Solapas principales

Lituania homenajea al Dr. Jekyll y Mr. Hyde para vencer a Brasil (76-82)

  • Lituania mostró su mejor y peor cara en un encuentro que lideró Kalnietis
  • Barbosa fue clave en la remontada brasileña, que estuvo muy cerca de la machada

Cara y cruz de Lituania. La selección de Kazlauskas brilló, dominó y asustó en sus primeros veinte minutos ante Brasil, para después desaparecer y permitir que los anfitriones soñaran con la victoria. Kalnietis, con 16 puntos, lideró al conjunto lituano, que terminó venciendo por solo seis puntos (76-82) tras tener una renta al descanso de 29. Leandro Barbosa fue el principal culpable de la remontada, acabando con 21 puntos.

El ambiente infernal no amedrentó a los lituanos de inicio, que aguantaban el ritmo de una Brasi extramotivada. Los dos equipos comenzaron timoratos, con errores en el tiro y de precisión e igualdad máxima en el marcador. Brasil había tomado la iniciativa en los primeros minutos, con Marcelinho Huertas a un nivel excepcional en la dirección de juego.

Sin embargo, las muñecas lituanas no tardaron en calentarse y mediado el primer cuarto lideraban por 8 a 12. Brasil reaccionaría para igualar en apenas un minuto. Maciulis ejercía de líder lituano, con siete puntos, que permitían a Lituania contar con ventajas cortas. El relevo del alero lo tomaría Kalnietis, con cinco puntos consecutivos que elevaban la diferencia lituana hasta los siete puntos (14-21 a falta de dos minutos para el segundo cuarto).

qectk6ubukmhjuficl83fw.jpg

Kalnietis lanza a canasta (FIBA)

Los lituanos aumentarían su ventaja hasta los nueve puntos, momento en el que Magnano paraba el encuentro con un tiempo muerto, a falta de minuto y medio. Pero no cambiaría nada hasta el final del cuarto, y Lituania se marchaba con diez de ventaja, 17 a 27.

El segundo cuarto seguiría un guión parecido al del primero. Ambos equipos se mostraban imprecisos y el marcador se movía poco. Brasil lograba bajar de los diez puntos de ventaja, lo que provocaría un tiempo muerto de Kazlauskas, que serviría para volver a meter a sus jugadores en el partido, con un parcial de 9 a 0 que dejaba a la selección de Kazlauskas rozando la veintena de puntos de ventaja (19-37, a falta de seis minutos para el descanso).

Magnano ordenaba una defensa en zona 2-3 para cambiar el ritmo del partido, en otro intento desesperado por frenar a una Lituania muy inspirada, que ahora tenía como referencia a Kavaliauskas. El pívot lituano estaba generando muchos problemas tanto en el rebote como aprovechando la defensa de Nene Hilario, y Lituania se disparaba en el marcador a falta de 2:42 para el descanso, venciendo por 24 a 48.

lsdleqcnjeaxkyvcdrplla.jpg

Nene Hilario busca un pase (FIBA)

El show lituano, con Maciulis a la cabeza, continuaba, y la diferencia ya se acercaba a la treintena de puntos, en una lección de juego en los primeros veinte minutos digna de medalla. Al descanso, Lituania doblaba a la anfitriona, 29 a 58, helando el pabellón y el aliento de los miles de brasileños que jaleaban a los suyos.

Brasil parecía otra tras el descanso. En un minuto anotaban cuatro puntos seguidos que despertaban a su afición y mejoraban defensivamente. Sin embargo, la mejora resultaba estéril ante una Lituania que no bajaba su intensidad y sabía lo que hacer en cada instante. Barbosa intentaba asumir peso ofensivo para recortar la diferencia, pero no era suficiente ante una Lituania impasible.

Hasta que Lituania se atascó. Barbosa siguió tirando del equipo brasileño y empezó a recortar puntos, en una remontada que reavivó a la afición brasileña. Con más intensidad y con Raulzinho Neto dirigiendo a gran nivel, Brasil se colocaba a menos de veinte puntos para finalizar el tercer cuarto, 52 a 70.

-2psnngeskwiqiz4np39yw.jpg

Leandro Barbosa (FIBA)

Y no se rendiría Brasil. Más duros en defensa y con más acierto ofensivo, la ventaja lituana iba desmoronándose poco a poco, llegando a colocarse Brasil a 15 puntos, lo que obligaba a Kazlauskas a pedir tiempo muerto. Los errores ofensivos lituanos continuaban y Brasil seguía recortando puntos Tuvo que ser Kuzminskas el que con un triple diera calma, aunque pronto respondería Neto.

Aún así, no era suficiente. Un mate de Lima y un tiro libre de Cristiano Felicio colocaban a Brasil a diez puntos, 65 a 75, provocando otro tiempo muerto de Kazlauskas, que no lograba atajar el desastre lituano. Nene Hilario dejaba el marcador en 66 a 75 tras dos tiros libres, y el pabellón brasileño se convertía en una caldera.

Lituania hacía aguas en cada ataque y Brasil seguía acercándose. Ni Kalnietis asumiendo en ataque era una solución viable. Hasta que Domas Sabonis logró anotar un aro pasado que rompía un parcial demoledor y daba algo de aire a los lituanos, sacando además la falta de Nene Hiario y anotando un tiro libre que colocaba a Lituania con siete de ventaja.

tiw7b1kgakijowajl02rfg.jpg

Sabonis recibe instrucciones de Kazlauskas (FIBA)

Barbosa tiraba del carro brasileño en el último intento desesperado de remontada, entrado ya el último minuto. Con siete de ventaja, Marquinhos lograba sacar tres tiros libres, los cuales anotaría y dejaba el partido en solo cuatro puntos. Mas no pudo ser. El esfuerzo de Brasil quedó en nada, pues Lituania terminó llevándose la victoria por 76 a 82, en un partido que mostró las dos caras de ambas selecciones. Barbosa, con 21 puntos, fue el máximo anotador de Brasil, mientras que Kalnietis fue quien lideró en este apartado a Lituania, aportando 16 tantos.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
12 años 2 meses
#contenidos: 
233
#Comentarios: 
1,588
Total lecturas: 
1,287,803