Solapas principales

Con Laso o con Mateo, el Real Madrid se obliga a competir

  • Las bajas no impidieron ganar en Murcia al mejor equipo ACB (71-80)
  • Poirier, con 31 de valoración, lideró la ofensiva visitante
  • El conjunto de Sito Alonso, eso sí, sigue soñando con La Copa

El paso de los años nos ha enseñado que Real Madrid de Pablo Laso afronta cada choque con una actitud inmejorable. Con más o menos talento, con un presupuesto mayor o menor, en escenarios de postín o de andar por casa, pero siempre con el cuchillo entre los dientes. Es innegable; el técnico vitoriano construyó, a base de fe y compromiso, un gen competitivo envidiado en todo el continente.   

La visita a la capital de Segura se antojaba de máxima dificultad. Primero porque el rival sigue encaramado a la zona noble de la clasificación, desplegando una propuesta de juego tan sólida como divertida. Y, sobre todo, porque la semana no había sido precisamente tranquila en Valdebebas. Tras los positivos por COVID de Heurtel y del propio Laso, hubo que duplicar esfuerzos para doblegar al Alba de Berlín y arañar una victoria repleta de oficio en Milán.  

Precisamente, el mejor jugador merengue en el Mediolanum, Fabian Causeur, se unió al brote de contagios justo antes de regresar a la competición doméstica. Para cualquier otra plantilla, ese habría sido un auténtico mazazo en el centro de gravedad. Para el líder de la Liga Endesa solo significó el enésimo cambio de guion. Es decir, un reto asumible.

El Real Madrid no daría opción alguna a UCAM Murcia, de principio a fin. Aunque la distancia se estabilizó en torno a los 10 puntos desde el inicio, los locales no parecían tener la receta para voltear el marcador. El fabuloso scouting foráneo castigó primero la defensa hundida de Sito Alonso. Vincent Poirier irrumpió con la consigna de golpear desde la bombilla, y fue creciendo hasta alcanzar los 24 tantos y los 31 créditos de valoración.

Con la primera estocada todavía hurgando en la herida, Chus Mateo envistió una y otra vez la pintura. La potencia de Williams-Goss (18 puntos) dejó de manifiesto que aún se puede conquistar el baloncesto FIBA sin abusar del perímetro. La estrategia tuvo además un impacto colateral más allá de la anotación, impedir que el enemigo corriera a su antojo tras robo de balón.

Ni siquiera la aparición de Tomás Bellas, capaz de naturalizar la ansiedad que parecía agarrotar a los pimentoneros, era suficiente para devolver las tablas al electrónico. En la reanudación, tampoco las ausencias por problemas físicos de Rudy Fernández y Carlos Alocén se trasnformaron en un cambio de tendencia. La defensa madrileña incomodó hasta la extenuación a los puntales ofensivos del enemigo. Isaiah Taylor, desorientado, acabaría entorpeciendo el orden de los suyos, puede incluso que la magia impredecible de Thad McFadden.

En rueda de prensa

Chus Mateo, aclaró a qué cuestiones habían prestado especial atención durante la previa. Sabían que era “muy difícil jugar contra UCAM Murcia, están a un nivelazo. Tienen una defensa inteligente, utilizan a su 5 un poco atrás, y te invitan a ciertos tiros que no son de alto porcentaje. Si perdíamos balones le íbamos a permitir correr, que es lo que le da fluidez a su juego”.

Mateo resaltó además la importancia de controlar el rebote defensivo, donde estuvieron “mejor en la primera parte”. De hecho, gracias a las segundas opciones (13) y a la energía de Augusto Lima (11 puntos y 8 capturas), Murcia amagó tímidamente con reengancharse a la lucha por el triunfo. El pívot brasileño, eso sí, sufrió en el último tramo ante Walter Tavares.

Por su parte, Sito Alonso, aunque satisfecho por el trabajo realizado y destacando lo “bien que están haciendo las cosas durante el año”, reconoció que “el Madrid nos ha enseñado el nivel que hay que tener para subir un escalón más. Hemos tenido cerca poder competir, pero nunca hemos logrado esa atmósfera para poder ganar”.

Las cuentas de La Copa. A por la novena victoria

Un año más, el Real Madrid ha sellado por la vía rápida su billete para la próxima edición de La Copa del Rey. Tras sumar la 13ª victoria, se asegura además la condición de cabeza de serie. El que sigue soñando con Granada es UCAM Murcia, que se mantiene en quinta posición merced a las derrotas de Gran Canaria y Unicaja.

En principio, a tan solo 3 jornadas para cerrar la primera vuelta de la ACB, parece que 9 victorias será la cifra mágica con la que lograr la clasificación copera. Desde que en 2015 el CAI Zaragoza accediera a la fase final con 10 triunfos como octavo clasificado, nadie ha necesitado un récord similar para estar entre los elegidos. Es más, un año después Unicaja se coló en el torneo con un registro de 8-9. A partir de ahí, las 9 victorias siempre han garantizado esa 8ª plaza en el ecuador del curso.

UCAM viajará a Las Palmas la próxima semana para batirse ante un rival directo. En caso de salir airoso de tierras canarias, y teniendo en cuenta el inmejorable average de los universitarios (+79), La Copa sería ya una auténtica realidad. En caso contrario, la recamara contiene dos balas más: la visita de Lenovo Tenerife a tierras murcianas, y una última salida a Zaragoza. ¿Quién sabe? ¿Asistiremos a un Real Madrid – UCAM Murcia a mediados de febrero? A buen seguro que ambas partes firmarían verse las caras en poco menos de dos meses. La suerte está echada.

El Palacio, a rebosar (acb Photo / J. Bernal)

El Palacio, a rebosar (acb Photo / J. Bernal)

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 4 meses
#Contenidos: 
127
#Comentarios: 
363
Total lecturas: 
223,504

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar