Solapas principales

Quinteto histórico del Gipuzkoa Basket

  • Conoce el 5 ideal de nombres tan relevantes del entorno del GBC como Juanjo Lusa, Óscar Badallo, Raúl Melero o Néstor Rodríguez, entre otros

El #5IdealGBC es la próxima parada de esta nueva serie de artículos de Solobasket.

Todo nace de ese corazoncito de entrenador que tenemos cada uno de nosotros. ¿Quién no ha fantaseado con la posibilidad de contar en cancha con los 5 jugadores preferidos de su equipo? Además de contar con nuestro propio quinteto ideal y las voces de gente de referencia, esta serie está pensada para que tú puedas decir la tuya. De forma paralela a este artículo, donde puedes dejar tus comentarios con tu equipo ideal, creamos desde ya el hashtag #5IdealGBC donde podrás contarnos en Twitter tus preferencias.

Además, esta serie tiene una página donde poder ver todos los quintetos ideales.

¡Y aún hay más! El próximo lunes, recogiendo todas las opiniones vertidas por vosotros, publicaremos un resumen con el quinteto elegido de forma popular vía comentarios y hashtag #5IdealGBC para que, entre todos, veamos cuáles han sido los jugadores y entrenadores que más nos han marcado en la historia del Gipuzkoa Basket. Esto es sólo el principio e irán apareciendo otros quintetos ideales, recuerda, todos en www.solobasket.com/5ideal.

Irlentz Quiñones (@IrlentzQ) – Redactor de Solobasket

Etiquetas

Base: RAÚL NETO. Ha sido uno de los grandes descubrimientos del club en su corta historia. Llegó procedente de la 2ª división brasileña y el primer año pudo disfrutar de la mejor temporada del Gipuzkoa Basket logrando la clasificación para la Copa y Playoffs. Tiene el honor de haber sido el primer jugador en propiedad del GBC en ser seleccionado en el Draft de la NBA. Su intensidad en defensa y explosividad en ataque le han llevado a cruzar el charco para jugar con los Utah Jazz.

Escolta: JIMMY BARON. Simplemente, el mejor tirador que ha pasado por el Donostia Arena y uno de los mejores a los que he visto jugar. Fantástica mecánica y rapidísimo armando el lanzamiento. Lo mismo le daba tirar de 6 que de 8 metros. Durante los dos años que estuvo en San Sebastián lideró la tabla de máximos triplistas de la ACB. El primer año fue digno de ganarse un contrato en un grande. Lástima los problemas en las rodillas de la segunda temporada que no le permitieron jugar tan cómodo.

Alero: DEVIN SMITH. Junto a Neto, el otro gran descubrimiento del GBC. Empezó en LEB Oro y fue una pieza fundamental del equipo que logró el primer ascenso a la ACB. Un líder que ofreció su mejor versión en el momento más importante del curso para elevar a la gloria a los suyos. También formó parte de la plantilla el año de debut en la máxima categoría. Actualmente cumple su quinta temporada en un grande como el Maccabi y es uno de los mejores aleros del viejo continente.

Ala-pívot: ANDY PANKO. Indiscutible. Una carrera muy movida llevó al sheriff de Harrisburg a Guipúzcoa para jugar en LEB. Un paso atrás para dar dos hacia adelante. Referente del equipo que logró el segundo ascenso y MVP de la categoría de plata, gozaría después de otros 4 años más en la ACB para coronar su servicio al club con la mejor temporada de la corta historia del GBC y un nuevo MVP a nivel personal. Un profesional como la copa de un pino. Desde su marcha, el club no ha vuelto a tener un claro líder.

Pívot: DAVID DOBLAS. Otro fijo. Sacrificio, garra, lucha y entrega al servicio del equipo. No ha faltado a la cita en ningún partido que el GBC ha disputado en la ACB. Cumple su 11ª temporada en el club y es considerado como un donostiarra más. La historia del Gipuzkoa Basket no puede entenderse sin David Doblas, y la carrera deportiva del pívot cántabro, tampoco sin el GBC. Sus dos últimas campañas no estarán siendo las mejores a nivel personal, pero tenemos la suerte de haber podido disfrutar de uno de los mejores pívots nacionales de la Liga en la última década.

Entrenador: PORFI FISAC. Con él empezó todo. De LEB2 a ACB en un abrir y cerrar de ojos. Su amor por el club sobrepasa cualquier tipo de límite. El año de debut en ACB no logró salvar la categoría y aseguró nunca haberse sentido “tan jodido” y que aquella situación únicamente la podía comparar “con la muerte de mi padre”. Este curso, en su vuelta a Guipúzcoa, se presentó diciendo que en su vida ha tenido “dos clubes: Valladolid y GBC. Voy a luchar por el que me queda”. Sobran las palabras. Mención especial para Pablo Laso, único entrenador junto a Aitor Uriondo en los inicios del club que no ha encajado ningún descenso con el Gipuzkoa Basket.

Juanjo Lusa (@juanjolusa) – Onda Vasca y Mundo Deportivo

Etiquetas

BASE: Ricardo Úriz. Gran profesional, jugador importante para el vestuario y calidad contrastada para sobrevivir durante mucho tiempo en la competición. Creció a la par que el club y aunque cada temporada le fichaban a bases en teoría superiores, siempre acababa jugando él. Su mayor virtud en la cancha fueron las asistencias que ofreció a muchos de sus compañeros interiores. Estuvo en los dos ascensos del equipo. La otra alternativa que he manejado es Javi Salgado, también un referente en los años que estuvo en Donostia.

ESCOLTA: Esteban Martínez. Sólo por su bandeja en el Gasca en el playoff por el ascenso contra el León merece estar en este quinteto. No recuerdo otra jugada más importante en la historia del club. El argentino llevó a cabo buenas temporadas en la LEB y jugó la primera del GBC en la Liga ACB. Dejó huella en el club.

ALERO: Andy Panko. Sin duda el mejor jugador de la historia de este club. Costará ver otro mejor. Gran profesional, duro como una roca, polivalencia y calidad. Por si fuera poco, se implicó de forma total tanto en el club como en la ciudad. Su camiseta debería estar retirada como homenaje. El ‘sheriff de Harrisburg’ empezó en la LEB con el GBC y terminó como MVP de la competición en una campaña histórica.

ALA-PÍVOT: Bernard Hopkins. Aunque llegó a Donostia en el ocaso de su carrera, todavía tuvimos tiempo para disfrutar de su gran repertorio baloncestístico. Junto a Andy Panko formó una pareja de lujo en la LEB Oro el año del segundo ascenso. Hopkins se hizo querer en el Gipuzkoa Basket. Sus records en la ACB le dieron brillo a un equipo que empezaba de alguna manera a crecer en la Liga.

PIVOT: David Doblas. Ejemplo de jugador rentable para un club. No ha faltado nunca a la cita y, a pesar de que estas dos últimas temporadas no han sido las suyas, ha vivido toda la historia del GBC desde la LEB Plata. Protagonista de los dos ascensos y sobre todo del último en Cáceres con un excelente partido final. Doblas es ese ‘cinco’ nacional que ha dado un gran rendimiento. Otro ejemplo de jugador implicado en la cancha, fuera de ella y que se ha convertido por derecho propio en icono del club.

ENTRENADOR: Porfi Fisac. Llegó al club cuando casi no existía nada. De su mano el GBC empezó a crecer, a poco a poco tener un cierto nombre. Con él se ascendió desde la LEB Plata hasta la Liga ACB. Dirigió a la perfección al equipo en la temporada del primer ascenso. Carácter, energía, valentía y dedicación son algunas de sus muchas virtudes. No dudó en coger al equipo esta temporada aún sabiendo las grandes dificultades de todo tipo por las que atraviesa Gipuzkoa Basket.

Óscar Badallo (@Oscarbadallo) – Radio Marca Donostia

Etiquetas

Base: Ricardo Úriz. Ha habido muy buenos bases, como Salgado, Neto, Jordan, Mulaomerovic o Danny Lewis, pero la trayectoria deportiva de Ricardo en nuestro club y su comportamiento profesional y personal me hacen elegirle a él.

Alero: Devin Smith. Que un jugador que pasa por el GBC se convierta en un fijo en un histórico como el Maccabi Tel Aviv significa que ese jugador era muy bueno. Fue un lujo tener a Sergi Vidal en el club, pero para mí Devin Smith ha sido uno de los más talentosos que han pasado por aquí, si no el que más.

Alero: Andy Panko. Ha sido el referente del equipo a nivel deportivo durante muchas temporadas, en las que estuvo entre los mejores jugadores de la ACB. Tenerle en tu equipo es una garantía de competir siempre. Muchos partidos muy buenos y muy pocos malos. Y pese a todo no se creía una estrella, sino que era un tío muy normal.

Pívot: Bernard Hopkins. No me puedo olvidar de Nacho Martín y la progresión que tuvo tras estar en San Sebastián, pero Hopkins es un histórico en la ACB y el GBC le tuvo en sus filas tres temporadas, en las que vimos cómo la inteligencia a veces gana al físico.

Pívot: David Doblas. Ha jugado todos los partidos que el Gipuzkoa Basket lleva en la ACB, ha estado en los dos ascensos y se ha convertido en la imagen del club.

Entrenador: Porfi Fisac. El GBC ha tenido el acierto de tener a grandes entrenadores, no hay más que ver dónde han llegado y pueden llegar todavía Pablo Laso y Sito Alonso, pero para mí Porfi Fisac es especial por ser el del primer ascenso a la ACB, con una plantilla que no estaba hecha para ello, y por haber vuelto esta temporada en una situación muy complicada para el club.

Raúl Melero (@Melero74) – Diario Vasco y Teledonosti

Etiquetas

Base: Raúl Neto. No ha sido fácil escoger a un director de juego. Más por la impronta que dejaron Ricardo Úriz, primero y Javi Salgado después. Ambos estuvieron cuatro temporadas en Illunbe y los dos fueron capitanes del equipo, con todo lo que eso supone. Sin embargo el efecto ‘Neto’ hace que nos decantemos por el de Belo Horizonte. Más, teniendo en cuenta que el brasileño ha sido el primer jugador que, perteneciendo al GBC, ha sido elegido en el draft de la NBA y que en la actualidad juega con Utah Jazz. Neto llegó del Pitágoras de segunda división carioca y meses después llevaba las riendas de un equipo ACB.

Escolta: Jimmy Baron. Si queremos abrir el campo, para el resto de jugadores, Jimmy Baron debe ser el escolta. Llegó de la mano de Pablo Laso y ya deslumbró en los primeros partidos amenazando el tiro desde más de ocho metros. Su técnica era la misma. Su velocidad de ejecución tras bloqueo, mortal. Durante las dos temporadas que estuvo en el Gipuzkoa Basket fue el mejor triplista de la competición y el primer año solo falló un tiro libre con un sideral 98’5% de acierto. Para el recuerdo su triple ganador en Illlunbe en un partido de liga ante el CAI o el que dio el pase a la Copa en Murcia.

Alero: Sergi Vidal. Solo fue un año, pero Illunbe quedó prendado de la calidad, carisma, y liderazgo del de Badalona. Llegó después de dos años casi en el anonimato con el Real Madrid y respondió a las expectativas creadas. Vidal estuvo en aquella imborrable temporada que terminó con el equipo en la Copa del Rey y el play off. El alero catalán fue MVP del mes de Marzo y entró en el quinteto ideal de la liga esa misma temporada. Illunbe coreó en innumerables ocasiones aquello de “Sergi Vidal, ídolo local”.  Saltándome las bases de la encuesta, si hubiera que colocar a un suplente, ese sería Jason Robinson, quien realizó una campaña excelente bajo las órdenes de Sito Alonso.

Ala pívot: Andy Panko. Posiblemente Panko sea el jugador más querido y reconocido no solo por la afición donostiarra sino por aquellos que no se interesan mucho por el baloncesto en la capital guipuzcoana. De hecho, el de Pennsylvania tuvo su propia peña “Andy, handia” (Andy, el grande en euskera). El Sheriff de Harrisburgh llegó al GBC cuando éste militaba en la Leb y estuvo cuatro temporadas en la ACB hasta que una oferta irrechazable del Panathinaikos separó sus caminos. MVP y máximo anotador de la liga en la temporada 11-12, si el Gipuzkoa Basket debe retirar alguna vez alguna camiseta esa sería el #7 de Andrew John Panko III.

Pívot: David Doblas. El GBC no es lo mismo sin Doblas y el cántabro ídem de idem sin el conjunto guipuzcoano. El dato para elegir a Doblas como hombre fuerte en la pintura es claro. Todos los partidos que el Gipuzkoa Basket ha disputado en la ACB, el dorsal #13 siempre ha estado inscrito en el acta. Es un apunte casi único en la actual liga Endesa. El de Pedreña ha madurado en Illunbe, ha demostrado que todavía hay jugadores que se atreven a jugar de espaldas al aro y es uno de los jugadores más respetados de la liga a sus 34 años. El guardián de Illunbe.

Entrenador: Sito Alonso. De nuevo, como en casi todos los apartados, una elección complicada. Y eso que el GBC solo ha tenido a cuatro entrenadores en su andadura dentro de la liga Endesa. Con Sito Alonso se llegó al cenit. Quinto puesto, diecinueve victorias en liga regular y por primera vez el cuadro donostiarra disputó la fase final de la Copa del Rey y se metió en los play offs. Es más, el quinteto elegido es el fiel reflejo de ese año. Uno de los grandes valores de Alonso es que sacó petróleo de plantillas con pocos recursos económicos. No sería justo olvidarse de Pablo Laso. Extrañamente poco querido por la afición que siempre le pidió mucho más. Con el gasteiztarra en el banquillo el GBC nunca descendió. Por ahora es el único técnico que lo ha conseguido.

Néstor Rodríguez (@NestorNG) – Noticias de Gipuzkoa

Etiquetas

Quinteto: Ricardo Uriz, Jimmy Baron, Sergi Vidal, Andy Panko y David Doblas. Cuatro de los cinco integrantes del quinteto formaron parte del GBC de la temporada 2011-12, con muchísima diferencia la mejor del club en su historia en ACB: el mejor tirador que ha pasado por Illunbe, el alero todoterreno, el jefe y un indiscutible pívot. Junto a ellos, un base que merece todo el reconocimiento por lo que ha dado en Donostia.

El mejor entrenador, con diferencia, Sito Alonso. Elevó el nivel del club.

Fernando Becerril (@fernanbecerril) – Diario Vasco

Etiquetas

Mi cinco ideal del GBC en la Liga ACB estaría formado por el entrenador y el quinteto básico de su mejor temporada, en la que llegó a jugar la Copa en Barcelona y el play off final.

Base: Raúl Neto. Si nadie ha olvidado a Ricardo Úriz y la estadística de aquella campaña pone por delante a Javi Salgado, 2012 fue el año del descubrimiento de Raúl Neto, que cuando llegó sólo tenía 19 años. Tres temporadas después desembarcó en Utah Jazz donde recordó su Copa con el GBC: "Ni siquiera en la NBA se vive el ambiente de la Copa ACB".

Escolta: Jimmy Baron. Una ametralladora desde la larga distancia. Su muñeca estuvo en el origen del pasaporte copero y de buena parte de los éxitos de su equipo. Ni el GBC ha llegado a más, lastrado por la pérdida del patrocinio y del apoyo institucional, ni el jugador ha vuelto a ser el que fue en Donostia.

Alero: Sergi Vidal. Vivió en Illunbe su mejor temporada desde que se fue de Vitoria. Su manera de jugar era ideal para el baloncesto que entendía su entrenador Sito Alonso. Fue el jugador español mejor valorado de aquella liga pero le negaron el retorno a la selección.

Ala-pívot: Andy Panko. Fue la gran referencia del equipo durante sus mejores años en la ACB. Su eficacia hizo buenos a equipos discretos y cuando encontró socios de su nivel, el resultado fue la clasificación europea.

Pívot: David Doblas. No ha fallado nunca desde que el GBC se hizo un hueco en la ACB. Un ejemplo y un seguro en la pintura. Incluso en los malos tiempos tiene el respeto y la admiración de todos.

Entrenador: Sito Alonso. El mejor GBC de la historia pasó por sus manos y además su equipo ofreció espectáculo en un pabellón que amenazaba con quedarse pequeño. Hizo mejores a sus jugadores y seguramente ellos también le permitieron crecer a él. 

Iker Sagasti (@sagastiker) – Diputación Foral de Gipuzkoa

Etiquetas

Base: Javi Salgado. He de confesar que me ha costado mucho decidir entre Javi y Ricardo Uriz, porque la trayectoria del navarro en el club es magnífica, con dos ascensos a la ACB incluidos, pero al final me ha pesado mucho más la vital importancia del base de Santutxu en los grandes éxitos del club donostiarra. Cuando Salgado llegó de Bilbao a San Sebastián volvió a dar un impulso a su carrera y fue una pieza decisiva en el GBC que jugó la Copa y los playoffs. Su capacidad de dirección, visión de juego y por encima de todo, su sangre fría para jugarse los balones decisivos convierten, en mi opinión, a Javi Salgado en el mejor base que ha tenido Gipuzkoa Basket en sus más de diez años de andadura.

Escolta: Sergi Vidal. Sólo pudimos disfrutar de talento una temporada, pero vaya temporada. El escolta catalán jugó en San Sebastián uno de los mejores años de su carrera, tras salir rebotado del Real Madrid, ofreció una solidez y un liderazgo significaron algunas de las más poderosas razones por las que el GBC alcanzó cotas históricas como el quinto puesto al final de esa campaña. Vidal dio un recital en su paso por Donostia y la afición del GBC disfrutó de uno de los mejores jugadores que hayan vestido la camiseta de Gipuzkoa Basket.

Alero: Devin Smith. Resulta curioso que fuera el GBC el que dejara escapar a esta joya y que no fuera otro equipo el que viniera a llevárselo. El actual jugador de Maccabi de Tel Aviv pasó sólo dos temporadas en el GBC, pero dejó huella. Su temporada de rookie tras abandonar la universidad de Virginia fue la del primer ascenso de Gipuzkoa Basket a la ACB, éxito del que Smith fue uno de los grandes responsables, y la segunda, la del primer descenso de los donostiarras, resultó más que sólida para estadounidense, pero por lo que fuere, se le dejó marchar para que triunfara de manera rotunda por toda Europa hasta convertirse los últimos años en una referencia y buque insignia del Maccabi, con triunfo en la Euroliga incluido. Echando la vista atrás, Devin es sin duda el mejor alero que hemos tenido y fue un lujo poder haber disfrutado de él en sus inicios como profesional. Una delicia de jugador.

Ala-pívot: Andy Panko. Incluir a este jugador en el quinteto ideal del GBC es algo innegociable. Es el mejor jugador de la historia de este club. MVP de la ACB, líder indiscutible del mejor equipo que haya tenido este club y mito del baloncesto guipuzcoano para siempre. Andy subió al GBC de la LEB y en ACB representó siempre al profesional por antonomasia hasta que la temporada 2010-2011 explotó por completo y firmó, a los 34 años, la mejor temporada de su carrera para alzarse con el MVP de la ACB y liderar al GBC hasta su única presencia en la Copa del Rey y los playoffs. El sheriff de ese equipo fue la referencia anotadora, reboteadora y por encima de todo, en el liderazgo desde el ejemplo. Comprometido al 100% Panko no tiene rival si pensamos en el mejor jugador de la historia del club donostiarra y aunque muchas temporadas jugó de tres, la que le encumbró ocupó el puesto de cuatro (decisión que por cierto tomó Sito Alonso), de ahí que le coloque en este quinteto en el puesto de ala-pívot.

Pívot: David Doblas. Como no podía ser de otra manera, el de Pedreña tiene que ser el jugador que ocupe este puesto, no sólo por haber jugado todos y cada uno de los partidos que el GBC ha disputado en la ACB, sino porque durante varias temporadas fue uno de los mejores pivots nacionales de toda la competición. Sin contar esta campaña, las tres anteriores Doblas se ha establecido en la élite interior de la ACB, teniendo momentos auténticamente maravillosos. A pocos jugadores he visto con el juego de espaldas de David y su carácter y actitud han tirado de este equipo en los mejores y los peores momentos. Desde luego que si pensamos en un jugador que vaya ligado al nombre del Gipuzkoa Basket, ése es David Doblas, que sin lugar a dudas no tiene rival a la hora de ocupar el puesto de pívot en el quinteto ideal de la historia del GBC.

Entrenador: Sito Alonso. Sería muy complicado argumentar que no fuera Sito el elegido. Los dos mejores resultados deportivos del club son con él en el banquillo y a esto hay que añadir que esos resultados llegaron con el mejor baloncesto que haya practicado nunca un equipo del GBC. Bien es cierto que en su debe hay que apuntar un descenso, ese borrón no tiene defensa pero en su favor hay que decir que la temporada siguiente –y con un equipo sobre el papel peor que el que bajo- firmó un año magnífico que acabó con el GBC en la décima plaza, rozando los playoffs, cuando su cometido era eludir el descenso. Aunque por supuesto, su mayor ‘highlight’ fue la temporada 2010-2011, histórica en todos los sentidos. Sito guió al GBC a logros que ni antes ni después se han siquiera podido soñar en este club: La única presencia en la Copa del Rey –en la que tuteó a Baskonia en los cuartos de final-, su única presencia en los playoffs de la ACB –en la que llevó al límite a Valencia Basket en partido decisivo de esa ronda- y un quinto puesto a final de temporada, hitos que resumen un año histórico que quedará para siempre grabado en nuestras retinas.

Pero por encima del qué, está el cómo. El GBC logró esa temporada un nivel de baloncesto que enganchó por completo a Gipuzkoa entera, Illumbe pasó de largo de los 7.000 espectadores de media (quién lo diría hoy en día), varias veces se superó la barrera de los 10.000 y juego del equipo despertó la ilusión en el baloncesto guipuzcoano como nunca antes se había conseguido. Sito Alonso superó las expectativas y lo hizo con mucha diferencia en dos de sus tres temporadas en San Sebastián y por encima de todo fue el gran responsable del mejor baloncesto que jamás haya practicado el GBC. En mi opinión no hay duda de que si hay que pensar en el mejor entrenador que ha pasado por el GBC, el elegido tiene que ser Sito Alonso sin ningún tipo de discusión.

Arnaitz Gorriti – GARA

Etiquetas

1-Ricardo Uriz. Después de pasar gente como Salgado o Neto; Popovic o Sergio Sánchez... me quedo con el iruindarra. No es el mejor, ni de lejos, pero sí el que más jugo le ha sacado a su estancia en Donostia. Es aquí donde aprendió a ser base, conforme estabilizaba su juego a partir de sus capacidades físicas. 

2-Tentación I: Jimmy Baron/Txemi Urtasun. Elección: Sergi Vidal. En términos de energía, de corazón, todo ello conjugado con su talento, el mejor jugador que ha podido pasar por Donostia. Su año fue como para retirar su camiseta. Sin Vidal no existe ni Copa, ni play off, ni nada. Su rendimiento fue irreal, visto con perspectiva, pero es que fue el espejo de su entrega y su fe en lo que Sito Alonso le planteaba.

3-Tentación II: Kammerichs/Panko. Elección: Devin Smith. Parte del primer ascenso, de una forma de hacer que mira al futuro, fichando a un joven inexperto que, sin su paso, con lo bueno y lo malo, por aquí, no hubiera sido campeón de la Euroliga con el Maccabi. No es que GBC se deba limitar a «formar» jugadores, sino que creo que es una política que debería retomar, como pudo ser el caso de Raúl Neto, o los más recientes de Díez o Rico.

4- Andy Panko. Me apena dejar fuera al «yacaré» Kammerichs o a Diego Fajardo, pero tener un MVP, que además parte del ascenso de LEB con Pablo Laso, mejorando como el buen vino, reconociendo a veces que para ser estrella hay que trabajar en cosas más oscuras y ceder el protagonismo a otros, él es el hombre. Su paso de alero a ala-pívot, la manera de aceptar la responsabilidad cuando toca... e incluso la lealtad de no irse hasta sentir que ha dado todo lo que podía dar por el club, merecen darle un sitio.

5- Tentación III: Miralles. Elección: David Doblas. Confieso que Doblas no es el pívot que más me gusta, porque por cada gran acción cae en alguna de sus contradicciones de showman que, al menos yo, no termino de entender. Pero GBC no se puede entender sin Doblas, ni Doblas sin GBC. Ha de estar en este quinteto, y ha de reconocérsele que el Doblas de 2006/07 ha evolucionado a mejor hasta llegar a este Doblas de 2015/16 al que, ahora sí, ya se empieza a ver algo mayor. Me pregunto si habrá quien tome su testigo, porque el equipo, y sobre todo la grada, lo necesitan.

Siendo Porfi Fisac «santo de mi devoción», me quedo con Sito Alonso. Porque además parte de una relación simbiótica. Sito está más de un año sin tomar un banquillo y GBC arriesga con él en un momento de pretendida estabilidad –conseguida por Pablo Laso tras el último ascenso... deportivo–, y el juego le da la razón. Sito consigue no solo los mejores resultados de GBC hasta la fecha, sino que lo hace ilusionando a una afición más proclive a la melancolía, hasta el punto de conseguir que gente como Panko o Vidal regresen a equipos de Euroliga, descubrir un Jimmy Baron y, sobre todo, es creer en sí mismo por encima de todo incluso en unos play offs por el título, o jugar una Copa levantando un balance adverso de 2-8. Con bajas como las de Panko, GBC le disputa en La Fonteta a todo un Valencia Basket un desempate en el que, de haber dispuesto de todo el plantel, GBC hubiera ganado. Los taronja no superaron sus miedos; fue el físico de GBC el que dijo basta. Y eso, fue mérito de Sito Alonso. Incluso tras el descenso del año siguiente, que venía de la salida en falso del de Monzón, consigue retomar el buen camino, con plantillas menguantes al que saca todo lo que tiene. Eso habla del nivel de Sito.

Danae Zarzuelo (@DanaeZarzuelo) – Zona2-3

Etiquetas

Raúl Neto. El niño que creció haciendo grande al GBC. Raúl Neto vivió su primera experiencia lejos de su país, Brasil, en el Gipuzkoa Basket. El joven base de 19 años, llegaba a San Sebastián desbordando magia. En el primer año disputó la Copa del Rey de la ACB con un nivel y una veteranía que asustaba. Ha sido el “proyecto” de este club. Tras cuatros años en el GBC, y un año en el UCAM Murcia, Raúl Neto compite ahora en la máxima categoría del baloncesto, la NBA. Su desparpajo, su talento, su ritmo y a la vez su calma y su pausa enamoraron al público donostiarra, que siempre le sentirá como suyo, porque le vio crecer.

Esteban Martínez. Con él empezó todo. El escolta argentino llegó en el verano de 2004 a San Sebastián, peleó y luchó desde LEB2 por colocar al Gipuzkoa Basket en la máxima categoría. Nadie olvidará esa bandeja, en el partido de ascenso, que forzó la prórroga y la que permitió que Guipúzcoa soñara y sintiera baloncesto. Tras cuatro años, y siendo uno de los más veteranos del equipo, rescindió su contrato. Pero aunque se fue, su nombre siempre aparecerá en la historia de este club. Era un jugador muy rápido y con mucha fuerza, de esa intensidad que contagia. Porque él no dejo de creer, creyeron todos los demás.

