Solapas principales

Arranca la carrera por el MVP: ¿Joel Embiid o LeBron James?

  • El pívot de los Sixers promedia 27.7 puntos, 11.1 rebotes, 2.8 asistencias, 1.2 robos y 1.4 tapones por partido
  • El Rey anota 25.5 puntos, atrapa 7.8 rebotes y reparte 7.5 asistencias por partido
  • Sus equipos se encuentran en lo más alto de sus respectivas conferencias

Tras haber disputado alrededor de 20 partidos de temporada regular, llega el momento de hacer los primeros balances de la misma. Llegamos al tramo donde comienzan las primeras votaciones para el All Star. Por lo tanto, salen a la palestra los nombres propios más destacados de la primera parte de una Regular Season muy disputada, la mayor de los últimos tiempos. Particularmente, destacamos dos franquicias, una de cada conferencia, cuyos respectivos líderes son los grandes culpables de su gran arranque. Por el Este, los Philadelphia 76ers comandan una conferencia más dura de lo habitual, haciendo de su pabellón un fortín. Tras la llegada de Doc Rivers y numerosas piezas de rol, los de Pensilvania tienen los ingredientes para dar un salto de cara a los PlayOffs. Para ello, le exigirán a su principal estrella un rendimiento de MVP, y se lo está tomando al pie de la letra. Su salto de calidad a nivel individual se ha contagiado al colectivo, y los resultados son inmejorables. Joel Embiid está opositando para ser el mejor jugador de la presente temporada.

Por el salvaje Oeste, donde hay equipos tomando dinámicas ganadoras de larga duración, especialmente los Utah JazzLos Ángeles Clippers, marchan los vigentes campeones, Los Ángeles Lakers. Tras conquistar el ansiado anillo en la burbuja de Orlando, los de Frank Vogel mantienen una sobresaliente racha fuera de casa, recientemente cortada precisamente por los Sixers y los Detroit Pistons. Después de llegar hasta el final de la pasada temporada y haber descansado poco más de un mes, el rendimiento de los Lakers roza el sobresaliente en el primer tramo de la temporada. El que fuera MVP de Las Finales, LeBron James, quien recientemente cumplió 36 años, aporta unos números impropios de un jugador de su edad y a un equipo que viene de ganar el campeonato, por lo que el listón está muy alto. Siguen siendo los favoritos para coronarse de nuevo esta temporada, y la aportación del Rey en el juego está siendo asombrosa. A estas alturas, los adjetivos hacia el 23 de los Lakers son escasos. Y la novedad que encontramos esta temporada es su progresión desde el triple, acaparando grandes porcentajes en el mismo. No dejará de sorprendernos y su juego sigue en constante progreso. Para él, la edad es un simple número.

JOEL EMBIID

Tras diversas temporadas donde "El Proceso"  de los Sixers parecía que sí, pero finalmente no, puede ser nuevamente el año donde pongan fin a dicha etiqueta. Si no fuese por aquella canasta de Kawhi Leonard podrían haber llegado a unas Finales de Conferencia, pero el destino no lo quiso así. Nuevamente llevan a cabo una gran gestión en postemporada y refuerzan el equipo con vistas al estilo de juego de sus mejores jugadores. Además, incorporan a uno de los entrenadores más prestigiosos de la liga, Doc Rivers. Por tanto, si algo necesitan los Sixers para consolidarse durante la temporada regular de cara a Playoffs es la mejor imagen de Joel Embiid en pista. Y el camerunés está respondiendo a las mil maravillas. Desglosemos algunas de sus estadísticas que reflejan su impacto en la temporada de los Sixers:

Con 27.7 puntos, 11.1 rebotes, 2.8 asistencias, 1.2 robos y 1.4 tapones por partido, se está convirtiendo en uno de los grandes atractivos de la temporada. Es el cuarto máximo anotador de la liga, por detrás de Bradley Beal, Kevin Durant y Damian Lillard. Es su tope personal en cuanto a puntos por partido se refiere. En el apartado reboteador aún tiene margen de mejora. Con 11.1 por partido, Embiid es el noveno máximo reboteador de la competición.

 

Además, los apartados estadísticos en el tiro e impacto son topes personales en la carrera de Embiid: 54.6% en tiros de campo, 40% desde el triple, lanzando una media de tres por encuentro. Es el sexto jugador que mayor Uso posee de la liga (31.6%), siendo el faro del ataque Sixer, especialmente desde media distancia, donde está siendo una gran amenaza. ¿Dónde se refleja su peligro? Medido desde el porcentaje de impacto, Embiid posee el mejor Offensive Rating de su carrera, con 117.3 puntos con él en pista (101.3 sin él). Su eficiencia en el tiro es de 58.3%, con un 66.7% de True Shooting. Mejor toma de decisiones, búsqueda del uno contra uno, y mejora del rango de tiro, lo que le provoca a su defensor que le deje menos espacio para llevar a cabo su juego de pies. 

Su madurez en el juego se plasma en la toma de decisiones. El 81% de sus tiros son desde la zona, haciendo uso del triple tras llegada, ya que el 11% de sus canastas exteriores son a lo Juan Palomo: yo me lo guiso, yo me lo como. Apenas recibe tras asistencia, trata de sacar provecho de su ventaja física, lo que le está haciendo viajar muy a menudo a la línea de tiros libres. Lanza casi 11 por partido, con un 83.4% de acierto.

 

Su fallo puede residir en la falta de intensidad defensiva. El 17.2% de los rebotes de los Sixers pasan por sus manos. Aún así, está a años luz de su mejor versión reboteadora. Además de cerrar el rebote, su Defensive Rating de 105.4 es el mayor de su carrera. Con él en pista, los rivales corren mucho la pista, y anotan con mayor facilidad en transición y tras pérdida. La seguridad en el movimiento de balón y el juego de manos se antoja como un deber en estos Sixers, los cuales sí presionan en mayor medida las líneas de pase. Es la temporada donde más robos de balón está realizando Embiid, primordialmente tras intimidación defensiva, provocando imprecisiones en los pases y haciendo uso de su rapidez de manos.

En definitiva, es uno de los jugadores más influyentes en el juego de su equipo, quienes han ganado sus 13 partidos con él en pista, perdiendo 2. Cuando se ha ausentado, los Sixers han perdido los cuatro partidos que han disputado. Su 20.1% de impacto en cancha, 2.8 de Win Share  (tercer mejor registro de la temporada) y ser el tercer jugador con mejor balance +/- de la NBA habla por sí solo: Joel Embiid está opositando para ser el mejor jugador de la presente temporada.

 

lebron james

Los datos que avalan al Rey se ven influenciados por factores como la edad o el ritmo de competición. A sus 36 años, LeBron James promedia 25.5 puntos, 7.8 rebotes y 7.5 asistencias por partido. ¿Qué adjetivos nos quedan para calificar al 23 de Los Ángeles Lakers? Su magnitud en el impacto sobre el juego reside en que sigue sorprendiéndonos tras 18 temporadas en la mejor liga del mundo.A su repertorio de variables ofensivas le añadimos la efectividad en el triple, una de las asignaturas pendientes a día de hoy.

Tras la pasada temporada, donde hizo récord personal de asistencias por partido (10.2), ha vuelto a ser algo más egoísta con el balón: es el cuarto jugador que más lanzamientos a canasta realiza por partido (375), siendo el segundo que más anota (186, para 509 puntos). No quiere decir que se le haya olvidado pasarla: 150 asistencias tras 20 partidos, lo que le coloca como el sexto máximo asistente de la liga. Además, es el sexto jugador que más asistencias aporta a sus compañeros a nivel general (36.9% de las asistencias colectivas). Diversas conjeturas sobre el individualismo de LeBron en detrimento de la transición ofensiva que tanto ha caracterizado a sus Lakers. Apenas anotan tras pérdida rival (15.3%) y en transición (16.7% de sus puntos). Lo que se especulaba que pudiese ocurrir en la presente campaña es el cambio de dinámica defensiva. Son menos intensos en las líneas de pase y fuerzan menos pérdidas al rival, lo que les impide correr la cancha al contraataque, siendo una de sus principales fuentes de producción anotadora.

 

Su 100.22 de PACE muestra que el ritmo ofensivo angelino sigue presente, pero con la diferencia de que no arrancan desde la defensa. LeBron es el cuarto jugador con mayor impacto en pista (18.9), siguiendo la estela de Joel Embiid: gran cantidad de los ataques angelinos pasan por las manos del Rey (31.6% USO, 4º de la liga), y su ausencia se refleja en un menor ritmo del balón, falta de ideas y alternativas.

Únicamente el 52.2% de sus puntos provienen desde la pintura. Ya no es tan finalizador como nos ha tenido acostumbrados, puede reflejarse en el balance defensivo, ya que con él en juego, los Lakers reciben menos puntos al contraataque. Si es el sexto jugador con mejor +/-  de la competición, ¿dónde está la clave para que siga siendo élite ofensiva del baloncesto? En su progresión desde el triple. Tras 18 temporadas, LeBron James está abusando su capacidad de tiro exterior, alcanzando topes individuales en dicha faceta. 32.4% de sus puntos llegan desde la línea exterior, donde lanza casi 7 triples por partido, anotando 2.8 de ellos. Su 41.7% desde el triple reflejan un jugador que, después de casi dos décadas en la liga, sigue ofreciendo una progresión, dejando más de lado su potencia física, para adaptarse al baloncesto de muñeca y lanzar más que nunca, con una gran capacidad de acierto para la que nos tiene acostumbrados.

 

Se encuentra ante su segunda mejor temporada en cuanto a aportación ofensiva, ya que su equipo anota 114.8 puntos con él en pista. Es su mayor implicación desde la 2016/17 en Cleveland, donde anotaban 116.7 puntos por partido. Anotando casi el 30% de los triples de su equipo, posee un 2.8 de Win Share, siguiendo a Embiid también en dicha faceta estadística. Con 36 años, tras descansar apenas un mes desde que se hiciesen con el anillo, siguen manteniendo el ritmo que les puede llevar a revalidad el título y continua su progresión ofensiva, teniendo topes como los 46 puntos ante Cleveland Cavaliers, siendo la máxima anotación de un jugador de Lakers que supere los 35 años de edad. Motivos, como opinión personal, más que suficientes para meterle en la conversación por ser el mejor jugador de la temporada.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 1 mes
#contenidos: 
164
#Comentarios: 
359
Total lecturas: 
304,264