Solapas principales

Moncho Fernández: "No me considero un loco de la táctica, pero sí del juego colectivo"

  • Ojalá pudiese convertirme en el Alex Fergusson del Obradoiro y entrenarlo 30 años
  • Me imagino que al que le toque la lotería sentirá algo como lo que siento yo al entrenar a mi equipo de siempre
  • El impacto de las nuevas tecnologías ha cambiado mucho nuestra profesión
  • Sigue muy vivo el viejo espíritu obradoirista donde se valora más el esfuerzo y la entrega que el resultado

Compostelano, entrenando al equipo de su ciudad y de sus amores, Moncho Fernández se siente como si le hubiese tocado la lotería, ya que puede compaginar entrenar en la segunda mejor liga mundial, en la ACB, con vivir en su ciudad y que su familia pueda disfrutar de él y de sus seres queridos. Tanto es así que es de los pocos entrenadores que en su día dijo no al Real Madrid (para ser ayudante de Ettore Messina) precisamente por eso, por su familia, y porque no se daban, en ese momento, las circunstancias para ese cambio en su vida. Afable, atento, de trato muy cordial y cercano nos ha atendido con su equipo en plena pretemporada y a pocas semanas del comienzo de una temporada muy importante para el cuadro santiagués, ya que, por primera vez en su historia, partipará en una fase final de Copa del Rey.

Buenos días Moncho, en primer lugar agradecerte la atención que has tenido con Solobasket para esta entrevista, ¿conocías nuestra publicación?.

Sí, claro, de hace muchos años ya, tanto la página web como el libro () que me mandó Carlos Jiménez para leer y para colaborar, y más que una obligación para mí ha sido un motivo de orgullo poder hacerlo. Yo creo que Solobasket ya es un poco de todos, después de tanto tiempo, y personalmente me hizo mucha ilusión que Carlos me llamase para colaborar.

Un profesor de Historia por formación y vocación y entrenador por afición,¿ cuando te das cuenta de que puedes dedicarte profesionalmente al mundo de la canasta?.

Bueno, me di cuenta el día que firmé mi primer contrato profesional por decirlo de alguna forma. Yo creo que la profesionalidad no tiene que ver con el dinero que recibes por entrenar sino por tu dedicación, pero lógicamente hasta que fiché como ayudante en Gijón Baloncesto, allá por el 2000-2001, pues tenía que compaginar mi afición máxima con otros trabajos. En el momento que fiché en Gijón pude seguir siendo profesional del baloncesto y además tener la fortuna de que me pagasen por ello. La gran ventaja de la profesionalidad es que puedes dedicarte en cuerpo y alma a tu trabajo, puedes dedicarle la jornada completa al basket. Yo creo que mi gran paso adelante, como el de muchos, en la formación personal, pasa precisamente por la profesionalidad, ya que no solo te permite entrenar jugadores sino también seguir formándote tú, y esa es la gran ventaja con otros compañeros que siendo igual de profesionales, por dedicación y pasión, tienen que compaginarlo con otros trabajos.

Llegas a Gijón Baloncesto y ahí comienza tu tándem con Moncho López, que se repetiría después de nuevo en Lugo. ¿Qué hay de Moncho López en Moncho Fernández?. ¿Y de Moncho Fernández en Moncho López?.

Bueno, la segunda pregunta tendrías que hacérsela a Moncho López, pero de Moncho López en Moncho Fernández hay la pasión por el juego, la devoción por su trabajo, es una de las personas que conozco a las que más les gusta entrenar, le encanta dirigir los partidos, es un entrenador con mayúsculas, muy inteligente, y que cuida todos los detalles. Yo he aprendido de él o intento aprender eso, y aunque he aprendido el oficio de entrenador también de otras personas, el oficio de entrenador profesional lo he aprendido de Moncho López.

¿Como es ese momento donde uno decide que quiere emprender carrera como cabeza visible de un proyecto y comenzar a volar solo?.

Bueno, muchas veces son las circunstancias las que te eligen a ti. Yo me fui a Gijón con Moncho y después de dos años muy buenos, donde el equipo ascendió a la LEB, la directiva me ofreció ser primer entrenador del club. Yo antes de ser entrenador profesional ya había sido primer entrenador, en Peleteiro, en A Estrada, donde subimos a Segunda Divisón, lo que ahora sería LEB Plata, ya que era la tercera categoría del basket nacional. He de decir, y siempre lo he dicho, que yo no soy primer entrenador, segundo entrenador… soy entrenador de baloncesto. En este caso tengo la fortuna de poder entrenar en ACB pero yo me adapto al rol que me toque en ese momento, lo que ocurre es que en ese momento tuve esa posibilidad y la cogí… Y hasta hoy.

Moncho, ¿ha cambiado mucho el baloncesto que conociste en tus orígenes al actual baloncesto? ¿Qué es lo que ha evolucionado a mejor y que echas de menos del baloncesto de tus inicios?.

Bueno, yo soy de los que piensa que cualquier tiempo pasado fue peor. Yo creo que el baloncesto ha evolucionado mucho en estos quince años que han pasado. Han evolucionado los físicos, han evolucionado las formas de juego, en definitiva todo lo que hay alrededor. Para los entrenadores la aparición de las nuevas tecnologías nos ha facilitado mucho el trabajo. Yo recuerdo que en mi primer año en Gijón yo hacía los vídeos con una torre con cuatro reproductores VHS de marcas distintas para que los mandos no interfiriesen. Un montaje de 10 minutos te podía llevar cuatro o cinco horas, mientras que ahora no te lleva nada. En ese aspecto nuestro trabajo ha mejorado mucho. También ha cambiado mucho la información, ya que cuando yo empecé a entrenar, la información que tenías era muy poca. Yo recuerdo aquí en el Colegio La Salle, donde empezamos, que hacíamos fondo para comprar libros en Estados Unidos, y costaba traerlos diez veces más que el valor del libro. Una vez aquí los traducíamos, los compartíamos, los fotocopiábamos…era un ansia enorme por tener información. Hoy en día con un simple click lo tienes todo, de hecho creo que tenemos sobreinformación. El impacto de las nuevas tecnologías, como en otros sectores, ha cambiado mucho mi profesión en muchas cosas.

Y en Santiago concretamente Moncho. ¿Qúe ha cambiado de aquel equipo al que ibas a ver de pequeño al viejo pabellón de Sar con este del que eres el máximo responsable técnico?.

A mí me gustaría pensar que sigue vigente el espíritu obradoirista, un club donde se ha valorado mucho más el esfuerzo, la dedicación y la lucha que el propio resultado, una pasión y orgullo para la gente compostelana, ya que además seguimos teniendo a muchos de aquellos asistentes al viejo pabellón de Sar que continúan poblando nuestras gradas . El Obradoiro es la insignia o una de las insignias de la ciudad, ya que fue el primer representante de Compostela  en una máxima  categoría en el deporte. Yo creo que todo eso permanece, pero claro que hay cosas que han cambiado. Tenemos nuevo pabellón, estamos en ACB no en Primera División, pero a yo creo que lo básico permanece.

¿Qué siente uno cuando muchos jugadores que han pasado por aquí, al marcharse, han declarado que el Obradoiro ha sido el equipo más trabajado tácticamente donde han estado?. ¿Te consideras un “enfermo” del baloncesto táctico?.

Bueno , no. Yo creo que táctica y baloncesto van de la mano, táctica colectiva y táctica individual. Cada entrenador tiene una filosofía de entender el juego, tanto ofensiva como defensivamente. No me considero un loco de la táctica, sí me considero un loco del juego colectivo, tener un equipo trabajado, pero no más de lo que hacen otros compañeros de la liga, para mí auténticos talentos, y a los que a muchos de ellos escuchaba en clínics o veía por televisión, por lo que para mí, poder compartir competición con ellos sigue siendo un honor enorme.

Después de unos años en el Villa de los Barrios llega la oportunidad de entrenar en ACB de la mano de CB Murcia. ¿Qué supuso para ti aquella experiencia profesional?.

Lo primero lo que digo siempre: superagradecido al CB Murcia por haberme dado la oportunidad de debutar en ACB, incluso cuando me cesaron porque los resultados no eran buenos o los esperados se siguieron portando conmigo como caballeros, en ese sentido no tengo nada que decir. De la afición, lo mismo. Para mí ir a Murcia es muy especial, ya que me reciben muy bien, me tratan muy bien, sigo teniendo amigos allí. Aprendí mucho de esa experiencia, ya que fue mi primera temporada donde no entrené durante todo el año, lo que me permitió ir a ver a otros compañeros como trabajaban y seguirme formando. Además me sirvió para reafirmarme en una serie de principios con los que hoy en día continúo, principios en los que uno tiene que seguir firme aunque los resultados puedan acompañar más o menos. De esa experiencia me quedó pena por saber que hubiese ocurrido si hubiéramos continuado, pero sin duda lo positivo pesa mucho más en la balanza que lo negativo.

 

Ese mismo verano que recibes la llamada de Murcia, surge la posibilidad de ser ayudante de Messina en todo un Real Madrid, oferta que rechazaste. ¿Cómo fue todo aquello?.

Lo cierto es que me hubiese encantado, pero siempre digo lo mismo. Cuando uno se dedica a esto no está solo, hay una familia que mover… y poniendo en la balanza creo que no se dieron las condidiones ideales. Además yo seguía con mi idea de ser entrenador jefe en la LEB, donde hubo varias posibilidades que lógicamente cuando surgió lo de Murcia se pararon. La verdad es que no fue por un hecho de jerarquía de ser primero o ser segundo, fueron otras condiciones que cuando uno se mueve con una familia son quizás más importantes.

45835_0.jpg

Moncho Fernández (Foto: Juan Carlos García Mate ©)
Moncho Fernández (Foto: Juan Carlos García Mate ©)

En tu caso aquí esas circunstancias familiares me imagino que serán ideales, ya que eres santiagués y diriges al equipo de tu ciudad y al que seguías desde niño…

Eso supone mucho. Para un entrenador, realmente, tu vida de trabajo es del pabellón a casa y de casa al pabellón, viajas cada quince días, y eso es igual en Murcia que en Santiago o en otra ciudad del Estado. Pero sí es cierto que para la familia es completamente diferente. Yo de vivir en Santiago valoro mucho que puedo estar en mis ratos libres con toda la gente que quiero, con mi familia, con mis amigos. Mi familia y mis hijos han tenido la suerte de convivir con su familia y sus amigos, conocer a sus abuelas… cosas que son difíciles de medir hasta que las tienes, y lógicamente vivir en Compostela, donde nací y que es mi ciudad…es difícil explicarlo con palabras, pero me imagino que al que le toque la lotería sentirá sensaciones parecidas a las que siento yo, ya que piensas que esto no puede ocurrir, y cuando ocurre te das cuenta lo afortunado que eres.

¿Te gustaría convertirte, como ocurre en el fútbol inglés, en un “one club man”, un entrenador que desarrolla su carrera en un solo equipo o por el contrario te gustaría probar otras experiencias profesionales quizás más ambiciosas y en las que tu nombre ya ha empezado a sonar?.

La respuesta es bien sencilla. Sería un motivo de alegría, primero porque en Santiago siguen pensando que soy la persona ideal para guiar los objetivos del club y en segundo lugar porque Obradoiro seguiría existiendo en la élite y eso sería una gran noticia. Lo que ocurre es que en deporte profesional el presente es presente, el pasado es pasado y en el futuro nunca sabes lo que puede ocurrir. Yo soy de la filosofía del carpe diem, yo soy feliz aquí, vamos a empezar la sexta temporada y tengo un año más de contrato. Ojalá pudiese ser el Alex Fergusson de Obradoiro y pudiese entrenarle treinta años. Cuando me hablan de objetivos más ambiciosos, o crecer más y ese tipo de cosas, parándote un poco a reflexionar la respuesta viene sola. Hay solo 18 equipos, yo tengo la fortuna de dirigir a uno de ellos en la segunda mejor liga del mundo, y nuestros objetivos serán más humildes, pero por lo menos tan dignos como el que lucha por el título, por entrar en Europa o lo que sea. Entonces realmente soy una persona que disfruta con lo que tiene, con entrenar al Obradoiro, me siento muy muy muy privilegiado y lo que tenga que pasar pasará, si termino aquí mi carrera profesional sería un sueño para mí, pero si no es así la vida del entrenador conlleva esto, estar preparado para otros retos, aunque te digo que gasto muy poco tiempo en pensar esas cosas porque el deporte profesional te exige tanto en el presente que es un poco absurdo pensar en lo que puede ocurrir.

Es conocido que Obradoiro, sino el mejor, es de los equipos que mejor ficha de la Liga Endesa. ¿Cómo es ese proceso de scouting que seguís?. ¿Cuándo empieza?. ¿Cómo se desarrolla?. ¿Qué personas intervenís?.

Bueno, yo creo que hay muchos equipos en ACB que fichan bien. Yo lo que te puedo contar es lo que hacemos en el club, ya que es una tarea de muchas personas. Al frente de todo este aparato está el Director General y Deportivo del club, José Luis Mateo, que es el encargado de establecer durante todo el año las líneas a seguir, y es el que hace los viajes, va a ver partidos, a las ligas de verano y otros acontecimientos deportivos, siendo también el que se dedica al visionado diario durante la temporada. Pero al mismo tiempo, aunque en menor medida, durante el año el resto del cuerpo técnico nos dedicamos también al visionado de jugadores. Claro, esto cuando se agudiza más en verano al finalizar la temporada y para confeccionar el equipo, pero es una tarea continua y siguiendo  a mucha gente, pero no creo que sea muy diferente a lo que hacen otros. Lo que sí tenemos en nuestro caso son unas premisas, ya que tenemos muy claro que tipo de jugador queremos traer, ya que al margen de en que puesto juegue tenemos muy en cuenta el perfil humano y personal del jugador, y yo creo que eso te ayuda mucho a establecer los objetivos. Para nosotros es muy importante que los jugadores quieran venir, que crean que Obradoiro es un buen sitio para desarrollarse, que entiendan que conseguir sus objetivos no está reñido con que nos ayude a conseguir los nuestros…todo este tipo de cosas son las premisas básicas, además lógicamente de la calidad, aunque cualquier jugador que juega no solo aquí sino en otros equipos de la liga la tiene . Nosotros el scouting no lo hacemos de forma individual, sino primero pensando en que equipo queremos construir

Un año más con los mismos objetivos, un año más empezando de cero por la marcha de jugadores, un equipo nuevo y por hacer. Me imagino que tiene que ser frustrante que año tras año pase lo mismo…

Bueno, en el momento que eres consciente de tu realidad, la palabra frustración ya no tiene sentido. Yo prefiero cambiarla por reto, por realidad. Pues este año tenemos que construir de nuevo un equipo y el primer paso es tenerlos aquí a todos, que aún no los tenemos (Waczynski y Pustovyi estaban disputando el Eurobasket). Una vez los tengamos todos aquí lo primero será convertir ese grupo de individuos en un colectivo que llegue lo mejor preparados posible a la segunda semana de octubre que es cuando comienza la competición, aunque llevamos pocas semanas de trabajo y queda muchísimo camino por recorrer, aunque me imagino que igual que a todos. En el momento que eres consciente de tu realidad, de quién eres y que tienes que hacer, pues tampoco te frustras. La continuidad está claro que también es un valor, y tenemos que tratar de que la gente quiera seguir aquí y que esto les aporta a ellos, y si en ocasiones esto no se da o no llegamos económicamente o porque tienen propuestas con objetivos deportivos más altos, pues es nuestra realidad, la conocemos, la asumimos y quejarse es absurdo, es como si el entrenador del Real Madrid o del Barça se quejasen porque los ponen de favoritos, es la realidad de cada equipo y de sus plantillas.

Moncho, el equipo presenta un porcentaje demoledor de victorias (habíamos publicado en Solobasket que en torno al 90%) en partidos a 70-72 puntos. ¿Por qué el equipo es tan competitivo en este tipo de partidos?. Es algo que se busca?.

Bueno, mira, las estadísiticas están para exprimirlas y encontrar datos. No es algo buscado, porque es muy difícil de medir eso, ojalá fuese tan fácil, pero si es cierto que nosotros entendemos que desde la defensa tenemos más posibilidades de ganar partidos y nuestra filosofía ofensiva está basada en el pase, en encontrar aquel jugador que esté mejor situado. Eso conlleva su tiempo, ir a menos posesiones y eso a veces te lleva a partidos a menos puntos o menos guarismos, pero realmente no haces un planteamiento numérico, lo que haces es un planteamiento filosófico, ser buenos atrás cada día y delante encontrar al que esté mejor situado, a veces lo encuentras en el segundo tres de la posesión en el contraataque o a veces en el veintidós por tu juego en media pista. A mi me cuesta entender mucho eso de vamos a jugar a 70 puntos, porque ¿cómo se hace eso?.

Este año Obradoiro parte con un aliciente y un reto mayor y añadido al de por sí complicado objetivo de la permanencia, que es la participación en la Copa del Rey. Altera esto la planificación y preparación de pretemporada?. ¿Os planteáis algún pico de forma para ese momento?.

Mira, yo en cuanto a los picos de forma soy un poco incrédulo. Aunque puedas preparar un momento puntual, yo a mi preparador físico le pido que el equipo esté bien de octubre a mayo. Puede haber otros factores que me hagan pensar de otra forma como es que un jugador se te lesione un mes por ejemplo, ya que eso hace que todo se altere, o quizás determinadas circunstancias del calendario. Luego con respecto a la Copa, a día de hoy, lo que es es una ilusión, que está ahí en el futuro, que condiciona tu temporada, lógicamente, que es algo fantástico y maravilloso que podamos participar, pero hasta que no conozcamos nuestro primer rival, sobre el mes de enero o febrero, no alterará la planificación. Ahora mismo el objetivo prioritario es hacer un equipo, pero si tenemos un objetivo intermedio el objetivo será estar lo mejor posible, aunque ahora lo que pensamos es estar bien en octubre. Yo creo que pensar ahora en la Copa del Rey, que es el año que viene en Febrero….ufff….eso es baloncesto son casi siglos

do the fucking rules

Ya por último, y en tono más jocoso, ¿qué sientes cuando alguien te enseña un vídeo de los que circulan por internet, ya convertido en viral, de tus tiempos muertos?. Tanto se transforma el Moncho Fernández de la vida privada en la pista?.

Yo creo que tiene que ver un poco con la personalidad y no tanto con el carácter, ya que hay entrenadores con mucho carácter que apenas hacen aspavientos o levantan la voz muy poquito. Yo no digo que la mía sea mejor o peor, pero sí es la mía. He renunciado ya hace tiempo a intentar cambiar, ya que si los jugadores te ven actuar piensan que no eres la persona que está con ellos todos los días. Tengo una forma de ser, a veces, demasiado vehemente, y no se si es mejor o peor pero es la mía. A veces cuando me veo en esos vídeos, como dices virales, sí me da un poco la risa, ya que en la vida de civil soy un tío muy tranquilo, normalito, se me cae poco el pelo, soy muy poco vehemente, pero bueno, cuando estoy en la pista mi forma de ser es la que es, ni mejor ni peor, pero con 46 años ya va a ser difícil cambiarla.

Pues nada más Moncho, ha sido un placer tenerte en Solobasket, y agradecerte enormemente las facilidades que nos has dado para esta entrevista. Mucha suerte para la temporada, tanto en Liga como en Copa.

Gracias a vosotros, un placer.

Desde Solobasket queremos agradecer las facilidades dadas para realizar esta entrevista, tanto por el propio Moncho Fernández como por su jefa de comunicación, Jessica Amado.

 
Antiguedad: 
11 años 6 meses
#contenidos: 
95
#Comentarios: 
547
Total lecturas: 
391,108