando e intimidando al que había sido MVP de la liga regular con Fenerbahce ese curso. Sus tres años en el Real Madrid ejerció ese papel, pero se queda atrás en el debate histórico sobre el mejor sexto hombre histórico porque la mayoría de su carrera en la Euroliga fue un titular indiscutible.

LUKA DONCIC YA FUE MÁS TITULAR QUE SUPLENTE EN SU MEJOR Y ÚLTIMO AÑO

Todos recordamos que Pablo Laso ejerció una gestión perfecta de la carrera de un superclase histórico como Luka Doncic, dándole los minutos que su talento merecía desde muy temprana edad y convirtiéndolo en pieza clave en un equipazo repleto de estrellas. Wonder Boy se fue del Real Madrid siendo MVP tanto de la fase regular como de la F4 de la Euroliga y con el segundo título de la máxima competición continental de la era Laso bajo el brazo.

Doncic comenzó siendo suplente en sus 12 partidos en su debut en el curso 15/16, para luego salir en el cinco inicial en 15 de los 35 de la 16/17 en la que tuvo una media de 13’3 de valoración, pero en su última y mejor temporada ya fue titular en 17 de los 33 duelos disputados, superando por poco el baremo de haber comenzado más de la mitad desde el banquillo. Lo incluímos en el listado por haber salido más partidos desde el banquillo en su breve pero intensa carrera en la Euroliga pero no creemos que entraría en la votación. A pesar de las rotaciones y roles que gusta de establecer Pablo Laso, no es difícil apostar por el hecho de que, de haber seguido en Europa, Doncic hubiera sumado muchos más partidos como titular que como suplente. 

¿POR QUIÉN VOTÁIS VOSOTROS?

En Solobasket nos decantamos por volver a dar un premio no oficial a Sergio Rodríguez, tras el de mejor jugador español en jugar en otras ligas europeas. Creemos que no nos pesa el chauvinismo y votamos por el Chacho por haber conseguido ganar la Euroliga en dos equipos diferentes, ser clave en la clasificación para la F4 de un Armani Milán que había décadas que llegaba y por un rendimiento más extendido en el tiempo ante un Theo Papaloukas que centra más su leyenda en un trienio espectacular.

Pero queremos saber si vosotros votáis por uno de estos dos o por otros candidatos, así que podéis dejar vuestras preferencias tanto en los comentarios del artículo como en las redes sociales.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 4 semanas
#contenidos: 
1,307
#Comentarios: 
3,113
Total lecturas: 
3,861,561

Comentarios

Hombre, para mi la diferencia está en que Papaloukas era el líder indiscutible de sus equipos, ya fuera en el CSKA o en la selección griega. Además, aunque era un base podía jugar prácticamente en cualquiera de las tres posiciones exteriores... en fin, a mi me parece que Papaloukas ha sido un jugador más importante que Sergio.
A pesar de que el talento en el manejo del balón que tiene Sergio Rodríguez, Papaloukas no lo tenía.

Ufff, complicado, pero el miedo en el cuerpo que generaba Papaloukas no lo generaba nadie en la Europa de clubes, y a nivel de selecciones (europeas) por aquella época solo le igualaban el gran Notwizki y el grandísimo Pau Gasol. Ni Parker.

De todas maneras, dos grandísimos jugadores, y la lista es para relamerse.

Elegir entre Rodríguez y Papaloukas, a mi juicio, no resulta posible ... lo que uno te da en ataque, el otro te lo daba en colocación e inteligencia defensiva, ambos resolutivos en momentos clave (cada uno a su estilo), los dos excelentes directores y lectores de defensas contrarias ... talento puro (Rodríguez), dominio de los partidos (Papaloukas), desparpajo (Sergio), potencia y dominio físico (Theo) ... imposible elegir. Yo, al menos, no soy capaz.