Solapas principales

Casimiro, la conexión con la afición y el futuro

A estas alturas de temporada, cuando los exámenes finales se acercan, podemos evaluar el rendimiento de la plantilla y del cuerpo técnico del Herbalife Gran Canaria. Pendientes de certificar su clasificación para los playoffs, que está más cerca después de la contundente victoria frente al Unicaja. Como todos los veranos, al recién renovado, Berdi Pérez, le tocará reconstruir la plantilla, pero antes, tiene que decidir si Casimiro volverá a ser el encargado de dirigir el nuevo proyecto. No ha sido una buena temporada para Casimiro, al que se le ha criticado por parte de aficionados y prensa. Complicado resulta averiguar el porcentaje del entorno que piensa que debe seguir y la parte que opina lo contrario, aunque esto no deberia influir en la decisión final.

Casimiro llegó, con su aire sosegado, algo que su bagaje como entrenador le otorga, y va a terminar su segunda temporada de amarillo. Tardó poco en triunfar y lograr el primer título en la historia del Club, la Supercopa, en la primera competición que disputó como técnico amarillo. Esta temporada han cumplido los objetivos mínimos, aunque la clasificación para la Copa solo se logró por ser el anfitrión. Han estado casi toda la temporada entre los ocho mejores y queda pendiente ver si finalmente logran acceder a la ronda final. En la Eurocup cayeron en cuartos de final ante un buen equipo y con el que se compitió en igualdad un partido y medio de los dos disputados.

A este Granca le ha costado enganchar con la afición y el Gran Canaria Arena ha tenido demasiados asientos vacíos. Desde que abandonaron el Centro Insular de Deportes, su antigua casa, no se ha logrado mantener una afluencia alta de aficionados. El juego del Herbalife ha sido atractivo para el aficionado al baloncesto, pero al del Gran Canaria no le ha acabado de convencer. Acostumbrados a basar el juego en la defensa, este año el estilo ha derivado en un juego más ofensivo, dejando muestras de endeblez en cuanto a intensidad y energía en la mayoría de los partidos. La irregularidad en el rendimiento de los amarillos, puede ser otra causa de la falta de la habitual conexión entre el equipo y la grada. Esto se ve reflejado en la elevada cantidad de abonados que deciden no pasar por el pabellón el día de partido. Los de Casimiro han encadenado partidos muy completos, con otros en los que eran superados en cuanto a intensidad por sus rivales. Un compromiso que, hasta ahora, había estado siempre presente, como una de las perennes señas de identidad del conjunto claretiano.

La plantilla ha tenido problemas físicos, pero esto no puede ser usado como excusa. Primero porque la mayoría de equipos tiene este tipo de inconvenientes, es habitual convivir con ellos y el Granca se movió en el mercado para retocar el roster. Solo hay que ver el caso del Valencia, recientemente analizado por Rubén Alcaide en Solobasket. El Granca fichó a Brussino, después de la espantada de McKissic, que se vio incapaz de convivir con la distribución de roles de Casimiro. Radicevic llegó a finales de enero, tras los problemas físicos de Oliver y la lesión más complicada de la temporada, el esguince de Paulí. La plantilla, con trece jugadores, tiene varias carencias, como la falta de físico (no altura) en la posición de cinco, o el excesivo individualismo de sus bases, más cómodos buscando sus propios tiros y a los que les ha faltado, en muchas ocasiones, cualidades para generar juego colectivo en ataques estáticos.

Tampoco puede servir de excusa el manido y evidente problema que la insularidad causa al estar involucrados en dos competiciones. No puede usarse porque el rendimiento no ha mejorado cuando se ha finalizado la Eurocup. La irregularidad y la falta de intensidad en los partidos ha sido evidente después de la eliminación frente al Lokomotiv Kuban.

El Herbalife lleva muchos años instalado en la élite, un paso por debajo de los cinco grandes y con una gran regularidad, por lo que el nivel de exigencia es cada vez más alto. También, en este sentido se puede recriminar al Club el no tener implantadas políticas para atraer un mayor número de aficionados al recinto de Siete Palmas.

A Casimiro se le critican sus excesivas rotaciones, el no sacar el máximo provecho de cada miembro de la plantilla o la, ya mencionada falta de intensidad defensiva. A su favor están los resultados, que no son malos, y su capacidad para generar un discurso tranquilo, sin estridencias. La decisión la tomará (si no la ha tomado ya) Berdi Pérez en las próximas semanas, evaluando al técnico manchego y las posibilidades que hay en el mercado. Después de seleccionar al entrenador, irán cayendo otras piezas.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 2 meses
#contenidos: 
188
#Comentarios: 
557
Total lecturas: 
420,787