Solapas principales

Iberostar Tenerife gana el primer asalto del duelo español en Murcia (66-71)

  • Gran defensa aurinegra para llevarse ventaja al partido de vuelta

Reválida frente a hambre. Campeón versus aspirante. Español contra español en el primer duelo de estas características de esta novel competición que crece alimentado por conflictos y al amparo del glamour francés y el fascino italiano. Tal y como reconocía Ovie Soko en la previa, este era el partido más importante en la trayectoria de UCAM Murcia y en la suya propia. Historia universitaria de rojo murciano que escribir frente a tendencia lagunera que mantener. Puros axiomas de este deporte nuestro del baloncesto...

Con Soko y Lima poniendo toda la intensidad que demanda Ibon Navarro desde el banquillo, el aspirante golpeaba primero, provocando fallos y pérdidas en el defensor del título. Cinco minutos y sólo una canasta en juego habían hecho los canarios. Por su parte, se aprendía Murcia la defensa presionante de Katsikaris para un 12-4 ya con el tiovivo de las rotaciones en marcha. Le sentaban mejor esos cambios a los de amarillo, sobre todo con el trabajo del internacional de nuevo cuño Javi Beirán quien con 7 puntos seguidos le daba la vuelta a la cosa para llegar al primer descanso en 14-15 de puro oficio de campeón. 

El ahínco en el rebote ofensivo local y Sadiel Rojas le daban de nuevo la delantera a los locales con un 9-0 de parcial marcado por la ventaja de Urtasun sobre la defensa de Vasileiadis (27-23 min. 15). Antelo se volvía a sentir jugador importante de baloncesto para poner máxima roja, pero poco a poco volvían titulares aurinegros a la cancha para retornar a la igualdad de lo que parece una eliminatoria de esas de las que se deciden por detalles. El deseado triple del pulcro Abromaitis empataba a 34 a dos minutos del descanso y una canasta sobre la bocina de Tobey daba la iniciativa a la tendencia sobre la historia.

Un parcial de 0-5 y el asentamiento de la defensa canaria encendía las alarmas de Navarro que paraba el partido sólo dos minutos después de la vuelta de las cabinas (36-43 min. 22). No le entraban los tiros liberados a los locales, al mismo tiempo que hendían triples los visitantes desde fuera. La octava (y última) bomba canaria les ponía a ritmo de dos dígitos (41-51 min. 25). Pero los murcianos estaban aquí para hacer historia y no iban a rendirse tan fácil con ese otro manido axioma. Otro parcial de 8-0 de pura rabia rojilla estrechaba la cosa hasta los tres puntos de margen. Ahí, penaban los locales aquel punto de agresividad con un bonus que daba seis tiros libres seguidos a los tinerfeños para un 50-56 a diez minutos del final.

Abromaitis devolvía los diez puntos de ventaja ya metidos de lleno en el último acto (50-60 min. 33) y Beirán explotaba sus centímetros y clase sobre Benite para mantenerlos un par de minutos después. Tobey subía un puntito la máxima lagunera, ante la imposibilidad de UCAM Murcia de acercarse siquiera a la canasta visitante. Una antideportiva sobre Soko del hoy desafortunado San Miguel daba esperanzas de lucha y remontada a la afición del Palacio de los Deportes y los tiros libres de Delía les ponían a 7. Bassas, hoy el mejor base sobre la cancha (sobre todo después de la lesión de Hannah) anotaba desde la línea y repartía juego para entrar en el úlitmo minuto en un 60-71. Habían perdido el partido los locales, pero no la eliminatoria y dos triples emancipadores de Benite dejaban la batalla española de la BCL en un más apretado 66-71 que mantiene la eliminatoria pendiente aún del Santiago Martín. Dos triples para soportar el discurso de la historia ante todo un vigente y rocoso campeón. Puro axioma. Puro baloncesto.

1 La solidez del campeón: llegaba Iberostar Tenerife a este choque de miércoles de Champions (de basket, claro) después de un mal partido de mañana dominguera ante Andorra y tras un nuevo hito en forma de semifinal copera. Recuperaba sensaciones y solidez el equipo de Katsikaris, creciendo ante el ímpetu y el físico locales para cerrar su aro y poner obstáculos al ataque murciano. Desde aquella firmeza, Bassas y Beirán sostenían las embestidas para que Abromaitis con su muñeca de descendencia lituana marcara diferencias. Todo un ejercicio de firmeza y cohesión para dejar en un pobre 35% en tiros de campo a su rival. Toda una solidez de campeón. 

2 No sin bases: comenzaba bien la cosa de la historia para los de casa con ventajas surtidas desde el poderío físico del triángulo muscular de Lima, Soko y Rojas. Hasta que se lesionó Clevin Hannah. El de Rochester se sentía cómodo atacando la defensa de San Miguel primero y Bassas después, hasta que el aductor le dijo basta...Ahí, Navarro tuvo que improvisar con Urtasun o con Kloof al uno y por ahí comenzó a desangrase el equipo local. Si además no metes los tiros liberados y te haces trampa al solitario del 4,60 poco menos que rezar te queda ante la consistencia canaria. Sólo los dos triples rescatadores de Benite en las dos últimas posesiones ponen esperanza y ánimo para la vuelta de Tenerife. Veremos con qué bases.

3 Bienmesabe canario: se ponía la cosa complicada en los primeros minutos para Iberostar Tenerife y aparecía la sabiduría de Beirán. No se enteraba del partido San Miguel y Ferrán Bassas movía sus hilos y sus pases para comenzar a tomar distancias. Y cuando por fin le entraron los triples a Abromaitis, los canarios se escapaban en el acta para acercarse a los cuartos de final de esa competición que tanto les gusta y tan bien se les da. Frente al triángulo muscular murciano, los visitantes ofrecían postre canario a base de fundamentos de golosina para volver a la isla con cinco puntos de ventaja que pudieron ser algunos más. Puro bienmesabe canario.

 

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 mes
#Contenidos: 
104
Visitas: 
229,225
Comentarios: 
569

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar