Solapas principales

Brooklyn Nets, el ogro ya asusta

  • Su talento ofensivo está fuera de toda duda, a pesar de que las tres figuras han jugado muy poco juntas
  • Las dudas vienen a nivel defensivo, donde tendrán que elevar el nivel en playoffs

La presencia de Irving y Durant ya elevaba para muchos a los Brooklyn Nets a la categoría de aspirantes al título, pero la adquisición de Harden los ponía en la parte más alta de la lista, a pesar de que perdieran a varios jugadores de nivel medio que daban mucho nivel a su plantilla. Sin embargo, el traspaso de Harden ha resultado ser un gran acierto, porque el rendimiento y la actitud de La Barba le están metiendo de lleno en los aspirantes a MVP, a pesar de que hay nombres por delante como Joel Embiid o Nikola Jokic.

Un trío de estrellas que apenas hemos visto juntas

No hay duda de que contar con Kyrie Irving, Kevin Durant y James Harden al mismo tiempo es una bendición para los ojos de los espectadores. Steve Nash puede tener durante prácticamente todo un partido a dos de las mejores estrellas ofensivas de la liga al mismo tiempo. Desafortunadamente, las lesiones nos han privado, de momento, de ver a los tres juntos durante una buena muestra de tiempo. Solo han coincidido durante 7 partidos en la cancha y 186 minutos en pista, pero la eficiencia ofensiva (122,4 puntos por cada 100 posesiones) ha sido brutal. Parece que no es necesario tener un sistema ofensivo claro para que sean demoledores en ataque, ya que los tres dominan el uno contra uno a su antojo y son capaces de crear espacios para sus compañeros. Pero los playoffs son distintos. Las defensas hacen más ajustes, los árbitros pitan menos contactos y la intensidad sube, lo que hace que los defensores lleguen a los espacios más rápido y no haya tantos tiros liberados.

 

Individualmente, las temporadas de los tres están siendo impecables. Durant promedia 28,4 puntos, Irving 27,9 y Harden 25,4. Unas cifras insostenibles si comparten pista, pero los espacios que producen unos pueden ser aprovechados por otros. Los tríos de estrellas siempre han estado bajo sospecha y nuestros tres protagonistas destacan por la creación con balón antes que por su juego sin él. Pero una mirada al pasado nos hace ver que han sabido adaptarse a este tipo de circunstancias. Durant compartió equipo con Westbrook, un jugador que amasaba mucho balón, durante 9 años. Además, supo compartir la bola con Curry, Thompson y Draymond Green para formar un equipazo que ganó dos anillos de tres (el tercero se perdió sin Durant en las Finales). Irving compartió pista con Lebron durante tres años, donde supo ser un verso libre muy necesario para desatascar ataques, rol que está cumpliendo de maravilla en los Nets. Y Harden, el más sospechoso, está teniendo una actitud mucho más altruista en Brooklyn, algo que probablemente veremos ampliado en playoffs. Con esta sintonía, el ataque de Brooklyn puede seguir siendo el mejor en la postemporada (117,5 de ratio ofensivo en temporada regular, el mejor de la NBA).

Complementos de gran nivel

Antes hablaba de la pérdida de algunos complementos tras el traspaso de Harden. Sin duda, Taurean Prince, Caris LeVert y, especialmente, Jarrett Allen son jugadores a los que echarán de menos, pero los que se han quedado y los fichajes que han llegado han diseñado un conjunto con pocas debilidades.

Si los Nets necesitaban tiradores, tienen a uno de los mejores en nómina. Joe Harris es el undécimo jugador de la NBA que más triples mete (3,2 por partido) con un porcentaje sideral (48,4%), lo que provoca que cualquier ayuda de su defensor sea un castigo continuo. La importancia de Harris se ve en su minutaje (30 por partido) y su generosa renovación (75 millones por 4 años este verano). Landry Shamet es otro buen tirador al que Nash está sacando provecho (8 puntos por partido, 39% en triples) para abrir el campo.

 

Pero no solo de tiradores viven los Nets, sino de jugadores que ayudan en muchas facetas del juego. Jeff Green es un chollo por el mínimo. Muy productivo con un protagonismo más reducido, está haciendo una temporada muy buena como gran complemento. 10,3 puntos con un 42% en triples así lo atestiguan, además de que está mostrando un mayor esfuerzo en defensa y mantiene un aceptable tono físico. Bruce Brown es el perro de presa del perímetro para Nash. Su reducido nivel como tirador (25% en triples) le impide estar más minutos en pista, pero tiene un físico muy adecuado para reducir el impacto de los bases rivales. Luwawu-Cabarrot y Tyler Johnson están aportando su granito de arena en sacrificio defensivo y apertura de campo (por encima del 32% en triples los dos). Un perímetro muy compensado y con armas de todo tipo.

Tras la marcha de Jarrett Allen, todos pensábamos que Brooklyn haría el esfuerzo económico en el mercado de cortados, con Drummond en el horizonte. Pero llegaron Blake Griffin y LaMarcus Aldridge por el mínimo, unos fichajes que no han carecido de polémica. Sea como fuere, la verdad es que están encajando mejor de lo que se esperaba. No son las estrellas de antaño y nadie les pedirá que lo sean, pero están ejerciendo de amenazas interiores, pasadores desde el poste bajo y colaboran más de lo previsible en defensa y rebote. Tanto es así que Aldrige está ejerciendo como titular desde su llegada, lo que ha mandado a DeAndre Jordan directamente al ostracismo. Jordan no ha jugado en los últimos cuatro partidos, sin que los Nets hayan reportado ningún tipo de lesión.

 

La defensa, el debe que va mejorando día a día

Es precisamente la defensa la razón por la cual DeAndre está fuera de la rotación, de momento con gran éxito. Brooklyn es el 25.º de toda la NBA en ratio defensivo, un desastre que no se puede mantener, pero desde que DeAndre no pisa la cancha han mejorado hasta el 11.º puesto. Por increíble que parezca, LaMarcus Aldridge está haciendo su labor en la protección del aro y la vuelta de Durant solo puede mejorar esa tendencia. El descubrimiento de los jóvenes Nicholas Claxton, pívot de gran presencia defensiva, y Alize Johnson, alero multiposicional que puede intercambiar marcas, ha provocado un aumento de la intensidad defensiva que puede ser determinante en playoffs.

Tras unos primeros meses unos poco dubitativos, Brooklyn ya lidera la Conferencia Este y está evolucionando hacia un equipo con escasas debilidades. Debemos ver su rendimiento en playoffs, pero las cosas pintan bien en el borough oriental de Nueva York.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 11 meses
#contenidos: 
252
#Comentarios: 
622
Total lecturas: 
761,269

Comentarios

Bueno pues en Philadelphia terminaron con Brown-Luwawu-Shamet-Alize-Claxton y de poco remontan ante el quinteto de gala local. Estos seventy sixers huelen un año más a chamusquina.

Nash-Vaughn-Udoka-Amare-Splitter... no les queda mal banco a los Nets. Ahora en serio, tendrán que revisar la regla del buy out porque de la nada ha permitido a un ya súper equipo dotar de profundidad a un roster que en buena lógica se había quedado canino de efectivos. Griffin y Aldridge no van a perder la oportunidad de hacer daño con la atracción del trío. Es que además le han encontrado un rol muy productivo a Brown que se asocia a la perfección con la barba. También a Claxton. Tyler y Luwawu no desentonan. Green -recuperada la versión Thunder- encaja. Tal vez solo Harris pueda quedar mermado sin encontrar su sitio, en determinados quintetos.

Sin embargo, llamadme loco, sigo viendo a Heat favorito.