Blake Griffin, un referente para Nerlens Noel y Joel Embiid

  • Semejanzas entre su primera campaña después del draft

Nerlens Noel llegó por vía de traspaso a Philadelphia 76ers la noche en que New Orleans Pelicans le drafteó.  O más bien dicho, la noche en que Cleveland Cavaliers no quiso seleccionarlo en el primer lugar del Draft del 2013. Eso le sentó fatal al universitario. A cambio, NOLA recibió la estrella All-Star de los Sixers, Jrue Holiday, y parecía un indicio de presunto tanking de cara al siguiente curso. Noel se presentó al draft arrastrando una lesión que lidió con él toda la temporada pasada, impidiéndole debutar el mismo año en que firmó su primer contrato con una franquicia de la NBA. Un año después, está en condiciones para, por fin, vivir en esencia su condición de rookie. Está dispuesto a darlo todo.

Por suerte, el año pasado jugó a los servicios del equipo de Philadelphia un rookie revelación, Michael Carter-Williams, quién acabó siendo proclamado ROY. Anthony Bennett, a pesar de ser seleccionado en primer lugar, para nada compitió por el premio que se otorgó, merecidamente, a Carter-Williams. Curiosamente y consecutiva, ya sea por casualidad o azar, como también lo fue Damian Lillard, otro base no seleccionado en el Top 5 volvía a ser el mejor rookie del año. A su misma vez, arrebató el premio a un interior. De modo que el caso Lillard-Anthony Davis, tiene una leve casualidad con el caso MCW-Bennett/Noel (maticemos: sólo tiene de similar que un base, quien no se le tenía en cuenta, se hace con el mayor reconocimiento que puede recibir un novato). Y mientras esto acontecía, Noel se iba recuperando, Carter-Williams cada vez se daba más a conocer y Philadelphia 76ers iba perdiendo partidos. Y cada vez perdía más. Hasta que se hizo con un récord histórico de derrotas consecutivas en la Liga.

Debido a ello, los Sixers pudieron seleccionar a Joel Embiid en la tercera posición del draft del pasado verano. ¡Qué gracia!, los Cavaliers, entre otros motivos (como por ejemplo el futuro traspaso entre Andrew WigginsKevin Love), no le quisieron seleccionar porque estaba (y está) lesionado. ¡Qué gracia!, esta temporada, del mismo modo que Nerlens antaño, Embiid no debutará. Por lo contrario, siendo esto sólo un apunte, dudo que un base (¿) desconocido (?) de primer año, se haga con el Rookie Of the Year al finalizar la regular season.

Dicen que si las cosas van bien a Noel y Embiid, junto a Carter-Williams, podría acontecer en la franquicia de Pensilvania un Big 3 de los que más gustan. Es decir, conseguido mediante el draft. Pero claro, es una incógnita saber cómo se adaptarán a la NBA. En primer lugar, ambos pívots suceden a una lesión que les ha apartado del terreno de juego durante más de un año (en el caso de Embiid, que apartará). En segundo lugar, no es tan fácil intuir si surgirá la química necesaria entre ellos como para poder ser un trío a tener en consideración. Y en tercer lugar, pero no menos importante, ¿tendrán nivel como para hacer llegar lejos en postseason a su equipo? Sea cuál sea la respuesta a esta pregunta, antes habrán de tener suficiente nivel como para llegar a Playoffs. Pero no antes que tener un par de temporadas de duro trabajo.

A veces, para tranquilizar a los aficionados, resulta entretenido buscar coincidencias con la historia. Por ejemplo, casos de jugadores que también hayan pasado su primera campaña en el dique seco, justo el mismo año de haber salido drafteados. El personaje que mejor se amolda a esta posibilidad es Blake Griffin, quien, puestos a buscar coincidencias, juega en la pintura, como las dos promesas de Phila. En el primer año de Griffin en la NBA, el cual se perdió por lesión, dos bases lucharon por la consecución al galardón de mejor rookie del año. Esos dos fueron Tyreke Evans y Brandon Jennings, siendo el primero de los dos el premiado. ¿No te parece similar a la disputa de la temporada anterior entre MCW y Victor Oladipo? Más coincidencias entre Noel y Griffin.

Actualmente, Griffin es uno de los mejores pívots de la Liga. No obstante, en sus primeros años de competición en la NBA recibió una feroz crítica referente a que no era un buen jugador interior y, para rematarlo, no tenía buen tiro exterior. Se argumentaba que requería demasiado de su poderío físico y su buen estado de forma, pero que le faltaba técnica y fundamentos. Ahora mismo es un anotador compulsivo que, además, rebotea con solvencia y ha mejorado su tiro de media distancia. Se ha convertido en un jugador de los más temidos bajo aros, un All-Star, habiendo eliminado una etiqueta con la que convivió en sus primeros años como profesional. Esta, era la siguiente: el mate, su única manera de puntuar.

Está por ver el desarrollo de Noel esta temporada, pero augura positivo (a pesar de los resultados de su equipo). En suma, mientras que éste vive una nueva etapa de su vida, Embiid, vive una etapa que dos ya han vivido (Noel y Griffin). Y lo que es mejor, que han superado. Nerlens Noel debe progresar lo máximo posible en su primer año como jugador NBA; Joel Embiid, debe tener paciencia. Sin embargo, lo que claro está, una lesión de gravedad no debe porqué determinar su carrera. Si no, fíjese usted en Blake Griffin, quien vivió algo similar. Veremos pues, al paso de los años, la evolución de estos dos diamantes en bruto de los 76ers. Pueden triunfar, pero no lo harán si no ponen de su parte. No lo harán sin esfuerzo. Tanto Noel como Embiid deberían tener un referente, y este es Griffin. Si en su estilo de juego no les parece bien intentar asimilarse a él, es de fácil comprensión, pero que lo intenten, al menos, en su modo de superar los obstáculos que en la vida de un deportista se plantean.

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
4 años 1 mes
#contenidos: 
108
#Comentarios: 
374
Total lecturas: 
393,036