Manos Papamakarios. Es de esos tipos con los que irías a la guerra. Se ganó al público y sin duda es uno de los jugadores más queridos que ha pasado por el Gipuzkoa Basket. Quizá durante las dos temporadas que estuvo en Donostia no fue la estrella, pero sus intangibles bien merecieron muchas victorias. Como auténtico griego, no daba ninguna batalla por perdida, su templanza y su seguridad le daban ese plus al equipo. Siempre se ha deseado su vuelta, incluso como entrenador. Eso el tiempo lo dirá, pero lo que si es cierto es que Papamakarios está en el corazón y en la historia del GBC.

Andy Panko. Ha sido la estrella de este club. MVP de la temporada 2011-12, promediando 18,9 puntos por partido, 5,3 rebotes, 1,4 asistencias y 17 puntos de valoración. A sus 34 años fue el jugador más veterano que se alzó con este premio y el único jugador que lo ha hecho en la historia del Gipuzkoa Basket. Con él el club disputó Copa del Rey y PlayOff y consiguieron de nuevo el ascenso en 2008. Cuatro años de máximo nivel y  líder en todas las facetas, Andy Panko dio un salto de calidad en San Sebastián y el GBC vivió sus años dorados gracias al talento de este jugador.

David Doblas. Historia viva de este club. El pívot cántabro también estuvo en ese partido que cambio el devenir del baloncesto guipuzcoano. GBC-Doblas son prácticamente sinónimos. El club y él han crecido de la mano. Han reído, han disfrutado, han llorado, han sufrido, siempre juntos. David ha jugado todos los partidos de ACB del Gipuzkoa Basket. Es el capitán, la piedra angular de este proyecto, hasta el punto de que algunos piensan que es vasco. Si hablamos de historia del GBC, hablamos de David Doblas, once temporadas luciendo el ya eterno '13' en su espalda.

Entrenador: Sito Alonso. El maestro. El que hizo que un equipo pobre se sintiera grande. La marcha de Sito Alonso es sin duda la que más ha dolido en el club. El proyecto, que con él tenía todo el sentido del mundo, se desmoronó con su despedida. Con él, el GBC vivió sus mayores alegrías. Se atrevieron a soñar con estar entre los mejores. Disputaron la Copa del Rey y los PlayOff por la Liga, y dos de sus jugadores estuvieron en el quinteto ideal de la temporada. Una realidad inimaginable para un club tan joven y con un presupuesto tan corto. Pero Sito Alonso lo hizo posible. Su perfeccionismo y su trabajo incansable tuvieron recompensa. Aunque también tuvo muchos fallos, él era capaz de sacar lo mejor de cada jugador para hacer un gran equipo. Su pizarra durante tres temporadas en el GBC es historia.

Borja Santamaría (@borjasanta) – Diario Vasco

Etiquetas

Base: Jon Santamaría. Formó parte de la primera plantilla de la historia del club, fue el capitán en el mágico ascenso del Gasca y levantó el único título de la historia del GBC, el de campeón de LEB Oro en Murcia. Dirección, trabajo y cantera guipuzcoana para un quinteto de carácter y de calidad.

Escolta: Ricardo Úriz. Más de seis temporadas. Fundamental en los dos ascensos. Incluso en temporadas en las que partía desde el banquillo, terminaba convirtiéndose en un jugador clave. Fiable, especialmente en los momentos complicados. Creció con el equipo e hizo crecer al Gipuzkoa Basket.

Alero: Devin Smith. Llegó de rebote para convertirse posiblemente en el mayor talento que ha pasado por el GBC. Swing, elegancia, versatilidad... Pura clase. Las lesiones lastraron su estreno en la ACB. Su carrera, Euroliga incluida, lo dice todo.

Ala-pívot: Andy Panko. El mejor jugador de la historia del Gipuzkoa Basket. Desde que pisó Illunbe, con una exhibición ante el Breogán, su historia de azul estuvo repleta de puntos, rebotes, un MVP, una Copa, un Play Off y, sobre todo, estuvo marcada por una máxima fiabilidad. El sheriff de Harrisburg.

Pívot: David Doblas. Buenos momentos, malos momentos, victorias, sinsabores; David Doblas los ha vivido todos. Fue clave en el primer ascenso, en el segundo, en la remontada con billete copero de Murcia, ha bailado ante muchos de los grandes pívots de la Liga... No se puede hablar del Gipuzkoa Basket sin hablar de David Doblas.

Entrenador: Sito Alonso. El director de la mejor temporada de nuestras vidas. Aportó estilo, carácter y un ADN con el que la afición se identificó al máximo. El GBC jugó el mejor baloncesto de la Liga bajo su dirección. Dos temporadas sobresalientes y el golpe duro de un descenso. Sus tres años dejaron una huella imborrable. La del Sant Jordi. La de La Fonteta.

Ioritz Bello (@ioritzbello) – Gipuzkoa Sport

Etiquetas

Javi Salgado: Capitán del Gipuzkoa Basket en sus cuatro temporadas en Donosti. Su paso por la capital guipuzcoana dejó las mejores pinceladas de baloncesto. Jugador con carisma y capaz de ser el alma del equipo, dirigiendo y anotando en los momentos más complicados. Anotó 9,3 puntos y dio 4,2 asistencias de media por partido.

Jimmy Baron: El mejor tirador que ha pasado por el equipo, o más conocido como el Búho de Rhode Island. Su muñeca era prodigiosa con una elegancia no vista hasta la fecha, además era tal la ameza del americano, que las defensas se centraban mucho en él. Se quedó en 14 puntos por partido en las dos temporadas que disputó. La necesidad del club en vender al jugador, precipitó la salida del mismo.

Andy Panko: La leyenda del Gipuzkoa Basket, más que un jugador de baloncesto. Un líder en el campo y un compañero para todos. Un americano atípico, jugador de equipo y nada egoísta, pero capaz de responsabilizarse y ser el líder que necesita el grupo. Sus actuaciones no solo levantaban al público, sino que contagiaba a sus compañeros en el juego, la influencia era máxima, ejercía de entrenador dentro de la cancha. MVP de la temporada y llevó al GBC a su mayor hito, alcanzando la Copa del Rey y los Playoffs.

Bernard Hopkins: Junto a Andy Panko, la mejor pareja de americanos que ha pasado por Illumbe. Fue uno de los artífices en el ascenso del club, y aunque su última temporada no fue brillante, dejó actuaciones para el recuerdo. La afición donostiarra disfrutó durante 3 años de todo un histórico de la máxima categoría del baloncesto nacional.

David Doblas: Jugador histórico para el club, el GBC ha sido todo para él y David ha sido todo para el GBC. Uno de los mejores jugadores con movimientos en el poste, siendo una referencia y amenaza para el rival. Está cumpliendo su undécima temporada en el club. Su actitud y lucha en la pista ha generado siempre mucha empatía y conexión con el público, algo que ha identificado a David con esta ciudad. Desde estas líneas, un pequeño agradecimiento por todo lo que ha hecho el cántabro.

Porfi Fisac: Aunque no haya sido el entrenador con mejores resultados, ha demostrado en numerosas ocasiones el amor que tiene por el GBC y fue el encargado de dirigir al equipo que consiguió el primer ascenso.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 1 semana
#Contenidos: 
657
#Comentarios: 
1,983
Total lecturas: 
2,608,625

Comentarios

No pudiendo poner a ninguno del Askatu, se me hace difícil la combinación,pero diré 2 quintetos. El de foráneos: Raul Neto, Jimmy Baron, Devin Smith,Andy Panko y Bernard Hopkins y el de nacionales: Javi Salgado, Ricardo Uriz, Sergi Vidal, Diego Fajardo y David Doblas, saludos.

Me gustan estos artículos sobre quintetos históricos. Empezó con Baskonia y se ha extendido a los demás equipos de Euskadi...por qué no de todos los equipos de la acb? daría mucho juego

Efectivamente, semana a semana irán saliendo todos los equipos. Ha sido casualidad que los 3 primeros hayan sido los de Euskadi y te puedo adelantar que el próximo miércoles saldrá el quinteto histórico del Granca. Pero shhht, ¡no se lo digas a nadie! ;)

Galilea-Papamakarios-Vidal-Panko-Doblas.Aunque Gallis ya llegó veterano a Donosti creo que fue muy importante para el ascenso del 2006 y además, siempre tuve una debilidad especial por este jugador.Entra por motivos deportivos y sentimentales.Del antiguo Askatuak hasta Hollis no me llega la memoria, pero si que me acuerdo de la pareja Jeelani-Berwald, este último un tío sobrio pero efectivo.Entrenador: Pablo Laso.

Papamakarios! Pon un griego en tu equipo! Me alegra que alguien lo recuerde (aunque haya tenido que dejar fuera a Vidal y Baron... difícil elección!)

Base: Ritxi Uriz
Escolta: Vidal
Alero: Essie Hollis
Ala Pivot : Panko
Pivot: Doblas
Incluyó a Hollis de su época en Askatuak. La primera vez que le vi jugar fue con Askatuak y me marco para siempre. Estrella de verdad e historia del Basket en Gipuzkoa.

Cuidado, Askatuak y Gipuzkoa Basket no tienen nada que ver. Son dos clubes totalmente diferentes. Estás a tiempo de retocar tu quinteto si quieres ;)

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar