Solapas principales

Que viene el coco

  • El equipo de Zeljko Obradovic se ha recuperado del desastre de inicio de temporada en Euroliga
  • Actualmente son séptimos, horas antes de enfrentarse con el Khimki de Alexey Shved

El miedo es una de las mayores herramientas de control que existen en la humanidad desde el principio de la misma. La especulación, la amenaza y la temeridad son sensaciones que experimenta una persona a causa del miedo. Que te grite Zeljko Obradovic a unos centímetros de tu cara también tiene que dar miedo. Chocarte con Jan Vesely y Luigi Datome a las cinco de la mañana, también da miedo. Y que la calidad de una plantilla que cuenta con Nando de Colo, Kostas Sloukas o Derrick Williams se ponga a rueda por un puesto en playoffs, pues, obviamente también da miedo. 

El cuento del coco ya está anticuado, pero justamente lo que menos pueden hacer ahora tanto Valencia Basket como Khimki o los equipos griegos es dormirse a los laureles ante un equipo que, sin mostrar el brillo de otros años, amenaza con ser el coco de cuartos de final de Euroliga para Anadolu Efes, Real Madrid o FC Barcelona

Un comienzo horrible en la competición europea le puso contra las cuerdas. Las cinco derrotas en los primeros seis partidos hicieron saltar todas las alarmas en la ciudad que une Europa y Asia e infundieron la errónea idea de que el despido de Obradovic podía estar a solo unos encuentros de distancia. 56 puntos ante Estrella Roja o 55 frente a Maccabi Tel Aviv sirvieron de precedentes ante la pesadilla que iba a hacer temblar los cimientos del Ulker Sports and Event Hall de Estambul.

Fenerbahce Beko Istanbul - Zalgiris Kaunas Highlights | Turkish Airlines EuroLeague, RS Round 6

1:46 para el final del partido entre Fenerbahce y Zalgiris. El maestro Obradovic le gana la partida a Jasikevicius, uno de sus alumnos más aventajados. 76-69 marca la pantalla gigante del pabellón otomano. Hay que admitir que cada quién puede ser dueño de sus miedos y que se tiende a combatirlo mediante la espera de un superhéroe o un salvador. Nando de Colo tenía que ser, pero no fue, a pesar de sus 29 puntos. El coco llegó y se comió Estambul en 60 segundos. 

Pérdida. Triple de Grigonis. Pérdida de Datome. 2+1 de Hayes. Quinta falta para de Colo. Fallo de Sloukas. Canasta de Grigonis. Ya están por delante. 9 segundos. Tiempo muerto. Fallo de Datome. Tiros libres para Grigonis. Dentro. Dentro. La debacle. La bocina. El fin.

¿Y ahora qué?

Reuniones entre la cúpula de la sección y el entrenador más laureado de la competición dejaron claro que de ahí no se movía nadie y  las declaraciones del vicepresidente, Semih Ozsoy, fueron la mejor muestra: "El entrenador va a continuar con nosotros hasta que él quiera. A veces los contratos no significan nada, todo se basa más en la voluntad; con Zeljko es diferente".

Era 22 de diciembre. 

OBRADOVIC Y EL PRINCIPIO DE LE CHATELIER

De mis tiempos en bachillerato a mis amigos y a mí siempre se nos quedó guardada una ley del químico francés Henry Le Chatelier. El principio al que le da nombre el bueno de Henry dice así: "Si se presenta una perturbación externa sobre un sistema en equilibrio, el sistema se ajustará de tal manera que se cancele parcialmente dicha perturbación en la medida que el sistema alcanza una nueva posición de equilibrio". 

La realidad es que la marcha a la NBA de dos piezas importantísimas en el esquema del serbio como Nicolo Melli o Marko Guduric hicieron mucho daño. Perturbaron la tranquilidad habitual con la que Fenerbahce se había plantado en la Final Four los últimos cuatro años. 

La llegada, inesperada o no, de Nando de Colo, uno de los anotadores más letales de la década en Europa, de alguna manera también trastoca los planes. La importancia del francés se representa claramente en el 27% de jugadas en las que el escolta está involucrado durante el partido. Tres puntos más que Joffrey Lauvergne y un mundo de diferencia sobre el tercero, Kostas Sloukas (21% Usage).

Retomando las épocas navideñas, Fenerbahce viene de perder frente al Zenit con un doloroso triple de Albicy a tres segundos para el final. Aún le quedaría perder, otra vez por la mínima (98-100), en casa ante Valencia Basket entre el cordero de Nochebuena y los langostinos de Año Nuevo. Prórroga, 7-0 en contra en los últimos 39 segundos, derrota y para casa. Y otra vez, 31 puntos de De Colo. Este cuento ya nos suena. 

Sin embargo, con la entrada de 2020, Obradovic ajustó el sistema otomano hasta alcanzar un nuevo equilibrio. Las presiones se repartieron, el coco despertó y la táctica del conejo empezó a coger forma. El balance desde aquel 27 de diciembre es de 8 victorias y 3 derrotas -ante Real Madrid, Barça y Maccabi-. A 6 de marzo, más de tres meses después, ya están en puestos de playoffs. Triunfos logrados con mucho sufrimiento, solo las victorias frente a Baskonia (65-79) y ASVEL Villeurbanne (86-64) fueron resueltas con márgenes de dobles dígitos. 

Los números anotadores de Fenerbahce esta temporada asustan. Parece improbable, pero es la realidad. Lanzan cerca de 24 triples por partido y anotan el 40% de ellos. De Colo y Datome están firmando una temporada europea que les haría entrar de lleno en el selecto club del 50/40/90. Porcentajes altísimos, son los cuartos de toda la Euroliga con un mejor porcentaje de tiro de campo efectivo (56'7%). Su principal lastre son las pérdidas, por culpa de ese nerviosismo irracional que se adueña hasta de jugadores experimentados como Sloukas. Es el quinto equipo que pierde más balones por partido en esta temporada 2019/20 con 13'4. 

Con todo ello, la realidad es que hoy tienen una oportunidad clave para confirmar esa séptima posición de la que disfrutan tras los tropiezos de Valencia Basket y Zalgiris. Pero hoy toca el Khimki en terreno ruso y la historia nos recuerda cada cierto tiempo la complicada tarea que es conquistar Moscú y su periferia. 

Obradovic podría confirmar hoy la victoria número 14 de Fenerbahce en Euroliga ante un rival directo que estaría ya a dos partidos de distancia. Se acaban las opciones y dos partidos de ventaja es un mundo en una competición tan reñida como esta. 

Ante sí tendrán un calendario adverso para los seis partidos siguientes. Dos de ellos son el líder, Anadolu Efes, y el vigente campeón, CSKA de Moscú. Además, los encuentros en casa frente a los equipos griegos, metidos de lleno en la lucha por el playoffs, y el Zalgiris Kaunas de Jasikevicius serán duelos a muerte en los que el miedo por no estar entre los ocho mejores será un elemento difícil de manejar. 

Que viene el coco. Que viene el coco. El coco ya está aquí. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 6 días
#contenidos: 
223
#Comentarios: 
647
Total lecturas: 
580,950