Solapas principales

El Barça tira de talento para ponerse líder de la Euroliga (83-77)

  • Gran partido de Higgins y Hanga
  • Importante victoria en un partido regular de Mirotic desde el triple

A vida o muerte. Una frase muy común que todos hemos escuchado más de una vez, y también los jugadores del Valencia. Porque en el partido de hoy se jugaban bastante más que un partido. Con la delicada situación que atraviesa el equipo, los taronjas salieron a comerse el mundo, pero se toparon con un monstruo de mil cabezas que siempre tiene alguna activa y dispuesta a llevarse, por la fuerza si es necesario, lo que le corresponde.

Los de Ponsarnau apretaron en defensa todo lo que pudieron y ahogaron durante los primeros minutos a un ataque blaugrana que, una vez más, notaba la falta de un base puro. Con un Claver recuperado y partiendo desde el inicio, los culés no consiguieron frenar a los visitantes que encontraron tiros cómodos de la mano de inspirado Lloyd. (11-13 min.6)

El ingreso de Bolmaro y de Abrines cambió por completo el partido. El argentino logró desactivar ese búnker de los de Ponsarnau y, sobre todo, dotar de dinamismo al ataque. Aprovechó los contraataques y liberó dos triples a Abrines que el mallorquín no desperdició (21-19 min. 10)

 

 

Cuando los tiros dejaron de entrar, los blaugranas volvieron a sufrir en ataque. Juego lento, sin movimiento y con altibajos de intensidad que provocaron los saltos y gestos de un Pesic descontento al que el nudo de la corbata cada vez le apretaba más.

Los valencianistas tampoco es que pudieran jactarse de un ataque muy lúcido, pero igualmente volvían a la carga con una gran defensa y un Quino Colom más liberado ahora que ya -solo- le tocaba lidiar con Higgins y no era Bolmaro quien lo defendía (31-29 min.16)

Cubriendo esquinas y segundas ayudas, los taronjas lograron ponerse adelante en el marcador una vez más a base de la defensa.

Pero cuando más distraído está uno es cuando más le gusta a los bichos venenosos picar, o a los monstruos aparecer. Y por eso Mirotic apareció en una acción en que el Valencia no concedió ni un milímetro para recordar que él está aquí, y que si quiere meter un triple de ocho metros lo hace sin preguntar (44-41 min. 20).

 

 

El tercer período debía ser aquel en el que el Barça marcara la diferencia, pero los visitantes tenían otros planes. Otra vez se vió esa defensa aguerrida de los de Ponsarnau que les permitió correr el contraataque y administrar las jugadas en estático con más calma.

A pesar de que los culés conseguían anotar por talento, su ataque no lograba la lucidez necesaria para tumbar al rival ni tampoco esa defensa que tan buenos resultados le dio a Pesic (52-54 min.16).

Concedieron triples liberados por vascular falta de comunicación que aprovecharon los visitantes. Solo Higgins, en su mayoría desde el tiro libre, logró anotar de forma consistente. Por el lado taronja, San Emeterio y Quino Colom, a base de triple, mantuvieron a los suyos siempre en el partido y lograron incluso ponerse por delante al finalizar el tercer período (62-65 min.30).

 

 

Con Quino Colom como director de orquesta, los valencianistas comenzaron liderando el último cuarto desde el orden. Ataques más largos en estáticos y mejores tiros que se vieron contrarrestados por un intratable Hanga.

Cuando el electrónico se iba aproximando al final del encuentro, el húngaro sacó a relucir toda su veteranía para demostrar que a pesar de estar jugando de base, no se olvida de atacar (71-68 min. 33)

 

 

Fue él mismo quien mermó todos los intentos de los visitantes a base de buenas defensas y de orden en la ofensiva. Encontró tiros liberados y supo administrar el balón en los últimos minutos. A pesar de algunos fallos de Davies, el pívot siguió luchando bajo la canasta y de hecho fue quien convirtió dos tiros libres que fueron claves para el cierre del encuentro.

Pero cuando Valencia volvió a apretar, volvió a aparecer un monstruo, pero esta vez uno distinto. Cory Higgins fue el bicho encargado de picar cuando más distraídos estaban todos y sentenció el encuentro con un triple increíble (83-77 min.40).

 

 

Porque el Barça es eso, un monstruo de mil cabezas que siempre tiene alguna activa y dispuesta a atacar. Por más música de arpa que se le pueda tocar para que se duerma, una de las cabezas del monstruo siempre está despierta.

Talento inagotable:

No es ningnua novedad que el Barça es uno de los equipos que más talento tiene en su plantilla, aunque ellos se encargan de recordarlo cada partido. A pesar de la gran defensa del Valencia, los culés lograron anotaron 83 puntos gracias a grandes actuaciones de Higgins y Mirotic. La realidad es que no importa cuan espeso pueda estar el ataque de los culés, es dificil que acaben marcando la diferencia con una plantilla del calibre de la que tienen.

La veteranía para cerrar el encuentro:

Higgins y Hanga fueron los dos valuartes de lo últimos minutos del encuentro. Ambos porque aportaron puntos y triple importantes, pero también porque fueron quienes trajeron calma cuando todo era una locura. Dos jugadores que cuentan ya con años de experiencia y que se encargaron de poner paños fríos. Higgins, que acabó con 20 puntos, fue el encargado de liquidar el encuentro con un triple en la cara de su defensor.

Muchas piezas y poco equipo:

A pesar de que el Valencia tiene grandes jugadores, hoy demostró durante algunos tramos del encuentro que aún le queda mucho para parecerse a un gran equipo. Lloyd demostró tener una facilidad increíble para anotar, pero no así para ser parte de un conjunto. Ni Colom ni Vives lograron cohesionar a un equipo que no acaba de cuadrar las piezas y que sigue sin lograr ganar en Euroliga.

 

estadisticas_barca_vs_valencia_euroliga.jpg

Estadísticas Barça. Via: Euroleague

estadisticas_valencia_vs_barca_euroliga.jpg

Estadísticas Valencia Basket. Vía: Euroleague.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 4 meses
#contenidos: 
149
#Comentarios: 
300
Total lecturas: 
314,215