Solapas principales

Rupnik lidera para mandar a Fuenla al todo por el todo en Gran Canaria (85-69)

  • Marcador parcial de 23-10 para los locales en el último período.
  • Fuenlabrada y Gran Canaria se jugarán el segundo puesto del grupo la próxima semana en el Insular.

EL PARTIDO EN CLAVE:

1. Recetas diferentes. Aunque era la tercera vez que Murcia y Fuenlabrada se enfrentaban en un mes, los visitantes llegaban en plena transición en banquillo, donde había aterrizado Fotis Katsikaris hace apenas semana y media. Aún con la misma plantilla, con el retoque de Kevin Tumba en la pintura, Murcia presentó hoy una cara muy diferente ya desde el arranque del partido, incluso a sabiendas de que ya no se jugaban nada, matemáticamente fuera tras la victoria de Gran Canaria sobre Lokomotiv Kuban. Los visitantes entraban en el partido cargando mucho sobre la pintura local, donde Radovic se hizo grande sobre Sekulic. El pívot montenegrino anotaría 12 puntos de los 19 de su equipo y sobre su buena puntería construiría precisamente su primera gran ventaja Murcia, que también puso el listón de concentración por encima de un Fuenlabrada que comenzó a acumular errores y pérdidas (0 recuperaciones por 4 pérdidas) en la primera mitad del primer período. Con el 5-13 inicial, Cuspinera pedía un tiempo muerto y llegaba la reacción local cimentada sobre el acierto exterior, que llevó a los locales a redondear un parcial de respuesta de 10-0 tras dos triples consecutivos. El partido empezaría entonces a entrar en un terreno más igualado, siempre con esa base establecida: Murcia fue superior por dentro (tiró hasta 37 veces de 2 en todo el partido, por las 23 de los de Cuspinera) y Fuenlabrada funcionó cuando lo hacía su lanzamiento exterior (anotó 14 triples de 31 intentos, por los apenas 4 triples de 18 de los visitantes).

2. Radovic hace sangre del cuarto más bronco de Fuenlabrada. Ya con 5 minutos disputados del primer período hubo un par de acciones calientes de Baron y Campazzo en las que se vió que ambos conjuntos venían de un bagaje amplío, de enfrentarse y conocerse mucho este curso. Katsikaris en seguida apagó ese conato de incendio, pero el partido nunca dejó de ser intenso. Sin embargo, del segundo cuarto, quizás el más bronco de los 4 hoy, el que salió perdiendo fue el conjunto local. Los segundos 10 minutos vinieron marcados sobre todo por la igualdad y los pequeños parciales de unos y otros, pero los locales fueron los que más problemas tuvieron para lidiar con el juego de contacto, llegando a sumar hasta 7 faltas en este período, 3 de las cuales vendrían bajo el nombre de un Chema González que tuvo que marcharse sustituído con tan sólo minuto y medio en cancha. Esto le había dado oxígeno a un Murcia que entró con peor pie al cuarto, llegando a quedarse incluso 8 abajo (31-23), pero que, ayudado por esas faltas de Fuenlabrada, logró sumar defensas sin recibir y ataques anotando, de la mano de nuevo, sobre todo, de Radovic (8 puntos en este período). El partido entró en una fase igualada, pero Murcia llegó a los últimos minutos antes del descanso con más concentración y resuello y solo un triple inverosimil de Popovic sobre la bocina evitó que el parcial final de 0-6 de los visitantes dictará su renta para la segunda mitad (44-47).

3. Sequía tras el paso por vestuarios. Los desajustes defensivos habían marcado casi la totalidad de la primera mitad de un encuentro que, salvo determinados momentos del segundo cuarto, había mantenido siempre un buen ritmo anotador. Del tunel de vestuarios, sin embargo, parecieron salir dos marcados discursos defensivos de ambos entrenadores. De lo poco destacable en los primeros 7 minutos de juego fue un Luka Rupnik que ya empezó a dar varias muestras del desparpajo que terminaría desbloqueando la ofensiva de los locales y que, con dos triples, sumaría 6 de los 12 puntos (por 7 de los locales) que Fuenlabrada anotaría  en los primeros 7 minutos del tercer cuarto, puede que los más espesos de todo el partido. Ese acierto y no restar atrás les dio a los de Cuspinera y a la grada confianza suficiente para acometer un arreón final que les permitió marcharse al último período con ventaja tangible (62-69) e intangible.

4. Rupnik libera la tensión local. A Fuenlabrada le bastó con un poco de acierto para marcar ya alguna diferencia en el final de un tercer período aciago para ambos conjuntos. Rupnik, hoy el base con el mejor funcionó Fuenlabrada en ataque, terminó de desmarcarse en la dirección con el arranque de los últimos 10 minutos. Con la bola en manos del esloveno, que pasó, recuperó y provocó faltas, Fuenlabrada supo aprovecharse de un Murcia que continuaba hundido en ataque para empezar a abrir brecha. Rupnik se sentaría agotado a los 3 minutos del último período, pero de su chispa se había prendido ya la llama de la grada y de Wear, Paunic o Hettsheimeir, que hoy debutaba ante su nueva hinchada y sumaría 7 de sus 9 puntos en esos últimos minutos. Los locales cogieron un colchón de 15 que llegó a ampliarse a 18 y que fue demasiado ya para un Murcia que acabó el partido pensando ya en el Real Madrid.

5. Partido por el todo, final, bola de playoff. A pesar de que marcó la previa del partido de hoy, la victoria de Gran Canaria ante Kuban lo único que cambió fue la situación de Murcia, que saltó al Fernando Martín ya eliminado. Fuenlabrada, igualmente, estaba obligado a vencer sus dos próximos duelos y, al cerrar el de hoy, no hace más que confirmar a lo que todo apuntaba antes de esta quinta jornada del Top 16: Fuenlabrada y Gran Canaria se lo jugarán todo en el Insular. El único precedente este curso: aquel histórico 111-60.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 1 mes
#Contenidos: 
138
#Comentarios: 
310
Total lecturas: 
290,146

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar