Solapas principales

Analizando a A.J Slaughter: Una estrella para iluminar el camino del Betis

  • Anotación, versatilidad y veteranía al servicio del equipo verdiblanco

Anthony Darreal Slaughter, más conocido en el mundo del baloncesto como A.J Slaughter, se convirtió hace semanas en el primer refuerzo del Real Betis en su retorno a la ACB. El escolta americano con pasaporte polaco viene de Francia, donde ha conquistado la liga y la copa del país galo con el ASVEL Lyon Villeurbanne. El equipo francés, que el próximo curso jugará la Euroliga, decidió prescindir de los servicios del exterior, quien promedió 10 puntos, 1,7 rebotes y 1,7 asistencias en 41 partidos de la competición doméstica del país vecino.

Nacido hace 31 años en Kentucky, Slaughter se presentó en el draft de la NBA en 2006, sin ser elegido por ninguna franquicia. Aun así, la carrera del nuevo refuerzo verdiblanco siempre ha tenido mucha relación con Europa. Comenzó su carrera profesional en Italia con el Angelico Biella, aunque también ha acumulado experiencias en Bélgica (Mons-Hainaut), Grecia (Panathinaikos), Turquía (Banvit Basketbol Kulubu) y Francia (Cholet Basket, Élan Chalon, Estrasburgo IG y ASVEL Lyon). En estos países, Slaughter consiguió un palmarés que le ha llevado a jugar la Euroliga y la Eurocup durante varias temporadas, sin ocupar plaza de extracomunitario después de conseguir la nacionalidad de Polonia en 2015.

FORTALEZAS

Un anotador puro: Cuando el Betis anunció a Slaughter, de él se alabaron dos cualidades: su veteranía y su capacidad anotadora. En Francia se ha convertido en uno de los referentes anotadores del campeón. Un rol que también ha desarrollado en la selección de Polonia. En el combinado centroeuropeo, a pesar de no haber logrado grandes hitos colectivos, ha cuajado notables actuaciones individuales. Además, en otras ligas como la griega o la turca también ha dejado una marca que en Sevilla esperan que continúe desarrollando.

Se trata de un jugador sin miedo para asumir la responsabilidad de su equipo y tirar del carro. Es un anotador al que no le importa jugarse los tiros que deciden encuentros igualados. Ya sea en distancias cortas o más allá del arco del 6’75, hablamos de un exterior con muy buena mano, que aprovecha el mínimo descuido de su rival para hacer daño.

Mucha versatilidad: Al hablar de Slaughter hablamos de un jugador experimentado. A partir de esa experiencia se puede comprobar que el fichaje bético puede ocupar el puesto de escolta. Asimismo, también puede ser un recambio puntual o de urgencia para la posición de base -hay que tener en cuenta que su compañero de posición, Tobias Borg, también puede ejercer tal rol- cuando el equipo de Curro Segura lo demande.

 Veteranía: Tanto Albert Oliver como el norteamericano comparten la cualidad de llevar varios años al más alto nivel del baloncesto europeo. Y eso, en un proyecto como el de este Betis que regresa a la ACB, puede ser clave en la consecución del objetivo. A.J pasa de un proyecto ganador a un proyecto que pasa por la salvación y consolidación de la marca Betis en la Liga Endesa. Si ha aceptado la propuesta bética, es porque está preparado para el reto de ser la estrella que ilumine a sus compañeros.

Debilidades

Eterna promesa: Nadie discute la calidad del americano. Sin embargo, Slaughter lleva ya varias temporadas donde se esperaba que podía dar un salto a un equipo importante. El tiempo pasaba y nuestro protagonista seguía sin dar el salto definitivo. Algo que no se ha producido. A sus 32 años, le quedan años de baloncesto por delante, pero el tiempo empieza a correr en su contra.

Diferentes ligas, diferentes formas de juego: La ACB y la ProA francesa son ligas distintas. Mientras la liga española es una liga donde el talento individual se impone al físico, en Francia el “músculo” es un factor determinante. Hay que ver si Slaughter es capaz de adaptarse a la Liga Endesa o si por el contrario, la ACB acaba siendo una competición con un nivel superior al del escolta.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 día
#contenidos: 
41
#Comentarios: 
143
Total lecturas: 
109,041