Solapas principales

El Valencia del doble esfuerzo

  • Desde el comienzo de la temporada, Joan Peñarroya no ha podido contar con toda su plantilla al completo, con 2 o 3 lesionados por jornada

Cuando llevamos una idea para escribir un artículo, pensamos que nuestra intuición vendrá avalada por las estadísticas y que darán la visión objetiva y la confirmación de lo que queremos exponer. Pero hay momentos en los que no sucede esto, y las estadísticas nos pueden hacer cambiar el punto de vista de nuestro artículo. Esto es lo que pasó cuando quise contar la actual situación del Valencia Basket, cuya visión y enfoque es diferente a lo que en un principio quería contar.

A pesar de ello, lo importante de la cuestión no cambia. Y es que el hecho es que el comienzo de la temporada de los ‘taronja’ no está siendo fácil, sobre todo si nos atenemos a las expectativas marcadas con el cambio de entrenador y los fichajes que se hicieron en verano. De momento, los de Peñarroya acumulan seis victorias y cuatro derrotas en diez jornadas de la ACB y en Eurocup, tienen dos derrotas y dos victorias.

El balance no es malo si atenemos a la corta rotación del equipo y las bajas que se acumulan. Aunque lo que llama la atención es la gran implicación y motivación de los jugadores, pues ante la complicada situación, se han conseguido buenos resultados y victorias de nivel como las conseguidas en Bolonia (ganó 96-97 tras una remontada de 21 puntos) y en Barcelona (venció al que era líder de la Liga Endesa en su casa). Pero a su vez también se han dado malos resultados inesperados.

Pero ¿en qué contexto se da este irregular comienzo de temporada? ¿Cómo arrancó el equipo en las temporadas pasadas? Analizamos estas primeras jornadas y la actual situación de Valencia Basket en contexto.

Mejor balance desde hace cuatro temporadas

Las sensaciones en Valencia Basket no son las mejores, las bajas se acumulan y cada vez la plantilla sana es más pequeña. Si comparamos con años anteriores, el balance del comienzo de temporada es el mejor desde la campaña 2017/2018, en la que se lograron ocho victorias de diez en las primeras jornadas de ACB. La estadística en la que se empeora en esta temporada respecto a las cuatro anteriores es en el de victorias en casa, ya que solo se ha conseguido una, frente a las dos de la anterior y tres de la 19/20.

Si nos fijamos en aquella campaña 2017/2018, Txus Vidorreta debutaba en el banquillo ‘taronja’ que había sido campeón de liga, además se volvía a Euroliga. La plantilla prometía con fichajes como los de Erick Green o Tibor Pleiss, pero las lesiones también comenzaron pronto a ser un dolor de cabeza para el técnico. A diferencia de esta 2021/2022, ante la plaga de lesiones, con la de Latavious Williams de larga duración, se ficharon a jugadores temporeros como el recién retirado Dajman Rudez, Iván Buba o Sergi García.

Esta temporada, de momento, la directiva ‘taronja’ ya ha expuesto que su intención es la de no fichar al no tener lesionados de larga duración y porque se confía en la recuperación de la plaga de lesiones. Sin embargo, Mike Tobey pasó recientemente por el quirófano y estará de baja mínimo tres meses, y en el último partido de Liga Endesa, Valencia Basket solo contaba con 7 jugadores en su rotación. Esto deja claro que el buen balance que se tiene por el momento es consecuencia de la implicación de los jugadores, de la motivación y de las ganas, a pesar de que la situación no es la idónea.

51660492814_4dc08184ae_k.jpg

Foto: M.A Polo / Valencia Basket

 

Esa implicación se puede apreciar en las estadísticas individuales de cada uno. Son siete los que tienen una media de más o alrededor de diez puntos, y solo dos (Sam Van Rossom y Louis Labeyrie) no mejoran su media de la temporada pasada. En la lista destacan jugadores como Bojan Dubljevic con una media de 14,9 puntos y Klemen Prepelic, con 14 puntos.

No hay semana sin lesión

En esta temporada, Valencia Basket optó por rotación corta al no competir en Euroliga, con 11 jugadores del primer equipo que se complementarían con la intervención de los de categorías inferiores. En un primer momento, esto no debería ser problema, pero las cosas se complicaron ya al comienzo. Las lesiones antes de arrancar la temporada de Dimitrijevic y López-Arostegui, además nuevos fichajes, fueron un augurio de lo que esperaría en las primeras semanas. No se sabía, pero así ha sido. Y es que, de momento, no ha habido semana en la que se haya podido contar con la plantilla al completo. De hecho, de las diez jornadas que se han disputado en ACB, solo Jaime Pradilla y Josep Puerto no han pasado por ningún tipo de lesión.

Esto es lo que más preocupa, pues con una rotación corta, las consecuencias son fuertes. La primera consecuencia es la sobrecarga de minutos, con varios jugadores que sobrepasan los 25 minutos de media por partido. Este es el caso de Bojan Dubljevic (26:16 minutos), Martin Hermannsson (26:39 minutos) o de Víctor Claver (25:04 minutos). Prepelic, Dimitrijevic, López-Arostegui se quedan cerca, entorno a los 24 minutos de media.

A parte de ello, esta el riesgo de no curar bien los lesionados, con prisas por volver cuanto antes, forzar para poder jugar si no es muy grave. Y también cabe tener en cuenta que se frena la continuidad y es complicado un rendimiento constante de los jugadores. La sobrecarga física es el mayor peligro a largo plazo, que puede poner en peligro los objetivos de la temporada, que se disputarán entre abril y mayo con playoffs y finales de Eurocup y ACB.

Otro elemento que se puede apreciar al ver jugar a Valencia Basket, es la ausencia de un quinteto inicial claro. Joan Peñarroya debe ajustarse a los jugadores disponibles y hemos visto diferentes en las diez jornadas que llevamos. Esto se traduce en que tampoco se puede dar una constancia en el juego, que se debe adaptar a la situación de cada partido y que depende más del juego individual de varios jugadores. Esto, sin embargo, es algo que conforme pasen las jornadas se notará menos al haber jugado todos ya con todos, y que incluso puede llegar a beneficiar en largo plazo.

¿Período de transición?

51659969783_d0f91613b9_c.jpg

Joan Peñarroya está en una situación complicada al no poder contar con la plantilla al completo. Fuente: Valencia Basket

Dicho todo esto, queda mirar a lo que queda de temporada. No se presenta nada fácil si el nivel de lesiones sigue el que se está dando, pues el agotamiento físico haría acto de presencia justo en los momentos importantes de la temporada. Esto podría hacer que no se cumplieran los objetivos de ir a playoffs de ACB y ganar en la Eurocup. Y a ello tenemos que sumar la paciencia que debe estar interiorizando Joan Peñarroya, quien solo tiene un contrato de un año y que podría no querer continuar a la próxima si las cosas se tuercen mucho.

Entonces, ¿hacia donde va este Valencia Basket? ¿Opta por esperar a que el ritmo de lesiones llegue a ser mínimo para poder recuperarse y ofrecer su mejor versión para el final de temporada? ¿O decide fichar refuerzos para hacer que la temporada no se escape y se logren los objetivos? Muchas son las voces que dicen que este es un período de transición a la espera de un proyecto Euroliga y con el nuevo pabellón, el Casal España, que Juan Roig como mecenas del club ha financiado.

Solo el tiempo nos dirá como irá la temporada 2021/2022, ahora lo que podemos afirmar es que este equipo está ofreciendo un esfuerzo importante y tiene el mejor balance de comienzo de temporada en ACB de los últimas cuatro campañas. Incluso parece irreal al decirlo y ver con los pocos efectivos que tiene cada jornada el Valencia Basket. Se confirma como un equipo de doble esfuerzo.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 9 meses
#contenidos: 
274
#Comentarios: 
320
Total lecturas: 
684,001